close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Sistema de Administración Tributaria

Organismos proponen más impuestos a grandes empresas y no retirar recursos a las OSC

Expertos de Oxfam e ICRICT advirtieron que lo que se requiere es obligar a los grandes corporativos a pagar más impuestos y no retirar recursos a la sociedad civil bajo el argumento de combatir la corrupción.
Sistema de Administración Tributaria
Comparte

La política del nuevo gobierno de México, de combatir la corrupción para tener más recursos que permitan la inversión social es errónea, consideran expertos de organizaciones internacionales como Oxfam.

Retirar recursos a la sociedad civil bajo el argumento de que al combatir la corrupción se recaudarán los recursos que necesitan los grupos vulnerables, como asegura el presidente Andrés Manuel López Obrador, es un error que puede llevar a retrocesos en temas que ya habían avanzado, advirtieron investigadores reunidos en la sede mexicana de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Lee: Omisión del gobierno pone en riesgo el financiamiento de organizaciones de la sociedad civil

En lugar de eso, los expertos proponen una recaudación más eficiente que cobre a las grandes corporaciones las tasas tributarias que realmente deben pagar, es decir, en impuesto sobre la renta, especialmente a trasnacionales cuyas ganancias no permanecen en el país.

“El combate a la corrupción no es suficiente para tener más recursos, se requiere una reforma tributaria que derive en inversión pública. Un pacto social requiere más y mejor recaudación”, indicó el economista chileno Ricardo Martner, exdirector de la Unidad de Asuntos Fiscales de la Cepal y actual miembro de la Comisión Independiente para la Reforma Tributaria Corporativa Mundial.

Por su parte, la investigadora Magdalena Sepúlveda advirtió que retirar recursos a organizaciones civiles bajo el argumento de combatir la corrupción traerá una importante desigualdad social y de género, al limitar las posibilidades de atención a los grupos vulnerables sin combatir la corrupción a gran escala.

“La restricción al trabajo de la sociedad civil impide una amplitud de voces en la discusión pública. Además hay una afectación de género, sí, me refiero a las estancias infantiles y los refugios para mujeres sobrevivientes de violencia doméstica”, puntualizó Sepúlveda, miembro del Instituto de Investigación para el Desarrollo Social de la ONU.

Lee: No hay un plan de Estado en materia de derechos humanos, acusan OSC sobre primeros 100 días de AMLO

Cobrar a los que no pueden escapar 

La desigualdad en la recaudación impacta directamente en una baja inversión social, señalaron los expertos. Todo lo que no pagan los grandes corporativos al gobierno lo paga la ciudadanía: ya sea a través de recortes presupuestales, con programas de austeridad que reducen la inversión en políticas sociales; por la privatización de servicios o al aumentar el esfuerzo fiscal de las familias, explicó la experta en justicia fiscal de Oxfam, Susana Ruiz.

“Si no están pagando esas trasnacionales puede ser una renuncia del Estado a recaudar y por lo tanto a invertir, o puede decidir ‘si no recaudo de ellos lo recaudo de otros’. ¿Y dónde es más fácil recaudar? En los impuestos al consumo, ahí donde no puede escapar la ciudadanía”, abundó la especialista.

Ruiz explicó a Animal Político que el balance neto de la desigualdad tiene que ver con el tipo de impuesto que se cobra: los impuestos al consumo (IVA) pueden ser una proporción mucho más elevada de los ingresos que pagar por un patrimonio muy alto, además de que se trata de aportaciones que los ciudadanos no pueden eludir, a diferencia de los millonarios que pueden enviar su dinero fuera del país o a paraísos fiscales.

“Cuando tengo que dedicar una parte muy elevada de mis ingresos por el consumo, es injusto, no es en función de mi capacidad real sino en función de consumos a los que no puedo escapar: alimentos, vivienda, transporte. Eso supone que todos los ciudadanos sean contribuyentes todos los días, todos pagamos por los actos cotidianos, ¿por qué hay otros que escapen?”, cuestionó la activista.

Agregó que esto ocurre porque para los gobiernos resulta más fácil ceder ante la presión de grandes empresas, y elevar el IVA es un acto mucho más rápido.

Por ello, los expertos internacionales advirtieron que la intención del nuevo gobierno de convertir la economía actual en una más justa no podrá concretarse sin una reforma fiscal integral.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

5 mitos sobre la pérdida de peso desmentidos por la ciencia

Frente al temor de engordar con motivo de las fiestas, es fácil caer en la tentación de seguir consejos para bajar de peso que no tienen fundamento científico. Destacamos cinco muy difundidos que no sirven a este fin.
17 de diciembre, 2019
Comparte

En época de fiestas se hace más difícil cuidar la dieta. Cenas, despedidas de año, almuerzos… las ofertas de comidas deliciosas, pero ricas en calorías, sobran.

Tantas cosas se dicen sobre qué tenemos que hacer para perder peso que, por el afán de cuidarnos, a veces resulta difícil distinguir entre información fiable y falsa y acabamos poniendo en práctica cosas que no tienen ni pies ni cabeza.

Para evitar estos consejos que pueden ser erróneos, compartimos aquí cinco falsedades muy extendidas sobe la pérdida de peso.

1. La única manera de perder peso es con un régimen radical de ejercicios

Esto es falso. Bajar de peso involucra hacer cambios pequeños que puedas mantener a lo largo del tiempo.

Mujeres en bicicleta

Getty Images
Andar en bicicleta es una buen ejercicio para mantenernos en forma.

Esto quiere decir ser físicamente más activos. La recomendación general para un adulto es hacer al menos 150 minutos de actividad física -puede ser caminar rápido o andar en bicicleta- por semana, según recomienda el NHS, siglas del Servicio Nacional de Salud de Reino Unido.

Se trata, en síntesis, de quemar más calorías de las que consumimos y eso puede lograrse mediante una combinación de las dos cosas.

2. Evita los carbohidratos para bajar de peso

Las dietas bajas en carbohidratos, muy de moda en la década de los 90 y en la de 2000, hicieron que estos se ganaran una mala reputación.

Sin embargo, cuando se ingieren en la cantidad adecuada como parte de una dieta balanceada, estos no conducen al aumento de peso (siempre y cuando no les añadas a los carbohidratos mantequilla, salsas de crema, etc.).

Siempre es recomendable comer granos y carbohidratos integrales como el arroz integral o pan negro, y en el caso de la papa, por ejemplo, es bueno dejarle la piel para aumentar así el consumo de fibra.

3. Ciertos alimentos queman grasas y aceleran tu metabolismo

Hay dietas que recomiendan ciertos alimentos como los pomelos, la pimienta de cayena o el uso de vinagre, con el argumento de que su ingesta puede contribuir a perder peso porque queman grasas.

Pomelo

Getty Images
No hay alimentos -como se dijo muchas veces del pomelo- que quemen grasas o aceleren el metabolismo.

De acuerdo a la Clínica Mayo, una prestigiosa organización sin fines de lucro estadounidense dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, no hay alimentos que quemen grasas, te hagan perder kilos más rápido o aceleren tu metabolismo de modo tal que esto tenga un efecto en tu peso.

“Las dietas que se centran en alimentos únicos, como los mencionados anteriormente, son muy restrictivas y carecen de los nutrientes que el cuerpo necesita”, dice la clínica en su página de internet.

Por otro lado, cualquier pérdida de peso que se produzca como consecuencia de la restricción de calorías se revertirá una vez que abandones este régimen.

4. Los alimentos etiquetados con “bajo en grasas” o “sin grasas” son siempre una opción saludable

El problema con esta clase de productos es que muchos de ellos pueden contener más azúcar o sodio para compensar la pérdida de sabor que se genera al reducir las grasas.

Por otro lado, dice la Clínica Mayo, la grasa nos proporciona sensación de saciedad, haciendo que nos sintamos llenos por más tiempo.

“Elegir un producto sin grasa para reducir las calorías puede jugar en contra, porque puede hacer que comamos un refrigerio poco después”.

5. Eliminar los refrigerios entre las comidas te ayudará a perder peso

En realidad, cuando se trata de perder peso, el problema no son los refrigerios en sí, sino de qué tipo son.

Mucha gente necesita ingerir algo entre las comidas para mantener sus niveles de energía.

“Elige frutas o vegetales en vez de papas fritas, chocolates y otros tentempiés ricos en azúcar, sal y grasa”, recomienda el NHS.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=NTwPW3APLBo

https://www.youtube.com/watch?v=chiWVxreqhU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.