No sabes lo que comes: El engaño en la venta de pescado en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Carlo Echegoyen

No sabes lo que comes: El engaño en la venta de pescado en México

Un estudio de la organización Oceana muestra casos en tres ciudades donde a los consumidores se les engañó sobre la especie de pescado por la que pagaron, un problema de sustitución que tiene repercusiones ambientales y en la industria pesquera.
Foto: Carlo Echegoyen
Por Arturo Daen
12 de marzo, 2019
Comparte

Apenas amanece y en el mercado de La Nueva Viga ya hay un trajín de vendedores y clientes que buscan el mejor pescado. Sobre planchas metálicas o sobre el hielo, se apilan el huachinango, el mero, mojarras, curvina, que horas después estarán en la mesa de una restaurante, o en una pescadería.

Pero en el camino del océano al plato de los comensales mexicanos hay un engaño que no solo afecta el bolsillo de los consumidores, también tiene repercusiones ambientales, en la dinámica pesquera del país y en el ecosistema marítimo.  

Un estudio de la organización Oceana, que busca la conservación de los océanos y sus especies, muestra cómo en el país es común la práctica de sustitución de pescados con la que, solo por mencionar un caso, mientras los comensales eligen marlín lo que en realidad reciben la mayoría de las veces es atún ahumado. Aunque incluso con el estudio se registró que en dos ocasiones el marlín fue sustituido por tiburón zorro, y en una por tiburón sedoso.

Este tipo de sustitución ocurre en restaurantes, pescaderías y supermercados. Hay casos en que se vende mero, cuando en realidad es basa; o que se piensa que es huachinango, pero es bagre bandera o dorado.

El embuste, según explicaron los especialistas de Oceana, además de comercializadores consultados, no solo afecta el bolsillo de quien compra pescados, también tiene repercusiones ambientales en el ecosistema marítimo y en la dinámica pesquera del país.

Leer: Profeco detecta que 18 marcas de atún contienen soya en sus latas y no todas lo advierten al consumidor

Si la gente ve que una especie aparece en todos los menús, refiere la gente de Oceana, se da por hecho que hay una gran abundancia en los mares, ocultando que quizá dicha especie esté siendo sobreexplotada o tenga baja presencia en el mar, y no haya presión para que se apliquen controles a fin de recuperarla o fortalecerla.

El estudio de Oceana se llevó a cabo en 133 establecimientos, pescaderías, supermercados y restaurantes, en la Ciudad de México, Cancún (Quintana Roo) y Mazatlán (Sinaloa).

Fueron recolectadas muestras, y luego se comparó el nombre comercial de cada pescado a la venta con el nombre científico, a partir de la información genética.

El resultado fue, en promedio, de un 31% de sustitución de especies —en total fueron identificados 116 casos de sustitución—.

En al menos una de cada tres ventas hubo gato por liebre: la gente pidió un tipo de pescado, y en realidad pusieron una especie distinta en su plato. Con diferencias de precios, en algunos casos, de más de 200 pesos.

Las cifras

En general, en donde se presentó el nivel más alto de sustitución fue en las pescaderías, con un 36.5%; en segundo lugar los restaurantes, con 33.5%, y en tercer sitio los supermercados, con 16.5%.

En cuanto a especies, en las tres ciudades las cinco más sustituidas fueron marlín, con un nivel de sustitución del 95%; sierra (89%); mero (87%), huachinango (54%) y robalo (53%).

Al analizar cada una de las ciudades, la Ciudad de México tuvo un nivel general de 34% de sustitución, con el dorado (85%), huachinango (78%), mero (100%), robalo (50%) y marlín (83%) como los pescados más sustituidos.

En Cancún, el porcentaje de sustitución en general fue de 26.5%; el marlín (100% de sustitución) y el mero (80%) fueron las especies más sustituidas.

Por último en Mazatlán, Sinaloa, el promedio general de sustitución fue de 31.6%, siendo los pescados con más sustitución el marlin (100%), la sierra (100%) y el pargo (50%).

Los autores de la investigación aceptan que las 383 muestras obtenidas (123 muestras en Mazatlán, 153 en la Ciudad de México y 107 en Cancún) y sus respectivos resultados , no alcanzan a ser representativas de todo lo que se conoce como sistema de “pesquería” mexicano.

Pero el estudio, señalan, sí es “una fotografía” y un llamado de atención tanto para autoridades, gente en el negocio de la venta de pescado y consumidores, sobre las flaquezas de la cadena de vigilancia para los productos marítimos, y cómo esto puede “invisibilizar” que hay carencia de ciertas especies en México.

Diferencias de costos

Una de las situaciones más llamativas que encontró Oceana, al hacer su estudio, fue un engaño en una tienda en Cancún, Quintana Roo, donde utilizaron pintura para “disfrazar” una especie.

“Encontramos en un mismo supermercado atún vendido como atún a 399 pesos, y como salmón a 599 pesos. Los dos eran atún. Y ese atún (al que hacían pasar por salmón) estaba pintado de rosa”, relata directora de campañas de transparencia en Oceana.

“En el supermercado es difícil que haya una confusión. No es que el mesero se haya confundido. Ahí hay una etiqueta que te está vendiendo un atún 200 pesos más caro que lo que cuesta en otro mismo empaque. Pareciera que ahí hay un dolo detrás. Difícilmente imagino al supermercado etiquetando así. Debe ser quien le vende al supermercado”, agrega.

Otros casos que detectó Oceana: la sustitución de huachinango por bagre bandera en una pescadería o local de la Ciudad de México. Datos de la Secretaría de Economía sobre los precios en La Viga, en agosto de 2018 (mes que corresponde al periodo en que se realizó el estudio) el kilo de huachinango tenía un precio de 110 pesos, y el de bagre bandera de 30 pesos. Una diferencia de 80 pesos.

En otra pescadería, se dijo a los consumidores que se les vendía mero a un precio de 95 peso el kilo, cuando también era en realidad bagre bandera, de 30 pesos. Una diferencia de 65 pesos.

En el artículo 32 de la Ley Federal de Protección al Consumidor se establece que la información o publicidad relativa a bienes, productos o servicios que se difundan por cualquier medio o forma, deberá ser veraz, sin inducir a error o confusión.

En tanto, en el Reglamento de la Ley Federal de Protección al Consumidor se menciona que serán conductas o prácticas comerciales abusivas las que “violen los derechos que la Ley otorga a los consumidores en virtud de su realización de manera engañosa, excesiva, arbitraria o indebida”.

Animal Político llamó a Profeco, para consultar sobre los resultados del estudio de Oceana, y solo respondieron con una tarjeta informativa, indicando que “en el nuevo esquema de verificación y vigilancia, se actúa previa denuncia ciudadana”, cuando se detectan prácticas irregulares.

Durante este año, apuntaron, han recibido denuncias en contra de diferentes marcas y presentaciones de atún preenvasado, que derivaron en 3,142 productos inmovilizados de la marca Selecto Brand y 9 requerimientos de información a las principales empacadoras de atún en el país, por inconsistencias en la información comercial de su etiquetado.

¿Dónde inicia el engaño?

Al leer sobre estas sustituciones, muchos pueden preguntarse cómo es que en los establecimientos la gente no se daría cuenta de que le están defraudando con un pescado que no pidió, sobre todo en los casos donde hay una diferencia de precio tan alto.

Al respecto Luis Bourillón, representante en México del Consejo de Administración Marina (MSC, por sus siglas en inglés), organización líder en ecoetiquetado de pescados a nivel global, menciona que en muchos casos por el tipo de presentación de los platillos, la semejanza entre especies y el hecho de que te den el pescado en filete, resulta muy difícil para el consumidor común distinguir las diferencias o percatarse el engaño.

“Si te traen un filete de pescado, bañado en una salsa y bien aderezado, es muy difícil que con el puro paladar puedas detectar, o con la forma del filete, con la consistencia, a menos que seas un pescador o un gran conocedor”, menciona Bourillón.

Otra interrogante es, ¿por qué ocurre la sustitución? ¿En qué momento? ¿Son restauranteros o dueños de pescaderías que tratan de embaucar a los clientes? ¿Los distribuidores? ¿O en qué punto de la cadena ocurre?

Para su estudio, Oceana no quiso dar los nombres de los establecimientos en que tomaron muestras, porque justo desconocen si los propios restauranteros o dueños de pescaderías, o incluso las cadenas de supermercados, pudieron ser engañados por un distribuidor.

En sus conclusiones, la ONG reconoció que no podía determinar en qué punto de la cadena había ocurrido la sustitución de especies. Ni tampoco si dicha sustitución, en los 133 establecimientos, había sido accidental o intencional.

Consultados sobre si puede haber casos de corrupción, donde los dueños de establecimientos como restaurantes pudieran actuar con dolo, tanto gente de comercializadoras como especialistas coincidieron en mencionar que en cualquier punto de la cadena, desde el inicio hasta la parte final, podría haber acciones indebidas.

“Donde hay un plato, que te están vendiendo mero, que debe costar entre 300 o 400 pesos el kilo, y en realidad te dan basa, que debe costar unos 100 pesos el kilo, si es un accidente es un accidente muy afortunado para el vendedor”, dice Pedro Zapata, vicepresidente de Oceana en México.

“Los engaños vienen a diferentes niveles, puede ser el intermediario vendiendo un filete diciendo que es una cosa y dándote otra, pero también se da mucho el engaño a nivel restaurante, que el mismo restaurante tiene huachinango o robalo, extraviado, y en ese momento no hay, o está muy caro, te dan otra cosa y no te lo dicen”, comenta al respecto Pablo Ferrer, Gerente de la Comercializadora Sargazo.

El propio Armando Vega, gerente de El Navegante, una de las comercializadoras más importantes del mercado de La Nueva Viga, que es el segundo mercado de pescados y mariscos del mundo, reconoce que hay personas en la industria que sí incurren en engaños o prácticas desleales, como la sustitución, aunque es algo que el sector busca combatir.

“Mucha gente en el hecho de ganar ganar, mete un producto más barato, y lo mete en su carta como otro”, menciona Vega.

Estos casos de sustitución y otras prácticas como la pesca ilegal o indebida, mencionaron las fuentes consultadas, persisten en México por la falta de controles o inspecciones más estrictos, dispersión en la responsabilidad de distintas autoridades, la carencia de normas más completas para el etiquetado, y la falta de conciencia sobre las repercusiones que hay.

El mar alimenta a los mexicanos, como actividad económica genera unos 11 mil millones de pesos al año y la diversidad de sus especies es en sí misma una gran riqueza, pero México no hace lo suficiente para cuidarlo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: qué tan rápido se está extendiendo por América Latina (y cómo se compara con otras regiones)

En estos momentos América Latina registra menos del 0,1% de los casi 110.000 casos de covid-19 diagnosticados a nivel global. ¿Cómo se explica esa situación? ¿Y qué tan probable es que los números sigan manteniéndose bajos en comparación con los registrados en otras partes?
10 de marzo, 2020
Comparte
Hombre con mascarilla en el Canal de Panamá

EPA
Con la llegada del nuevo coronavirus a Panamá ya son 11 los países de América Latina que han registrados casos de covid-19.

Panamá se convirtió a inicios de esta semana en el decimoprimer país de América Latina en confirmar la presencia del nuevo coronavirus en su territorio.

La nación centroamericana se sumó así a Brasil, México, Ecuador, República Dominicana, Argentina, Chile, Colombia, Perú, Costa Rica y Paraguay, donde también se han registrado casos de covid-19.

Juntos suman 106, en una región de 626 millones de habitantes.

Eso equivale a menos del 0,1% de los casi 110.000 casos contabilizados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) a las 09:00 GMT del lunes 9 de marzo.

Y también significa que las cifras latinoamericanas todavía están muy por detrás de las de Asia, Europa e incluso Estados Unidos, donde a inicios de este martes el número de infectados con el coronavirus ya sumaba 726.

El virus, sin embargo, llegó a la región el pasado 26 de febrero, lo que también implica que en menos de dos semanas el número de casos ha aumentado en un 10.500%.

Y aunque todos los primeros contagios se produjeron en el extranjero, según la OMS en al menos cinco países latinoamericanos ya se han registrado ejemplos de transmisión local.

Mujer con mascarilla en el aeropuerto argentino de Ezeiza

EPA
La primera muerte por el nuevo coronavirus en América Latina se registró en Argentina.

¿Cómo se compara entonces la situación latinoamericana con lo que ha estado ocurriendo en otras partes del mundo?

¿Y qué tan probable es que los números en América Latina se mantengan muy por detrás de los registrados en otras regiones?

Lejos del epicentro

Los expertos consultados por BBC Mundo advierten sobre la dificultad de predecir el comportamiento de una epidemia, especialmente en casos de nuevos virus como el del covid-19.

Pero el profesor Paul Hunter, un experto de la Universidad de East Anglia, en Reino Unido, identifica al menos cuatro factores que influyen en su posible propagación: la suerte, la capacidad de los sistemas de salud, el clima y la densidad poblacional.

El coronavirus en América Latina (09/08/2020)
País Casos confirmados Fecha 1er caso
Brasil 30 26 de febrero
Argentina 17 3 de marzo
Ecuador 15 29 de febrero
Chile 13 3 de marzo
Costa Rica 9 6 de marzo
Perú 7 6 de marzo
México 7 28 de febrero
República Dominicana 5 1 de marzo
Colombia 3 6 de marzo
Paraguay 1 7 de marzo
Panamá 1 9 de marzo
Fuente: Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades, Organización Mundial de la Salud, Ministerios de Salud.

“La forma en la que un virus se propaga tiene mucho que ver con la suerte: por ejemplo si hay una persona que en su momento más infeccioso viaja a un lugar especialmente propicio”, explica Hunter.

“Y cuando se vieron los primeros contagios (de covid-19) fuera de China, estos se dieron en lugares con frecuentes conexiones aéreas a ese país“, le dice a BBC Mundo.

Así las cosas, la lejanía con el epicentro de la epidemia —la provincia china de Wuhan— protegió a América Latina de la explosión inicial.

Y lo mismo puede decirse en relación a los principales focos secundarios: Italia, Irán y Corea del Sur.

“Las distancias juegan un papel importante”, explica Marcos Espinal, el director del Departamento de Enfermedades Transmisibles y Determinantes Ambientales de la Salud de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

“Y esos tres países, además de China, son los que han contribuido a que en Europa, Asia y otras regiones la diseminación sea más rápida”, le dice a BBC Mundo.

Aumento del covid-19 en América Latina

BBC

De hecho, para Espinal no es coincidencia que la mayoría de los casos registrados en América Latina —incluyendo el primero— estuvieran vinculados a Italia.

Pero las estrechas relaciones que algunos países de la región mantienen con la nación europea no se comparan con las de sus vecinos inmediatos, lo que ayuda a entender la diferencia en el número de casos.

“La gran mayoría de los primeros casos registrados en varios países europeos pueden conectarse con Italia“, recuerda Hunter.

Y el experto de la Universidad de East Anglia cree que en la medida en que empiezan a registrarse casos de transmisiones comunitarias en países mucho más cercanos, el número de infectados en la región latinoamericana también podría multiplicarse.

“Creo que las cosas van a empeorar rápidamente en Estados Unidos”, vaticina Hunter.

“Y sospecho que lo que va a pasar en las próximas semanas es que muchos de los casos en Latinoamérica van a estar vinculados con EE.UU.“, le dice a BBC Mundo.

Origen de los primeros casos de coronavirus en América Latina
Italia Brasil, México, República Dominicana, Argentina, Colombia
España Ecuador, Perú, Panamá
Asia Chile
Estados Unidos Costa Rica
Ecuador Paraguay

De hecho, EE.UU. ya fue el origen de la infección de los primeros casos registrados en Costa Rica.

Mientras, el primer caso registrado en Paraguay fue el de un hombre de 32 años que había viajado a Ecuador.

Números oficiales vs realidad

La capacidad de detección temprana de los sistemas de salud también resulta clave para ralentizar la propagación.

Pero, si es deficiente, también puede ofrecer una idea equivocada de la dimensión del problema.

Personal de salud tomando la temperatura de una viajera en la frontera de Ecuador con Perú.

Reuters
Personal de salud tomando la temperatura de una viajera en la frontera de Ecuador con Perú.

“Es sencillo: si no se hacen las pruebas, no se puede saber cuántos casos se tienen”, explica Hunter.

“Hay varios países que no reportan casos, pero la pregunta es si le han hecho el examen a alguien“, le dice a BBC Mundo.

Y esa no es la única razón por la que él y Espinales coinciden en que hay que ser consciente de que las cifras reportadas tanto a nivel global como regional no ofrecen una fotografía completa.

“Hay que recordar que el virus en el 80% de los casos es leve“, recuerda Espinales.

“Y mucha gente no va al médico pensando que es una gripe leve, así que puede haber muchos casos no detectados”, dice el experto de la OPS.

“Tampoco hay que olvidar que la cifras oficiales forzosamente están desactualizadas en al menos una semana“, agrega Hunter.

“Es así porque pueden pasar cinco días antes de que una persona infectada empiece a sentirse enferma, porque una vez enfermas las personas no siempre van al doctor inmediatamente, y porque luego hay que esperar un tiempo a tener los resultados de las pruebas”, explica el experto británico.

Eso significa que el número de afectados podría subir rápidamente en países como México, donde si bien hasta el momento solamente se han registrado siete enfermos el número de casos sospechosos es de 35.

Aunque el país con más casos sospechosos de covid-19 es, de lejos, Brasil, con 930.

Viajeros llegando a Brasil

AFP
El número de casos sospechosos de covid-19 en Brasil ya suma 930.

Por lo demás, los 30 casos registrados en Braasil menos de dos semanas después de la identificación del paciente cero sugieren un ritmo de contagio inicial superior incluso al de Italia, que tardó tres semanas en llegar a 20 positivos.

Y, si se comparan únicamente las primeras dos semanas, Argentina, Ecuador y Chile también presentan un ritmo de contagio superior al de España, que para esa fecha registraba únicamente tres casos y tres semanas y media después ya suma 1.245 enfermos de coronavirus.

Esto, sin embargo, no significa necesariamente que estos países superarán a sus similares europeos en número de casos.

Pero la capacidad del sistema de salud para manejar a los afectados tendrá mucho que decir en el resultado final, como demuestra por ejemplo la situación de Irán.

Ayudados por el clima

Por lo demás, de los cuatro factores identificados por el profesor de la Universidad de East Anglia, la densidad poblacional no parece jugar a favor de América Latina.

Hombre con mascarilla en un autobús de CDMX

Reuters
La cercanía de millones de personas en gigantescas urbes como Ciudad de México puede ayudar a la propagación del virus.

Pero el factor climático probablemente sí ha ayudado a una más lenta propagación del coronavirus, especialmente en un hemisferio sur que apenas empieza a despedirse del verano.

“Si se comporta como la influenza y los virus gripales, es de esperar que en época de verano bajen los casos, y ese es un factor a considerar”, explica Espinales.

Y Hunter está de acuerdo, aunque puntualiza que el principal impacto del clima es indirecto.

“En países más cálidos, dónde no llueve tanto, la gente suele pasar menos tiempo en espacios cerrados y más tiempo afuera. Y no se necesita mucho de eso para cambiar el comportamiento de una infección“, explica.

Y aunque ninguno de los dos expertos quiere utilizar la palabra “inevitable” a la hora de predecir un posible empeoramiento de la situación con la llegada del invierno austral, los dos coinciden en que América Latina todavía no ha visto el pico de casos de nuevo coronavirus.

“Es bastante probable (que las cifras aumenten significativamente)”, le dice a BBC Mundo Espinales.

“Creo que van a subir. Lo más probable es que se vean más casos en la medida que se acerca el invierno“, coincide Hunter.

La historia del coronavirus en América Latina todavía no se ha dejado de escribir.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA

https://www.youtube.com/watch?v=4u7TwSwo0rU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts