close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
Grijalbo
México antes de ser México, una divertida herramienta para conocer (más) de la historia
Este libro recrea la historia del país con divertidas ilustraciones y busca ser una herramienta para los estudiantes de todas las escuelas del país.
Grijalbo
Comparte

México antes de ser México es la primera entrega de una serie de tres tomos en las que con monos y señales se muestran las travesías que pasaron los primeros pobladores del país para formar el México de hoy.

Patricio Ortiz González, caricaturista mexicano, conocido como Patricio Monero, presenta el primer tomo de caricaturas inspiradas en las antiguas civilizaciones de México, en el que narra cómo se pobló el continente americano, cuál era la forma de vida de las primeras sociedades que lo habitaron y las culturas que forman parte del pasado mexicano.

“Quise darle un cambio a mi trabajo, ya no quería hacer solo cosas de política, quería hacer algo que tuviera un impacto a largo plazo, que fuera más reflexivo y tuviera que ver con la educación”, dijo en entrevista para Animal Político, Patricio Monero.

Lee: Minotauro o cómo un ser mitológico narra la historia de mujeres en las cárceles de México

Al puro estilo de Eduardo del Río, “Rius”, uno de los principales caricaturistas en México y principal influencia de Patricio, el autor decidió narrar la historia de México con caricaturas que llevan un previo trabajo de investigación.

Una herramienta divertida

Patricio, considera que México antes de ser México podría ser una herramienta educativa para aprender, conocer y divertirse con la historia con el ideal de que pueda estar al alcance de estudiantes y maestros.

“Sería un material escolar maravilloso. Tenía la idea de que se pueda publicar para las bibliotecas de aula, pero con los recortes de la administración pasada y los nuevos, creo que está siendo muy idealista, aunque sí creo que sería un material útil en las escuelas”, dijo.

Esta es la primera obra histórica de Monero, fuera de todo discurso político del que ya es conocido por sus lectores. Le llevó meses y meses de entendimiento y asesoría a cargo de Alfredo López Austin.

“Es uno de los grandes maestros de la historia de mesoamérica, quien me ha ayudado desde la concepción del proyecto, en su definición y desarrollo. Desde revisar los guiones e  ilustraciones para que la información que contenga sea precisa, adecuada, no tergiversada”.

Lee: México Bizarro, historias para recordar el país que queremos olvidar (capítulo de regalo)

Para realizar cada una de las caricaturas, Patricio cuenta que fue casi espontáneo, aunque en el diseño de algunos monos, por ejemplo, la vestimenta de culturas mayas, mexicas, mixtecos y zapotecos se basó en los vestidos que aparecen en los códices.

“Esas cosas no me las inventé. Hay monitos que traen sandalias que las copié de los códices originales, entonces son monitos, pero tienen su parte de investigación”.

Lecturas con humor

Al repensar que en México hay personas a las que no les gusta leer o no les gusta estudiar la historia del país, Patricio opina que una causa sería que la gente “está acostumbrada a estudiar (la historia) en la escuela de manera increíblemente aburrida, que es como en general se enseña: datos, fechas, nombres que a nadie le importa”.

Como una propuesta divertida, en estos libros “la historia se cuenta de una manera diferente, las fechas incluso, me atrevería a decir que son irrelevantes, sino más bien lo que hay aquí es contar una historia y contarla de una manera divertida”.

Patricio Monero dibuja desde niño, estudió en escuela pública y la experiencia de compartir un salón con 60 personas, según cuenta, le permitió iniciar sus primeras caricaturas e ilustraciones.

“Siempre me identifiqué con el humor de Rius, con sus personajes, entonces, aunque formalmente mi maestro fue el Fisgón, la influencia más fuerte de los caricaturistas que tenía cerca fue la de Rius”.

Patricio, nació y creció en Veracruz, Sinaloa, Puebla y la Ciudad de México. Estudió la carrera de Técnico de Caricatura e Historieta en las academias Rafael Barajas “El Fisgón”, y más  tarde una especialidad en humor gráfico en el Instituto Eduardo del Río “Rius”.

Lee: Yu-Mex, la historia de los mariachis con los que México hizo bailar a un país que ya no existe

Ha trabajado como monero en múltiples diarios y revistas, ilustrando libros y publicando otros propios. También  ha ganado algunos premios, “siempre me identifiqué con el humor de Rius, aunque formalmente mi maestro fue el Fisgón”

Con autorización de Patricio Monero y editorial Grijalbo, Animal Político tiene para ti un capítulo de regalo de la obra México antes de ser México.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte