close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Carlo Echegoyen
No sabes lo que comes: El engaño en la venta de pescado en México
Un estudio de la organización Oceana muestra casos en tres ciudades donde a los consumidores se les engañó sobre la especie de pescado por la que pagaron, un problema de sustitución que tiene repercusiones ambientales y en la industria pesquera.
Foto: Carlo Echegoyen
Por Arturo Daen
12 de marzo, 2019
Comparte

Apenas amanece y en el mercado de La Nueva Viga ya hay un trajín de vendedores y clientes que buscan el mejor pescado. Sobre planchas metálicas o sobre el hielo, se apilan el huachinango, el mero, mojarras, curvina, que horas después estarán en la mesa de una restaurante, o en una pescadería.

Pero en el camino del océano al plato de los comensales mexicanos hay un engaño que no solo afecta el bolsillo de los consumidores, también tiene repercusiones ambientales, en la dinámica pesquera del país y en el ecosistema marítimo.  

Un estudio de la organización Oceana, que busca la conservación de los océanos y sus especies, muestra cómo en el país es común la práctica de sustitución de pescados con la que, solo por mencionar un caso, mientras los comensales eligen marlín lo que en realidad reciben la mayoría de las veces es atún ahumado. Aunque incluso con el estudio se registró que en dos ocasiones el marlín fue sustituido por tiburón zorro, y en una por tiburón sedoso.

Este tipo de sustitución ocurre en restaurantes, pescaderías y supermercados. Hay casos en que se vende mero, cuando en realidad es basa; o que se piensa que es huachinango, pero es bagre bandera o dorado.

El embuste, según explicaron los especialistas de Oceana, además de comercializadores consultados, no solo afecta el bolsillo de quien compra pescados, también tiene repercusiones ambientales en el ecosistema marítimo y en la dinámica pesquera del país.

Leer: Profeco detecta que 18 marcas de atún contienen soya en sus latas y no todas lo advierten al consumidor

Si la gente ve que una especie aparece en todos los menús, refiere la gente de Oceana, se da por hecho que hay una gran abundancia en los mares, ocultando que quizá dicha especie esté siendo sobreexplotada o tenga baja presencia en el mar, y no haya presión para que se apliquen controles a fin de recuperarla o fortalecerla.

El estudio de Oceana se llevó a cabo en 133 establecimientos, pescaderías, supermercados y restaurantes, en la Ciudad de México, Cancún (Quintana Roo) y Mazatlán (Sinaloa).

Fueron recolectadas muestras, y luego se comparó el nombre comercial de cada pescado a la venta con el nombre científico, a partir de la información genética.

El resultado fue, en promedio, de un 31% de sustitución de especies —en total fueron identificados 116 casos de sustitución—.

En al menos una de cada tres ventas hubo gato por liebre: la gente pidió un tipo de pescado, y en realidad pusieron una especie distinta en su plato. Con diferencias de precios, en algunos casos, de más de 200 pesos.

Las cifras

En general, en donde se presentó el nivel más alto de sustitución fue en las pescaderías, con un 36.5%; en segundo lugar los restaurantes, con 33.5%, y en tercer sitio los supermercados, con 16.5%.

En cuanto a especies, en las tres ciudades las cinco más sustituidas fueron marlín, con un nivel de sustitución del 95%; sierra (89%); mero (87%), huachinango (54%) y robalo (53%).

Al analizar cada una de las ciudades, la Ciudad de México tuvo un nivel general de 34% de sustitución, con el dorado (85%), huachinango (78%), mero (100%), robalo (50%) y marlín (83%) como los pescados más sustituidos.

En Cancún, el porcentaje de sustitución en general fue de 26.5%; el marlín (100% de sustitución) y el mero (80%) fueron las especies más sustituidas.

Por último en Mazatlán, Sinaloa, el promedio general de sustitución fue de 31.6%, siendo los pescados con más sustitución el marlin (100%), la sierra (100%) y el pargo (50%).

Los autores de la investigación aceptan que las 383 muestras obtenidas (123 muestras en Mazatlán, 153 en la Ciudad de México y 107 en Cancún) y sus respectivos resultados , no alcanzan a ser representativas de todo lo que se conoce como sistema de “pesquería” mexicano.

Pero el estudio, señalan, sí es “una fotografía” y un llamado de atención tanto para autoridades, gente en el negocio de la venta de pescado y consumidores, sobre las flaquezas de la cadena de vigilancia para los productos marítimos, y cómo esto puede “invisibilizar” que hay carencia de ciertas especies en México.

Diferencias de costos

Una de las situaciones más llamativas que encontró Oceana, al hacer su estudio, fue un engaño en una tienda en Cancún, Quintana Roo, donde utilizaron pintura para “disfrazar” una especie.

“Encontramos en un mismo supermercado atún vendido como atún a 399 pesos, y como salmón a 599 pesos. Los dos eran atún. Y ese atún (al que hacían pasar por salmón) estaba pintado de rosa”, relata directora de campañas de transparencia en Oceana.

“En el supermercado es difícil que haya una confusión. No es que el mesero se haya confundido. Ahí hay una etiqueta que te está vendiendo un atún 200 pesos más caro que lo que cuesta en otro mismo empaque. Pareciera que ahí hay un dolo detrás. Difícilmente imagino al supermercado etiquetando así. Debe ser quien le vende al supermercado”, agrega.

Otros casos que detectó Oceana: la sustitución de huachinango por bagre bandera en una pescadería o local de la Ciudad de México. Datos de la Secretaría de Economía sobre los precios en La Viga, en agosto de 2018 (mes que corresponde al periodo en que se realizó el estudio) el kilo de huachinango tenía un precio de 110 pesos, y el de bagre bandera de 30 pesos. Una diferencia de 80 pesos.

En otra pescadería, se dijo a los consumidores que se les vendía mero a un precio de 95 peso el kilo, cuando también era en realidad bagre bandera, de 30 pesos. Una diferencia de 65 pesos.

En el artículo 32 de la Ley Federal de Protección al Consumidor se establece que la información o publicidad relativa a bienes, productos o servicios que se difundan por cualquier medio o forma, deberá ser veraz, sin inducir a error o confusión.

En tanto, en el Reglamento de la Ley Federal de Protección al Consumidor se menciona que serán conductas o prácticas comerciales abusivas las que “violen los derechos que la Ley otorga a los consumidores en virtud de su realización de manera engañosa, excesiva, arbitraria o indebida”.

Animal Político llamó a Profeco, para consultar sobre los resultados del estudio de Oceana, y solo respondieron con una tarjeta informativa, indicando que “en el nuevo esquema de verificación y vigilancia, se actúa previa denuncia ciudadana”, cuando se detectan prácticas irregulares.

Durante este año, apuntaron, han recibido denuncias en contra de diferentes marcas y presentaciones de atún preenvasado, que derivaron en 3,142 productos inmovilizados de la marca Selecto Brand y 9 requerimientos de información a las principales empacadoras de atún en el país, por inconsistencias en la información comercial de su etiquetado.

¿Dónde inicia el engaño?

Al leer sobre estas sustituciones, muchos pueden preguntarse cómo es que en los establecimientos la gente no se daría cuenta de que le están defraudando con un pescado que no pidió, sobre todo en los casos donde hay una diferencia de precio tan alto.

Al respecto Luis Bourillón, representante en México del Consejo de Administración Marina (MSC, por sus siglas en inglés), organización líder en ecoetiquetado de pescados a nivel global, menciona que en muchos casos por el tipo de presentación de los platillos, la semejanza entre especies y el hecho de que te den el pescado en filete, resulta muy difícil para el consumidor común distinguir las diferencias o percatarse el engaño.

“Si te traen un filete de pescado, bañado en una salsa y bien aderezado, es muy difícil que con el puro paladar puedas detectar, o con la forma del filete, con la consistencia, a menos que seas un pescador o un gran conocedor”, menciona Bourillón.

Otra interrogante es, ¿por qué ocurre la sustitución? ¿En qué momento? ¿Son restauranteros o dueños de pescaderías que tratan de embaucar a los clientes? ¿Los distribuidores? ¿O en qué punto de la cadena ocurre?

Para su estudio, Oceana no quiso dar los nombres de los establecimientos en que tomaron muestras, porque justo desconocen si los propios restauranteros o dueños de pescaderías, o incluso las cadenas de supermercados, pudieron ser engañados por un distribuidor.

En sus conclusiones, la ONG reconoció que no podía determinar en qué punto de la cadena había ocurrido la sustitución de especies. Ni tampoco si dicha sustitución, en los 133 establecimientos, había sido accidental o intencional.

Consultados sobre si puede haber casos de corrupción, donde los dueños de establecimientos como restaurantes pudieran actuar con dolo, tanto gente de comercializadoras como especialistas coincidieron en mencionar que en cualquier punto de la cadena, desde el inicio hasta la parte final, podría haber acciones indebidas.

“Donde hay un plato, que te están vendiendo mero, que debe costar entre 300 o 400 pesos el kilo, y en realidad te dan basa, que debe costar unos 100 pesos el kilo, si es un accidente es un accidente muy afortunado para el vendedor”, dice Pedro Zapata, vicepresidente de Oceana en México.

“Los engaños vienen a diferentes niveles, puede ser el intermediario vendiendo un filete diciendo que es una cosa y dándote otra, pero también se da mucho el engaño a nivel restaurante, que el mismo restaurante tiene huachinango o robalo, extraviado, y en ese momento no hay, o está muy caro, te dan otra cosa y no te lo dicen”, comenta al respecto Pablo Ferrer, Gerente de la Comercializadora Sargazo.

El propio Armando Vega, gerente de El Navegante, una de las comercializadoras más importantes del mercado de La Nueva Viga, que es el segundo mercado de pescados y mariscos del mundo, reconoce que hay personas en la industria que sí incurren en engaños o prácticas desleales, como la sustitución, aunque es algo que el sector busca combatir.

“Mucha gente en el hecho de ganar ganar, mete un producto más barato, y lo mete en su carta como otro”, menciona Vega.

Estos casos de sustitución y otras prácticas como la pesca ilegal o indebida, mencionaron las fuentes consultadas, persisten en México por la falta de controles o inspecciones más estrictos, dispersión en la responsabilidad de distintas autoridades, la carencia de normas más completas para el etiquetado, y la falta de conciencia sobre las repercusiones que hay.

El mar alimenta a los mexicanos, como actividad económica genera unos 11 mil millones de pesos al año y la diversidad de sus especies es en sí misma una gran riqueza, pero México no hace lo suficiente para cuidarlo.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
EHT Collaboration
Así es la primera foto de un agujero negro capturada por el Event Horizon Telescope: "Un absoluto monstruo"
Una red de ocho telescopios en distintos lugares del planeta permitió captar la primera imagen real de un agujero negro supermasivo. "Es el campeón de peso pesado de los agujeros negros del Universo", le dijo a la BBC uno de los científicos.
EHT Collaboration
10 de abril, 2019
Comparte

Un equipo internacional de astrónomos obtuvo la primera fotografía de un agujero negro.

Se trata de un agujero negro supermasivo en el corazón de una galaxia distante.

El pozo gravitacional tiene un diámetro de 40.000 millones de km, tres millones de veces más que el diámetro de la Tierra, y ha sido descrito por los científicos como “un monstruo”.

El agujero negro se encuentra a 500 trillones de km de nuestro planeta y fue fotografiado por un proyecto internacional que combinó el poder de ocho radiotelescopios alrededor del mundo.

El nombre de la iniciativa es Telescopio del Horizonte de Sucesos, Event Horizon Telescope o EHT por sus siglas en inglés, una colaboración en la que participan cerca de 200 científicos.

El EHT buscaba fotografiar la silueta circular opaca que un agujero negro proyecta sobre un fondo más brillante.

El borde de esa sombra es el llamado horizonte de sucesos, el punto de no retorno más allá del cual la gravedad es tan extrema que incluso la luz no puede escapar.

El profesor Heino Falcke, de la Universidad Radboud en Holanda, quien propuso originalmente el experimento, dijo a la BBC que el agujero negro se encuentra en el corazón de la galaxia M87 en la constelación de Virgo.

Galaxia M87

Los astrónomos sospechaban que había un agujero supermasivo en la galaxia M87 debido a imágenes como ésta. El centro oscuro no muestra un agujero negro sino una densidad alta de estrellas en rápido movimiento. Imagen: DR JEAN LORRE/SCIENCE PHOTO LIBRARY

“Lo que vemos en la imagen es más grande que todo nuestro Sistema Solar”, afirmó Falcke.

“Tiene una masa que equivale a 6.500 millones de veces la masa del Sol. Y creemos que es uno de los agujeros negros más pesados que existen”.

“Es un absoluto monstruo, el campeón de peso pesado de los agujeros negros del Universo”.

La imagen del agujero negro muestra un “anillo de fuego” intensamente brillante, según explicó Falcke.

El anillo rodea un agujero oscuro perfectamente circular. La parte brillante de la foto corresponde a gases supercalentados que están cayendo en el agujero negro.

Esa luz es más brillante que la de todos los miles de millones de otras estrellas de la galaxia combinadas, y por eso es posible captarla desde la Tierra.

El círculo es el punto en el que la luz ingresa al agujero negro, que es un objeto con una atracción gravitacional tan potente que ni siquiera la luz puede escapar de él.

Telescopio de Horizonte de Sucesos (EHT)
Línea

Qué es un agujero negro

  • Es una región del espacio de cuya atracción gravitacional nada, ni siquiera la luz, puede escapar
  • A pesar de su nombre, los agujeros negros no están vacíos sino que consisten en enormes cantidades de materia concentrada tan densamente en un área pequeña que nada puede escapar de su campo gravitacional
  • Hay un umbral alrededor del agujero negro llamado horizonte de sucesos. Es el punto de no retorno, más allá del cual es imposible escapar de los efectos gravitacionales del agujero negro.
Línea

La imagen coincide con lo imaginado tanto por físicos teóricos como por directores de cine de Hollywood, de acuerdo a Ziri Younsi, investigador de University College London, quien es parte del proyecto EHT.

“Si bien son objetos relativamente simples, los agujeros negros plantean algunos de los interrogantes más complejos sobre la naturaleza del espacio, del tiempo, y por último, de nuestra existencia”.

“Es extraordinario que la imagen que observamos sea tan similar a la que predecían nuestros cálculos teóricos. Así que según parece, un vez más Einstein tenía razón“.

Tener la primera fotografía real de un agujero negro permitirá a los investigadores aprender más sobre estos objetos misteriosos.

Nadie sabe con certeza cómo se forma el anillo brillante. Y algo aún más intrigante es qué sucede cuando un objeto entra al agujero negro.

Telescopio ALMA en Chile

ALMA, la red de radiotelescopios de Atacama, Chile, participó en la iniciativa. Foto: AFP

El profesor Falcke tuvo la idea de combinar telescopios para obtener una imagen de un agujero negro cuando era estudiante de doctorado en 1993.

En esa época nadie pensaba que era algo posible. Pero Falcke fue el primero en percibir que se generaría una cierta emisión de radio cerca de y en torno al agujero negro, y que esa emisión sería lo suficientemente poderosa como para ser detectada por telescopios en la Tierra.

Falcke también recuerda haber leído un estudio científico de 1973, según el cual los agujeros negros aparecían 2,5 veces más grandes que su tamaño real debido a su enorme gravedad.

Estos dos factores hicieron que lo que se consideraba imposible de pronto pareciera posible.

Falcke promovió su idea durante dos décadas hasta que finalmente logró convencer al Consejo de Investigaciones Europeo, European Research Council, que aportó los recursos financieros para el inicio del proyecto.

La Fundación Nacional de Ciencia de Estados Unidos, National Science Foundation, y agencias en el este de Asia se sumaron luego con sus propios fondos a la iniciativa, que requirió más de US$50 millones.

Joven con discos duros del proyecto

Los datos obtenidos por los radiotelescopios son tan copiosos que no pueden enviarse por internet. Cientos de discos duros con información fueron transportados por avión a centros de procesamiento en Boston y Bonn. Foto: KATIE BOUMAN

La inversión ha sido justificada ahora con la publicación de la imagen. El profesor Falcke siente que “la misión está cumplida”, según me dijo.

“Ha sido una larga travesía, pero esto es lo que quería ver con mis propios ojos. Quería saber que era algo real”, señaló.

Ningún telescopio es lo suficientemente potente como para captar la imagen de un agujero negro.

Por ello se requirió una red de ocho observatorios combinados, en la iniciativa Event Horizon Telescope o EHT, que puede visualizarse como un gran telescopio virtual del tamaño del planeta.

El director del EHT es el profesor Sheperd Doeleman, del Centro de Astrofísica Harvard Smithsonian, un proyecto conjunto de la Universidad de Harvard y del Instituto Smithsoniano.

Telescopio del Polo Sur

El Telescopio del Polo Sur fue uno de los ocho observatorios que formaron una red para captar la imagen. Foto: JASON GALLICCHIO

Los telescopios que intengran el EHT se encuentran en volcanes en Hawái y México, montañas en Arizona y en la Sierra Nevada en España, en el Desierto de Atacama en Chile y en la Antártica.

Un equipo de cerca de 200 científicos apuntó los telescopios de la red hacia M87 y registró datos desde el corazón de la galaxia durante más de 10 días.

La información que obtuvieron fue demasiado copiosa como para ser enviada por internet.

Los datos fueron almacenados en cientos de discos duros que fueron transportados por avión a centros de procesamiento en Boston y Bonn que sintetizaron la información.

Doleman describe esta operación como “una extraordinaria hazaña científica”.

“Hemos logrado algo que hace una generación se consideraba imposible“, señaló el director del proyecto EHT.

“Avances en tecnología, conexiones entre los mejores radio observatorios y algoritmos innovadores se combinaron para abrir una ventana completamente nueva a los agujeros negros”.

El mismo equipo también busca obtener una foto de Sagitario A* o Sgr A*el agujero negro masivo en el centro de nuestra propia galaxia, la Vía Láctea.

Aunque parezca extraño, es más difícil lograr una imagen de Sagitario A* que de un agujero negro en una galaxia distante.

Y eso se debe a que, por razones aún desconocidas, el anillo de fuego en torno al agujero negro de la Vía Láctea es más pequeño y menos brillante.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.facebook.com/bbcmundo/posts/10157460396404665


¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.