close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lizbeth Padilla

Trabajadores de Clínica Condesa denuncian hostigamiento del sindicato; cada día de paro afecta a 1,500 pacientes

La titular de la institución, Andrea González, denunció que el bloqueo de la Sección 18 del Sindicato se debe a que busca que 18 plazas vacantes se asignen.
Lizbeth Padilla
28 de marzo, 2019
Comparte

Desde hace tres días los servicios de la Clínica Condesa se encuentran paralizados por trabajadores sindicalizados, lo que afecta diariamente de manera directa a 1,500 pacientes. Este jueves su directora, Andrea González Rodríguez, denunció que esta parálisis se debe a la presión del sindicato para obtener las plazas vacantes.

La directora y médicos denunciaron los actos de hostigamiento y violencia de los que han sido víctimas por parte de los integrantes de la Sección 18 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSA).

En conferencia, Gónzalez señaló que desde el lunes entre 8 y 9 sindicalizados impiden la entrada de los directivos y médicos, e incomodan a los usuarios que acuden a la clínica. Denunció que incluso han llegado hasta 50 sindicalizados de otras secciones a apoyar la toma de la institución.

Lee: 12 mil pacientes con VIH Sida se quedan sin atención, sindicato de trabajadores toma la Clínica Condesa

González Rodríguez explicó que actualmente hay 18 plazas de base vacantes por jubilación (8 del 2018 y 10 de este año) y que el sindicato presiona para que el gobierno se las otorgue y ellos puedan repartirlas.

La directora señaló que hay doctores y psicólogos que tienen más de 10 años trabajando bajo esquemas de honorarios “renuevan contrato cada dos o tres meses” sin tener una estabilidad laboral.

Por ello, demandó que la asignación de estas plazas se realice mediante un proceso transparente y tomando en cuenta la antigüedad y el grado académico.

Sobre los actos de intimidación, la directora dijo que por el momento no piensan hacer denuncias, pues consideran que es un “acto de valor” denunciarlo públicamente a través de una conferencia, a la que no solo asistieron los directivos, sino también cerca de 40 trabajadores, eventuales, de honorarios y sindicalizados, éstos últimos que no están de acuerdo o no fueron informados de las acciones de la Sección 18.

Leer: Es discriminatorio que el IMSS exija exámenes de VIH como requisito para contratar médicos: Corte

Al cuestionar a González Rodríguez sobre cuáles son las acusaciones del sindicato y la petición de que ella deje el cargo, señaló que no hay un señalamiento concreto, pues la han acusado de violar los derechos de los trabajadores agremiados; recibir dinero de las organizaciones, o beneficiarse del presupuesto de proyectos.

Sin embargo, dijo, no existen denuncias formales en este sentido.

Representante de organizaciones sociales que trabajan en la Clínica Condesa acusaron que el sindicato ha tenido tenido expresiones homofóbicas, pidieron la salida de las organizaciones, y se oponen a atender a personas trans. “Han pedido que sea una clínica normal”, dijo Alejandro Brito, uno de los integrantes de los grupos de la sociedad civil.

La directora pidió al sindicato dialogar para llegara a acuerdos para poder normalizar el trabajo de la clínica.

Las oficinas de la sección sindical están dentro de la clínica, por ello, el movimiento político dentro de la institución es mayor, lo que ya ha provocado otros episodios en los que los sindicalizados no dejan entrar al personal.

Leer: Pacientes con VIH Sida de Cancún, en riesgo de quedarse sin tratamientos a causa de la violencia y discriminación

La Clínica Condesa ofrece diariamente un promedio de mil consultas con médicos especialistas, médicos generales, salud mental, salud bucal, ginecología y consejería; muchos pacientes acuden sin cita programada o por urgencia.

Pacientes denuncian malos tratos

Usuarios se manifiestan en la entrada de la Clínica Condesa sin impedir el paso a los usuarios o funcionarios de la misma.

Rodrigo Jiménez, usuario de la clínica, exigió respeto a la confidencialidad de los datos personales de los pacientes. En noviembre de 2018, acudió a este lugar a realizarse unas pruebas y sin autorización la coordinadora informó a su mamá de los trámites que estaba realizando.

Por este hecho presentó una queja ante la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, para que Andrea González explique por qué entregó sus datos.

Mientras que Norma Muro dijo que las mujeres transgénero se les discrimina y se les obliga a realizarse pruebas de VIH y Hepatitis C, cuando sólo vienen a la clínica para recibir las hormonas que necesitan.

Denunció que constantemente se les cambian de marca y calidad los fármacos que requieren, además de que se ha vuelto costumbre que en las consultas psicológicas manden a llamar al personal de vigilancia.

“Nuestro expediente lo leen enfrente de ellos, la consulta nos la dan con ellos presentes y si una usuaria tiene ansiedad la califican de violenta y todo es pretexto para que siempre haya terceros en la consulta; si nos quejamos amenazan con quitarnos el servicio”, subrayó.

Representantes de organizaciones civiles como Indpira, mencionaron que esta situación afecta la prestación de servicios, ya que si bien hay consulta para los usuarios con expediente no se están haciendo pruebas rápidas ni atendiendo nuevos casos.

Con el fin de paliar esta situación se envía a las instalaciones de la organización a los usuarios que buscan la prueba rápida, además de que se organizaron para brindar apoyo de transporte a quienes necesitan surtir su receta.

En tanto que la coordinadora de los módulos de Derechos Humanos de Letra S, Yessica Anais, dijo que seguirán apoyando a los usuarios como intermediarios y para tratar de solventar las necesidades que ahora tienen como es que se les proporcione el medicamento.

 

Con información de Notimex.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Reuters

Justin Trudeau: la foto "racista" de su pasado por la que el primer ministro de Canadá tuvo que pedir disculpas

El primer ministro de Canadá aseguró estar "profundamente arrepentido" tras la publicación de una imagen de hace casi 20 años en la que aparece pintado de negro.
Reuters
19 de septiembre, 2019
Comparte

Justin Trudeau nunca pensó que una fotografía de su juventud acabaría saliendo a la luz pública y poniéndolo en el ojo del huracán casi 20 años después.

La imagen, publicada este miércoles por la revista Time, muestra al primer ministro de Canadá con la cara y manos pintadas de negro en una fiesta de disfraces rodeado de cuatro mujeres.

La foto corrió como la pólvora y llevó al propio Trudeau, quien buscará su reelección en las elecciones de octubre, a calificarla de “racista” y asegurar que estaba “profundamente arrepentido”.

Ante preguntas de los medios, explicó que en el año 2001 posó disfrazado de Aladino durante una fiesta basada en “Las mil y una noches” en la prestigiosa escuela privada de West Point Grey de Vancouver, donde trabajaba como profesor.

En la imagen aparece sonriente, vestido con ropajes orientales y un turbante en la cabeza. Trudeau, quien entonces tenía 29 años, es el único en la foto que tiene la piel oscurecida.

“No lo debería haberlo hecho. Debí haber sabido que no era adecuado, pero lo hice y realmente lo siento”, declaró Trudeau, quien subrayó que no lo consideró “racista en su momento”.

Trudeau también reconoció a los periodistas que esta no fue la única ocasión en la que se disfrazó y se “maquilló” como una persona negra.

“Cuando estaba en la escuela secundaria me disfracé en una actuación en la que canté ‘Day-O’ con maquillaje”, explicó.

Polémica

La foto causó una gran polémica en Canadá, donde el 21 de octubre se celebran elecciones generales y Trudeau intentará ser reelegido como primer ministro.

Pese al revuelo causado, el mandatario se negó a contestar si creía que debería presentar su dimisión después de que varios candidatos a diputados para las próximas elecciones renunciaran tras descubrirse posiciones racistas en antiguos mensajes de sus redes sociales.

Trudeau

Reuters
Ante preguntas de los medios, Trudeau se negó a responder si debería presentar su dimisión tras la publicación de la polémica foto.

Andrew Scheer, líder de la oposición conservadora en Canadá, dijo que la imagen era racista en 2001 y lo es ahora.

“Lo que los canadienses han visto es a alguien con una falta total de juicio e integridad y a alguien que no está en condiciones de gobernar este país”, dijo.

Por su parte, el líder del Nuevo Partido Demócrata, Jagmeet Singh (quien es de origen sij y siempre viste con un turbante), dijo que la imagen era “preocupante” e “insultante”.

“Cada vez que vemos personas pintándose la cara de negro o marrón, se están burlando de alguien por lo que vive y por sus experiencias vividas”, declaró.

Hombre con la cara pintada de negro

Reuters
Que un blanco se pinte la cara de negro, aunque sea como parte de un disfraz, es considerado en EE.UU. y Canadá como algo sumamente racista.

El Consejo Nacional de Musulmanes Canadienses también mostró su más profundo rechazo por la imagen.

“Ver al primer ministro con la cara marrón/negra es profundamente triste. Pintarse la cara es reprobable, y recuerda una historia de racismo y una mitología orientalista que es inaceptable”, dijo su director ejecutivo Mustafa Farooq.

“Blackface”

La imagen fue especialmente criticada por estar protagonizada por Trudeau, quien ha hecho de las políticas progresistas y a favor de la igualdad uno de sus estandartes.

Las encuestas de opinión indican que las elecciones del próximo mes de octubre serán un objetivo difícil para el actual primer ministro, quien busca ser elegido para un segundo mandato.

No es la primera vez que un político se ve envuelto en una polémica similar. Ralph Northam, gobernador de Virginia en EE.UU., admitió haberse pintado de negro en el pasado para emular a Michael Jackson.

Pintarse la cara de negro o marrón, conocido en inglés como blackface o brownface, es considerado en EE.UU. y Canadá una práctica sumamente racista por invocar una época de discriminación y creerse que fomenta estereotipos y ridiculiza a la población de color.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Apaj3Vm02iM

https://www.youtube.com/watch?v=Njfcpcwz9uo

https://www.youtube.com/watch?v=gDmHB8hPS8s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.