close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
Cuartoscuro
24 años de actividad del Popo: sus explosiones más fuertes y qué significa el cambio en la alerta
La última vez que cambió el semáforo de alerta fue en mayo de 2013 por la actividad que presentaba.
Cuartoscuro
29 de marzo, 2019
Comparte

Hace 24 años el Popo ‘despertó’. La madrugada del 21 de diciembre de 1994 se produjo la primera emisión de ceniza en 70 años, entonces Puebla amaneció cubierta de ceniza.

50 mil personas de las comunidades cercanas a las faldas del volcán fueron evacuadas.

Desde entonces ‘don Goyo’ como también se le conoce ha tenido periodos de intensa actividad y otros de quietud. Junto con el volcán de Colima, es uno de los dos más activos del país y de los más monitoreados.

Lee: Popocatépetl: semáforo de alerta se eleva a amarillo fase 3 ante fuertes exhalaciones

En 1938 se registró la última actividad eruptiva del volcán, según el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED). En 1994 con el apoyo Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS por sus siglas en inglés) instaló las primeras estaciones de monitoreo del volcán.

En 1996, nuevamente hubo una emisión de ceniza y creció un domo de lava en el fondo del cráter. En abril de ese año, cinco alpinistas que subieron al volcán murieron cuando fueron alcanzados por un rayo luego de una fuerte tormenta.

El 30 de junio de ese año ocurrió una erupción, que provocó una columna de ceniza de 8 kilómetros sobre el volcán, seguida de varios sismos. Entonces se registró caída de ceniza en la Ciudad de México, lo que provocó el cierre del aeropuerto por casi 12 horas.

Sería hasta el 1 de enero de 1998 que nuevamente ocurriera una explosión que genera una columna de ceniza de 5 kilómetros y provoca el incendio de pastizales cercanos.

Durante ese año se registran exhalaciones de baja y moderada intensidad, así como sismos y lluvias de ceniza en poblaciones de Puebla.

Entre 1999 y 2000 la actividad fue baja y estable, por lo que el Semáforo de Alerta Volcánica se mantuvo en Amarillo y una restricción de 5 kilómetros del cráter del volcán.

Pero en septiembre del 2000 volvió la actividad, y comenzó a formarse un domo de lava más grande.

Popocatepetl

A esto se sumó un incremento en la sismicidad durante todo el año y las exhalaciones, tanto que el 12 de diciembre llegaron a contabilizarse hasta 200 exhalaciones al día y columnas de ceniza de hasta 6 kilómetros de altura.

Además de que por las noches se veía el material incandescente en el cráter.

El 15 de diciembre se realizó una evacuación preventiva, de cerca de 41 mil personas, ya que había una alta producción de lava. También se incrementó el radio de seguridad a 13 kilómetros.

De acuerdo con el CENAPRED, “esta fue la más grande erupción en términos de liberación de energía en el Popocatépetl”, aunque la erupción tuvo una explosividad relativamente baja.

Entre 2001 y 2011 la actividad del Popocatépetl disminuyó considerablemente.

En los siguientes dos años la actividad volcánica obligó a cambiar el semáforo de alerta a amarillo fase 3. La primera ocasión debido al crecimiento y destrucción de los domos del 3 del 17 de abril al 1 de septiembre.

La segunda fue del 12 mayo al 7 de junio y del 6 de julio al 23 de julio.

En los siguientes años – hasta 2017 – siguieron presentándose algunas explosiones y lanzando fragmentos incandescentes a una distancia de 900 metros del borde del cráter.

Ante el cambio en la actividad volcánica del Popocatépetl en las últimas semanas, el CENAPRED y la Coordinación Nacional de Protección Civil determinaron cambiar la fase del Semáforo amarillo fase 3.

Qué significa el semáforo de alerta

Cuando el semáforo está en verde, se encuentra en la normalidad y se divide en dos fases: la uno, el volcán está en calma y la dos, son mínimas sus manifestaciones, como fumarolas y actividad sísmica esporádica.

Al pasar al color amarillo, los ciudadanos deben estar atentos y preparados para una posible evacuación; además, de que, en este tono, hay tres fases, de acuerdo con información del Cenapred.

Lee también: Así fue la explosión del volcán Popocatépetl que cubrirá varios pueblos con ceniza

En la primera fase, hay una manifestación de actividad como sismicidad volcánica frecuente, emisiones esporádicas y ligera caída de ceniza; al pasar a la fase dos hay un incremento de actividad pues emite vapor de agua y gas, ligera caída de ceniza en poblaciones cercanas, así como de fragmentos incandescentes, crecimiento y destrucción de domos de lava y posibles flujos de lodo a corto alcance.

Cuando pasa a la tercera fase, se considera que cambia de una actividad intermedia a un alta, ya que hay un crecimiento rápido de domos de grandes dimensiones y su destrucción termina en explosiones fuertes; persistencia de fumarolas, gas y caída leve de ceniza en áreas cercanas.

Popocatepetl

Además de que se registran explosiones de intensidad creciente con lanzamiento de fragmentos incandescentes y posibles flujos piroclásticos de mediano alcance.

En el caso del color rojo, que tiene dos fases, se indica que es total alarma, pues en su primera etapa hay una actividad explosiva de intermedia a alta, en la que presenta columna eruptiva de varios kilómetros de vapor de agua y gas, lanzamiento de fragmentos incandescentes sobre las laderas del volcán, caída importante de cenizas en poblaciones y ciudades lejanas.

Mientras que en la fase dos puede haber una actividad explosiva de alta a extrema en la que puede haber columnas eruptivas de gran alcance, intensa caída de ceniza, arena y fragmentos volcánicos a distancias mayores, posibles derrumbes parciales del edificio volcánico, escombros que pueden llegar a poblaciones cercanas, con daños graves del entorno.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte