Suecia: el país donde los legisladores no tienen asesores propios y se pagan el café de su bolsillo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Jonas Esbjörnsson

Suecia: el país donde los legisladores no tienen asesores propios y se pagan el café de su bolsillo

Las condiciones de los legisladores suecos son diferentes a las de otros países: ellos no tienen derecho a carro sino a un boleto para usar transporte público.
Jonas Esbjörnsson
1 de marzo, 2019
Comparte

El día a día de los diputados suecos del nuevo Parlamento, elegido en septiembre, estará impregnado de la austeridad habitual en ese país: despachos de siete metros cuadrados, apartamentos pequeños para funcionarios y límites estrictos a la hora de usar el dinero de los contribuyentes en el ejercicio de la actividad parlamentaria.

Los diputados suecos no disfrutan de beneficios adicionales como los que tienen los parlamentarios de otros países, como presupuesto para fletar aviones, ayuda para el alquiler, dietas, contratación de asesores particulares, ayuda para gastos médicos, guardería pagada para los hijos y fondos para la divulgación del mandato, entre otras cosas.

Además, en Suecia la inmunidad parlamentaria es un concepto que no existe.

“Somos ciudadanos comunes“, cuenta a BBC News Brasil el diputado Per-Arne Håkansson, del Partido Socialdemócrata, en su despacho del Parlamento sueco.

“No tiene sentido conceder privilegios especiales a los parlamentarios, porque nuestra tarea es representar a los ciudadanos y conocer la realidad en la que viven. Representar a los ciudadanos es un privilegio en sí, ya que tenemos la oportunidad de influir en el rumbo del país”, añade Håkansson.

A cada inicio de mandato, los 349 diputados suecos reciben -igual que el presidente del Parlamento- una tarjeta anual para utilizar el transporte público. Y también un amplio código de ética que va acompañado de información sobre el restringido uso de los fondos públicos y las normas de conducta para la actividad parlamentaria.

Los carros oficiales son pocos, y tienen uso limitado. El Parlamento posee solo tres vehículos, del modelo Volvo S80. Esta flota solo está a disposición del presidente del Parlamento y sus tres vicepresidentes para actos oficiales.

“No es un servicio de taxi”, explica René Poedtke, del sector administrativo del Parlamento. “Los carros no sirven para llevarlos a casa o al trabajo”.

En Suecia, el único político que tiene derecho a carro de forma permanente es el primer ministro. El carro pertenece a la flota de la policía secreta sueca, la Säpo (Säkerhetspolisen). Los ministros pueden pedir vehículos “cuando tengan fuertes razones para necesitarlo”, según dice un asesor del gobierno.

Parlamento sueco.

Ingemar Edfalk/Sveriges Riksdag
El Parlamento sueco cuenta con 349 diputados.

No pueden subirse el sueldo

El salario bruto de un diputado del Parlamento sueco es de 66.900 coronas suecas al mes (unos 7.200 dólares). Tras pagar los altos impuestos, el salario neto es de aproximadamente 40.000 coronas suecas (unos 4.300 dólares), lo que equivale a menos del doble de lo que gana un profesor de primaria en Suecia.

Si un diputado tiene la base electoral fuera de Estocolmo, puede solicitar el llamado ‘traktament’, una ayuda para los días de la semana en los que trabaja en la capital del país. Esta ayuda, exclusiva para los parlamentarios que no tienen residencia permanente en la capital, es de 110 coronas suecas (unos 12 dólares).

Un vistazo a los precios de Estocolmo da una noción de lo que se puede comprar en la capital sueca con 110 coronas: un café con tres o cuatro ‘bullar’ (los tradicionales panes dulces suecos que acompañan el café), o una pizza con un refresco, o una ración del tradicional plato de ‘köttbullar’, las albóndigas suecas con mermelada de arándanos rojos y puré de patata. En los pequeños restaurantes populares, un plato cuesta de promedio unas 100 coronas suecas.

Hasta 1957 los diputados del Parlamento sueco ni siquiera tenían salario: solo recibían las contribuciones de los miembros de los partidos.

La decisión de establecer salarios para los parlamentarios se tomó, según consta en los archivos del Parlamento, tras llegar a la conclusión de que ningún ciudadano debería verse “impedido de convertirse en diputado por razones económicas”. Pero el valor del salario no debería “ser tan alto como para volverse económicamente atractivo”.

Y ningún diputado tiene el privilegio de aumentarse el salario: en Suecia, los salarios de los parlamentarios los determina un comité independiente llamado Riksdagens Arvodesnämd.

Este comité está formado por tres personas: el presidente, que por regla general es un juez jubilado, y dos representantes, que suelen ser ex funcionarios públicos o periodistas. El comité lo nombra la Mesa Directiva del Parlamento.

“No hay ningún parlamentario entre nosotros, somos un comité con independencia garantizada por la Constitución. La Mesa Directiva del Parlamento no puede darnos ninguna directriz”, afirma su presidente, Johan Hirschfeldt.

Parlamento sueco.

Camilla Svensk/Sveriges Riksdag
El Parlamento sueco está ubicado en Estocolmo, la capital del país.

Ex-presidente de la Corte de Apelación de Estocolmo, Hirschfeldt explica que el comité se reúne una vez al año, tras el receso del verano europeo. “Pero eso no significa que a los diputados se les suba el salario cada año”, matiza.

Para evaluar si se les aumenta o no el sueldo, el comité hace un análisis de las circunstancias económicas de la sociedad como un todo, incluyendo índices de inflación y de variación salarial tanto en el sector público como en el privado.

“Cuando nos reunamos la próxima vez, evaluaremos las circunstancias generales, y tal vez decidiremos subirles el sueldo un 1% o un 1,5% o tal vez no les daremos ningún aumento”, cuenta Hirschfeldt.

La decisión del comité es soberana: no se puede impugnar y no tiene que someterse a votación en el Parlamento. “Los parlamentarios no tienen ningún poder de decisión en el proceso, y no sé si se quedan satisfechos o no con el salario, porque ningún parlamentario llamó nunca para pedir más ni quejarse”, asegura el presidente.

Los aumentos de salario de los ministros y del primer ministro también los decide un comité independiente, el Statsrådsarvodesnämden.

Acceso limitado a los apartamentos

Apartamento diputado sueco.

Claudia Wallin
Los diputados tienen derecho a apartamentos pequeños y sin lujo, y en los cuales su familia no puede estar gratuitamente.

El apartamento para funcionarios del diputado Per-Arne Håkansson tiene 46 metros cuadrados. Solo los políticos con base electoral fuera de la capital, y que no poseen inmuebles en Estocolmo, tienen derecho a vivir en apartamentos para funcionarios. Y el presidente del Parlamento no tiene derecho a residencia oficial.

Los apartamentos tienen un promedio de 45,6 metros cuadrados. Los que constan de una sola pieza tienen sólo 16 metros cuadrados. Del total de 197 viviendas que administra el Parlamento sueco, solo ocho tienen entre 70 y 90 metros cuadrados.

Puede parecer incluso exagerado. De hecho, estos pequeños apartamentos recuerdan las celdas de la modernísima penitenciaría de Sala, en las afueras de Estocolmo, donde los detenidos, como en la mayoría de las prisiones suecas, también tienen baño privado.

Un sofá cama, una mesa, un pequeño armario, una mini cocina con un fogón, una nevera y un baño llenan el espacio de poco más de 16 metros cuadrados de uno de estos apartamentos para funcionarios, situado en la calle Monkbron.

En estos inmuebles no hay lavadora, ni lavaplatos, ni siquiera cama matrimonial. Una gran parte de estos apartamentos ni siquiera tienen habitación: una sola estancia, amueblada con sofá cama, hace las funciones de sala de estar y dormitorio.

“Podemos colocar camas extras con ruedas en caso de necesidad, como la visita de un pariente”, dice una funcionaria del Parlamento que nos acompaña en la visita a uno de los inmuebles.

Despacho de diputado sueco.

Claudia Wallin
Así son los despachos de la mayoría de diputados suecos.

En todos los edificios de apartamentos sin habitación las lavanderías son comunitarias, y los diputados tienen que hacerse la colada. Estas lavanderías comunitarias, generalmente situadas en el sótano de los edificios, también cuentan con tablas de planchar.

Además, son los propios parlamentarios los que cocinan y limpian la casa. Según el departamento de administración del Parlamento sueco, se hace una limpieza gratuita sólo una vez al año, durante el receso parlamentario de verano.

Pagan por la estancia de familiares

Y todavía hay más: los apartamentos son exclusivamente para los parlamentarios. Los cónyuges, familiares y afines no tienen derecho a vivir ni tan solo a pernoctar en un piso propiedad del estado sin pagar. Si un familiar de un parlamentario pasa una temporada en el inmueble, el diputado tiene un plazo de un mes para pagar al erario público los días de pernoctación.

Y si la pareja de un diputado del interior decide vivir en el apartamento para funcionarios de la capital con su cónyuge, tiene que hacerse cargo de la mitad del valor del alquiler.

“Por supuesto, no pagamos para que nadie viva gratis, excepto los parlamentarios con base electoral fuera de la capital”, asegura la jefa del sector de Servicios Parlamentarios, Anna Aspegren.

Los diputados pueden dejar ocasionalmente a sus hijos, si tienen entre uno y trece años, en la guardería del Parlamento durante las sesiones deliberativas.

“Pero tienen que pagar la comida de los niños”, explica Monika Karlsson, funcionaria de la guardería. En días de sesión nocturna, el servicio está abierto hasta la medianoche, o más.

Lavandería diputados suecos.

Claudia Wallin
Los parlamentarios comparten lavandería y se tienen que hacer cargo de la limpieza de sus apartamentos.

Los parlamentarios tienen dos opciones para vivir en la capital sueca. La primera es vivir en uno de los apartamentos para funcionarios. La segunda es alquilar un apartamento por cuenta propia y recibir del Parlamento el valor correspondiente al alquiler.

En este caso, el valor máximo que el Parlamento reembolsa a los diputados es de 8.000 coronas suecas mensuales (unos 860 dólares), una cantidad relativamente baja considerando la escasa oferta inmobiliaria del centro de la capital.

“Pero los parlamentarios que viven con su cónyuge en un apartamento alquilado sólo pueden pedir el reembolso de la mitad del valor del alquiler, y tienen que pagar de su propio bolsillo el mantenimiento del inmueble”, explica Aspegren.

Es lo que hace la líder del Partido de Centro (Centerpartiet), Annie Lööf, que comparte el apartamento para funcionarios con su marido. “El marido de Lööf tiene que pagar su parte del alquiler, como cualquier otro ciudadano”, asegura Aspegren.

Hasta los años 90, los apartamentos para funcionarios ni siquiera existían en Suecia: los diputados dormían en sofás-cama en sus propios despachos. Lavaban los platos y la ropa en la pila del despacho, y no había cama.

Despachos pequeños

Las oficinas parlamentarias de los diputados suecos tienen una media de 15 metros cuadrados y una decoración frugal. Una mesa de madera clara, estantes del mismo color, una televisión antigua y un pequeño sofá rojo, de estilo similar a los de la empresa sueca de muebles populares Ikea, llenan el ambiente.

Los despachos más pequeños del Parlamento llegan a tener siete metros cuadrados. Los gabinetes más grandes se reservan a los líderes de los partidos y tienen 31 metros cuadrados de promedio.

En el pasillo de cada anexo parlamentario hay un mostrador con los periódicos del día y publicaciones diversas. Son para uso colectivo de los parlamentarios: las suscripciones a periódicos y revistas las financia el partido, y los diputados no tienen presupuesto personal para suscribirse a publicaciones.

“Podemos llevarnos un periódico para leer en el despacho, y luego devolverlo enseguida al mostrador”, dice el diputado Per-Arne Håkansson.

“También podemos leer periódicos y otras publicaciones en la biblioteca del Parlamento, que a través de una aplicación ofrece a los diputados poder leerlo en el celular”, añade.

Per-Arne Håkansson.

Abdellatif Azmani
Los diputados suecos, como Per-Arne Håkansson, no tienen secretaría ni asesores personales.

En la cantina del Parlamento, los diputados se pagan su café.

No hay camareros y hay que pagar por la comida. Después de comer, cada parlamentario debe llevar su propio plato al sitio donde se recogen las bandejas, al lado de la cocina.

El Parlamento sueco también cuenta con un restaurante más formal para ocasiones especiales. Pero, en el día a día, algunos diputados se traen su propia comida, que calientan en la cocina comunitaria del Parlamento. Cada uno se lava sus platos y cubiertos.

Además, ningún diputado sueco tiene derecho a reembolso por comidas en restaurantes de lujo.

Sin secretaría ni asesores particulares

“Ningún diputado tiene secretaría particular ni puede contratar asesores”, explica Mats Lindh, del sector de Servicios Parlamentarios.

En el sistema sueco, cada partido político representado en el Parlamento recibe fondos restringidos para contratar a un grupo de asistentes y asesores, que forman el llamado secretariado del partido. Y este grupo de funcionarios atiende, colectivamente, a todos los diputados de un partido.

Es decir: los parlamentarios comparten un grupo de asesores y asistentes que, entre otras actividades, preparan análisis políticos y se encargan de las relaciones con la prensa.

Un portavoz proporciona la lista del secretariado del Partido Socialdemócrata: 101 funcionarios trabajan en conjunto para 100 diputados. Este equipo de funcionarios está compuesto por asesores y analistas para cuestiones políticas y relaciones con la prensa, además de algunos asistentes administrativos que no suelen estar a disposición de los diputados para tareas personales.

“Cada diputado se ocupa de su agenda de trabajo, prepara sus discursos, organiza sus reuniones y reserva billetes de tren o avión”, dice el portavoz.

Según el politólogo sueco Rune Premförs, que los parlamentarios tengan asesores particulares es una aberración. “¿Por qué todos esos recursos deberían estar a disposición de un solo político si se pueden compartir? Los representantes políticos también deben ser representantes del pueblo en términos de no atribuirse condiciones privilegiadas”, opina.

Premförs, no obstante, da validez al argumento de que los países grandes tienen grandes problemas y que para resolverlos necesitan más recursos humanos.

“Pero esto no significa necesariamente aumentar los privilegios personales en forma de asesores particulares. Lo que un parlamentario necesita es información y consultoría de calidad para ayudar a sus actividades y a su toma de decisiones. En Suecia, uno de los sectores del Parlamento que más se amplió en los últimos veinte años fue el RUT (Servicio de Investigaciones del Parlamento), que proporciona todo tipo de investigaciones, estadísticas y consultorías especializadas a parlamentarios de todas las siglas”, explica Premförs.

Y en lugar de recibir fondos para la divulgación del mandato, los diputados suecos informan a los votantes sobre sus actividades parlamentarias a través de internet.

El sitio web oficial del Parlamento de Suecia cuenta con páginas individuales de cada uno de los diputados en las que hay copias de todas las mociones presentadas por el parlamentario en cuestión, así como videos de sus discursos, sus interpelaciones y otras actividades parlamentarias.

Cuando están en sus circunscripciones electorales, los parlamentarios utilizan la sede local del partido, o la biblioteca pública, para trabajar y hacer reuniones. “O su propia casa”, dice Anna Aspegren, la jefa del departamento que controla los gastos de los diputados.

Stefan Lofven.

JESSICA GOW/AFP/GETTY IMAGES
El único político con derecho a carro en Suecia es el primer ministro, un cargo que actualmente ostenta Stefan Lofven.

El manual de viaje del diputado

Entre las informaciones que cada parlamentario sueco recibe al ser elegido, hay un manual de 35 páginas, titulado ‘Reglas de viaje‘ (‘Reseregler’). Estas son algunas de las recomendaciones que incluye para los diputados:

  • Debe elegirse el medio más económico posible para llegar el destino: tren, carro o avión
  • Los carros para viajar se tienen que alquilar en la agencia de viajes del Parlamento, utilizando las empresas con las que el Parlamento tiene contratos para conseguir precios más favorables. Por consideración con los costos y la protección del medio ambiente, no se permite alquilar carros especiales o de lujo
  • Si el diputado viaja con su propio vehículo, debe elegir el camino más corto posible, a menos que haya razones especiales para tomar un camino más largo
  • Los diputados tienen que utilizar taxis cuando no haya alternativa de transporte público disponible, o si hay razones especiales para ello

En cuanto a los viajes al exterior, un diputado sueco puede gastar un máximo de 50.000 coronas suecas (unos 5.400 dólares) por mandato, es decir, a lo largo de cuatro años. El parlamentario debe presentar un programa detallado del viaje de trabajo, que, como es costumbre en varios países, debe ser sometido a la aprobación de la presidencia del Parlamento.

En el exterior, un diputado recibe ayuda económica limitada por una rígida tabla: en general la dieta diaria varía entre las 220 coronas (unos 23 dólares) y las 700 (unos 75 dólares), dependiendo del país visitado.

El valor de esta paga diaria está parcialmente sujeto a impuestos. Y si un diputado recibe comidas gratuitas durante una conferencia en el extranjero, por ejemplo, se deduce el valor correspondiente de su paga. “Si almuerzan gratis, no abonamos la paga diaria completa”, explica Aspegren.

Otra regla trata sobre el alojamiento. “Cuando un diputado comparte la habitación de hotel con un familiar o amigo que no tiene derecho a tener los gastos pagados por el Parlamento, el Parlamento paga solo el 75% del valor de la paga, y no son hoteles de lujo”, añade Aspegren.

Tanto los parlamentarios como los ministros suelen volar en aviones comerciales.

Cantina Parlamento sueco.

Claudia Wallin
Los diputados de Suecia pagan por su comida y por su café.

Sin pensión vitalicia

Los parlamentarios suecos tampoco tienen el privilegio de recibir una pensión vitalicia después de cumplir un mínimo de uno o dos mandatos. No se les ofrece pensión, sino lo que se llama “garantía de renta” (‘inkomstgaranti’) por tiempo limitado. La ley sueca dice lo siguiente:

“La finalidad de la prestación (pensión) es proporcionar seguridad financiera al parlamentario en el momento de transición después del término de sus actividades en el Parlamento. La prestación no tiene como propósito garantizar el sustento permanente del ex parlamentario”.

Es una especie de seguro de desempleo: el principio general es que todo diputado debe trabajar al menos ocho años en el Parlamento (dos legislaturas) para tener derecho a una prestación equivalente al 85% del valor del salario durante un período máximo de dos años. Y para recibir la prestación durante más de un año, el ex diputado debe demostrar que está buscando activamente una nueva forma de ganarse el pan.

“Es importante entender que el sistema tiene mecanismos fuertes. Los diputados tienen que demostrar que están buscando un nuevo empleo, que no están pasivos. De lo contrario, se acaba la prestación”, explica Johan Hirschfeldt, presidente del comité que regula los salarios y las pensiones parlamentarias (Riksdagens Arvodesnämd).

Si el parlamentario pasa a ejercer otro mandato o cargo político, la prestación también se cancela.

Políticos regionales sin salario

A nivel regional, la representación política en Suecia se considera una actividad añadida que se ejerce en paralelo a un empleo remunerado, por lo que el 94% de los representantes de las asambleas regionales no tienen salario.

Solo los integrantes de la presidencia y de los comités ejecutivos de las asambleas reciben remuneración por trabajar como políticos a tiempo completo o parcial.

Los alcaldes no tienen derecho a residencia oficial. Y en todas las asambleas municipales del país, la regla no tiene excepción: los concejales no tienen salario, secretaría, asistentes, carro con conductor, ni siquiera despacho -trabajan desde casa-, y ganan solo una pequeña gratificación por participar en las sesiones de la Cámara.

“Ser concejal es un trabajo voluntario, que se puede realizar perfectamente en las horas libres”, opina Christina Elffors-Sjödin, concejal de Estocolmo, del Partido Moderado.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ElxR2is1_bk&t=78

https://www.youtube.com/watch?v=pa__B6ETqpo&t=19s

https://www.youtube.com/watch?v=VME2Z2tfL8o&t=9s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro Archivo

La fortuna y propiedades de lujo que Lozoya nunca reportó en sus declaraciones patrimoniales

La filtración conocida como FinCEN Files aportó nuevos indicios de la riqueza oculta del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya.
Cuartoscuro Archivo
Por Raúl Olmos (Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad)
23 de septiembre, 2020
Comparte

Los archivos compartidos en la investigación de FinCEN Files revelan que Tochos Holding, la empresa a la que Emilio Lozoya desvió sobornos de Odebrecht, operó dos cuentas en Suiza: una en el banco UBS y otra en Morgan Stanley.

Sin embargo, ambas cuentas fueron omitidas por Emilio Lozoya en su declaración patrimonial cuando fue director de Pemex, según corroboró MCCI.

Entérate: Inteligencia Financiera alista sexta denuncia contra Lozoya por caso Odebrecht

El pasado 11 de agosto, cuando Lozoya presentó ante la Fiscalía General de la República una denuncia de hechos por el caso Odebrecht, confesó que él se había quedado con la mitad de los fondos que la empresa brasileña había destinado para apoyar la campaña del PRI en 2012, y que ese dinero lo había transferido a una cuenta en Suiza a nombre de Tochos.

De 3.1 millones de dólares que Odebrecht aportó para la campaña de Peña Nieto, 1.6 millones se destinaron a pagar asesores electorales y el remanente de 1.5 millones fueron depositados en una cuenta de Tochos en el banco UBS de Suiza. De esa cuenta salieron las transferencias con las que Lozoya adquirió su casa en Lomas de Bezares, en la ciudad de México, y la mansión a nombre de su esposa en Ixtapa, según documento MCCI en dos reportajes publicados en junio de 2019.

En su declaración patrimonial de 2013, Lozoya reportó tener 10 cuentas en Banamex, BBVA, UBS, Bank of America, Precise Securities y el Commerzbank en las que en conjunto tenía 261 mil pesos, 250 mil dólares, 5 mil 172 francos suizos y un millón 615 mil euros.

Pero aquel mismo año, en un documento interno obtenido por MCCI, el banco UBS mencionaba que su cliente Emilio Lozoya poseía un patrimonio total de 8 millones de francos suizos (equivalente a más de 100 millones de pesos al tipo de cambio de entonces), de los cuales 3 millones eran activos negociables, otros tres millones en bienes inmuebles y dos millones en otros valores, entre los que se incluyeron su colección de relojes finos y obras de arte.

En sus declaraciones patrimoniales de 2014 y 2015, Lozoya reportó la apertura de una cuenta en Morgan Stanley en Suiza –que no era la de Tochos- con un saldo máximo de 30 mil dólares, la cual canceló en 2015. Además informó poseer acciones en las empresas JFH Holding (que luego cambió al nombre de Lucrum Finanz) en Luxemburgo; Elmo y All-Me Hamburg en Alemania y Royal Exchange Teg Capital Limited en el Reino Unido.

Pero Lozoya nunca reportó como parte de su patrimonio las cuentas que Tochos poseía en UBS y en Morgan Stanley.

Lozoya no sólo ocultó las dos cuentas de Tochos; también omitió diversos inmuebles que había ocupado. En agosto de 2013, en un trámite realizado ante el banco Morgan Stanley, el entonces director de Pemex dijo tener su domicilio en un edificio de tres pisos recién construido en la calle Monte Furriar, en Jardines de la Montaña, con vista al bosque de Tlalpan. El inmueble tiene 500 metros cuadrados construidos y está valuado en 23 millones de pesos.

En la investigación que la Fiscalía General de la República (FGR) realizó sobre el patrimonio del exdirector de Pemex, obtuvo distintos reportes bancarios y encontró más domicilios atribuidos a Lozoya que tampoco fueron reportados en su declaración de bienes. En una cuenta de UBS aparecía su dirección en Auenstrasse 20, de Munich, que corresponde a un edificio de lujosos departamentos ubicado casi a la orilla del río Istar que atraviesa la ciudad alemana; en otros reportes del mismo banco aparecen como domicilios de Lozoya el número 270 de la calle Riverside y el 525 de West End Avenue, ambos en Nueva York.

También las cuentas de UBS refieren que Lozoya tuvo tres domicilios en Ginebra, Suiza, uno de ellos en la villa residencial de Vésenaz, donde abundan las fincas campestres de lujo a la orilla del lago Leman.

Primera alerta de corrupción en Suiza desde 2013

En mayo de 2013, el banco UBS había realizado una investigación en torno a Lozoya y desde entonces emitió una alerta acerca de que al menos en una de las cuentas que había abierto en Suiza utilizó a su hermana Gilda como prestanombres o testaferro y que los recursos que recibía eran posibles sobornos.

En un intercambio de correos electrónicos entre ejecutivos de UBS, se advertía de las operaciones financieras sospechosas.

“He visto la solicitud para el Sr. Emilio Lozoya Austin, el nuevo director general de Pemex. No me siento cómodo aún para aprobar esta cuenta, ya que existen muchas preguntas que permanecen abiertas o siguen sin atenderse. Por favor recuerda el motivo para negar las dos solicitudes el año pasado, él abrió dos cuentas con un testaferro, su hermana, una estudiante”, dice un correo enviado el 8 de mayo de 2013 por el ejecutivo Dominik Mildenberger a su colega Laurent Aebischer.

En otro correo, del 27 de junio de 2013, Mildenberger hace una cronología del historial de Lozoya como cliente de UBS, y refiere que en 2010 abrió la cuenta de Tochos Holding, en la que él mismo era el beneficiario final, aunque posteriormente “por motivos no previstos y documentados” puso como titular a su hermana Gilda. Ese cambio prendió alertas en el banco.

“La señorita Lozoya aún es estudiante en la universidad y el KYC (un procedimiento anti-lavado de los bancos) nos informó que ella era consultora para empresas extranjera en México en cuanto a la intermediación de contratos en construcción de carreteras, con un ingreso de 500 mil dólares por contrato, los cuales eran divididos entre múltiples contrapartes”, dice el mensaje de Mildenberger, quien se desempeñaba como oficial de cumplimiento de UBS para latinoamérica.

“Desde un inicio estaba claro que en esta cuenta teníamos un testaferro”, concluyó el ejecutivo de USB; “una estudiante no puede estar participando en dichos contratos”.

Además –alertó Mildenberger- hay indicios de posibles pagos de sobornos en las operaciones bancarias que involucraban a Lozoya.

“El cliente (Lozoya) contaba con una cuenta privada y la cuenta de Tochos. Ambas cuentas se encuentran en proceso de investigación en el área de cumplimiento de Ginebra para saber si nosotros tenemos asuntos con posibles pagos de sobornos”, concluye el escrito del ejecutivo.

La recomendación de UBS fue no aceptar ninguna relación con Lozoya y romper tratos con él. Fue entonces que el 3 de septiembre de 2013 se cerró la cuenta de Tochos en UBS y el saldo fue transferido a una nueva cuenta en el banco Morgan Stanley, sucursal Zurich.

A la par, se hicieron una serie de cambios de los despachos que representaban a Tochos en el manejo de sus recursos. Por un lado, TMF Services renunció como su representante bancario y en su lugar se nombró a Molson Management Services, ubicada en Belice. Por otro lado, Southfield Management, una empresa mencionada en los Panamá Papers y que estaba afincada en las Islas Vírgenes, cedió a Anchor Trustees de Nueva Zelanda su posición como fiduciario de un fideicomiso de Tochos, llamado Magnolia, del que los documentos consultados por MCCI no mencionan los nombres de los beneficiarios.

Lozoya va de compras: joyas y arte

Emilio Lozoya es coleccionista de arte y aprecia la joyería cara. Cuando en diciembre de 2012 se incorporó como director de Pemex, declaró en su patrimonio obras de arte valuadas en 1 millón 250 mil dólares y cinco relojes de lujo con valor superior a los 200 mil dólares.

Entre sus obras artísticas tiene un cuadro de Picasso, que recibió por herencia, y que valora en medio millón de dólares y un Dalí de 50 mil dólares que compró en 2005. Posee, además, cuatro relojes Patek Phillipe, incluido uno modelo Complications, uno de los más caros de la marca suiza. Su colección la completa con un reloj del diseñador Franck Muller.

Lozoya valoró sus relojes en 200 mil dólares, pero en el mercado se cotizan más alto. Tan sólo el modelo Complications se ofrece en sitios especializados en el equivalente a 4 millones de pesos (unos 170 mil dólares).

Esta pasión por el arte y por las joyas explica algunas de las operaciones realizadas a inicios de 2016 desde la cuenta bancaria en Suiza en el banco Morgan Stanley, que estaba a nombre de Tochos Holding. Esas transacciones fueron reveladas en la filtración de documentos conocida como FinCEN Files.

Lozoya fue cesado de la dirección de Pemex el 8 de febrero de 2016, y casi de inmediato se fue de compras a galerías de arte y joyerías. El 23 de febrero desembolsó 110 mil dólares (unos 2 millones de pesos al tipo de cambio de entonces) por una escultura de Rafael Barrios, nacido en Louisiana de padres venezolanos, y considerado uno de los artistas plásticos latinos más cotizados.

La pieza se titula Nimbus, un conjunto geométrico elaborado en acero pintado con colores brillantes que da la sensación óptica de levitación de cada elemento sobrepuesto. La escultura fue vendida en la Galería RGR, ubicada en San Miguel Chapultepec, en la Ciudad de México.

Aquel mismo día, de la cuenta de Tochos fueron transferidos 24 mil 480 dólares a Gladstone Gallery Inc., especializada en arte contemporáneo, con salas de exhibición y venta en Bruselas, Bélgica, y en Nueva York. La información consultada por MCCI no precisa la pieza artística que fue adquirida.

El 2 de marzo de 2016 hubo una nueva transferencia, ahora por 47 mil 682 dólares (unos 850 mil pesos) a favor de la empresa de joyería Taller Talavera Inc., ubicada en el número 145 de Avenue of the Americas, en el SoHo, el barrio de Nueva York famoso por sus boutiques de diseñador, galerías de arte y tiendas de lujo.

Taller Talavera es propiedad de Aurora López Mejía, una diseñadora mexicana que hace décadas emigró de su natal Guadalajara a Estados Unidos; vivió primero en Los Ángeles donde llegó a diseñar piezas para Liz Taylor, y donde conoció a Michèle Lamy, una destacada figura de la moda francesa, quien es una de sus clientas en su estudio del SoHo, el cual instaló en 2004, de acuerdo con los documentos consultados por MCCI en el registro mercantil de Nueva York.

Su especialidad es la creación de talismanes personalizados de oro macizo y piedras preciosas, que diseña en colaboración con sus clientes, para que cada pieza tome forma en detalles memorables.

La diseñadora informó que, efectivamente, había facturado una venta a nombre de Lozoya, pero no en marzo de 2016 sino el 17 de febrero del mismo año; el pedido de un diseño exclusivo de pulsera, anillo y un par de aretes lo había realizado la esposa del ex director de Pemex.

Lozoya y Cristiano Ronaldo compartían domicilio

Tochos Holding Limited, la empresa de Lozoya a través de la cual se triangularon los sobornos de Odebrecht, tenía su domicilio legal en Vanterpool Plaza, en Tortola, la mayor de las Islas Vírgenes Británicas, en un edificio en el que también estaba la sede de una firma ligada al futbolista Cristiano Ronaldo.

Vanterpool Plaza es un pequeño edificio de dos pisos, ubicado a unos pasos del club de yates de la isla; en la parte baja hubo hasta hace poco una farmacia y en la parte superior, están las oficinas del despacho de abogados Icaza, González Ruiz & Alemán que era una agencia que representaba a Tochos.

Ese despacho y ese mismo domicilio ha sido la sede de miles de empresas “de papel” o “de gaveta”, llamadas así porque sólo existen en actas y carecen de instalaciones y empleados. Entre las compañías que compartieron dirección con Tochos estuvieron Tollin Associates y Koper Services, vinculadas al futbolista Cristiano Ronaldo y al entrenador portugués José Mourinho.

El diario alemán Der Spiegel publicó en diciembre de 2016 que Cristiano Ronaldo había canalizado 63 millones de libras esterlinas entre 2009 y 2014 a través de Tollin Associates y Mourinho había transferido sus derechos de imagen a Koper.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.