¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo Cuartoscuro
Gobierno de Guerrero omite dar solución a desplazados por violencia; pedirán ayuda federal
Aunque existe una ley para atender el desplazamiento interno en Guerrero, activistas acusan al gobernador, Héctor Astudillo, de no atender el problema.
Archivo Cuartoscuro
7 de febrero, 2019
Comparte

Una comunidad de 1,600 personas, entre los que se encuentran 400 niños, quieren volver a sus casas, luego de que el 11 de noviembre de 2018 saliera huyendo de ocho agrupaciones del municipio de Leonardo Bravo, en el centro del estado de Guerrero.

Desplazamiento forzado: el saldo oculto de la guerra

No buscan la reubicación, solo quieren regresar. Pero piden el desarme y el repliegue de un grupo de supuestos policías comunitarios, a quienes en medios locales identifican como el brazo armado de un grupo del crimen organizado que le disputa a otro el control de esta zona, en donde en unos meses iniciará una mina para explotar oro. Además, ésta es un área de presunta siembra, cultivo y trasiego de amapola y tráfico de armas, de acuerdo con reportes oficiales de autoridades federales.

Desde el pasado 11 de noviembre, los 1,600 pobladores de Leonardo Bravo están refugiados en un auditorio de la cabecera municipal. El gobierno de Guerrero y el del municipio se han encargado de darles comida. Es el único apoyo. Los niños y adolescentes no están yendo a ninguna escuela. De hecho, ya llevan dos ciclos sin clases por la violencia en el área central del estado.

El Centro Regional de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón (Centro Morelos) se ha encargado de darles acompañamiento. Ha estado gestionando el apoyo del gobernador, Héctor Astudillo, para lograr el desarme del grupo armado que llegó a las comunidades y el regreso a salvo de los pobladores.

“El gobernador nos dijo que la semana pasada la gente podría volver a sus casas, pero no pasó nada. Ya las personas están muy desesperadas”, dijo Manuel Olivares, director del centro.

La organización también apoya a otros desplazados, en particular a 70 personas que salieron huyendo, el 4 de noviembre de 2018, de la comunidad indígena náhuatl de Tlaltempanaca, en el municipio de Zitlala, por la pugna entre células criminales del narcotráfico.

Todos vienen y prometen, pero seguimos en la misma: la vida de los desplazados de Aldama, Chiapas

Los 70 desplazados se fueron hacia Copalillo. Desde entonces están refugiados en la cancha de basquetbol de ese municipio.

A estas 70 personas, el gobierno municipal no quiso, en un inicio, darles comida. Nadie se estaba responsabilizando de eso. El Centro Morelos acopió víveres y se encargó de atenderlos. La noticia de ese apoyo civil se difundió en los medios locales y entonces las autoridades respondieron. La comida empezó a llegar, a través de instancias como el DIF y Protección Civil.

Los desplazados de Tlaltempanaca, a diferencia de los de Leonardo Bravo, no quieren volver a su comunidad. Tienen miedo de las represalias del grupo armado que se está disputando el control de la zona con una banda rival del crimen organizado.

“Están seguros de que si vuelven van a asesinarlos, aunque las autoridades les aseguren lo contrario. Lo que quieren es la reubicación”, afirmó Olivares.

Los dos grupos de desplazados y el Centro Morelos le solicitaron una audiencia al gobernador el pasado 15 de noviembre. Pero hasta el 5 de febrero no habían tenido respuesta.

“Hay mucha omisión por parte del gobierno local”, dijo Olivares, esto pese a que en 2015 se promulgó la Ley 487 para Prevenir y Atender el Desplazamiento Interno en el Estado de Guerrero, “la verdad es que al gobierno estatal no le interesa cumplirla”.

Por eso, los activistas y pobladores intentarán hacerle llegar un escrito al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, donde solicitarán su intervención para apoyar a los desplazados y controlar la violencia en la zona.

Roberto Álvarez Heredia, vocero de la Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz en Guerrero, dijo por separado que el gobierno del estado sí atiende el tema de los desplazados, pero que es complicado encontrar una solución a sus demandas.

“Hemos priorizado el tema de la seguridad de las personas que se encuentran en calidad de desplazados, porque hay una cuestión muy complicada en esta zona del municipio de Leonardo Bravo, donde tiene operaciones el llamado Cártel del Sur, y el municipio vecino de Heliodoro Castillo, donde está el Cártel de la Sierra. Estos dos grupos están peleando terreno y buscando imponer su dominio en la zona”.

Lo que el gobierno del estado ha hecho frente a eso, agrega, “es un trabajo fino de comunicación, de diálogo para buscar que los dos presidentes municipales puedan llegar a acuerdos y busquen la forma de garantizar las condiciones de seguridad para el regreso de los desplazados, pero hasta ahora no ha sido posible alcanzar esos acuerdos”.

Sobre la reubicación de los pobladores de Tlaltempanaca, dice que desconoce cuál es la demanda de este grupo de desplazados. Pero ofrece tomar nota para plantear la pregunta con el resto de sus compañeros de la Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz en Guerrero.

Una comunidad de casi 2 mil personas huye por la violencia en Chiapas

El caso Leonardo Bravo

1,600 personas huyeron de ocho comunidades del municipio de Leonardo Bravo después de la llegada de grupos presuntamente pertenecientes al Frente de Policías Comunitarios del Estado de Guerrero (FPCEG) a la comunidad de Filo de Caballos.

Los presuntos comunitarios llegaron de la sierra disparando, señalaron pobladores a medios locales. El interés de los grupos armados aquí es por controlar esta zona con potencial minero.

Los desplazados intentaron ya una vez regresar a sus comunidades y fueron atacados a balazos, por lo que permanecen en la cancha techada de Chichihualco, la cabecera municipal. Es justo el municipio que se había hecho cargo de la alimentación de los desplazados. Aunque desde hace dos semanas es el secretario de Gobierno, Florencio Salazar, quien les está enviando 5 mil pesos por semana para la compra de sus víveres.

Pero tienen acceso limitado a servicios de salud y los niños y adolescentes no están yendo a la escuela. Aunque esto no es nuevo para ellos. Llevan ya dos ciclos escolares sin poder tomar clases por la violencia en la zona. Maestros y médicos se niegan a prestar ahí sus servicios.

Los desplazados quieren volver a su comunidad. Lo que ellos piden es que se replieguen los grupos crimínales y que policías y militares tomen el control de la seguridad.

Representantes de este numeroso grupo de desplazados esperan poder reunirse la semana próxima con Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación.

“Lo vimos acá la semana pasada –dijo Olivares– por la Cuarta Brigada de Búsqueda de Personas Desparecidas y nos dijo que quizá esta semana podría quedar agendada la reunión. Igual esperamos poder entregarle este jueves a AMLO un documento donde le expondremos la situación de los desplazados y le solicitaremos una audiencia”.

De acuerdo a cifras del gobierno del estado, se calcula que en los últimos cinco años, unas 2,100 familias han sido desplazadas de diferentes pueblos de Guerrero, por la disputa de territorio.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal
BBC
Infierno en casa: la pesadilla de los padres obligados a vivir con sus hijos adultos por razones económicas
Sue Elliott-Nicholls adora a su hijo de 23 años, pero la convivencia en la casa familiar puede ser una pesadilla. Él está de acuerdo.
BBC
10 de abril, 2019
Comparte

Es muy común en América Latina —y cada vez más en otras partes del mundo— que los hijos sigan viviendo en la casa familiar años después de que han empezado a trabajar, por la brecha que existe entre los alquileres y los salarios. Sue Elliott-Nicholls y su hijo Morgan Elliot concuerdan en que la convivencia puede ser una pesadilla. Esta es la historia, contada por Sue, con comentarios de Morgan.


Es un día particularmente cálido de primavera. Llego a la casa. He tenido un buen día en el trabajo y fue muy agradable regresar a la casa en bicicleta. Disfruto de las noches ahora que hay más luz.

Llego temprano. Apenas son las cuatro de la tarde. Quizás pueda tomarme una taza de te en el patio.

Y de repente, me azota.

Abro la puerta de la casa y me envuelve un aire caliente como si fuera un ventarrón del Sahara.

¡Tiene la maldita calefacción encendida!

Le cuento a una vecina. Ella saca un tapón de bañera de su bolsillo y me lo muestra.

“Lo saco así no puede pasarse toda la tarde en la bañera, mientras yo trabajo para asegurarme de que tengamos un techo”, dice.

Puede que estés pensando en que las dos estamos en relaciones amorosas disfuncionales. Y, de alguna manera, lo estamos… ¡Pero con nuestros hijos!

Tienen alrededor de 20 años y se ven obligados a vivir con nosotros porque sus salarios no les alcanzan para pagar una renta en Londres (y me refiero solo a la renta, olvídate de las cuentas).

Según el centro de investigación Civitas, el 49% de los jóvenes de 23 años vive con sus padres. En 1998, era el 37%.

Estos son nuestros hijos. Los que no son lo suficientemente privilegiados como para disfrutar los servicios del “banco de mamá y papá”, pero son lo suficientemente privilegiados como para disfrutar (o no) la vivienda de sus padres, a una renta muy subsidiada.

Debo decir que en este punto, mi hijo Morgan no es un vago. Es trabajador, motivado para hacer dinero y salir adelante en la vida.

Me da un poco de pena. Después de vivir tres años en Manchester, disfrutando de su independencia, dejando los platos sucios por días y toallas mugrientas por el suelo, tener que regresar a vivir en una pequeña habitación en una casa donde pueden escuchar todas tus conversaciones —y hasta tu respiración— debe ser desesperante.

¿Pero cómo hago para dejar de ser una madre pesada y dejar tranquilo a mi hijo?

Comentario de Morgan: esta chaqueta Moncler en la que gasté casi todo mi préstamo estudiantil no es lo suficientemente abrigada para las condiciones árticas en las que me he encontrado recientemente.

Creo que ni un oso polar podría sobrevivir las temperaturas que nos hace soportar mi madre. Es irónico que gaste literalmente US$13 por día en café, pero no pueda pagar por calentar la casa para su querido hijo.

Hay vasos en lavaplatos que está lleno de agua sucia porque lo cargaron mal. Él tiene un título universitario, ¿cómo es posible que no sepa poner un vaso en el lavaplatos?

El chorizo delicioso para la cena familiar desapareció. ¿Quizás pueda usar una pechuga de pollo para la cena? No, aparentemente no. ¿O las costillas de cordero? No, tampoco. No quedaron ninguna de estas cosas.


“¿Qué?”, dice. “No me dijiste que no las coma”.

Hemos retrocedido. Ha vuelto a ser un adolescente petulante y yo, una gritona.

Comentario de Morgan: dado que soy su hijo, tiene sentido que mi madre quiera alimentarme. Sin embargo, este no parece ser el caso. A veces, veo un pedazo de pollo en la nevera y puede que decida cocinarlo. El teléfono de mi madre está apagado, pero seguro que darle a su hijo algo de comer no puede ser un gran problema. No es así. Una pequeña decisión mía se ha transformado en una situación por la que me pueden echar de la casa. Y esto no es una exageración. “¡Eres un hombre de 23 años!“, me grita. “¡Exactamente! ¡Y un hombre de 23 años necesita comer!”.

Hablemos de la calefacción. ¿Mencioné antes lo de la calefacción?

Si hace frío y estoy trabajando en la casa, prendo le estufa en una habitación. Imagina mi furia cuando lo veo por la casa en camiseta y calzoncillos, con todos los radiadores encendidos.

¿Qué hago en esta situación?

  • Opción 1: le doy unos golpes. No, tiene 23 años. Esta no es una opción.
  • Opción 2: le digo que pague más de alquiler y me arriesgo a una discusión por dinero.
  • Opción 3: entro en modo zen y pago más por la calefacción e ignoro la voz dentro mío que me dice que es tremendo.
  • Opción 4 : le pido que se vaya si no puede hacer nada para que no aumenten las cuentas. Parece un poco drástico…

Es el gasto escondido lo que Morgan no ve. Cuesta dinero poner a andar el lavarropas solo por un par de cordones.

El horno encendido al máximo por una salchicha y que luego queda prendido todo el día cuesta dinero.

“He estado pensando en apagar el gas cuando estamos fuera”, se ríe mi marido. Yo también me río, hago una pausa y le pregunto. “¿Se puede?”.

Él le cuenta a nuestro hijo cómo, en su época, se esperaba que contribuyera con la mayor parte de su sueldo a las arcas familiares.


“Pero eso fue hace 350 años y eran tiempos más difíciles”, digo, una vez más, desautorizándolo como cuando los niños eran pequeños. Toda la familia está haciendo una regresión.

Si fuésemos compañeros de casa, ya nos habríamos matado.

Pero más tarde, como suele pasar en las familias, nos reímos todos juntos en la cocina y nos olvidamos de los malos ratos.

Hasta la próxima vez…

Comentarios de Morgan: Desafortunadamente para mí, tengo muchos amigos ricos, por eso la idea de que mi mamá tome dinero mío en vez de darme dinero para ayudarme a pagar un alquiler me parece absurda. No es un problema en sí y entiendo que hay que pagar las cuentas, pero parece que mi alquiler aumenta casi todos los meses.

Mi mamá busca cualquier excusa para subirla y cuánto más gano, más quiere que pague. El sistema parece un engaño de esos de internet. Un contrato de seis meses al menos me permitiría hacerme una idea de qué presupuesto necesito para los próximos meses. Y eso, por supuesto, incluye la compra de zapatos deportivos.

Morgan dice que se siente juzgado por nosotros y, en cierto punto, es verdad.

Pero también siento que él nos juzga. Cuando nos tiramos en el sofá el viernes por la noche con unas cervezas y unas papitas fritas, y los chicos empiezan a salir en el momento en que estamos pensando en ir a dormir, me siento una fracasada.

Cuando salimos o cuando vienen a visitarnos amigos, se lo cuento orgullosa a mis hijos y me doy cuenta de que estoy esperando aprobación. “Mira tengo amigos, tengo una vida social, soy cool yo también”.

Comentarios de Morgan. Hablando de juzgar, imaginen este escenario que no es hipotético: acabo de llegar del trabajo y estoy completamente exhausto. Tengo ganas por una vez de fumar un porro. En el verano me iría muy feliz a fumar en el parque, pero en este preciso momento el jardín me parece lo más apropiado. Pero, si me descubre mi madre, va a pensar que son un drogadicto. Y, a juzgar por la conmoción que causa el hecho de que suba la calefacción, no creo que tenga el dinero suficiente como para mandarme a un centro de rehabilitación este año. Además, la ventana de mi hermano está abierta y si el viento empuja el humo hacia su cuarto, mi padre se dará cuenta y tendré que dejar de fumar. No que él haya sido mejor que yo a mi edad.

Sí es verdad, juzgo. Noto sus zapatillas nuevas.

“¿Por qué compras zapatos deportivos de US$200 cuando deberías estar ahorrando para el depósito de un departamento”, menciono casualmente.

Apenas estas palabras salen de mi boca me arrepiento. Cuando yo era joven, de hecho eso era cuando él era un bebé, yo me compraba ropa cara porque en ese entonces no tenía esperanzas de poder comprar una casa.

“Si pago renta, al menos debería poder traer chicas a casa”, dice Morgan.

Bueno, chicas sí, pero amigas. En última instancia, esta es aún una casa familiar.


Viviendo en una casa con todos hombres, no hay nada que me guste más que que venga una chica. Casi les suplico que no se vayan cuando las veo salir por la puerta.

Pero esta no es una casa de solteros, así que si vienen, me gustaría al menos verlas y hablar con ellas.

Ahora me siento como una mojigata. Una neurótica y miserable mojigata.

¿Otras culturas lo harán mejor? ¿Tienen reglas?

Comentarios de Morgan: Son las 3 de la mañana en Shoreditch (un lugar de salida de los jóvenes en Londres). Y puede que haya encontrado a mi posible futura esposa. Dimos vuelta por la zona como 10 veces tratando de encontrar un bar abierto pero no tuvimos suerte. Actúo como si no tuviera un lugar donde llevarla.

Claro que tengo, pero no sé cuán cómodo será que conozca a mi familia tan pronto. Ellos asumirán que es mi novia y empezarán a hacerle preguntas. O peor, ¿y si el baño está hecho un asco?

Me estoy empezando a preguntar si no sería bueno alquilar algo barato. Cuando era joven, era más fácil llevar chicas, pero ahora ya son mujeres.

“Apenas se vaya lo vas a extrañar”, dice una amiga.

“Y luego vuelven y tienes que acostumbrarte, y luego se van de nuevo”.


Un estudio llevado a cabo por la London School of Economics dice que este ir y venir de los hijos causa un deterioro en la salud mental de los padres.

Pero sé que lo extrañaré cuando se vaya. Mis hijos tienen ahora 17 y 23, y cuando estamos todos juntos charlando en la cocina o cuando los escucho reír en la sala, me emociona pensar en lo fantásticos que son.

Son una compañía excelente, graciosos, interesantes, considerados y divertidos.

Un día se irán. “Pero eso está bien”, me digo. “Regresarán muy pronto”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=_cDXqCfnycM&t=42s

https://www.youtube.com/watch?v=HgJYOwiWtec&t=51s

https://www.youtube.com/watch?v=gFkihTytGRU&t=1s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal