close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
Cuartoscuro
ONG acusa ataques y hostigamiento de las autoridades mexicanas contra defensores que ayudan a migrantes
En las últimas semanas Front Line Defenders ha documentado al menos siete casos, en los que los activistas han sido agredidos, detenidos e incluso deportados.
Cuartoscuro
27 de febrero, 2019
Comparte

La organización defensora de derechos humanos Front Line Defenders, condena los ataques, detenciones arbitrarias y hostigamiento, que han sufrido, desde el pasado 7 de febrero, al menos siete activistas por apoyar a la caravana migrante centroamericana que se encuentra en México y busca llegar a Estados Unidos.

De acuerdo con Front Line, el 13 de febrero, el primero en ser detenido y posteriormente deportado, fue el activista centroamericano Paulo Luis Ballesteros Flores.

Leer: Dos caravanas con más de 5 mil migrantes avanzan por México rumbo a EU; CDMX vuelve a preparar albergue

El 15 de febrero, los defensores Denis Omar Contreras, Cristóbal Sánchez Sánchez, Olvin Inocente Interiano Mejía y Joel Bernabel Rivera fueron detenidos arbitrariamente en Ciudad de México en dos incidentes separados.   

Ese mismo día, la defensora de derechos humanos, Andrea Margarita Núñez Chaim, fue golpeada por la policía al intentar proteger a Denis Omar Contreras durante su detención.

Días después, el 18 de febrero, Irvin Mondragón, defensor de derechos LGBTI, fue detenido en Celaya.

En un comunicado, Front Line argumenta que los siete casos de agresiones y/o detenciones tuvieron como motivo principal la ayuda humanitaria que los activistas ofrecen a los integrantes de la caravana migrante.

Sobre los detenidos, la organización informa que Cristóbal Sánchez Sánchez es un defensor mexicano de derechos humanos que trabaja en temas migratorios durante los últimos 15 años.

Fundó el Colectivo de Cultura Migrante y ayuda en los refugios instalados para las caravanas migrantes.

En 2011 ya había sido detenido por la misma razón en Tapachula, Chiapas, cuando documentaba violaciones de derechos humanos contra personas migrantes.

Leer: Migrantes albergados en CDMX continuarán su camino a EU; esperan la llegada de 400 más

En cuanto a Andrea Margarita Núñez Chaim, la organización detalla que es una antropóloga y activista social mexicana, vinculada al Laboratorio de Investigación Social Justicia en Movimiento AC (ACE) y al Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS).

Junto con Cristóbal Sánchez Sánchez, acompaña a la caravana migrante desde su salida en Honduras en enero pasado. Durante el camino ha documentado diversas violaciones de derechos humanos.

Respecto a Denis Omar Contreras, se sabe que es de Honduras, y trabajaba como ayudante en la caravana migrante. Desde marzo de 2017 ha ayudado en las caravanas, brindando apoyo humanitario a los hondureños que intentan llegar a la frontera sur de México.

En tanto que Joel Bernabel y Olvin Inocente, de El Salvador y Honduras, respectivamente, trabajan desde hace años en la protección de los derechos de personas migrantes y en esta caravana ayudaban a servir comida.

Uso de la violencia y violación de los derechos humanos

Front Line Defenders relata que en los siete casos se dieron situaciones de violencia por parte de las autoridades mexicanas. 

En el caso de Paulo Luis Ballesteros se informa que fue detenido en el refugio habilitado en la Magdalena Mixhuca y expulsado por tres personas no identificadas vestidas de civiles.

Posteriormente fue deportado a Guatemala, a pesar de tener la nacionalidad hondureña. Por lo tanto, se cree que los individuos no identificados serían agentes del Instituto Nacional de Migración (INM).

En los casos de Olvin Inocente y Joel Bernabel, fueron detenidos a las 11 de la mañana del 15 de febrero por elementos de la policía de Ciudad de México, quienes, según la organización, desalojaron “violentamente a los migrantes del interior del Centro Deportivo Magdalena Mixhuca, deteniendo e hiriendo físicamente a varios de ellos”.

Olvin y Joel documentaban las acciones de la policía tomando fotografías y videos cuando fueron detenidos.

Durante las 6 horas que estuvieron detenidos “fueron golpeados por la policía”.

Ante estas acciones, Cristóbal Sánchez y Andrea Margarita acudieron al Deportivo Magdalena Mixhuca para llevar a los inmigrantes restantes a un lugar seguro. El defensor de derechos humanos Denis Omar Contreras ya estaba allí haciendo planes con la misma finalidad.

Cuando los tres activistas se organizaban, “más de diez policías llegaron al Centro e intentaron detener a Denis”, Cristóbal y Andrea argumentaron que no había motivos para su detención pues tenía un permiso de residencia válido en México.

Como respuesta, los policías detuvieron a Cristóbal e intentaron hacer lo mismo con Andrea quien “fue arrastrada por el suelo y restringida. Los tres defensores de derechos humanos fueron golpeados por la policía. Andrea Margarita Núñez Chaim, al final, no fue detenida”, se lee en el comunicado de Front Line Defenders.

Los cuatro defensores detenidos fueron llevados al Juzgado Cívico de Iztacalco, donde Olvin, Joel y Cristóbal Sánchez fueron acusados por “perturbar el orden público”. El juez emitió su liberación debido a la falta de evidencia.

Finalemente, en el caso de Irvin Mondragón, ocurrido el 18 de febrero, se sabe que el defensor asistía a los contingentes migrantes LGBTI cuando fue retenido por agentes de la Secretaría de Marina (SEMAR) en un albergue para migrantes en Celaya.

Irvin dijo haber sido  interrogado sobre su trabajo y presencia en el albergue, cateado y amenazado de no más volver.

Desde su llegada a México, los migrantes de las caravanas han sido objeto de hostigamiento y amenazas. Las amenazas e intimidaciones suelen aumentar cuando los grupos llegan a la Ciudad de México, donde las autoridades estatales les impiden acceder a ayuda humanitaria, lo que los hace aún más vulnerables”, argumenta Front Line Defenders.

Resalta que estos atropellos hacia las organizaciones de la sociedad civil y las personas defensoras de derechos humanos, son cometidos principalmente por agentes de policía y como consecuencia, se ven obligadas a retirar su apoyo.

El pasado 14 de enero una caravana de migrantes con aproximadamente 1500 personas salió de San Pedro Sula, Honduras, hacia México y llegó a la capital del país el 10 de febrero. Este grupo forma parte de las “Caravanas del Éxodo Centroamericano”, una migración masiva que ha llevado a alrededor de 17.000 personas a escapar de los altos niveles de violencia y pobreza en América Central desde abril de 2018.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte