Ni un paso atrás en los derechos, demandan mujeres; primero el combate a la corrupción, responde el presidente
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Claudia Ramos

Ni un paso atrás en los derechos, demandan mujeres; primero el combate a la corrupción, responde el presidente

Durante un desayuno con 500 mujeres en Palacio Nacional, el presidente afirmó que combatiendo la corrupción y la deshonestidad llegará el bienestar para todas y que las mujeres no necesitan organizaciones para conquistar sus derechos.
Claudia Ramos
Por Claudia Ramos @malamadremx
8 de marzo, 2019
Comparte

Integrantes del Consejo Social del Instituto Nacional de las Mujeres extendieron su manta justo frente al presídium, a la vista del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Empezaban los discursos por la conmemoración del Día Internacional de la Mujer en el patio central de Palacio Nacional. Nadine Gasman, titular del INMUJERES, ya había hablado de la igualdad sustantiva y de cómo el gobierno trabajará para combatir las desigualdades de género.

Tocaba el turno a la ovacionada senadora Martha Lucía Mícher, aplaudido contrapeso a su cuestionada compañera de bancada Lilly Téllez, que en la cámara alta protagonizó un zipizape por su posición contraria a la despenalización del aborto. Mícher advertía que como “guerrera insistencialista” que es ya no permitirá “techos de cristal, pisos resbalosos, ni escaleras rotas”, cuando las 10 mujeres que aguardaban se pararon frente a la fuente: “Sr. Presidente. La transformación que el país necesita se construirá también con las mujeres que desde la sociedad civil estamos comprometidas con la igualdad, el desarrollo de la justicia y los derechos humanos”.

Las manifestantes respondían así a la reiterada crítica del presidente en contra de las organizaciones de la sociedad civil, y a la decisión de suspenderles la transferencia de recursos públicos que ya tuvo su primer saldo con la cancelación del Programa de Estancias Infantiles.

El mensaje llegó también para las 500 invitadas y algunos invitados al desayuno presidencial, la mayoría con un origen en las organizaciones de la sociedad civil, el activismo y la academia. Ahí estaban Alicia Loza, del Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad (CONADIS), y Katia D’Artigues, periodista y activista de los derechos de las personas con discapacidad, a quienes más tarde funcionarios de presidencia confirmarían que el Consejo desaparece y con ello la política pública transversal en la materia.

También tomaron nota de la protesta Ana Pecova, directora de la organización feminista EQUIS Justicia para las Mujeres; Silvia Giorguli, presidenta de El Colegio de México; Rosa María Torres Hernández, rectora de la Universidad Pedagógica Nacional; María Luisa Díaz de León, de la CEPAL; Belén Sáenz, de ONU Mujeres; Leticia Bonifaz, quien a decir de muchas debió estar en la terna para magistrada de la Suprema Corte; la senadora de Movimiento Ciudadano, Patricia Mercado, y hasta el titular de SIPINNA, Ricardo Bucio, entre muchas más.

Quien pareció no tomar nota fue el presidente. Después de las intervenciones de la niña talento, Ana Regina Flores, y la ciudadana de “un sector popular urbano”, Rosalba Velázquez Triguero, dirigió un mensaje en ausencia de su esposa Beatriz Gutiérrez Müller, quien organizó su propio evento con mujeres presas en Tepepan. López Obrador dijo a quienes llamó las representantes de las mujeres de México que los movimientos feministas y de derechos humanos contribuyeron a mantener el régimen autoritario, “porque veían el árbol, pero no el bosque”. Porque “cada quien se ocupaba de su movimiento”.

“Para mantener al régimen opresor, se empezaron a hablar de las nuevas políticas públicas (…) Y se polarizó mucho, se fraccionó, se convirtió la política en un asunto gremial. Y era el movimiento feminista y es el movimiento de equidad de género y el movimiento para la defensa de los derechos humanos y el movimiento obrero y el movimiento campesino y así todos los movimientos. Y eso permitía que se mantuviese el régimen autoritario, porque cada quien se ocupaba de su movimiento”.

El presidente arengó ante sus invitadas que durante el régimen anterior “se avanzaba en analizar la realidad, pero no se apostaba por transformarla”. Que había “cofraternidad en la causa específica, pero cuando se trataba de enfrentar a los opresores, a la mafia del poder, ahí ya era otra cosa”.

Pero entonces su triunfo “logró unir todas las causas” y les pidió que así continúe, para combatir la corrupción “como asunto prioritario” del país. Se dijo convencido de que sólo así se acabará la desigualdad social y económica, la pobreza, el abandono y la discriminación.

“Vamos a darle a ese propósito la prioridad que se necesita; y luego, o al mismo tiempo, el derecho de las mujeres y el derecho a la libre expresión de las ideas y el derecho al bienestar, el derecho a vivir y ser feliz en un país como el nuestro”.

Y les presumió que como ya se está combatiendo la corrupción, se están liberando recursos que durante los dos primeros meses del año permitieron la entrega de pensiones a los adultos mayores, de los cuales 4 millones son mujeres que recibieron el doble de lo que antes recibían: 2,550 quinientos pesos. Y qué decir de las becas a las jóvenes de preparatoria y los créditos a la palabra a las mujeres con las tandas del bienestar, “porque ellas son más responsables que los hombres”.

A estas alturas del discurso, un grupo de legisladoras y activistas encabezadas por la diputada de Movimiento Ciudadano, Martha Tagle, se plantó frente al presidium, tapándole la vista a medio gabinete instalado en primera fila, entre ellos el secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo; el de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, y el consejero jurídico, Julio Scherer.

“Ni un paso atrás por los derechos de las mujeres”, demandaba su manta de protesta, mientras el presidente afirmaba que no puede pronunciarse contundentemente por alguna causa, tema o asunto, así fueran los de las mujeres que lo convocaba este 8 de marzo, porque ahora el movimiento “es democrático”.

Hoy, dijo, “representamos a todas y a todos los ciudadanos, de todas las corrientes del pensamiento, de todas las religiones, a mujeres creyentes y no creyentes, a todas y a todos”. Entonces reiteró lo que ya había dicho en campaña, que ante un tema polémico “se va a ir a la consulta, a la democracia, para no imponer nada”, mientras algunas mujeres dejaron escapar gritos de protesta y expresiones de inconformidad generados por la convicción de que los derechos de todos en general, y de las mujeres en particular, no se consultan.

“Nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho”, seguía el presidente, mientras la vecina de mesa de esta reportera mascullaba sobre cómo se puede ser respetuoso de las libertades “cuando le tienes que consultar a alguien más si puedes ejercer tus derechos humanos”.

López Obrador dio por zanjado el tema con la convicción de estar cumpliendo con las mujeres al integrar un gabinete paritario, igual que cuando fue jefe de gobierno de la Ciudad de México. “O sea, no es un asunto de ahora, es de siempre, tengo un profundo respeto a las mujeres”.

Un exhorto final, por si no quedó claro. “Además, no es un asunto de otorgar derechos. Las libertades no se imploran, se conquistan. Y ustedes ya saben lo que tienen que hacer; es más, tienen muchísimo más fuerza, sí, sí, tienen más decisión, más fuerza que cualquier otra organización”.

Legisladoras y mujeres activistas protestantes aprovecharon la salida de López Obrador para subir al presídium a tomarse la foto y saludar a las mujeres del gabinete paritario. Entre preocupadas y esperanzadas intercambiaron sonrisas con la feminista secretaria Olga Sánchez Cordero y selfies con la titular del INMUJERES. Finalmente enrollaron sus mantas y ajustaron sus paliacates verdes, con la convicción de que a pesar del triunfo de un gobierno que se dice de izquierda esta lucha no se ha acabado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El país que con solo 12 camas con oxígeno se enfrentó al COVID y logró contener la pandemia

Con solo siete médicos por cada 100 mil habitantes, Senegal ha sido elogiado por su manejo de la epidemia de coronavirus.
8 de octubre, 2020
Comparte

A pesar de tener solo siete médicos por cada 100.000 habitantes, Senegal se ha ganado no pocos elogios por su manejo de la pandemia de coronavirus. Mayeni Jones y Naomi Scherbel-Ball, de la BBC, analizan cómo este país africano logró mantener a raya a la covid-19.

“Cuando llegó el primer caso, estábamos muy ansiosos y yo me enojé porque era un caso importado”, cuenta la doctora Khardiata Diallo, quien coordina el centro de tratamiento epidémico del Hospital Fann en la capital, Dakar.

“Nos preocupaba la falta de equipamiento para tratar el coronavirus, había solo 12 camas con suministro limitado de oxígeno para todo el país“.

Los médicos del Hospital Fann ahora pueden monitorear a los pacientes usando cámaras, como medida para minimizar el contacto.

BBC
Los médicos del Hospital Fann ahora pueden monitorear a los pacientes usando cámaras, como medida para minimizar el contacto.

Eso fue a finales de febrero, cuando un ciudadano francés regresó a Dakar, después de unas vacaciones en un centro de esquí, con fiebre, dolor de garganta y dolor de cabeza.

Fue el primer caso de covid-19 en Senegal y el segundo caso reportado en África subsahariana.

Diallo, que formó parte del equipo que trató el único caso de ébola del país durante el brote que afectó a África occidental en 2014 y tiene experiencia en brotes de cólera en los últimos 15 años, sabía que debían actuar rápido para contener la pandemia.

Tests gratuitos las 24 horas

Sus colegas del prestigioso Instituto Pasteur de Dakar, que en febrero fue uno de los dos laboratorios de África que podían realizar pruebas de coronavirus, capacitaron a personal de decenas de otros países sobre cómo realizar las pruebas.

Ibrahima Diop, quien contrajo coronavirus en Senegal en abril.

BBC
Ibrahima Diop fue primero diagnosticado y tratado por malaria cuando contrajo el nuevo coronavirus en abril.

En abril, 43 países del continente africano podían diagnosticar covid-19 de manera efectiva.

Hoy en día, el laboratorio en Dakar funciona las 24 horas y las pruebas se han extendido por todo el país.

Los tests para aquellos que tienen síntomas son gratuitos y los resultados se obtienen en ocho horas.

Si bien ha habido preocupaciones sobre el bajo número de pruebas en todo el continente, el Centro Africano para el Control de Enfermedades está apoyando a los países para aumentar los niveles de testeo y hay esperanzas de que los kits de diagnóstico baratos puedan ayudar.

El Instituto Pasteur ha sido crucial en este esfuerzo, ya que su virólogo jefe, Amadou Sall, se asoció con la firma británica Mologic para desarrollar dos kits de prueba caseros:

  • Uno para probar si alguien tiene el virus actualmente, similar a las pruebas PCR de laboratorio
  • El otro para comprobar si alguien ha desarrollado anticuerpos contra el coronavirus de una infección anterior

La fabricación de la prueba de anticuerpos ya comenzó y deberían lanzarse en las próximas semanas, explica Sall.

Funcionará como un test de embarazo, con un costo cercano a US$1 y con resultados en solo 10 minutos.

Mientras, la prueba para determinar si alguien tiene coronavirus se ha retrasado y está siendo validada por la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool, pero hay esperanzas de que aún esté disponible antes de fin de año.

Un mayor nivel de pruebas también deberían ayudar a realizar diagnósticos tempranos.

Gente con mascarilla en un autobús en Dakar.

BBC
El uso de mascarillas es obligatorio en Dakar.

Ibrahima Diop, de 29 años y quien trabaja en un call center en Dakar, se enfermó en abril y fue tratado inicialmente por malaria.

Ante la insistencia de su madre, quien trabajaba en un hospital, fue a que le hicieron la prueba y le diagnosticaron coronavirus, junto con 60 de sus colegas. Recibió rápidamente tratamiento y fue dado de alta del hospital en una semana.

Su caso mostró la necesidad de que las personas se realicen pruebas en un país donde los síntomas pueden confundirse fácilmente con la malaria, algo que las autoridades han enfatizado durante sus sesiones informativas televisadas diariamente sobre el coronavirus.

Cantar para combatir el virus

Un índice de respuesta global a la covid-19 de la revista Foreign Policy otorgó a Senegal la puntuación más alta posible por su estrategia de comunicación, a la que se unieron los mejores músicos del país para informar a la gente.

En abril, se juntaron para lanzar Daan Corona, que significa “Derrotar al coronavirus” en wolof, el idioma local.

En la canción, el famoso músico senegalés Youssou Ndour pide a la gente que se quede en casa y se lave las manos.

https://www.youtube.com/watch?v=qwT19-up78M


También hay coloridos murales en la universidad más antigua de Senegal que muestra a los estudiantes las técnicas adecuadas para evitar la transmisión del coronavirus.

En algunas áreas se instalaron lavabos públicos para que la población pueda lavarse las manos.

En los primeros días de la pandemia, se implementaron otras medidas preventivas, incluida la declaración del estado de emergencia, el cierre total de las escuelas y un toque de queda nocturno.

Los restaurantes, supermercados y bancos se apresuraron a introducir controles de temperatura en sus entradas.

Mural en Dakar de un hombre tosiendo en su codo.

BBC
Murales en Dakar muestran los métodos para evitar la propagación del virus.
Lavabos públicos en Dakar.

BBC
Los lavabos públicos se ven en varias calles de Dakar para que la gente pueda lavarse las manos.

Si bien algunas de esas medidas fueron levantadas, en las calles de Dakar las mascarillas siguen siendo obligatorias, una regla que se introdujo ya en abril.

Hoy en día, las 14 regiones de Senegal están equipadas para tratar a pacientes con coronavirus.

En la sala para los enfermos graves de coronavirus del Hospital Fann de Dakar, Oumar Kane monitorea a su último paciente con coronavirus que depende de un respirador.

El hombre de 58 años ha sido tratado allí durante poco más de una semana, y es diabético.

Para minimizar el contacto, las cámaras de la sala se conectan a una pantalla fuera.

Anuncio de la hermandad musulmana Mouride en el que le pide a la población que use mascarillas.

BBC
La popular hermandad musulmana Mouride le pide a la población que use mascarillas.

Pero en marzo, cuando los casos en Senegal comenzaron a aumentar, el doctor Kane recuerda una situación muy diferente.

“El problema era que solo teníamos 10 camas con respiradores y había momentos en que recibíamos llamadas pidiendo una cama pero no podíamos recibir al paciente”, recuerda.

“Esa demanda continuó durante unas tres semanas, hasta que se equiparon otros hospitales”.

El número de casos diarios registrados ha ido disminuyendo desde mediados de agosto.

Senegal, que tiene una población de 16 millones de personas, solo había registrado hasta esta semana 15.000 casos positivos y poco más de 300 muertes.

Su estrategia para contener el virus se ha adaptado y muchos pacientes con síntomas leves ahora son tratados en casa, con personal médico monitoreando su estado de forma remota desde el hospital y entregando medicamentos.

El desafío de la peregrinación musulmana

Cuando los vuelos internacionales reabrieron en julio, existía la preocupación de que hubiera un aumento en los casos.

Senegal, como muchos otros países africanos, ha pedido a los visitantes que presenten una prueba negativa fechada no más de una semana antes del viaje.

A su llegada, se toma la temperatura de los pasajeros.

En la tumba del fundador de la hermandad Mouride se suelen concentrar grandes concentraciones durante la peregrinación de Grand Magal.

AFP
En la tumba del fundador de la hermandad Mouride se suelen concentrar grandes concentraciones durante la peregrinación de Grand Magal.

Estas medidas parecen haber funcionado, como muestra el bajo número de casos importados.

Se espera que esta semana cuatro millones de personas asistan a la fiesta anual más grande del país, el Grand Magal de Touba.

Es una peregrinación histórica a Touba, que se encuentra a 190 km al este de Dakar y es el hogar espiritual de la hermandad musulmana Mouride.

Los peregrinos hacen cola durante horas en las calles de la ciudad para llegar a la Gran Mezquita y al mausoleo del fundador de la hermandad.

Si bien los carteles alrededor de la capital muestran al líder de la comunidad pidiendo a sus seguidores que usen mascarillas, reunir a un número tan grande de fieles en un solo lugar será una prueba crucial cuando el país busca mantener el progreso logrado.


Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0MknUIeXFIg

https://www.youtube.com/watch?v=RaH9rA2Kdxw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.