close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

ONG acusa ataques y hostigamiento de las autoridades mexicanas contra defensores que ayudan a migrantes

En las últimas semanas Front Line Defenders ha documentado al menos siete casos, en los que los activistas han sido agredidos, detenidos e incluso deportados.
Cuartoscuro
27 de febrero, 2019
Comparte

La organización defensora de derechos humanos Front Line Defenders, condena los ataques, detenciones arbitrarias y hostigamiento, que han sufrido, desde el pasado 7 de febrero, al menos siete activistas por apoyar a la caravana migrante centroamericana que se encuentra en México y busca llegar a Estados Unidos.

De acuerdo con Front Line, el 13 de febrero, el primero en ser detenido y posteriormente deportado, fue el activista centroamericano Paulo Luis Ballesteros Flores.

Leer: Dos caravanas con más de 5 mil migrantes avanzan por México rumbo a EU; CDMX vuelve a preparar albergue

El 15 de febrero, los defensores Denis Omar Contreras, Cristóbal Sánchez Sánchez, Olvin Inocente Interiano Mejía y Joel Bernabel Rivera fueron detenidos arbitrariamente en Ciudad de México en dos incidentes separados.   

Ese mismo día, la defensora de derechos humanos, Andrea Margarita Núñez Chaim, fue golpeada por la policía al intentar proteger a Denis Omar Contreras durante su detención.

Días después, el 18 de febrero, Irvin Mondragón, defensor de derechos LGBTI, fue detenido en Celaya.

En un comunicado, Front Line argumenta que los siete casos de agresiones y/o detenciones tuvieron como motivo principal la ayuda humanitaria que los activistas ofrecen a los integrantes de la caravana migrante.

Sobre los detenidos, la organización informa que Cristóbal Sánchez Sánchez es un defensor mexicano de derechos humanos que trabaja en temas migratorios durante los últimos 15 años.

Fundó el Colectivo de Cultura Migrante y ayuda en los refugios instalados para las caravanas migrantes.

En 2011 ya había sido detenido por la misma razón en Tapachula, Chiapas, cuando documentaba violaciones de derechos humanos contra personas migrantes.

Leer: Migrantes albergados en CDMX continuarán su camino a EU; esperan la llegada de 400 más

En cuanto a Andrea Margarita Núñez Chaim, la organización detalla que es una antropóloga y activista social mexicana, vinculada al Laboratorio de Investigación Social Justicia en Movimiento AC (ACE) y al Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS).

Junto con Cristóbal Sánchez Sánchez, acompaña a la caravana migrante desde su salida en Honduras en enero pasado. Durante el camino ha documentado diversas violaciones de derechos humanos.

Respecto a Denis Omar Contreras, se sabe que es de Honduras, y trabajaba como ayudante en la caravana migrante. Desde marzo de 2017 ha ayudado en las caravanas, brindando apoyo humanitario a los hondureños que intentan llegar a la frontera sur de México.

En tanto que Joel Bernabel y Olvin Inocente, de El Salvador y Honduras, respectivamente, trabajan desde hace años en la protección de los derechos de personas migrantes y en esta caravana ayudaban a servir comida.

Uso de la violencia y violación de los derechos humanos

Front Line Defenders relata que en los siete casos se dieron situaciones de violencia por parte de las autoridades mexicanas. 

En el caso de Paulo Luis Ballesteros se informa que fue detenido en el refugio habilitado en la Magdalena Mixhuca y expulsado por tres personas no identificadas vestidas de civiles.

Posteriormente fue deportado a Guatemala, a pesar de tener la nacionalidad hondureña. Por lo tanto, se cree que los individuos no identificados serían agentes del Instituto Nacional de Migración (INM).

En los casos de Olvin Inocente y Joel Bernabel, fueron detenidos a las 11 de la mañana del 15 de febrero por elementos de la policía de Ciudad de México, quienes, según la organización, desalojaron “violentamente a los migrantes del interior del Centro Deportivo Magdalena Mixhuca, deteniendo e hiriendo físicamente a varios de ellos”.

Olvin y Joel documentaban las acciones de la policía tomando fotografías y videos cuando fueron detenidos.

Durante las 6 horas que estuvieron detenidos “fueron golpeados por la policía”.

Ante estas acciones, Cristóbal Sánchez y Andrea Margarita acudieron al Deportivo Magdalena Mixhuca para llevar a los inmigrantes restantes a un lugar seguro. El defensor de derechos humanos Denis Omar Contreras ya estaba allí haciendo planes con la misma finalidad.

Cuando los tres activistas se organizaban, “más de diez policías llegaron al Centro e intentaron detener a Denis”, Cristóbal y Andrea argumentaron que no había motivos para su detención pues tenía un permiso de residencia válido en México.

Como respuesta, los policías detuvieron a Cristóbal e intentaron hacer lo mismo con Andrea quien “fue arrastrada por el suelo y restringida. Los tres defensores de derechos humanos fueron golpeados por la policía. Andrea Margarita Núñez Chaim, al final, no fue detenida”, se lee en el comunicado de Front Line Defenders.

Los cuatro defensores detenidos fueron llevados al Juzgado Cívico de Iztacalco, donde Olvin, Joel y Cristóbal Sánchez fueron acusados por “perturbar el orden público”. El juez emitió su liberación debido a la falta de evidencia.

Finalemente, en el caso de Irvin Mondragón, ocurrido el 18 de febrero, se sabe que el defensor asistía a los contingentes migrantes LGBTI cuando fue retenido por agentes de la Secretaría de Marina (SEMAR) en un albergue para migrantes en Celaya.

Irvin dijo haber sido  interrogado sobre su trabajo y presencia en el albergue, cateado y amenazado de no más volver.

Desde su llegada a México, los migrantes de las caravanas han sido objeto de hostigamiento y amenazas. Las amenazas e intimidaciones suelen aumentar cuando los grupos llegan a la Ciudad de México, donde las autoridades estatales les impiden acceder a ayuda humanitaria, lo que los hace aún más vulnerables”, argumenta Front Line Defenders.

Resalta que estos atropellos hacia las organizaciones de la sociedad civil y las personas defensoras de derechos humanos, son cometidos principalmente por agentes de policía y como consecuencia, se ven obligadas a retirar su apoyo.

El pasado 14 de enero una caravana de migrantes con aproximadamente 1500 personas salió de San Pedro Sula, Honduras, hacia México y llegó a la capital del país el 10 de febrero. Este grupo forma parte de las “Caravanas del Éxodo Centroamericano”, una migración masiva que ha llevado a alrededor de 17.000 personas a escapar de los altos niveles de violencia y pobreza en América Central desde abril de 2018.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
EPA

Qué dice el manifiesto contra 'invasores hispanos' que atribuyen al sospechoso de la masacre de El Paso

Poco antes de entrar a una tienda de Walmart en El Paso a disparar muerte, Patrick Crusius, un joven blanco de 21 años de Allen publicó un desconcertante documento en la red social 8chan.
EPA
5 de agosto, 2019
Comparte

Poco antes de que Patrick Crusius se colase en una tienda de El Paso a disparar muerte, un desconcertante documento apareció en la polémica plataforma 8chan.

El sitio, un refugio de libertad para los supremacistas blancos, pronto borró su contenido, pero 90 minutos más tarde, Crusius comenzó su acometida: comenzó a disparar contra los cientos de personas que, según las autoridades, se encontraban en la tienda de Walmart en ese momento.

En el texto, el autor asegura que probablemente moriría ese mismo día, pero lo cierto es que se entregó poco después a la policía sin resistencia.

Sin embargo, al menos 20 personas murieron y otras 26 resultaron heridas en el que ya es considerado uno de los peores tiroteos en la historia reciente de Estados Unidos.

Según confesó el sospechoso a las autoridades poco después, su objetivo era “matar tantos mexicanos” como le fuera posible, algo que se desprende del documento que las autoridades le atribuyeron este domingo.

Como resultado, el fiscal de distrito de El Paso, Jaime Esparza, indicó que la policía tratará el caso como “terrorismo doméstico” y buscarán la pena de muerte para Crusius.

Antes, las autoridades habían explicado que el documento estaba cargado de “odio, intolerancia y fanatismo” y que podría mostrar una conexión del sospechoso con “grupos de odio”.

“Ahora tenemos un manifiesto de este individuo que indica en cierto grado una conexión con un posible crimen de odio”, afirmó el jefe de policía de El Paso, Greg Allen.

Pero ¿qué dice el “manifiesto” que ha llevado a las autoridades de Estados Unidos a considerar lo sucedido como “terrorismo doméstico” y un “crimen de odio”?

“Supremacismo blanco”

El “manifiesto” comienza con una declaración de simpatía hacia el autor de los tiroteos en las mezquitas de Christchurch en los que 51 personas murieron en dos ataques consecutivos en marzo.

El sospechoso, que siguió el mismo modelo del autor de los ataques en Nueva Zelanda de dejar un documento con sus ideas y justificaciones, asegura que el ataque fue una respuesta a lo que llama una “invasión hispana de Texas”.

Texas, como la mayoría de los estados del sur de EE.UU., pertenecieron a México hasta finales del siglo XIX.

También, como el atacante Christchurch, alega a una idea popular entre los supremacistas blancos: que personas extranjeras estaban desplazando a la “gente blanca” de “origen europeo”.

tiroteo

Reuters
Muchas familias se encontraban en la tienda comprando útiles para el próximo curso escolar.

Dicha teoría racial llamada “el gran reemplazo” fue promovida por un escritor francés llamado Renaud Camus y argumenta que las élites en Europa han estado trabajando para “sustituir” a los europeos blancos con inmigrantes del Medio Oriente y el norte de África.

La diatriba de Crusius, de cuatro folios y 2.300 palabras, se titula “La verdad incómoda” y no solo ataca a mexicanos e hispanos, también alega que los “judíos no ocuparán” el lugar de los “estadounidenses blancos”.

Los congresistas demócratas también se llevan parte de las críticas, pues según el atacante, tienen una estrategia para lograr una mayoría permanente para dar cabida a la creciente población hispana.

También culpa a los políticos de ambos partidos por la “podredumbre en Estados Unidos de adentro hacia afuera”, a la vez que se lamenta de que “la enorme población hispana en Texas” volvería al estado “un bastión demócrata”.

En su discurso antiinmigración también repite otra idea común entre los supremacistas: que los inmigrantes les están quitando los empleos a los “nativos” y que liberarse de ellos puede hacer mejor la vida mejor en Estados Unidos.

“Si podemos deshacernos de suficientes de ellos, entonces nuestra forma de vida puede ser más sustentable”, indica.

En uno de los momentos más tensos del manifiesto, el atacante entra en detalles meticulosos sobre los pros y contras de las armas AK-47 y AR-15, sus municiones, el diseño de bala y la “penetración” que tendrían en los cuerpos de sus víctimas.

tiroteo

Reuters
Algunos de los clientes de la tienda perdieron a algunos de sus familiares en los pocos minutos que duró el tiroteo.

El sospecho intenta también quitar responsabilidad a los discursos de Trump sobre los inmigrantes y asegura que su posición es anterior al gobierno del actual presidente.

“Mis opiniones sobre automatización, inmigración y demás anteceden a Trump y su campaña para presidente”, indica.

Sin embargo, al igual que el presidente, ataca a los medios de comunicación por difundir “noticias falsas”.

“Los medios de comunicación son famosos por las noticias falsas. Su reacción a este ataque probablemente lo confirmará”, escribió.

Una cuenta de Twitter con el nombre del sospechoso contiene tuits que incluyen un hashtag “BuildTheWall” (construye el muro, la frase de los seguidores del presidente de Estados Unidos), una foto con pistolas que forman la palabra “Trump” y publicaciones de Paul Joseph Watson, un youtuber de extrema derecha que trabaja con Alex Jones en InfoWars.

El mandatario, que ha sido cuestionado por sus adversarios por inspirar este tipo de actos con sus discursos antiinmigrantes, escribió en Twitter que lo sucedido había sido como un “acto de cobardía”.

Aunque este domingo, como muchos republicanos, atribuyó lo sucedido a supuestas enfermedades mentales de los atacantes.

Otra forma de “terrorismo”

Como ocurrió durante el ataque de Nueva Zelanda, varios analistas han señalado cómo los autores de estos tiroteos han pasado desapercibidos por gobiernos que combaten otro tipos de “actos terroristas”.

Robert Evans, un periodista que estudia el radicalismo en Internet, escribió que el manifiesto del tirador de El Paso muestra cómo el “terror” se convierte en parte de un juego y cómo se usan ciertas plataformas, como 8chan, para la radicalización hacia el supremacismo blanco.

Gordon Corera, corresponsal de Seguridad de la BBC, considera también que el tiroteo en El Paso se ajusta a una tendencia creciente y perturbadora de violencia de extrema derecha a nivel internacional.

Policías en Cielo Vista Mall.

AFP
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, escribió en Twitter que los informes provenientes del área eran “muy malos, muchos muertos”.

“Al igual que el ataque en Christchurch, Nueva Zelanda, en marzo, el presunto atacante se ajusta a un perfil particular: un individuo que pudo haber actuado solo pero que visitó un sitio internacional en línea que se vincula con la subcultura del extremismo, en la que otros incitan y fomentan actos violentos”, opinó.

En abril pasado, otro atacante que abrió fuego contra una sinagoga en Poway, California también publicó una diatriba antisemita en 8chan.

Según datos oficiales, el número de estadounidenses que han muerto desde el 11 de septiembre a manos de este tipo de ataques es mayor que los que han perdido la vida en actos asociados con el “terrorismo internacional”.

Sin embargo, pese a la seguridad y las múltiples campañas internacionales de combate al “terrorismo internacional” que realiza EE.UU. ninguna agencia de ese país se encarga de identificar “organizaciones terroristas” a nivel nacional.

Tampoco existe ningún delito penal asociado a este tipo de actos, lo que hace que a los individuos considerados “terroristas domésticos” se les imputen cargos con base en otras leyes existentes, como “crimen de odio” o violación de leyes relacionadas con armas de fuego o asociación delictuosa.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.