close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
UNAM

Matías Alaniz será el primer profesor con discapacidad motriz en la UNAM

El joven comenzará a dar clases este 3 de marzo en la modalidad a distancia. De acuerdo con la universidad, su aprendizaje lo ha realizado con ayuda de programas instalados en su computadora y en la silla de ruedas que utiliza.
UNAM
28 de febrero, 2019
Comparte

“Un pequeño paso para mí, pero un gran paso para la inclusión”, así fue como Matías Alaniz Álvarez, un joven con encefalopatía atetoide (parálisis que le dificulta el habla, la visión y el movimiento) anunció que se convertirá en profesor del Sistema Universidad Abierta y Educación a Distancia (SUAyED) de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM.

El joven comenzará a dar clases este 3 de marzo en la modalidad a distancia. De acuerdo con la propia universidad, su aprendizaje y desarrollo lo ha realizado con ayuda de programas instalados en su computadora y en la silla de ruedas que utiliza: el Jaws, que convierte la imagen a texto, y el Open book, que lee el texto, y con una voz elegida permite que él escuche el contenido.

En 2016, Matías se tituló con mención honorífica con su trabajo “El sistema político mexicano, sus principales mecanismos de preservación (1968-1994)”; ahora impartirá la materia Sociedad y Estado en México II, de la misma carrera que cursó, Ciencias Políticas y Administración Pública.

“Mi contratación como docente muestra que las personas con discapacidad tenemos la capacidad de desempeñarnos laboralmente si nos dan la oportunidad en igualdad de condiciones, lo que me obliga aún más a poner todo mi empeño y dedicación en esta responsabilidad para que la sociedad mexicana vea que la discapacidad no es un impedimento para nuestro desarrollo integral”, dijo al firmar su contrato como docente en

Matías fue elegido por una comisión y por el Consejo Técnico de la Facultad, tras realizar una crítica al programa de la materia que ahora impartirá.

El joven académico acreditó en tiempo récord, desde su computadora en Guadalajara, las materias de su licenciatura y se graduó con mención honorífica.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué no deberías fiarte de la gente demasiado segura de sí misma

Algunos líderes tienen un sentimiento de superioridad ilusorio que los lleva a convencer a los demás de que son mejores, aunque no siempre sea así.
Getty Images
3 de junio, 2019
Comparte

El exceso de confianza está por todos lados. Desde el político que asegura saber cómo liderar un país, el médico que hace un diagnóstico, el jefe que dirige una empresa o incluso tú mismo, cuando te presentas a una entrevista de trabajo e intentas demostrar que eres la mejor alternativa.

Al menos en el mundo occidental, hay cierto nivel de consenso en términos de valorar la confianza como algo positivo.

Admiramos a los que confían en sí mismos, pero… ¿estamos en lo correcto?

Esta es una adaptación del programa de radio de la BBC, Why Factor, conducido por Michael Blastland.


Cuando un mago nos deslumbra y luego nos explica cómo hacer el truco, suele parecer extremadamente sencillo.

¡Obvio, cómo no me di cuenta antes que era tan fácil!

Pero lo que no sabemos, es que en realidad el truco es fácil para quien lo ha practicado muchas veces y no para el novato que cree que aprendió en pocos minutos.

“Nuestros estudios dicen que, aunque hayas memorizado los pasos, no aprenderás realmente a hacer algo hasta que lo practiques tú mismo”, dice Ed O’Brien, profesor de Ciencia de la Conducta, de la Escuela de Negocios de la Universidad de Chicago.

Ver cómo otros hacen su trabajo, nos da una “ilusión de capacidad” y aumenta nuestra confianza, aunque seamos ignorantes.

Es lo que se conoce como el “Efecto Dunning-Kruger”, un sesgo cognitivo según el cual los individuos con escasas habilidades en una materia, tienen un sentimiento de superioridad ilusorio, considerándose más inteligentes que otras personas más preparadas.

Es decir, evalúan sus capacidades por encima de lo real y no son capaces de reconocer sus ineptitudes.

“En muchos campos la correlación entre la confianza de una persona y sus resultados es esencialmente cero”, agrega O’Brien.

“Los menos competentes suelen ser los más seguros, porque ni siquiera saben lo que no saben”.

Mujer y su sombra

Getty Images
¿Tiene relación la confianza en sí mismo con la capacidad de una persona?

“Viveza criolla”

Hay una conocida frase en inglés que suele ser utilizada en Estados Unidos: “fake it until you make it“, que podría traducirse informalmente como “aparenta hasta que lo consigas”.

¿Qué hay detrás de esa visión?

Según Tomás Chamorro-Premuzic, psicólogo argentino y autor de “Confianza, la sorprendente verdad sobre cuánto la necesitas y cómo lograrla”, la frase tiene una fuerte connotación moral.

Yo crecí en Argentina, donde nos especializamos en el engaño, en la arrogancia”.

Cuenta que existe una expresión, “viveza criolla”, justamente para destacar la habilidad de estafar a otro, de saltarse las reglas, de sacar ventaja de las situaciones.

“Individualmente somos muy buenos haciendo eso. Pero cuando la mayor parte de una sociedad tiene esa habilidad, el país colapsa“, argumenta.

Desde su perspectiva, una mejor sociedad es aquella que identifica el verdadero talento o habilidad de la gente y tiene un sistema meritocrático.

Pero en la sociedad en general, suelen triunfar aquellos que son buenos aparentando, que se atribuyen éxitos, o que culpan a otros por sus propios errores.

Culturalmente, también cambia la perspectiva sobre el exceso de confianza, dependiendo del país donde te encuentres.

“En Escandinavia, Japón o Corea del Sur la gente enfatiza más la humildad y la modestia”, apunta.

La confianza en el mundo de los negocios

Una observación que confirma el Glen Fukushima, investigador senior del Center For American Progress.

“En Estados Unidos la gente se pregunta cómo puedo tener confianza en ti, si tú no tienes confianza en ti mismo”.

Empresaria japonesa.

Getty Images
En general, los japoneses no consideran que la autopromoción sea algo positivo

Es por eso, explica, las personas se sienten presionadas a demostrar confianza para dejar en claro que son capaces de cumplir.

“Es común que la gente hable de sus logros para impresionar a otros”.

En el otro extremo están los japoneses, quienes generalmente no consideran que la autopromoción sea algo positivo.

“No necesitas decirle a los demás lo maravilloso que eres. Si lo haces, das la impresión que no eres genuino, que no tienes integridad”.

“Los dos extremos son malos. Preferiría algo en el medio”, apunta Fukushima, quien trabaja en los dos países y ha tenido que adaptarse a las diferencias en los ambientes corporativos de ambas culturas.

Así como hay muchos estudios que apuntan a que el exceso de confianza puede demostrar ignorancia o ineptitud, otros señalan que hay características positivas asociadas a la seguridad en uno mismo.

De hecho, hay personas muy inteligentes, muy talentosas y al mismo tiempo, muy seguras de sí mismas, aunque otra cosa es andar gritando a los cuatro vientos lo genial que somos.

En ese sentido, seguridad y arrogancia no tienen por qué ir de la mano, aunque en muchas ocasiones hacen una mezcla explosiva.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.