¿Por qué nos resulta tan difícil adelgazar? Estos son los mecanismos de nuestro cuerpo que lo complica
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

¿Por qué nos resulta tan difícil adelgazar? Estos son los mecanismos de nuestro cuerpo que lo complica

A nuestro cuerpo no le gusta perder energía, y cuando lo sometemos a una reducción de aporte calórico hace todo lo contrario de lo que queremos: lucha por mantenerse en su peso. Las hormonas juegan un papel importante, pero hay también otros factores.
Getty Images
15 de febrero, 2019
Comparte

 

Mujer enfadada mirando a una báscula.

Getty Images
No perder el peso que deseamos cuando estamos a dieta puede resultar frustrante pero, ¿sabes que tu cuerpo no te ayuda?

Bajar de peso es complicado. No solo porque nos cuesta dejar de comer lo que nos gusta y nos desanimamos cuando los resultados no llegan rápido, sino también porque nuestro cuerpo tiene mecanismos para hacérnoslo más difícil.

La ecuación, a simple vista, parece sencilla: para bajar de peso hay que gastar más calorías de las que se consumen.

Por tanto, si reducimos la carga calórica de nuestras comidas, deberíamos lograr una reducción de peso. Pero no siempre es así.

Y es que la tendencia natural de nuestro cuerpo es quedarse con el peso que tiene, explica en Eldiario.es el divulgador científico Darío Pescador. A esto se le llama homeostasis y es un proceso controlado por el hipotálamo, el centro de control del sistema endocrino del cerebro.

Mujer agarrándose los flancos.

Getty Images
El cuerpo está programado para no perder energía y reacciona cuando estamos a dieta.

¿Por qué? Pues porque al cuerpo no le gusta perder energía, se explica en uno de los últimos videos de SciShow, un canal de Youtube especializado en ciencia y en el que se señalan algunos de los factores que hacen tan difícil perder peso:

Las hormonas

Hormonas como la leptina, que se encuentran en las células grasas del cuerpo, se reducen cuando nos ponemos a dieta.

Un nivel bajo de leptinas en nuestro cuerpo es interpretado por el hipotálamo como inanición, así que este comienza a mandarle señales a nuestro cuerpo de que debe comer más.

Otros órganos también utilizan las hormonas para advertir al cerebro de que no está recibiendo suficiente energía.

El estómago utiliza la grelina, que regula el apetito, para decirle al cerebro que haga mayores ingestas.

Y a su vez, el páncreas reduce la producción de insulina -que regula el azúcar en sangre- y de amilina -que nos aporta esa sensación de saciedad-.

Ilustración con cabeza masculina destacando algunas partes del cerebro.

Getty Images
El hipotálamo, en el centro del cerebro, regula muchas de las funciones de nuestro sistema endocrino.

Todas estas hormonas actúan en conjunto para decirle una cosa cosa al cerebro: tenemos hambre.

La eficiencia energética

Si esto no fuera suficiente, nuestro cuerpo reduce el gasto calórico cuando ve que le aportamos menos energía. Es decir, cuanto menos comemos, más nos cuesta quemar calorías.

Los órganos y los músculos se vuelven más eficientes y gastan menos energía para realizar sus funciones vitales, advertidos por el cerebro de que hay una carencia energética.

También buscan energía de otras fuentes y, en lugar de acudir a las reservas de grasa como desearíamos, extraen su energía de los alimentos que ingerimos durante el régimen. La pérdida de grasa resulta tremendamente complicada.

La memoria del cuerpo

Y si esto no hiciera ya bastante difícil la misión de adelgazar, hay que recordar que nuestro cuerpo también tiene memoria. Y no es algo precisamente bueno a la hora de perder peso.

Hombre joven mirando a un plato con un huevo con cáscara.

Getty Images
Una menor ingesta de calorías no siempre se traduce en una pérdida de peso: hay otros factores que influyen.

A las hormonas les cuesta volver a sus niveles de producción normales una vez has abandonado la dieta, así que incluso cuando estás comiendo regularmente, le siguen diciendo al cerebro que tienen hambre.

¿Cuál es la consecuencia? Que comes más. De ahí se explica mucha veces el temido efecto rebote.

Y también permanece el modo de eficiencia energética. Es como si al haber sometido a nuestro cuerpo a dietas anteriores, lo hubiésemos asustado al restringirle de ciertas calorías y ahora no quisiera arriesgarse a gastar demasiadas.

Así que incluso años después de haber abandonado la dieta, nuestro cuerpo sigue siendo lento a la hora de gastar calorías.

Hay además otros factores como los genes, el tipo de comida o incluso ambientales que pueden influir en la facilidad que tenemos de adelgazar, engordar o mantenernos en nuestro peso.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

La CDMX lanzará campaña de vacunación contra COVID-19 para todas personas adultas rezagadas

Del 3 al 14 de octubre, todas las personas mayores de 18 años a quienes les falte la primera, segunda o tercera dosis, o que quieran aplicarse la cuarta, podrán acudir a unidades de la Secretaría de Salud capitalina o del ISSSTE.
Cuartoscuro
1 de octubre, 2022
Comparte

A partir del lunes próximo, la Ciudad de México lanzará una campaña de vacunación contra COVID-19 para todas las personas adultas rezagadas, anunció este sábado el gobierno capitalino.

El propósito de este despliegue es aumentar la protección de la población en el arranque de la temporada de frío, dijo Eduardo Clark, director de Gobierno Digital de la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP), en una rueda de prensa junto a la secretaria de Salud, Oliva López.

Con la campaña, del lunes 3 al viernes 14 de octubre, todas las personas mayores de 18 años que no tengan primera, segunda o tercera dosis de vacuna contra COVID-19, así como aquellas que quieran una cuarta (segundo refuerzo), podrán acudir por una.

En el caso de la cuarta dosis, Clark dijo que se atenderá a todos los adultos que ya tengan más de cuatro meses desde que recibieron la tercera. Agregó que esta aplicación se recomienda en especial para las personas mayores de 60 años y/o con comorbilidades.

Para esto, se habilitarán 230 puntos de la Secretaría de Salud local (Sedesa), 44 puntos en las Unidades de Medicina Familiar del ISSSTE y el macrocentro de vacunación del Cencis Marina. El horario disponible será de 8:30 a 15:00 horas. La vacuna que se aplicará será la de CanSino.

Vacunación contra la influenza

Clark dijo también que, para reforzar la protección de la población frente a enfermedades respiratorias, quienes vayan como personas rezagadas por alguna dosis de vacuna contra COVID-19 también podrán vacunarse contra la influenza.

Será “al dos por uno”, señaló el funcionario.

Vacunación para niñas y niños

Otro anuncio emitido en la conferencia es que del lunes 3 al viernes 7 de octubre se aplicará la segunda dosis de vacuna a las niñas y los niños de siete años.

Además, en los 55 puntos instalados para la inmunización de este grupo de edad, se podrá atender a las y los de ocho, nueve, 10 y 11 años que se hayan rezagado.

Para las niñas y los niños de cinco y seis años, cuya primera dosis apenas terminó de aplicarse, se deberá esperar a que pase el periodo previsto para que reciban la segunda, dijo Clark.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.