Madres hallan fosa con 500 cadáveres en Tamaulipas; acusan a autoridades de ocultar información, pero Fiscalía lo niega
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Madres hallan fosa con 500 cadáveres en Tamaulipas; acusan a autoridades de ocultar información, pero Fiscalía lo niega

María Isela relata su historia al cumplirse 5 años de que se llevaron a su hijo Roberto Quiroga-Flores Valdez, de 28 años, en Tamaulipas; ella y otras madres acusan a las autoridades de ocultar cuerpos.
Cuartoscuro Archivo
12 de febrero, 2019
Comparte

En 2014, la señora María Isela Valdez y su hijo Roberto Quiroga-Flores Valdez, de 28 años, se asociaron en un negocio: un pequeño restaurante en el que el joven fungía como chef, y su mamá como ayudante en la cocina.

“Mi hijo tiene una licenciatura en gastronomía –narra María Isela–, y nuestro negocio estaba a una cuadra de las oficinas de la Policía Ministerial y de los juzgados (en Reynosa, Tamaulipas), así que nosotros les vendíamos de comer a jueces, a secretarias y a policías”.

No era un negocio con el que estuvieran haciéndose ricos, recuerda, pero les permitió vivir dignamente, un corto tiempo.

“Al poco rato llegó el crimen organizado, el Cártel del Golfo –continúa–, y empezó a pedir ‘cuota’ a todos los negocios que había en Reynosa, incluido nuestro restaurante: nosotros teníamos que pagar 30 mil pesos al mes, o sea, mil pesos diarios, por concepto de ‘seguridad'”.

Leer: Reynosa, Fresnillo y Cancún, donde la gente se siente más insegura

Además, destaca, el crimen organizado les cobraba 5 mil pesos extra al mes, por estar conectados a la red de la Comisión Federal de Electricidad, por lo que, en total, la extorsión ascendía a 35 mil pesos mensuales.

“Al principio nosotros pagamos, para que no nos fueran a hacer daño –asegura María Isela–, pero cuando las personas tienen miedo, se paralizan: ya no puedes trabajar, ya no puedes dormir, ya no descansas… ya no vas a tu trabajo con la alegría con la que solías hacerlo, así que decidimos cerrar el negocio, porque yo no quería que ellos me siguieran quitando el producto de mi trabajo, y mi hijo ya estaba muy desgastado, muy asustado”.

Con la decisión de cerrar su restaurante perdían no sólo su fuente de empleo, sino también su patrimonio pero, aún así, señala María Isela, ella y su hijo pensaron que con ese sacrificio romperían la cadena de extorsión al que los mantenía sometidos el Cártel del Golfo. No fue así.

Semanas después, “yo estaba fuera con mi hijo –narra María Isela–, era el 10 de marzo de 2014, y mi nuera nos llama, para decirnos que necesitaba pañales y leche, porque acababan de tener un bebito, su segundo hijo… Nosotros primero fuimos por los pañales y la leche, y luego para la casa, y cuando llegamos, ya estaban ahí varios autos: un Corvette rojo, con placas mexicanas, una camioneta Tahoe negra, y varias camionetas más, todos con gente armada, y encapuchada”.

Ese grupo de personas armadas obligó a madre e hijo a abordar los vehículos en los que se transportaban, y se los llevaron consigo.

“Luego a mi hijo y a mí nos separaron –recuerda María Isela–. Yo estuve cautiva 28 días, durante los que me golpeaban. Perdí varias piezas dentales. Y luego me dieron la libertad… el delincuente me dijo que tenía que conseguir 5 millones de pesos”.

María Isela fue abandonada en una carretera de Tamaulipas, descalza. Sus captores le ordenaron retirarse la venda de los ojos sólo hasta que escuchara que se habían alejado.

“Cuando ellos se fueron yo empecé a caminar por la carretera –narra–, hasta que me vio un señor que manejaba un tráiler, le mentí, le dije que me habían asaltado para robarme el coche, y que necesitaba llegar a la Ciudad de México (en donde tenía familiares)… iba muy golpeada, me faltaban dientes y casi no podía caminar, una pierna no me servía, me dolía bastante”.

Gracias a la solidaridad de ese conductor de tráiler, y de otros compañeros suyos que aceptaron dar su ayuda, María Isela logró llegar al día siguiente a la Ciudad de México, en donde familiares pudieron asistirla.

“Primero me llevaron al médico, y luego a la Procuraduría General de la República, donde interpuse la denuncia por el secuestro de mi hijo y el mío, pero no hicieron nada…”.

El 13 de mayo de 2014, dos meses después del secuestro y tres semanas después de haber sido liberada, María Isela recibió una llamada, en la que los captores le reclamaban que no hubiera vuelto con los 5 millones de pesos que exigían por la vida de su hijo, y le advertían que, en represalia, Roberto había sido entregado a un delincuente identificado como “Loquillo” o “Metro 21”.

Los captores contactaron a la familia dos veces más, primero para hacerles llegar una foto de Roberto, sometido y encañonado por el delincuente identificado como “Metro 21”, y luego una nota en la que les avisaban que Roberto había sido asesinado y sus restos arrojados en una zona conocida como Las Calcheras.

“El próximo mes –lamenta María Isela–, el 10 de marzo de 2019, se van a cumplir cinco años de que desaparecieron a mi hijo, y hasta la fecha sigo esperando que las autoridades empiecen a buscarlo. Pero en realidad yo no estoy esperando a las autoridades: yo empecé inmediatamente mi propia investigación, hice 37 rastreos en esa zona, cada vez con más participantes, porque se me fueron acercando otras mamás que también buscaban a sus hijos e hijas, y desde entonces hemos encontrado muchos restos humanos en esas búsquedas. Eso fue lo que nos llevó a descubrir las fosas de Miguel Alemán, con aproximadamente 500 cadáveres”.

La funeraria

En 2017, al grupo de madres buscadoras de Reynosa, Tamaulipas, se acercó una mujer, empleada en un establecimiento del municipio vecino de Miguel Alemán.

Camino a su trabajo, esta mujer pasaba todos los días frente a una funeraria de dicho municipio, en la que siempre veía cadáveres arrojados ante su puerta de entrada, sin que a nadie de la localidad pareciera ya extrañarle.

Con esta información, el grupo de madres se acercó a la funeraria y conversó con su propietario (los nombres del establecimiento y el dueño se resguardan, por seguridad), el cual reconoció que, entre 2014 y 2016, el crimen organizado había arrojado, prácticamente cada día, al menos un cadáver ante las puertas de su negocio.

“El señor nos comentó que él llamaba todos los días al Ministerio Público de Reynosa, que es el más cercano, para avisarles que otra vez le habían ido a aventar un cuerpo, pero que las autoridades nunca acudieron, ni una sola vez –narra María Isela–. Entonces, como las autoridades no querían hacerse responsables, este señor hizo lo mejor que se le ocurrió: excavar una fosa en el monte, y ahí comenzó a depositar los cuerpos que le aventaban fuera de su negocio, los envolvía en plástico y los mandaba a la fosa clandestina… esa fosa se llenó y excavó otra, y luego otra más. En total, fueron tres las fosas en las que él depositó alrededor de 500 cuerpos, según su propio conteo”.

Con el testimonio y las indicaciones precisas brindadas por el dueño de la funeraria, el colectivo de mamás buscadoras localizó las tres fosas a las afueras de Miguel Alemán, en una zona semidesértica, y dio aviso al gobierno estatal, encabezado por el panista Francisco García Cabeza de Vaca, así como a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Entre abril de 2018, explica María Isela, la fiscal estatal para desapariciones forzadas, Elizabeth Almanza, encabezó las labores de exhumación de dichos cuerpos, labores en las que coadyuvaron expertos de Guatemala y Alemania, y que fueron realizadas en presencia de las madres que localizaron dichas fosas.

“Los cuerpos –narra– salían envueltos en cobijas, amarrados con sus mismos cinturones, vendados de la cara, esposados, amarrados de los pies… había cuerpos de niños, de mujeres, de ancianos, de personas jóvenes”.

De la fosa, además, fueron extraídas algunas pertenencias que acompañaban, o que se habían desprendido de los cuerpos, entre las cuales “había identificaciones, y así pudimos saber que algunas de esas personas eran centroamericanas, y otras de Estados Unidos, por sus ‘ID'”, situación ante la cual se acercaron a tomar conocimiento de los hechos tanto personal del Consulado de Estados Unidos en Matamoros (Tamaulipas), como de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas.

Sin embargo, señala María Isela, en junio de 2018, es decir, a los tres meses de haber iniciado labores, “el fiscal general del estado, Irving Barrios, y la fiscal para desapariciones, Elizabeth Almanza, decidieron suspender las exhumaciones: cerraron las tres fosas, cuando aún quedaban muchos cuerpos dentro, y sólo extrajeron 265 cadáveres”.

Desde entonces han pasado ocho meses, “y las familias que buscamos a nuestros hijos e hijas no hemos sido informadas de ningún resultado por parte de las autoridades, ni de las estatales, ni de las federales. No nos han dicho quiénes son esas 265 personas que sacaron, y a las que les tomaron muestras de ADN, ni tampoco nos han dicho por qué no han recuperado el resto de los cuerpos que abandonaron en las fosas comunes. Están ocultando todos esos cuerpos”, destaca la mamá de Roberto.

El palacio

En noviembre de 2018, María Isela Valdez coincidió en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México con Andrés Manuel López Obrador, quien asumiría el cargo de presidente de la República el mes siguiente.

“Él iba para Colima, y yo para Ciudad Victoria (Tamaulipas) –recuerda María Isela–, y mientras esperábamos la salida de nuestros vuelos, él se puso a platicar conmigo, y yo le conté de nuestros problemas… ese día era lunes, y me dijo que el miércoles siguiente nos veíamos en Ciudad Victoria, porque él estaría ahí en un acto con el gobernador”.

A partir de ese compromiso, asistentes de López Obrador contactaron a María Isela, y la citaron en el Palacio de Gobierno de Tamaulipas (donde se realizaría el acto político), “me dijeron que iba a estar un colaborador suyo esperándonos ahí para acercarnos con el presidente, que esas eran las instrucciones, así que nosotras estuvimos ahí muy temprano, y nos habíamos reunido muchas familias que queríamos exponerle nuestros casos, así como la problemática de las fosas de Miguel Alemán”.

Sin embargo, denunció, “cuando llegamos al Palacio de Gobierno, el personal del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca nos engañó, nos dijeron que teníamos que pasar a unas oficinas, en donde íbamos a ser recibidas. Nosotras accedimos, fuimos a esas oficinas, y luego nos encerraron ahí, y no nos dejaron salir hasta que terminó el acto político”.

La intención del grupo de madres era entregar a López Obrador un proyecto de trabajo para la búsqueda de desaparecidos en Tamaulipas, el cual, finalmente, María Isela pudo darle a finales de octubre, al clausurarse los diálogos sobre seguridad pública denominados “Foros Escucha”.

Ahí, López Obrador me dijo “nos vamos a seguir viendo”, pero hasta la fecha, lamentó, “no nos quieren recibir, ha sido un batallar, Alejandro Encinas (encargado de la Comisión de la Verdad para los casos de personas desaparecidas) no ha querido hablar con nosotras”.

Leer >> Encinas seguirá investigación de Ayotzinapa; no habrá trabas para conocer la verdad: AMLO

En Gobernación (donde despacha Encinas) “el grupo de familiares de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa tienen una oficina, a ellos sí los atienden, y qué bueno, porque son padres que están sufriendo por sus hijos, y compartimos el dolor de ellos, pero, ¿y los demás? Son más de 40 mil las personas desaparecidas, y sus familias no podemos seguir perdiendo el tiempo”.

“Todo esto es muy triste –concluye María Isela–, en Tamaulipas siguen las masacres, las matazones, las desapariciones, necesitamos que todos los organismos de derechos humanos del mundo volteen a ver lo que está sucediendo en México: una guerra silenciosa”.

Fiscalía de Tamaulipas da a conocer su avance

Ante los señalamientos sobre la falta información, la Procuraduría General de Justicia del Estado de Tamaulipas, a través de la Fiscalía Especializada en la Investigación de los Delitos de Desaparición Forzada, informó que “ha venido trabajando de manera organizada y transparente en el proyecto de Panteón Forense del municipio de Miguel Alemán, al norte del estado de Tamaulipas”.

A través de un comunicado, la Procuraduría de Tamaulipas aclara que se tratan de fosas comunes, más no clandestinas, como las han denominado los familiares de personas desaparecidas.

La dependencia asegura que en todo momento, los colectivos y familiares de víctimas han sido informados de los avances y hallazgos. “Quienes se han excluido de este proceso de comunicación ha sido por propia voluntad a pesar de que se ha procurado integrar a todos los interesados”.

La Procuraduría agrega que los trabajos en el Panteón Forense han sido desarrollados por personal de la Fiscalía con apoyo de expertos internacionales.

Sobre la investigación detalla que del 16 de abril al 30 de junio de 2018, se llevó a cabo el primer proceso de exhumación, análisis y reinhumación de los cuerpos de personas no identificadas depositados en la fosa común del panteón municipal “Unidos por el Recuerdo” del municipio de Miguel Alemán.

Después de esto, explican, se han llevado a cabo diversas reuniones informativas -incluso antes de que diera inicio el proceso- para explicar a los Colectivos y familiares de personas desaparecidas la forma en que se llevaría a cabo la exhumación hasta capacitación para conocer la forma en que se aplican las ciencias forenses en un proceso de búsqueda.

De acuerdo con la Procuraduría, los familiares de personas desaparecidas tuvieron acceso diariamente a la Zona Cero del Panteón, donde se llevaban a cabo las exhumaciones para que constataran el trabajo que estaban realizando los expertos forenses.

“En todo momento se contó con la presencia de miembros de la CNDH y de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Tamaulipas”, agregan.

La última reunión entre los familiares y las autoridades fue el pasado 18 de enero, en donde la Procuraduría General de Justicia del Estado de Tamaulipas, por conducto de la Fiscalía Especializada en la Investigación de los Delitos de Desaparición Forzada, rindió un avance en los trabajos de identificación de los cuerpos exhumados durante los meses de abril a junio de 2018.

La información presentada como resultado de esos avances es la siguiente:

  • Se han localizado los familiares de 5 de ellos, los cuales ya donaron sus muestras.
  • Se ha confirmado un caso el cual, en los próximos días, se estará entregando a sus familiares de conformidad con el protocolo correspondiente y de los otros cuatro sólo se está en espera de que se confirme su correspondencia genética.
  • Hasta el momento suman 265 cuerpos completos, analizados y re-inhumados en el panteón forense. 
  • 48 restos o indicios no asociados.
  • El número total de indicios exhumados es de 313.

De los 265 cuerpos completos extraídos las autoridades informan que 254 pertenecen son masculinos; 5 femeninos, y 6 no han sido determinados.

También se recolectaron 766 muestras genéticas de fragmentos óseos y piezas dentales de los cuerpos analizados en el sitio, así como  307 muestras referenciales a familiares que acudieron para denunciar o sólo para donar su muestra de sangre.

“Los restos no asociados, se embalaron en 82 cajas, de las cuales se han analizado antropológicamente 47 cajas y de estos se tomaron 276 muestras óseas, lo que representa un avance aproximado del 57.31%, en los rubros de análisis, registro, inventario y toma de muestras para genética forense”, destacan.

Una vez que se tenga la conclusión del análisis antropológico y con los resultados de ADN las autoridades esperan establecer el número mínimo de individuos que se sumarán a los 265 cuerpos completos.

En tanto que el laboratorio de Genética, respecto de la elaboración de los marcadores genéticos de las 1,042 muestras de hueso, fragmentos óseos y piezas dentales, reporta el siguiente avance:

1.- De las 766 muestras dentales y de hueso ya se extrajo la totalidad del ADN.

2.- De esta mismas muestras se ha elaborado el perfil genético de 80  de los 265 cuerpos.

3.- De las 276 muestras de hueso de restos no asociados, se ha estriado el ADN de 50 de ellos, sin que se haya elaborado el perfil genético de ninguno hasta el momento.

4.- Del Cotejo de la información Ante Mortem- Post Mortem se tienen 20 hipótesis de identificación.

En su comunicado, la Procuraduría General de Justicia del Estado de Tamaulipas, a través de Fiscalía Especializada en la Investigación de los Delitos de Desaparición Forzada, recalca que “ha estado trabajando de manera continua” e informado “de manera clara y transparente a todos los familiares” sobre los avances de la investigación. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Adam Schemm

Lo que podemos aprender de la foto de un hombre que quiso tomar una cerveza antes de morir

Norbert Schemm, de 87 años, bebió una cerveza con sus seres queridos antes de morir. Su foto provocó que otras personas comenzaran a compartir sus historias de despedida.
Adam Schemm
27 de noviembre, 2019
Comparte

¿Por qué una foto de un hombre mayor tomando una cerveza antes de morir llama la atención de tantos extraños en todo el mundo?

Todo lo que quería Norbert Schemm, estadounidense de 87 años, en sus últimos momentos, era estar rodeado de sus seres queridos mientras tomaba una cerveza.

Juntos, los integrantes de la familia hablaron, se rieron y recordaron cómo había sido ese momento antes de tomar la foto que el hijo de Schemm, Tom, compartió con el grupo familiar en Whatsapp.

Pero horas después, cuando Schemm murió y su nieto Adam publicó la foto en las redes sociales, toda la familia quedó abrumada por la cantidad de extraños que comentaron esa última imagen.

Este martes, la foto había superado los 4.000 comentarios, 30.000 retuits y 317.000 favoritos solo en Twitter. Y se compartió en Reddit y otras redes sociales.

“Mi abuelo estuvo relativamente sano en el transcurso de su vida, pero fue el domingo de la semana pasada mientras estaba en el hospital cuando se dio cuenta de que sería el final”, contó Adam.

“Entonces el lunes llamó a sus nietos para informarnos. Tomamos la foto el martes por la noche y el miércoles murió de cáncer de colon en etapa cuatro”, añadió.

“Mi papá nos dijo que el abuelo quería una cerveza y ahora, cuando miro esa foto, me consuela. Puedo decir que mi abuelo está sonriendo. Él está haciendo lo que quería hacer: fue un momento improvisado“.

Mi abuelo murió hoy.Anoche, todo lo que quería hacer era tomar una última cerveza con sus hijos“, escribió Adam Schemm en su cuenta de Twitter.


Sentimiento de comunidad

Adam dijo que dudó en publicar la foto en redes sociales por el contexto agridulce, pero decidió hacerlo porque era un momento hermoso.

“En realidad nos ayudó con nuestro dolor. Es reconfortante ver que mis abuelos y sus hijos estuvieron todos juntos en sus últimos momentos“, aseguró el nieto.

También dijo que la familia había estado rastreando para ver qué tan lejos había llegado la imagen y les encantó que tanta gente la estuviera compartiendo.

“Parece haber tocado un sentimiento de comunidad y claramente es un momento con el que muchas personas se sienten identificadas. Los comentarios (que recibimos) fueron muy amables y hemos visto fotos de personas levantando botellas de cerveza en su honor”.

“Pensé que personas que lo conocían podrían querer verlo y responder, pero no tenía idea de a cuántas personas parece haber ayudado” esta foto, agregó Adam.

“Me llevó al pasado”

Ben Riggs fue uno de esos extraños que sintió el impulso de responder a la foto en Twitter. Publicó una imagen de su propio abuelo Leon Riggs, de 86 años, disfrutando de un último cigarro y una cerveza.

Ben le dijo a la BBC que vio la foto de Adam en la red social y le recordó el pedido final de su abuelo cuando murió en 2015.

“No borro las fotos de mi teléfono. Volví a mirarla y me sentí obligado a responder y compartir mi propia foto. Me llevó al pasado y ver a alguien más experimentar esa última felicidad antes de la muerte fue un lindo sentimiento”, comentó.

No te conozco... pero te entendí. Días antes de que mi abuelo muriera, nos dijo a mi papá y a mí que quería un cigarro y una cerveza. Lo hicimos realidad. Lo siento por tu pérdida. ¡La sonrisa de tu abuelo es para el recuerdo!, escribió Ben Riggs en Twitter.


Ben contó que su abuelo tenía mal de Alzheimer y que su memoria era inestable, pero hacia el final, él y su padre sintieron que era importante cumplir su último deseo.

“Si bien la muerte nunca llega en el momento adecuado, creo que es importante siempre tratar de encontrar el lado positivo”.

Ben recordó que la noche en que murió su abuelo, él, sus hermanos y su padre se reunieron para conmemorar el fallecimiento y celebrar la vida.

Tomaron otra foto familiar. Trágicamente, el padre de Ben, Mike, murió inesperadamente al día siguiente de insuficiencia cardíaca. Él dice que ambas imágenes finales le trajeron mucho consuelo.

De izquierda a derecha: Michael Riggs JR, Ben Riggs, Mike Riggs, Alex Riggs.

Ben Riggs
Ben Riggs perdió a su padre y a su abuelo en el lapso de 48 horas, pero encuentra consuelo en que él y sus hermanos se tomaron una foto con su padre horas antes de morir.

Un último trago

Brigid Reilly también respondió al tuit original de Adam con una imagen de su abuela Theresa Meehan, quien murió en octubre de este año por insuficiencia cardíaca y renal a los 84 años.

“A mi abuela la pusieron en cuidados paliativos, así que sabíamos que pronto moriría”, le contó Brigid a la BBC.

“Hacia el final de su vida, mi familia quería llevarle sus cosas favoritas, que incluían sushi, música de Frank Sinatra, su bebida preferida, que era Baileys y estar todos juntos. Cuando se acercó el momento, ella pidió que todos bebiéramos un trago final”.

Brigid relató que imprimieron esa foto y la mostraron en el funeral de su abuela.

“Hicimos un video conmemorativo de su vida y la incluimos en él. Creo que tengo mucha suerte de haber tenido esos últimos momentos con ella”.

rodeada por su familia mientras todos toman un trago de licor Bailey.

Meehan family
Theresa Meehan quería beber el licor Baileys con su familia cuando llegó al final de su vida.

Pero ¿qué tiene la imagen de Adam que llevó a cientos de miles de personas a comentar?

¿Por qué la foto se hizo popular?

Para Ann Neumann, autora de The Good Death (La buena muerte), la foto “ha resonado porque es algo que todos anhelamos.

“La imagen nos da la oportunidad de pensar en nuestros seres queridos y unirnos a la familia Schemm en este momento tan profundo”, agregó Neumann.

“Pero también nos da la oportunidad de llorar con ellos. Al hacerlo, podemos pensar en nuestros propios seres queridos, ancianos, enfermos, moribundos y muertos”.

Neumann opinó que la imagen captura lo que todos querrían en su última noche: estar rodeados de seres queridos.

“Pocos de nosotros conocemos el momento de nuestra muerte. Vivimos vidas remotas, con miembros de nuestra familia que residen en otros estados o países. Hay millones de historias de hijos adultos que pierden la muerte de sus padres debido a la distancia”, describió.

Perder la oportunidad de decir adiós es un gran temor humano. La oportunidad de compartir esta rara y hermosa última reunión resuena porque es una versión de un ideal muerte”.

“Si hay una lección en esta foto, es marcar y apreciar todo el tiempo que tenemos con los que amamos. Levantar una cerveza, tomarse de las manos, compartir historias. El tiempo es finito“, reflexionó.

Una mujer sostiene un teléfono y le da me gusta a una foto.

Getty Images
Para el especialista en duelo Kenneth J Doka, en la actualidad usamos la tecnología para lidiar con la muerte como en el pasado los egipcios usaban las pirámides.

¿Por qué compartimos fotos de gente en su lecho de muerte?

El doctor Kenneth J Doka, consejero de duelo en la Fundación Hospice of America y expresidente de la Misión del Grupo Internacional de Trabajo sobre la Muerte y Duelo, dijo que no hay nada correcto que decir o hacer cuando se trata de los momentos finales de una vida.

“Creo que la clave es escuchar y cuando alguien se muere dejar que compartan su momento de importancia”.

Describió la foto como una imagen encantadora y agregó que no le sorprendió que Adam publicara en las redes sociales lo que podría haberse considerado un momento privado.

“Siempre hemos usado la tecnología para lidiar con la muerte. Los antiguos egipcios usaban pirámides; lo que estamos haciendo ahora es adaptar nuestros rituales a la tecnología disponible”.

Adam opinó por su parte que su abuelo habría encontrado toda esta atención sorprendente.

“No creo que le hubiera importado. Se hubiera reído“.

“Creo que la mayor lección que se debe aprender y lo que creo que diría mi abuelo es ‘ser amable, amarse y que la familia es importante’“, concluyó.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=NphJULxY5ng

https://www.youtube.com/watch?v=qd1YehNpbV4

https://www.youtube.com/watch?v=Tp_aP5MRVvE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.