Comunidad de Chiapas sigue sin medicamentos ni ambulancia, pese a ganar amparo en 2018
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
GIRE

Comunidad de Chiapas sigue sin medicamentos ni ambulancia, pese a ganar amparo en 2018

Una habitante de Nahá, Chiapas, ganó un amparo en 2018 que ordena al IMSS contratar personal médico especializado, y comprar una ambulancia para la unidad ubicada en la comunidad.
GIRE
19 de marzo, 2019
Comparte

En Nahá, una comunidad ubicada en la selva de Chiapas, los pobladores carecen de atención médica integral, por lo que decidieron enfrentar la situación en colectivo y presentaron varias demandas de amparo, para que las mujeres embarazadas fueran atendidas.

Lidia, una mujer tzeltzal habitante de Nahá, ganó un amparo por falta de atención médica durante su embarazo en mayo de 2018; sin embargo, de acuerdo con un informe del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), hasta la fecha, el centro del IMSS Prospera de la comunidad continúa sin personal, sin medicamentos básicos -incluyendo anticonceptivos- y sin una ambulancia que funcione.

De acuerdo con GIRE, en enero de 2013 Lidia se embarazó por primera vez y, cuando fue momento de parir, viajó con su esposo al municipio de Emiliano Zapata, Chiapas, donde se encuentra el Hospital Benemérito de las Américas, del Programa Oportunidades, donde no pudieron atenderla por falta de personal médico.

Ella fue trasladada en ambulancia al hospital de Palenque, pero parió en el camino. Además, Lidia había sido diagnosticada con una cardiopatía, lo que convertía su embarazo en uno de alto riesgo.

En 2017, tuvo su segundo embarazo. Llevaba su control prenatal en una Unidad Médica Rural de Nahá, donde carecían de medicinas y vitaminas, de máquina para realizar ultrasonidos y no había médico.

Acompañada por GIRE, Lidia presentó una demanda de amparo en febrero de 2018, contra la Secretaría de Salud local y federal, el IMSS, la Secretaría de Desarrollo Social y la Coordinación Nacional de Prospera, por las violaciones graves a su salud que ponían en peligro su vida y la de su hijo. El juez ordenó que se le brindara la atención médica necesaria.

El 26 de abril, se dictó sentencia definitiva favorable; sin embargo, el IMSS presentó un recurso de revisión.

Debido a la cercanía del parto y a no saber cómo se encontraba de salud Lidia, GIRE buscó un acercamiento con el IMSS Prospera, para que le brindaran atención médica, y se realizó una campaña en redes sociales para presionar a las autoridades.

El 18 de mayo, las autoridades del IMSS Prospera se presentaron en Nahá para trasladar a Lidia a un hospital de Chiapas. Sin embargo, debido a los malos tratos que recibió, regresó a su comunidad al día siguiente.

Finalmente, Lidia parió en un hospital del IMSS Prospera, en Ocosingo, donde no tuvo complicaciones.

La sentencia

El Juez ordenó al director de la Unidad Médica Rural de Nahá realizar las gestiones administrativas, económicas y/o financieras para que se le brindara atención integral a Lidia, y que le proporcionaran los medicamentos prescritos o cualquier otro que indicaran los médicos que la trataran.

También que realice las gestiones administrativas, económicas y/o financieras para adquirir una ambulancia equipada y funcional para traslados que requieran los pacientes.

Al titular de la Jefatura Delegacional de Servicios Jurídicos del IMSS en la delegación Chiapas, el juez ordenó que realice las gestiones administrativas, económicas y/o financieras para contratar un médico especialista en ginecología u obstetricia para Nahá, y adquirir una ambulancia funcional y equipada.

Aunque el IMSS promovió un recurso de revisión, un Tribunal Colegiado declaró firme la sentencia, por lo que la comunidad de Nahá está en espera de que las autoridades correspondientes cumplan con lo ordenado por el juez.

La comunidad de Nahá cuenta con una casa de salud, denominada Unidad Médica Rural, perteneciente al IMSS Prospera, donde un médico atiende de martes a jueves, apoyado por un enfermero y una auxiliar de enfermería.

Esta comunidad da servicio a más de 3 mil personas de cuatro comunidades: Nahá, Ejido Zaragoza, Ejido Lacandon y Ejido La Rosa.

De acuerdo con los habitantes, tiene gran desabasto de medicamentos y hay una ambulancia que lleva ya varios años sin moverse, pues carecen de recursos para realizar las composturas, el mantenimiento, el pago de la gasolina y capacitación para su uso.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

COVID: ‘Muchos de los que ingresan contagiados están sin vacunar y piden una dosis, pero ya es muy tarde’

Muchos pacientes de COVID en uno de los hospitales más grandes de Inglaterra no están vacunados y piden que se les suministre la dosis cuando llegan.
13 de diciembre, 2021
Comparte

Un número sin precedentes de enfermos con covid-19 y otras afecciones marca el comienzo del que podría ser el invierno más duro en los últimos 70 años en uno de los hospitales más grandes de Inglaterra.

En el Royal Victoria Infirmary (RVI) de Newcastle hay decenas de pacientes que esperan atención en los pasillos con infartos, fracturas, resfriados comunes y por supuesto, con covid-19.

Así lo comprobó el periodista de la BBC Jim Reed, quien visitó el centro sanitario la noche del 2 de diciembre y la mañana del día 3.


La enfermera jefe Jenny Cain entró en el RVI hace 17 años como practicante. Durante la mayor parte de la pandemia fue responsable de una de las salas covid del hospital, pese a que su marido es clínicamente vulnerable y está a la espera de un trasplante de órganos.

Para evitar complicaciones, decidieron dividir la casa de la familia por la mitad y mantener la distancia durante meses.

“Hubo muchas muertes en las salas covid, fue emocionalmente agotador”, dice al reconocer que el personal está “muy cansado”.

“La adrenalina nos hizo seguir adelante durante mucho tiempo y luego, cuando se ha calmado, todo el mundo ha decaído”.

Aunque el número de pacientes con el virus en el RVI bajó de 70 a 40 en el último mes, gracias a la “diferencia enorme” que empiezan a marcar los refuerzos de las vacunas, Jenny reconoce que muchos de los ingresados no están vacunados y a menudo piden que se les aplique alguna dosis “cuando ya es muy tarde”.

Este 12 de diciembre, las autoridades sanitarias británicas elevaran de tres a cuatro el nivel de alerta ante la propagación de la variante ómicron del coronavirus.

En una declaración televisada horas después, el primer ministro, Boris Johnson, instó a la población a recibir las vacunas de refuerzo.

“Ahora está claro que dos dosis de la vacuna simplemente no son suficientes para dar el nivel de protección que todos necesitamos. Pero la buena noticia es que nuestros científicos confían en que con una tercera dosis, una dosis de refuerzo, todos podremos volver a aumentar nuestro nivel de protección”, dijo.

Jenny Cain

BBC
La enfermera jefe Jenny Cain con sus colegas en una de las salas de medicina general.

La situación actual preocupa al personal sanitario porque va más allá del virus.

“No es lo ideal”, dice el doctor Jim Connelly, médico especialista que dirige el departamento de emergencias. “Nadie quiere que los pacientes sean tratados en un pasillo”, agrega.

El panorama es mucho más difícil este invierno boreal. El rendimiento de los hospitales en Inglaterra se encuentra en su peor nivel registrado, con tiempos de espera de entre tres y 13 horas en urgencias, algo nunca antes visto.

“En los últimos meses, el volumen ha sido mayor que nunca”, afirma el doctor, quien reconoce que aunque el personal “quiere dar lo mejor que puede, a veces no es posible porque el volumen es demasiado grande”.

Doctor Jim Connelly

BBC
El doctor Jim Connelly reconoce que la atención está desbordada

El retraso en la atención de adultos mayores y pacientes con enfermedades graves durante las cuarentenas, ha generado una acumulación de citas pendientes para intervenciones quirúrgicas y tratamientos vitales.

Por estos días en el RVI la ocupación de camas está alrededor del 90%.

Por esa razón Jenny no para de hablar por teléfono: intenta encontrar camas para los pacientes, resolver los problemas de personal y liberar espacio para que los que aún esperan en urgencias puedan ser trasladados a una sala.

People waiting in corridors in A&E

BBC
En los momentos de mayor afluencia, algunos pacientes en espera de tratamiento son retenidos en camillas en los pasillos

Si se le pregunta al personal cómo se siente, a menudo aparecen palabras como cansado, agotado, quemado. Sin embargo, tras casi dos años de pandemia, sigue habiendo una sensación de determinación y resistencia, incluso ante la amenaza inminente de otra ola de covid.

“Ha sido una auténtica montaña rusa emocional“, reitera la enfermera Jenny.

“Ha habido de todo: orgullo y recompensa, disgusto y cansancio. Pero el trabajo en equipo y el personal han sido fantásticos. Fantástico. No iría a ningún otro sitio”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VVpFyhF9iiY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.