close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Con Peña aumentó la letalidad en operativos de la Marina: por cada herido hubo 20 muertos

De 2012 a 2019, la proporción es de 23 presuntos infractores muertos por cada lesionado, al enfrentarse con la Marina.
Cuartoscuro Archivo
11 de marzo, 2019
Comparte

En 12 años de despliegues de combate al crimen organizado los elementos de la Marina han sostenido 400 enfrentamientos con civiles presuntamente armados. El saldo es letal: 446 civiles muertos, el doble de los que han resultado lesionados. Por cada marino que ha caído en estos combates han perdido la vida ocho supuestos infractores.

Datos oficiales y actualizados de la Secretaria de Marina Armada de México (Semar), a los que tuvo acceso Animal Político vía transparencia, muestran un cambio significativo en el índice de letalidad: mientras de 2007 a 2011 los combates habían dejado más de 200 civiles heridos pero ninguno muerto, de 2012 a 2019 la tendencia se revirtió y los civiles muertos superan ahora 20 a 1 a los heridos.

Leer: Nuevo récord de violencia en enero: 2 mil 928 homicidios y 164 víctimas de secuestro

En estos enfrentamientos también han perdido la vida 57 elementos de la Armada y 117 resultaron lesionados.

De la totalidad de los enfrentamientos que ha tenido la Marina, y que en el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto se incrementaron, más de la mitad se concentra en tres estados: Tamaulipas, Sinaloa y Veracruz. En total son 23 distintas entidades donde la Marina ha sostenido enfrentamientos, incluida la Ciudad de México.

Estudios y expertos han sugerido que los datos de letalidad de las fuerzas armadas en México muestran posibles casos de abuso de la fuerza. Lo anterior dado que la experiencia internacional indica que en conflictos armados convencionales el número de muertos es inferior al de heridos, y que cuando esto se invierte es posible reflejo de ejecuciones extrajudiciales o tiroteos masivos.

Hay, por otro lado, analistas que dicen que la evidencia para afirmar lo anterior es insuficiente. No obstante la CNDH ubica la Secretaría de Marina como la cuarta dependencia con mayor número de recomendaciones por violaciones a derechos humanos.

El parte de guerra a detalle

Los datos entregados por la Semar revelan que de 2007 a febrero de 2019 ha sostenido un total de 400 enfrentamientos con civiles armados. Hasta 2009 el número de combates fue mínimo, pero de 2010 en adelante ha promediado entre 30 y 60 enfrentamientos por año. La cifra más alta fue en 2017, con un total de 66 combates reportados.

Producto de estos enfrentamientos han perdido la vida 446 civiles mientras que 272 resultaron lesionados. El reporte oficial de la Armada denomina a esos civiles como “presuntos “infractores”.

Esta lista podría incluir a civiles que no portaban un arma de fuego, pues lo que se solicitó a la Semar fue la cantidad de civiles muertos armados y desarmados pero la dependencia no los diferenció.

Leer: Plan anticrimen coordinado por Osorio Chong dejó 96 mil homicidios

Como se advierte la cifra de civiles que en choques con la Marina mueren supera casi 2 a 1 a los que resultan lesionados. Sin embargo, la proporción de letalidad registra tendencias radicalmente distintas en dos periodos.

De 2007 a 2011, periodo en el que tuvieron lugar 102 enfrentamientos, el saldo de presuntos infractores lesionados fue de 253, sin que se reportara uno solo que hubiera perdido la vida.

En cambio de 2012 a 2019, periodo en el que han tenido lugar 298 enfrentamientos, el balance es de 446 civiles muertos por apenas 19 civiles heridos. Esto significa una proporción 23 presuntos infractores muertos por cada lesionado.

Leer: Operativos entre Policía Federal y policías civiles bajan homicidios en zonas de 5 estados: Segob

La suma de ambos periodos, totalmente distintos en proporciones, es lo que deja como resultado una proporción de 2 civiles muertos por cada lesionado.

El año con el mayor saldo letal fue significativamente 2017, en donde se registraron 66 enfrentamientos con un balance de 105 civiles muertos por apenas cinco heridos.

La Semar también reporta afectaciones de su lado producto de estos combates durante doce años. El saldo total es de 57 marinos muertos por 117 que resultaron lesionados. Aquí la tendencia de marinos caídos se ha mantenido más estable, siento el año más mortífero 2010 con 13 marinos caídos en enfrentamientos, seguido de 2012 con 10 marinos muertos y 2017 con 8 elementos asesinados.

En cuanto a lesionados, 2018 ha sido el año más rojo para la Semar con 28 elementos lesionados, seguido de 2011 con 23.

En proporción, los datos muestran que tras 400 enfrentamientos, la Secretaría de Marina abate en promedio a 8 civiles supuestos infractores por cada marino que pierde en combate.

Zonas de combate

De acuerdo con la información proporcionada, de 2007 a 2019 la Marina ha sostenido enfrentamientos con presuntos civiles armados en 23 de las 32 entidades federativas del país.

El punto de mayor conflicto es – por mucho – Tamaulipas. En esa entidad han ocurrido 172 de los 400 enfrentamientos reportados, lo que equivale al 43% del total. Ciudad Reynosa, Matamoros, Tampico, San Fernando y Nuevo Laredo son los municipios de Tamaulipas que concentran la mayor parte de los incidentes.

Sinaloa es la segunda entidad con la mayor cantidad de enfrentamientos reportados con 40 en total, figurando como lugares de batalla los municipios de Badiraguato, Cualiacán, Topolobampo, Navolato, Mazatlán, entre otros. Después le sigue el estado de Veracruz, con 34 enfrentamientos en múltiples municipios.

En suma Tamaulipas, Sinaloa y Veracruz concentran 246 de los 400 enfrentamientos, lo que equivale al 61.5% del total. Dichas entidades tienen en común que cuentan con puertos estratégicos (por lo que la presencia de la Armada es mayor), sumado a que han sido entidades base de grupos del crimen organizado como El Cártel del Pacífico, el Cártel del Golfo y Los Zetas.

Leer: CNDH emite recomendación a la Marina por la desaparición forzada de 10 personas en NL y Tamaulipas

Hay cinco entidades que registran entre 10 y 25 enfrentamientos, y son Guerrero, Coahuila, Nuevo León, Michoacán y Jalisco.

Aunque no son las más frecuentes, los datos también revelan que hay algunas entidades sin costas o salida al mar donde los marinos también han realizado despliegues y sostenido enfrentamientos. Entre ellas aparece, por ejemplo, la Ciudad de México con tres combates registrados en Xochimilco y Tláhuac. La lista de las entidades sin salida a las costas que registran más combates la lidera el Estado de México, con ocho.

Las entidades donde no se reportan enfrentamientos de la Marina con civiles en los últimos doce años son Aguascalientes, Campeche, Chihuahua, Guanajuato, Hidalgo, Querétaro, San Luis Potosí, Tlaxcala y Yucatán.

¿Cuál ha sido el combate que ha dejado el mayor número de civiles muertos?

Según el reporte oficial fue el ocurrido el 9 de febrero de 2017 en Tepic, Nayarit, en donde 12 presuntos infractores perdieron la vida, sin que se reportara algún lesionado. Del lado de la Armada el saldo fue de un elemento herido, sin bajas.

Este enfrentamiento cobró notoriedad por las imágenes que se difundieron en redes sociales, donde se aprecia a un helicóptero naval realizando una serie de disparos desde el aire. La Semar informó que fueron disparos disuasivos, en un intento de que los agresores desistieran. La dependencia también indicó que entre los civiles abatidos se encontraba Juan Francisco Patrón Sánchez alias el H2, presunto líder del cártel de los Beltrán Leyva.

El enfrentamiento con más bajas del lado de la Semar es el reportado el 30 de octubre de 2012 en Nuevo Laredo, Tamaulipas, con un saldo de 4 marinos que perdieron la vida. Del lado de los civiles se reportaron dos lesionados.

¿Hay abusos de la fuerza?

De acuerdo con algunos analistas el índice de letalidad que presentan las fuerzas armadas en México, con un mayor número de contrincantes muertos respecto a los heridos, muestra que posiblemente se actúa con fuerza desproporcionada o abuso de la misma.

En el estudio denominado “Índice de Letalidad 2008 – 2014: menos enfrentamientos, misma letalidad, mas opacidad” elaborado por Carlos Silva Forné, Catalina Pérez Correa, y Rodrigo Gutiérrez Rivas, se advierte justamente de esta situación.

Los analistas citan, por ejemplo, que en la guerra de Vietnam la relación fue de cuatro heridos por cada muerto, mientras que en el conflicto de Israel y Líbano dicho índice fue de 4.5 heridos por cada muerto. Pero en cambio cuando se trata de crímenes de guerra o tiroteos contra civiles, este índice se invierte. Por ejemplo, en el tiroteo de San Isidro, California, en 1984 la proporción fue de 1.9 muertos por cada herido.

“Estos eventos (los casos en México) al analizarlos de forma agregada, muestran un patrón de comportamiento de las fuerzas federales que se aleja de los estándares nacionales e internacionales, que exigen que la fuerza se use respetando principios de excepcionalidad, necesidad y proporcionalidad. Aunque el índice de letalidad no es una prueba por sí sola, cuando se presentan con valores elevados son un fuerte indicio de una práctica normalizada del uso de la fuerza letal”, señala el estudio.

En contrasentido, un artículo publicado en NEXOS por Omar García Ponce y Andrés Lajous advierte que los datos de muertos y heridos son insuficientes para concluir si hay o no un abuso de la fuerza, pues se necesitaría conocer otras variables como, por ejemplo, el total de agresores que participan en un enfrentamiento, el número de detenidos y de ilesos, entre otros.

Un informe de Comisión Nacional de los Derechos Humanos, publicado por Animal Político en octubre pasado, ubicaba a la Secretaria de Marina como la cuarta dependencia federal con el mayor número de recomendaciones con un total de 22, de las cuales había cumplido 9 en ese momento. Entre las violaciones a derechos humanos identificadas en las recomendaciones, se encuentran detenciones ilegales, prácticas de tortura y posible uso ilegal de fuerza letal.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Resaca: qué le pasa a tu cuerpo cuando has bebido demasiado alcohol

En dosis bajas, el alcohol te hace sentir más feliz. Pero cuando tomas demasiado tu actividad cerebral se reduce, así como tu ritmo cardiaco y tu respiración. ¿Qué más le pasa a tu cuerpo cuando bebes demasiado y cómo se podría evitar la resaca?
Getty Images
1 de enero, 2020
Comparte

Tomarse un par de copas en Navidad es para muchos tan parte de la tradición festiva como los regalos, las decoraciones y los villancicos.

Por eso, si te encuentras con una gran resaca el día después, es posible que te interese saber qué está pasando realmente dentro de tu cuerpo y por qué te sientes tan mal.

Tenemos una tendencia a beber porque en dosis bajas el alcohol es un euforizante, que te hace sentir más feliz.

Esto pasa cuando el cuerpo libera dopaminas y endorfinas, sustancias químicas que estimulan el sistema de recompensa del cerebro.

Pero, un poco más tarde, cuando se bebe más, el líquido reduce la actividad cerebral y ralentiza tu ritmo cardiaco y tu respiración.

Los efectos del consumo inicial de cualquier alcohol es la primera de muchas etapas de la narcosis y la última es la muerte.

Dificultades para hablar, pero legalmente puedes conducir

Hombre manejando con una cerveza en la mano.

Getty Images
Antes de llegar al límite de alcohol en la sangre para conducir, puedes experimentar falta de coordinación y dificultades para hablar, pero legalmente puedes conducir.

Simplemente hay una gran ventana entre una dosis efectiva -que te hace pensar que eres mucho más ingenioso y guapo de lo que realmente eres y más tarde te hace correr por la calle con un cono de tráfico en la cabeza- y una dosis letal (que te lleva a la morgue).

Es importante tener en cuenta que incluso antes de llegar al límite típico de alcohol en la sangre para conducir, puede experimentar entusiasmo, falta de coordinación, deficiencias, dificultades para hablar, balanceo y pérdida de inhibición.

Pero legalmente puedes conducir un automóvil.

Pequeñas cantidades de alcohol afectan el sistema límbico del cerebro, lo que da como resultado las agresiones y las aglomeraciones que se ven las noches de los viernes y sábados en muchos centros urbanos.

El alcohol también es un vasodilatador, lo que significa que ensancha los vasos sanguíneos, desviando la sangre del núcleo del cuerpo a sus extremidades.

Esto da como resultado las características mejillas sonrojadas que puedes tener luego de consumir alcohol y también la nariz roja que a menudo vemos en los bebedores habituales.

Un auto-reafirmante y causante de sobrepeso

Persona con sobrepeso.

Getty Images
Las personas con alcoholismo frecuentemente reciben la mayor parte de sus calorías del alcohol.

Inicialmente, beber alcohol es auto-reafirmante. Lo que podría parecer una buena idea al principio, parecerá incluso mejor después de haberse bebido un par.

Además se absorbe más rápido que la mayoría de las cosas. Una parte es asimilada por el estómago (en lugar del intestino delgado) y luego se extiende por todo el cuerpo y se distribuye a todos los órganos, incluidos el cerebro y el hígado.

En este último el cuerpo hace un valiente intento de descomponer y eliminar el líquido.

Para hacer esto, el hígado produce enzimas, pequeñas moléculas que ayudan a producir o a descomponer otras moléculas más importantes. En este caso, la enzima deshidrogenasa descompone el alcohol (etanol) en acetaldehído (etanal), que luego se descompone en ácido acético (etanoico) y después en dióxido de carbono.

También se libera energía en todas las etapas del desglose, lo que explica por qué los grandes bebedores a veces pueden padecer de sobrepeso.

De hecho, las personas con alcoholismo frecuentemente reciben la mayor parte de sus calorías del alcohol y comen muy poco. Esto puede hacer que tengan sobrepeso, pero que estén desnutridos al mismo tiempo porque consumen calorías vacías, que no contienen vitaminas ni proteínas.

Esto puede producir una apariencia o sensación de enfermedad.

¿Por qué vomitas?

Mujer vomitando.

Getty Images
El etanal es un emético e induce el vómito.

El producto de descomposición de la primera etapa, el etanal, es un emético, lo que significa que provoca el vómito.

A medida que bebes y te vuelves más eufórico, tu nivel de etanol en la sangre está siendo monitoreado por el área postrema, la parte de tu cerebro que revisa tu sangre buscando cosas que no deberían estar allí.

Si comes algo que te hace vomitar y te da diarrea, es tu postrema el que le ha dado instrucciones a tu cuerpo para que se deshaga de esos alimentos que están causando molestias.

El etanal tiene el mismo efecto. El postrema funciona con tolerancias muy finas, y tan pronto como tu cuerpo contiene suficiente etanal, y se alcanza el umbral establecido, le indica a tu estómago que se contraiga y te hace vomitar.

Intentar detener este proceso es como tratar de contener la marea. Es posible que hayas notado el poco tiempo que pasa entre beber con ganas y darse cuenta de que vas a vomitar pasa lo que pase.

El disulfiram es un fármaco utilizado en el tratamiento del alcoholismo crónico. Detiene la descomposición posterior de etanal después de que tomas, lo que provoca una resaca y vómitos inmediatos. Es efectivamente una forma de terapia de aversión.

¿Por qué te da resaca?

Mujer con resaca.

Getty Images
La única forma de “desemborracharse” es dejar de beber.

Desafortunadamente, en la actualidad no existen drogas para tratar la embriaguez en sí, o una resaca.

Una vez que estás intoxicado, solo tiene que esperar. El hígado puede metabolizar entre 8 y 12 gramos de alcohol en una hora y la única forma de “desemborracharse” es dejar de beber para que el alcohol se difunda del cerebro y el hígado pueda completar la descomposición.

Además del vómito, no sabemos exactamente por qué nos sentimos tan mal cuando tenemos resaca, pero se cree que es otro efecto del etanal y los congéneres, el desorden químico no alcohólico que es un subproducto de la fermentación.

Estos incluyen aceites, minerales y otras formas de alcohol, como el metanol (alcohol de madera), que puede causar ceguera en dosis altas.

Un vaso de agua antes de acostarte

Vaso de agua.

Getty Images
Beber un vaso de agua antes de acostarte puede ayudarte con la resaca.

Las bebidas más oscuras tienen mayores cantidades de congéneres. El vino tinto también causa una resaca particularmente violenta, ya que contiene un vasoconstrictor, que contrae los vasos sanguíneos y causa ese dolor de cabeza punzante.

Mientras tanto, el vodka podría ser más indulgente ya que cuando se toma “puro” es solo alcohol y agua.

La única otra cosa que podría ayudar a reducir la resaca después de beber en exceso es un vaso de agua antes de acostarse.

El alcohol detiene la glándula pituitaria y produce la hormona anti diurética vasopresina, que normalmente restringe la producción de orina.

Esto significa que terminas perdiendo más agua de la que ingieres, lo que provoca una deshidratación que irrita los vasos sanguíneos y provoca dolores de cabeza.

O también puedes aliviar tu tristeza post navideña con las sobras del asado y tu película favorita de la temporada.

*Hal Sosabowski es profesor de Comprensión Pública de la Ciencia en la Universidad de Brighton. Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons.Haz clic aquí si quieres leer el original.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JpWiPF_rmY0&t=62s

https://www.youtube.com/watch?v=ElxR2is1_bk&t=88s

https://www.youtube.com/watch?v=WTuw_gfggKo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.