Desplazados de Guerrero cumplen 14 días frente a Palacio Nacional; los niños empiezan a enfermar
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Desplazados de Guerrero cumplen 14 días frente a Palacio Nacional; los niños empiezan a enfermar

En el campamento no tienen agua, ni comida, por lo que entre todos cooperan para la compra de alimentos, en tanto que algunos contingentes salen hacia la caseta de cobro de Tlalpa en la carretera México-Cuernavaca para hacer trabajo de boteo.
Cuartoscuro
Por Notimex
3 de marzo, 2019
Comparte

María, quien vivía en la comunidad de Filo de Caballos, en el municipio de Leonardo Bravo en el estado de Guerrero, llegó hasta Palacio Nacional donde una veintena de niños corre a la improvisada cocina para pedir su desayuno en este campamento.

Ella tiene dos hijos adolescentes y no quiere que sean captados por grupos que tienen tomadas algunas localidades de la cabecera municipal de Chichihuaulco, razón por la cual desde hace cuatro meses sacó unas mudas de ropa y dejó su casa y todas sus pertenencias para huir de la violencia; “desde noviembre del año pasado todo eran balaceras”, dijo.

Lee: Desplazados de Guerrero acusan que el gobierno federal no tiene una estrategia para ayudarlos

Mientras, en el campamento, algunas mujeres preparaban afanosas huevo con frijol, calientan tortillas y distribuyeron alimentos a los niños que ya jugaban desde temprano en el suelo, así como a los padres de éstos, quienes buscan ayuda del gobierno federal para resolver su situación.

En respuesta, personal del subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas, se acercó el viernes pasado a los desplazados a quienes les aseguró que el próximo lunes 4 de marzo tendrían una respuesta.

En el campamento no tienen agua, ni comida, por lo que entre todos cooperan para la compra de alimentos, en tanto que algunos contingentes salen hacia la caseta de cobro de Tlalpa en la carretera México-Cuernavaca para hacer trabajo de boteo y recaudar algunos fondos.

Desplazados de Guerrero esperan frente a Palacio Nacional audiencia con López Obrador

En el campamento hay 300 personas, alrededor de 60 son niños y con el paso de los días su salud se ve afectada; ya empiezan con infecciones en los ojos y en garganta, al final todo el día están a la intemperie, en las mañanas se suelta el frío y en las tardes el calor excesivo, explicó María.

Añadió que también hay ancianos y personas con enfermedades crónicas, incluso el lunes pasado casi nace un bebé en el campamento, luego de que su madre había llegado al lugar y comenzó a sentir contracciones, por lo que fue llevada a un hospital para dar a luz.

Pese a estas condiciones, María aseguró que esperará a los pies de Palacio Nacional hasta que el presidente Andrés Manuel López Obrador les dé una respuesta, además al igual que los demás desplazados ya cuenta con un documento en el que solicita vivienda digna para su familia.

Te puede interesar: Gobierno de Guerrero omite dar solución a desplazados por violencia; pedirán ayuda federal

En dicho documento también solicitan mejorar las condiciones de salud y educación debido a que los niños llevan al menos dos semestres sin clases formales, así como seguridad permanente para después del repliegue de los comunitarios, “corremos riesgo de que vuelvan a entrar si nos dejan solos”.

En el campamento habitan de manera temporal aproximadamente 61 familias, la mayoría fueron desplazadas por la violencia y esperan recibir algún apoyo para rentar viviendas mientras pueden volver a sus hogares, ya que por el momento es imposible debido a la violencia que se vive en sus comunidades.

Las localidades afectadas son un paso de acceso a mineras; se trata de un corredor que va de Casa Verde a Corralitos, el único acceso al municipio de Heliodoro Castillo y los grupos comunitarios violentaban a las familias por tener libre acceso; “estuvieron constantemente balaceando nuestros pueblos, ellos querían ese acceso, ya lo tienen, no se conformaron con eso, balacearon casas, las abrieron, robaron, se llevaron todo.

“Quedarme en Filo de Caballos es estar obligada a hacer lo que ellos digan, nos obligaron a irnos, llegaron con la balacera, ya no me dio tiempo de nada”, recordó sobre lo que la motivó el 11 de noviembre del año pasado a dejar su hogar, junto con su familia y otras tantas, que esperan volver a sus casas.

En el campamento esperan los desplazados de la Sierra de Leonardo Bravo y Zitlala, con habitantes de las comunidades de Morros, Campo de Aviación, Filo de Caballos y Tres Cruces, “nosotros queremos regresar a nuestros pueblos, ahí nacimos, ahí crecimos, ahí tenemos a nuestras familias, nuestros hijos, ahí tenemos todo”.

Desplazamiento forzado: el saldo oculto de la guerra

Bartolo Hernández, quien viene de la comunidad de Tres Cruces del municipio de Eduardo Neri, señaló que los mismos que desplazaron a los de las otras comunidades también lo hicieron con su familia, “a la brava, porque llegan balaceando por donde quiera y si no te matan”.

Rememoró que a uno de sus hijos, Gilberto, de 18 años, se lo llevaron el 15 de diciembre pasado, y hasta ahora todavía no sabe su paradero.

“Se sabe que ya han tomado las casas, incluso viven ya en nuestros hogares”, señaló con coraje, tras mencionar que a su esposa la golpearon y ahora solo quiere regresar a su casa para volver a verla.

“Yo quisiera que el gobierno nos apoyara para regresar a las comunidades, apoyo para que el gobierno desaloje a estas gentes de nuestros territorios, yo lo veo fácil, es cuestión de que López Obrador dé la orden de que los desalojen, el conflicto no es de unos meses, es de muchos años”, refirió.

“Ya no nos van a dejar entrar hasta que llegue el gobierno y los desaloje, si ahorita, el lunes, me siguen dando largas yo me voy, ya no me quiero quedar más, mi hijo no lo encuentro, no sé si ya está muerto, a ver cómo le hago no tengo recursos, pero yo quiero seguir buscándolo.

“Yo no soy delincuente pero si no nos resuelven nos vamos a volver, vamos para tres meses, cuatro meses pidiendo el desalojo, es complicado que nos sigan dando largas”, expresó con indignación.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué tanto contamina el bitcoin, la moneda que consume más electricidad que Finlandia, Suiza o Argentina

La minería del bitcoin utiliza gigantescas cantidades de energía para mantener funcionando servidores que trabajan día y noche en busca de la divisa digital. Pero.... ¿proviene toda esa energía de combustibles fósiles?
22 de febrero, 2021
Comparte
Bitcoins

Getty Images
En las últimas semanas el precio del bitcoin ha llegado a máximos históricos.

Si el bitcoin fuera un país, consumiría más electricidad al año que Finlandia, Suiza o Argentina, según un análisis del Centro de Finanzas Alternativas de la Universidad de Cambridge (CCAF, por sus siglas en inglés).

Eso ocurre porque el proceso de “minar” la criptomoneda -utilizando gigantescos servidores que no cesan de trabajar- consume mucha energía.

Según los investigadores, la minería de bitcoins utiliza cerca de 121,36 teravatios-hora (TWh) de electricidad al año, un récord que provoca un fuerte impacto en el medioambiente y supera a una larga lista de países.

El tema volvió al debate luego que Elon Musk, a través de su empresa de autos eléctricos Tesla, reportó la compra de US$1.500 millones en bitcoin, disparando el precio de la divisa y encendiendo críticas por la contaminación que genera.

Esta última subida del precio del bitcoin -que ha seguido una meteórica tendencia alcista en los últimos meses- le ha dado nuevos incentivos a los mineros de la divisa para hacer funcionar más y más ordenadores con el objetivo de generar más criptomonedas.

A medida que sube el precio del bitcoin, sube el consumo de electricidad, dice Michel Rauchs, investigador del CCAF, donde crearon una herramienta en línea que permite hacer este tipo de cálculos.

“Realmente es por su diseño que el bitcoin consume tanta electricidad”, le explica Rauchs a la BBC. “Esto no es algo que cambiará en el futuro, a menos que el precio de bitcoin baje significativamente”.

Los investigadores trabajan con el Índice de Consumo Eléctrico del Bitcoin de Cambridge (CBECI, por sus siglas en inglés), el cual provee estimaciones en tiempo real sobre cuánta electricidad consume la generación de la divisa.

El bitcoin usa más energía que Argentina. Si el bitcoin fuera un país, estaría entre los 30 países que más utilizan energía en el mundo. Uso nacional de energía en teravatios-hora (TWh).

Este índice funciona con base en un modelo que asume que las máquinas utilizadas para minar en el mundo funcionan con distintos niveles de eficiencia.

Siguiendo la relación entre un precio promedio de electricidad por kilovatio hora (US$0.05) y la demanda de energía de la red bitcoin, la herramienta estima cuánta electricidad se consume en un momento dado.

“El bitcoin es anti eficiente”, dice David Gerard, autor del libro “Attack of the 50 Foot Blockchain”.

“Es muy malo que toda esta energía se desperdicie literalmente en una lotería”.

¿Por qué el bitcoin consume tanta electricidad?

Las máquinas dedicadas a “minar” o extraer bitcoins, son ordenadores especializados que se conectan a la red de criptomonedas.

Su trabajo es verificar las transacciones realizadas por las personas que envían o reciben la divisa, en un proceso que implica resolver complejos acertijos matemáticos.

Granja de minado en Islandia.

Getty Images
Los lugares donde se ha ce la minería del bitcoin consumen gigantescas cantidades de electricidad.

Como recompensa, los mineros ocasionalmente reciben pequeñas cantidades de bitcoin en lo que a menudo se compara con una lotería.

Para aumentar las ganancias, los mineros conectan una gran cantidad de computadores, con el objetivo de aumentar sus posibilidades de conseguir bitcoin.

Y como los computadores trabajan casi día y noche para completar los rompecabezas, el consumo eléctrico es muy alto.

El consumo eléctrico vs la huella de carbono

Existe una gran diferencia entre el consumo de energía y la huella de carbono, argumenta Nic Carter, socio fundador de la firma de capital de riesgo Castle Island Ventures, especilizada en el sector de blockchains (cadenas de bloques).

“Si miramos solamente el consumo de energía no estamos contando toda la historia”, le dice a BBC Mundo.

hOMBRE MINANDO BITCOINS

Getty Images
En las provincias chinas de Sichuan y Yunnan los mineros del bitcoin utilizan energía hidroeléctrica excedente.

Aunque es cierto que la mayor parte de la electricidad se produce a partir de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo o el gas -que son altamente contaminantes- también se utilizan energías renovables (como la hidroeléctrica o la eólica) o energía nuclear.

Entonces, si bien importa el nivel de consumo de electricidad, también hay que tomar en cuenta cómo se genera aquella electricidad, apunta Carter.

Por ejemplo, señala, hay mineros en China que aprovechan la energía hidroeléctrica excedente en las represas. Si no la usaran, esa energía simplemente se perdería.

Eso explica por qué la minería del bitcoin se ha expandido tanto en las provincias de Sichuan y Yunnan.

Otro caso ocurre cuando algunos mineros capturan el metano descargado o quemado (que es un subproducto de la extracción de petróleo) y lo utilizan para generar la electricidad que requieren sus computadoras.

sÍMBOLO DE BITCOIN EN VITRINA

Getty Images
“Es muy malo que toda esta energía se desperdicie literalmente en una lotería”, dice David Gerard.

Muchos activistas consideran que esos ejemplos son casos puntuales que no le quitan la responsabilidad ambiental a la industria del bitcoin.

De todos modos, Carter advierte que la minería del bitcoin se acabará en unos años, puesto que el sistema fue diseñado de tal manera que los acertijos matemáticos que resuelven las computadoras llegarán a su fin.

“Este proceso está completado en un 88%, apunta, lo que en la práctica significa que cada vez se hace más difícil seguir minando.

Sin embargo, en la medida que el precio siga disparándose, es probable que el consumo energético también aumente.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Nkdrq_AVABk&t=5s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.