close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

En México se abrieron más de 2 mil casos penales por aborto, desde 2015

Baja California, Tamaulipas y CDMX están entre las entidades con mayor tasa de incidencia. Además, aumentaron delitos que afectan a las mujeres como feminicidios, violencia familiar y sexual.
Cuartoscuro
8 de marzo, 2019
Comparte

De 2015 a 2018 se iniciaron en México 2 mil 135 averiguaciones y carpetas de investigación por la práctica de abortos, actividad considerada un delito en todos los estados del país. Se trata de un promedio de 500 casos por año.

Así lo revelan datos  oficiales de incidencia delictiva reportados por las fiscalías del país a través del Sistema Nacional de Seguridad Pública, que además muestran un crecimiento de varios ilícitos que afectan primordialmente a las mujeres, como violencia familiar con un alza del 36 % en los últimos tres años; violencia sexual con un repunte del 29 %, así como los feminicidios con un crecimiento de 100 %.

Senadora de Morena anuncia que presentará iniciativa contra el aborto a nivel federal

El 5 de marzo el gobierno federal reconoció que el problema de la violencia contra las mujeres es un asunto de Estado y anunció una serie de acciones emergentes para combatirlo. A su vez dijo que buscará promover la expedición de un Código Penal Único y que se analizaría la posibilidad de eliminar o acotar como delito el aborto.

Los datos oficiales muestran que en 2018 se abrieron 570 carpetas de investigación por aborto en 28 de las 32 entidades; solo cuatro estados no reportaron el inicio de alguna investigación penal: Colima, Nayarit, Tlaxcala y Yucatán.

La de 2018 es la cifra anual más alta de casos por aborto iniciados en los últimos cuatro años, que es el periodo del que hay información pública al respecto. En 2017, se iniciaron 515 carpetas de investigación; en 2016 fueron 538, y en 2015, la cifra fue de 512 averiguaciones previas por este delito.

El año pasado, cuatro estados concentraron la mitad de todas las carpetas de investigación iniciadas por aborto en el país: Ciudad de México con 109 casos; Estado de México con 79; Baja California con 63, y Tamaulipas con 46.

No obstante, si se toma en cuenta el factor de población (del delito de aborto puede ser acusado tanto una mujer como un hombre que la ayude o la obligue), los cinco estados con la mayor tasa de incidencia son Baja California Sur con 1.92 casos por cien mil habitantes; Baja California con 1.73 casos, Tamaulipas con 1.25; Ciudad de México con una tasa de 1.24, y Nuevo León con 0.71.

Entre las entidades que registraron tasas más bajas está Puebla con 0.07 casos por cada 100 mil habitantes; Tabasco y Guerrero con 0.08; así como Michoacán y Campeche con una tasa de 0.1.

Eruviel Ávila presenta iniciativa antiaborto; propone que mujeres den en adopción a bebés

El aborto como delito

Actualmente el aborto está tipificado como delito en todo el país. Aparece en los 32 códigos penales de las entidades federativas, así como en el federal.

El artículo 329 del Código Penal Federal justamente lo define como “la muerte del producto de la concepción en cualquier momento de la preñez”. Una revisión de distintos códigos penales del país arroja una definición similar de este delito con modificaciones mínimas.

Abortar en México: ¿en qué estados se criminaliza más a las mujeres por interrumpir el embarazo?

Solo hay dos casos con matices importantes: uno es el de Ciudad de México donde el artículo 144 del Código Penal local define al aborto como “la interrupción del embarazo después de la décima segunda semana de gestación”. Lo anterior significa que si el aborto se realiza antes del tercer mes no es considerado un delito, pero si se hace de forma posterior sí lo es.

La mayoría de los códigos contempla excepciones para no penalizar el aborto. Por ejemplo, el hecho de  que el embarazo sea producto de una violación o que la salud de la madre esté en riesgo.

Las penas de prisión varían dependiendo del código del que se trate. Por ejemplo, el Código Penal Federal establece que al que haga abortar a una mujer con su consentimiento se le impondrán de 1 a 3 años de prisión, y si se hace sin su consentimiento será de 3 a 6 años de cárcel.

Y en el caso de la madre la pena es de 6 meses a 1 año de prisión, siempre y cuando, dice el código, se acredite que la mujer “no tiene mala fama” y que el embarazo es producto de una unión “ilegítima”. Si no se acredita lo anterior dicha pena puede crecer de 1 a 5 años de prisión.

El Código Penal capitalino señala que el castigo para el que haga abortar a una mujer de forma consensuada es de 1 a 3 años de cárcel, y si es sin su consentimiento será de 5 a 8 años de cárcel; para la madre la pena es de 3 a 6 meses de prisión.

El Código Penal de Baja California, una de las entidades con mayor incidencia en este delito, contempla por regla general una pena de 1 a 5 años para la madre y para quien la haga abortar de forma consensuada, y de 3 a 8 años de cárcel para el que realice el aborto en contra de la voluntad de la mujer.

Mientras que el Código de Nuevo León contempla para la madre una pena de seis meses a uno año de prisión, y para el que provoque el aborto sin consentimiento de la mujer una pena de seis años; si hay violencia de por medio hasta nueve años. En Yucatán, el código marca la misma sanción para el que provoque un aborto y para la madre la sanción va de 3 a 12 meses.

Aborto en Nuevo León: ¿qué alcances tiene la reforma que protege el derecho a la vida?

Hay algunos códigos penales que no contemplan pena de prisión para la madre, pese a considerar al aborto como un delito. Por ejemplo, los de Veracruz y Chiapas establecen como sanción para ella tratamientos en libertad, medidas educativas o de atención integral.

El lunes pasado, en su comparecencia como parte del proceso de elección para el cargo de ministra de la Suprema Corte, Yasmín Esquivel, una de las candidatas, respondió al ser cuestionada sobre la penalización del aborto que “habría que constreñirse a lo que dicen las legislaciones locales”, y se declaró en favor de la vida.

En este contexto la  secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, ha dicho que se va a proponer la expedición de un código penal único que podría homologar, modificar o acotar la tipificación del aborto como delito.

“Lo que se pretende hacer y esto que quede clarísimo, es no criminalizar a una mujer. Lo que se pretende es no llevarla y sujetarla a un proceso penal y a privarla de su libertad (…) Si en un momento determinado se pudiera tener un código penal único, ahí podría establecerse, podría establecerse de acuerdo con la representación popular que se tiene dentro de la Cámara de Diputados y en la Cámara de Senadores la posibilidad de no criminalizar a la mujer por abortar” explicó.

La abogada experta en temas de derechos humanos Karla Salas puntualizó en entrevista que un código penal del siglo XXI no puede seguir conteniendo ilícitos que sean discriminatorios ni criminalicen a las mujeres. Recordó que Naciones Unidas, a través de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW), ha reiterado a México la necesidad de revisar la tipificación del delito de aborto y su contenido discriminatorio.

Violencia contra las mujeres al alza

El plan de acciones de emergencia que el gobierno dio a conocer busca atacar el crecimiento de varios ilícitos donde las victimas suelen ser, en su mayoría, mujeres y niñas.

Los datos oficiales de incidencia delictiva muestran, por ejemplo, que los delitos de violencia sexual han tenido un crecimiento sostenido en los últimos tres años, y pasaron de 31 mil 170 casos en 2015 a 41 mil 398 en 2018, un incremento del 28.8 %.

Las cinco entidades con mayor tasa de casos de delitos sexuales en 2018 fueron: Chihuahua con 202 denuncias por cien mil habitantes; Nuevo León con 177; Estado de México cn 141; Veracruz con 111, y Jalisco con 97 casos.

En el caso de violencia intrafamiliar, las denuncias pasaron de 126 mil 816 en 2015 (tasa de 104.8 casos) a 178 mil 561 en 2018 (tasa de 143.2 casos), un aumento del 36.5 %.

Los cinco estados con la mayor tasa de denuncias de violencia familiar el año pasado fueron: Nuevo León con 1 mil 18 casos por cada 100 mil habitantes; Chihuahua con una tasa de 839; Sinaloa con una tasa de 401 casos; Veracruz con 377, y Ciudad de México en quinto sitio con 337.

Otro delito que sufrió un incremento en 2018 respecto a 2015 fue el de violencia de género con un alza de 32. 5 %, aunque la cifra de denuncias se redujo respecto a 2017.

En cuanto a feminicidios, la cifra pasó de 407 averiguaciones en 2015 a 845 carpetas de investigación en 2018, un crecimiento de más del 100 %. No obstante, los expertos han advertido que parte de este incremento obedece a que ha crecido paulatinamente la lista de estados que tipifican el feminicidio y se han hecho esfuerzos para que haya una mayor clasificación del mismo.

Las entidades con la mayor tasa de denuncia de feminicidio en 2018 fueron: Colima con 3.37 casos por cada 100 mil mujeres; Sinaloa con una tasa de 3.09 casos; Nuevo León con 2.96; Morelos con 2.72, y Chihuahua con 2.63.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué significa que China deprecie el yuan a su nivel más bajo en 11 años y cómo afecta en Latinoamérica

La guerra comercial escala aún más y se pasa al terreno de las divisas, donde China ha decidido contrarrestar la nueva oleada de aranceles de Estados Unidos debilitando el yuan.
Getty Images
6 de agosto, 2019
Comparte

China no va a decirlo tan claro, pero las tensiones con Estados Unidos han pasado este lunes de guerra comercial a guerra de divisas, en una señal de que lejos de atenuarse, la presión no deja de escalar.

El Banco Popular de China devaluó su divisa a mínimos de 2008.

El valor del yuan retrocedió un 1,4% frente a la divisa estadounidense, superando la barrera psicológica de las 7 unidades por dólar y colocando la cotización en un nivel no visto desde hace 11 años.

La depreciación ocurre justo después de que Donald Trump anunciara la semana pasada que a partir del 1 de septiembre impondrá otro 10% en aranceles a productos procedentes del gigante asiático por valor de 300.000 millones de dólares.

Las autoridades chinas ya anunciaron el viernes “represalias” para contrarrestar esta nueva oleada de aranceles contra sus productos.

Billete de 100 yuanes

Getty Images
China responde así al anuncio de Donald Trump de que a partir del 1 de septiembre impondrá otro 10% en aranceles a productos chinos.

Un yuan más débil significa que una cantidad sustancial los bienes y servicios que exporta china son más baratos y pueden abaratarse aún más, lo que aumenta la competitividad de los productos manufacturados en sus fábricas.

Si Estados Unidos los encarece con impuestos en la frontera, con esta medida China los abarata.

Estas últimas fricciones ponen fin a una tregua no oficial de un mes en la guerra comercial.

La reacción de Trump, a través de su Twitter, no se hizo esperar y acuso a las autoridades chinas de llevar a cabo “una gran violación”, escribió en referencia a la “manipulación monetaria”.

“China devaluó su moneda a un mínimo histórico. Eso se llama ‘manipulación monetaria’. ¿Estás escuchando Reserva Federal? ¡Esta es una violación importante que con el tiempo debilitará a China!”.

Para Mark Haefele, responsable de inversiones del banco suizo UBS, la medida adoptada por China es solo un aviso.

Esto parece más una advertencia que una devaluación activa”, dice.

“La caída del yuan es el reflejo del empeoramiento de la economía china y del mayor riesgo de la guerra comercial y unos mayores aranceles”, explica en un análisis de mercado.

Haefele cree que Pekín es muy consciente de los costos negativos relacionados con la depreciación de la moneda que pasan desde los mercados hasta las salidas de capital del país.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump y el presidente de China, Xi Jinping.

Getty Images
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump y el presidente de China, Xi Jinping, se reunieron en noviembre.

Arma de doble filo

En definitiva, su análisis recuerda que China no puede prolongar en el tiempo esta medida porque a fin de cuentas, la devaluación es un arma de doble filo.

Si bien ayuda a que las exportaciones chinas sean más competitivas, también recuerda a los inversores que China no es un mercado como los demás.

La devaluación puede provocar pánico y que los inversores decidan sacar su dinero del país para llevarlo a valores considerados tradicionalmente como seguros como el oro, el franco suizo o el dólar.

Que un país sea calificado como “manipulador de divisas” tiene implicaciones a nivel internacional pues se considera que esto “incurre en prácticas desleales”.

Además, la caída de la divisa china se traduce a medio plazo en un deterioro del poder adquisitivo de las empresas y los hogares chinos.

La devaluación “sugiere que prácticamente han abandonado la esperanza de (firmar) un acuerdo comercial con Estados Unidos”, explicó Julian Evans-Pritchard, analista de la consultora Capital Economics, en declaraciones a EFE.

En su opinión, el que el banco central chino haya vinculado la depreciación con los aranceles demuestra que han “convertido la tasa de cambio” en un arma.

Las tensiones comerciales entre Washington y Pekín están afectando este jueves a todos los mercados.

Los principales índices de Wall Street caían con fuerza el lunes, tras una sesión en Europa caracterizada también por los números rojos.

Efectos en América Latina

En América Latina, las principales divisas pierden valor arrastradas por la decisión de China y el temor a que las turbulencias desemboquen en un menor crecimiento de las economías que exportan a China.

Cotización de divisas en Santiago de Chile

Getty Images
El peso chileno, muy ligado a la cotización del cobre en los mercados internacionales, tocó un mínimo de tres años.

“Este escenario de incertidumbre comercial nos deja entre otras implicaciones, un fortalecimiento del dólar y un empeoramiento en las expectativas del crecimiento global, lo que puede influenciar la política monetaria de los bancos centrales en Latinoamérica”, explica Eduardo Antón, gestor en Andbank Wealth Management en Miami.

El peso mexicano y el real brasileño retrocedían respecto al dólar un 1,35% y un 1,24% respectivamente esta mañana en la apertura de los mercados.

El peso chileno, muy ligado a la cotización del cobre en los mercados internacionales, tocó un mínimo de tres años.

La caída del yuan hace que para el mayor consumidor de cobre del mundo, China, sea caro comprar metales denominados en dólares.

“En general los bancos centrales han mencionado los riesgos internacionales (guerra comercial) como uno de los principales riesgos para la economía mundial y uno de los factores a vigilar al determinar su política monetaria”.

“Una transformación de la guerra comercial en una guerra de divisas, podría ser la tormenta que altere la tranquilidad de los mercados que hemos tenido durante este primer semestre del año”, afirma Antón.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ntc0kC9lI6A&t=18s

https://www.youtube.com/watch?v=1n31Ogeuvvw&t=12s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.