close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo / Cuartoscuro

Irene: después de los 26, el cortometraje que retrata la desigualdad racial, de género y de clase

Las realizadoras Alhelí Hipólito López y Yareli Hernández Blas realizaron un trabajo audiovisual que retrata la compleja situación de Irene Cruz y su familia, luego que Irene fuera víctima de una negligencia médica que la dejó en estado vegetativo tras dar a luz a su primogénito.
Archivo / Cuartoscuro
Por Alhelí Hipólito López y Yarelí Hernández Blas
8 de marzo, 2019
Comparte

“Irene podrías ser tú…” es una de las premisas del cortometraje animado titulado “Irene, después de los 26”, el cual narra la historia de Irene Cruz, una mujer indígena que a sus 26 años, al dar a luz a su primogénito, sería víctima de una negligencia médica que la dejaría en estado vegetativo.

Las realizadoras, Alhelí Hipólito López y Yareli Hernández Blas, nos dimos a la tarea de generar un trabajo audiovisual que retratara la compleja situación por la que atravesó Irene y su familia, y que esta pudiera ser respetuosa, sensible y segura, de manera que el caso nos pemitiera mostrar cómo funciona el racismo institucional y cuál es el papel funcional de un sistema de jerarquización de la sociedad que inferioriza sujetos y refuerza privilegios de élites y burocracias sociales.

Lamentablemente, en nuestro país hay cuerpos que importan y cuerpos que no. Sin embargo, hemos interiorizado tanto que nos parece “normal” y hasta “natural” que personas en condiciones de marginación y pobreza pasen por situaciones como la de Irene, sin cuestionarnos que somos parte de un sistema de desigualdad racial, de género y de clase, que cualquiera de nosotras podría ser Irene.

Por ello, en el Día Internacional de la Mujer hemos decidido difundir el material a través de redes sociales con el fin de visibilizar las desigualdades que padecen las mujeres en contextos indígenas, ya que en los últimos dieciseis años casos como el de Irene se han multiplicado en el país, a pesar de que el presupuesto para los servicios de salud pública han incremenado significativamente. En Oaxaca continuamos en promedio con un médico(a) por cada 1,911 habitantes.

Irene | Después de los 26 from Ndo Bxiaj on Vimeo.

Elegimos el marco del 8 de marzo porque es el día en que las demandas de las mujeres cobran fuerza y presencia en todos los espacios públicos y de toma de decisión, que deseamos que pueda ser un material útil en los distintos espacios, que permita enunciar y denunciar para que casos como el de Irene no se vuelvan a repetir.

El proyecto se desprende de la investigación “Gente sin importancia: el racismo institucional en el acceso a la salud en México”, realizada por Mónica Moreno Figueroa y Juan Carlos Martínez Martínez, profesores investigadores de la Universidad de Cambridge y del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social-Unidad Pacífico Sur, respectivamente.

Cabe señalar que este trabajo audiovisual contó con un equipo de mujeres quienes intentamos darle vida al paradógico caso de Irene Cruz. En la producción y realización del video, destacan las ilustraciones de Gabriela Hernández, en la animación Elena Ramírez Jarquín y Yareli Hernández, y el guión de la pluma de la zapoteca Alhelí Hipólito.

Para ver, compartir y mostrar este cortometraje, te dejamos los siguientes enlaces: en español aquí y en inglés acá.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

6 de los inventos más graciosos de la historia

A lo largo de la historia, la imaginación humana nos ha regalado una estela de inventos "extraños". Muchos de ellos no llegaron a tener éxito, y a veces no es tan raro adivinar por qué. Hacemos un recuento de algunas divertidas creaciones.
21 de diciembre, 2019
Comparte

Dicen que el ingenio humano no tiene límites, pero si le sumamos sentido del humor la mezcla es explosiva… y a veces hasta absurda.

Termina un año que estuvo dominado por la “revolución digital” y la omnipresencia de las redes sociales -¿todavía hay gente que no conozca Instagram?- en nuestras vidas.

Cada vez nos cuesta más concebir el mundo sin internet. Pero hace décadas, mucho antes de que los teléfonos fueran inteligentes y la realidad virtual, muchos inventores crearon aparatos tan divertidos y extraños que parecen sacados de un videojuego.

La lista de aparatos extraños es demasiado larga y difícil de acotar, pero en BBC Mundo quisimos destacar algunos de estos frutos de la creatividad humana que te sacarán una sonrisa.

1. Un “protector” contra las bolas de nieve

La imagen que encabeza este artículo fue tomada en Montreal, Canadá, en 1939, y pertenece a los Archivos Nacionales de Países Bajos (en neerlandés: Het Nationaal Archief) el conjunto de archivos públicos del gobierno central neerlandés.

No se sabe quién tomó la foto, pero su título no deja lugar a dudas: “Protección facial de plástico para tormentas de nieve”.

El escritor y periodista mexicano-estadounidense Alexis C. Madrigal, quien escribe sobre tecnología sostenible, dijo en la revista The Atlantic que le recuerda la tira cómica Spy vs Spy (Espía contra espía), creada por el refugiado cubano Antonio Prohias en 1961 y que inspiró varias series animadas y videojuegos.

Juzguen ustedes mismos:

Spy vs Spy

MAD Magazine
Espía contra espía. ¿Parecidos razonables?

Pese a que fue un experimento fallido con una estética, digamos… ¿particular? (de acuerdo, casi espantosa), tenía cierta lógica.

No hay mucha más información disponible sobre este extraño aparato triangular que no sorprendería ver hoy día en una coreografía de Lady Gaga.

Tiempo al tiempo.

2. ¿Y si nos afeitamos en grupo?

Este invento es mucho más antiguo pero igualmente llamativo: una máquina inventada en el siglo XIX que prometía afeitar hasta una docena de hombres al mismo tiempo.

Sin embargo, no tuvo en cuenta algunos detalles importantes.

Por ejemplo, era incapaz de alterar los movimientos en base a la forma de la cara de cada persona, por lo que al final más que dejarte un buen afeitado podía dejarte la barbilla llena de cortes.

El guionista, comediante y productor de televisión británico Eric Sykes hizo un recreación para una serie televisiva de los años 60 de esta máquina de “afeitados en masa” en la que quiso mostrar lo aterrador que podría ser ponerse en “manos” de este curioso aparato:

La serie de Eric Sykes (1923 - 2012), a la izda., estaba pensanda para una serie llamada "Brainwaves" (ondas cerebrales) sobre invenciones inusuales que nunca llegó a emitirse.

Ken Howard/Getty Images
La serie de Eric Sykes (1923-2012), a la izda., estaba pensanda para una serie llamada “Brainwaves” (ondas cerebrales) sobre invenciones inusuales que nunca llegó a emitirse.

¿Te dejarías afeitar por esta máquina?

máquina de afeitados en masa

Ken Howard/Getty Images
Una experiencia aterradora….

La máquina fue fabricada y vendida por D Merry and Son, en Birmingham, a un costo de siete guineas, según se lee en una ilustración del Museo de la Ciencia de Reino Unido.

3. Fumar en pareja

Y acá va otro invento curioso cuyo creador también se desconoce: un aparato para compartir un cigarrillo de la forma más complicada que uno pueda imaginar.

En esta foto que data de 1955, los modelos Frances Richards y Earl Jones representaron la escena:

Esta foto es de 1955

Jacobsen/Getty Images
¿Fumamos a medias?

El invento consiste en una boquilla “doble” hecha de plástico que se conecta a la pipa para fumar tan representativa de esa época.

Muy práctica si quieres llamar la atención de tus amigos y conocidos en cualquier evento… no tanto para llevarla en el bolso.

4. Zapatos para “caminar” sobre el agua

¿Alguna vez te imaginaste caminando sobre el agua?

El inventor M. W. Hulton sin duda tenía esa idea en mente cuando creó unos zapatos para “andar” sobre el mar que funcionan con unas hélices y que puso a prueba en el Grand Union Canal de Inglaterra, en 1962.

El inventor M W Hulton mostrando sus zapatos marinos.

Fox Photos/Getty Images
El inventor M. W. Hulton mostrando sus zapatos “marinos” en el Grand Union Canal.

La parte más divertida de estos “zapatos” es que van unidos y que además se impulsan con unos bastones que parecen de esquí.

Ahora, si el mar estaba bravo, era mejor quedarte en casa.

5. Un coche-rueda gigante

Y hablando de transporte… ¿qué te parecería conducir una rueda en lugar de un auto?

En eso consistía precisamente la dinasfera -o dinoesfera- un vehículo inventado, diseñado y patentado por John Archibald Purves en 1930.

Este británico, inspirado por los dibujos de Leonardo da Vinci, recreó uno de ellos con este gracioso invento.

De hecho, llegó a construir un par de prototipos: uno pequeño que funcionaba con electricidad y otro más grande con motor de gasolina.

Así era el modelo eléctrico:

Dinosfera en Somerset, suroeste de Inglaterra, 1932

Fox Photos/Getty Images
Es una rueda… pero el conductor no gira. Foto: febrero de 1932, Somerset, suroeste de Inglaterra.

Este vehículo tan especial, de 3 metros de altura y 450 kg de peso, tenía tres marchas y alcanzaba una velocidad máxima de 50 kilómetros por hora.

Lo curioso de este invento es que pese a que la rueda giraba, el conductor permanecía inmóvil. Lo más difícil: controlar la dirección, algo que se lograba inclinando el cuerpo hacia el lado deseado. Y frenar también era complicado.

“Hemos reducido el medio de locomoción a la forma más simple posible con el consecuente ahorro de energía. Este es el vehículo de alta velocidad del futuro“, dijo su inventor.

Su pronóstico no fue muy acertado, pero nos dejó imágenes divertidas como esta:

1932 Purves Dynasphere.

National Motor Museum/Heritage Images via Getty Im
“El vehículo del futuro”, según John Archibald Purves, el hombre que lo inventó en los años 30.

6. Esquiar con el bebé a cuestas

Cerramos esta galería de inventos divertidos con un aparato que fue inventado por Jack Milford, un famoso integrante del equipo de hockey sobre hielo británico Wembley Monarchs.

En este caso, el invento nació en 1937 de su deseo de poder patinar sobre hielo junto a su esposa y su hijo pequeño.

A nosotros nos dio risa, pero parece que el bebé no lo encontró tan divertido:

Jack Milford, jugador de hockey sobre hielo, inventó este dispositivo para poder patinar junto a su hijo y esposa. Abril de 1937

L. C. Buckley/Fox Photos/Getty Images
Jack Milford, jugador de hockey sobre hielo, inventó este dispositivo para poder patinar junto a su hijo y esposa. La foto fue tomada en abril de 1937.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=KJDp1Nt_ySw&t=4s

https://www.youtube.com/watch?v=ntc0kC9lI6A

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.