close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Google Maps

Gobierno cede terreno forestal en Santa Fe a inmobiliarias invasoras; no había alternativa, dice Presidencia

El acuerdo gubernamental para ceder a particulares el terreno fue firmado el último día del gobierno de Enrique Peña Nieto; la entrega se consumó en la administración de López Obrador.
Google Maps
Comparte

Un terreno forestal de 24 mil metros cuadrados, perteneciente al Centro Nacional de Investigaciones Disciplinarias en Microbiología Animal, fue formalmente cedido por el gobierno federal a las inmobiliarias y particulares que lo mantenían invadido desde 2011.

Estos 24 mil metros forman parte de un terreno de 15 hectáreas de suelo forestal, propiedad del gobierno, que oficialmente fue declarado en “desuso”, para así permitir su desincorporación de los bienes de la nación.

Leer: Gobierno de CDMX acusa que la administración de Mancera autorizó 48 construcciones irregulares

El acuerdo gubernamental mediante el cual se entregó a particulares esta primera fracción del terreno de 15 hectáreas fue firmado el 30 de noviembre de 2018, es decir, en el último día de gobierno de Enrique Peña Nieto, sin embargo, quedó pendiente su entrada en vigencia.

Fue el 13 de diciembre de 2018 cuando las nuevas autoridades federales, ahora encabezadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador, consumaron la entrega de este terreno sus invasores, mediante la publicación del acuerdo de cesión en el Diario Oficial de la Federación.

Consultada sobre la entrega de este terreno, la oficina de la Presidencia de la República aseguró que “este gobierno (de López Obrador) no tenía alternativa, dado que los métodos alternativos de solución de controversias (procedimiento conciliatorio empleado por la pasada administración federal para abordar la invasión del terreno) poseen fuerza vinculante”.

Por esta razón, la oficina de la Presidencia aseguró que el haber publicado el acuerdo de entrega, para que cobrara vigencia, “no se trata de una convalidación, sino del respeto al orden institucional”.

Para justificar la entrega de este terreno a particulares, en el acuerdo de desincorporación publicado en el Diario Oficial se establece que las 15 hectáreas de suelo forestal se encuentran física, administrativa y estructuralmente en “desuso”, razón por la cual es procedente su entrega a los particulares y las inmobiliarias invasoras, que son: la particular María Elena Trejo Guerrero, el particular Juan Reséndiz Vázquez, la inmobiliaria F4 SA de CV, y la inmobiliaria Fridman y Valls SA de CV.

La afirmación de que ese terreno está en “desuso”, sin embargo, no es verdadera.

La realidad es que en ese lugar opera el Centro Nacional de Investigaciones Disciplinarias en Microbiología Animal (CENID-Microbiología), y en ese terreno, además de sus instalaciones centrales, este organismo público opera corrales y áreas de aislamiento, en donde se realizan investigaciones en materia de salud animal, salud alimentaria y enfermedades que pueden transmitirse de animales a humanos, entre otros rubros.

Tal como informó personal de este Centro, el terreno de 15 hectáreas se encuentra en una loma, que en su parte baja da con la Autopista México-Marquesa, en Santa Fe, una de las zonas con mayor valor inmobiliario del país. Esa fue la parte invadida.

La invasión de la parte baja de la loma inició en 2011, informaron representantes del CENID, y las inmobiliarias que se adueñaron ilegalmente de esa fracción de terreno iniciaron ese mismo año el corte y remoción de la loma, que descendía en una pendiente de 45 grados, para así dejar el terreno invadido (de 24 mil metros cuadrados) al mismo nivel de la autopista.

Además de la afectación que estas operaciones irregulares provocaron en la fracción de terreno invadida, este corte de la loma dejó la parte superior del predio sin soporte, provocando el desplazamiento del suelo y daños estructurales en las instalaciones del Centro Nacional de Investigaciones Disciplinarias en Microbiología Animal.

El corte de la loma, además, provocó derrumbes  en su fracción invadida.

Aún cuando la cesión de este terreno a las inmobiliarias invasoras se consumó apenas iniciado el nuevo gobierno federal, destaca un hecho: entre 2013 y 2018, en la zona invadida se construyeron diversos edificios de oficinas y departamentos de lujo, así como negocios particulares, sin que los gobiernos federal y local (encabezados en ese lapso por Enrique Peña Nieto y Miguel Ángel Mancera) hicieran nada para impedirlo.

Aunque la invasión del predio por parte de constructoras privadas fue denunciado desde 2011, siendo presidente Felipe Calderón, las autoridades federales no hicieron nada.

Luego, en 2013, ante el inicio de las obras en dicho terreno, el personal de este Centro de investigación alertó de los hechos a la Presidencia de la República, con Peña Nieto al frente.

El resultado de esta denuncia vino tres años después, en 2016, aunque no fue el esperado por los denunciantes, ya que en vez de emprender acciones para recuperar la zona invadida, el gobierno federal puso las 15 hectáreas de suelo forestal a disposición del Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales, para iniciar su proceso de desincorporación del patrimonio nacional.

Aunque hasta el momento sólo se ha entregado a particulares 24 mil metros cuadrados, las restantes 12.6 hectáreas de suelo forestal siguen a disposición del Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales.

Tal como informó la oficina de Presidencia, el uso de las restantes 12.6 hectáreas de suelo forestal “será congruente con lo anunciado por el presidente Andrés Manuel López Obrador en marzo de 2019”, cuando anunció que en la zona de Santa Fe no se promoverán desarrollos inmobiliarios privados en terrenos oficiales, dando así prioridad a la conservación del medio ambiente.

Segundo frente

El Centro Nacional de Investigaciones Disciplinarias en Microbiología Animal, que fue despojado del terreno invadido en Santa Fe, forma parte del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), que desde el pasado 20 de marzo se encuentra en huelga, por una exigencia sui generis: lo que los investigadores piden como primer punto es el “otorgamiento de apoyos económicos para el desarrollo de proyectos de investigación”.

Es decir, lo que demandan en primera instancia es apoyo a la investigación científica.

Su segunda demanda, según el pliego petitorio sindical, del que Animal Político obtuvo copia, es que del presupuesto de la institución se destine una parte razonable a la capacitación, así como a la evaluación de las investigaciones que realizan sean evaluadas, para constatar su pertinencia.

Igualmente, exigen que las autoridades destinen recursos a la difusión de las investigaciones que este Centro realiza, para que los conocimientos generados puedan llegar y beneficiar a la población mexicana.

Además, se exige un incremento salarial de 20% para los trabajadores del Instituto, cuando la autoridad sólo ofrece un incremento de 3.3%.

La huelga sigue, y las negociaciones laborales también.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Princeton

La simulación de la Universidad de Princeton que muestra la devastación que causaría una guerra nuclear entre Rusia y EU

Un ejercicio académico de la Universidad de Princeton imagina un escenario en el que Rusia y Estados Unidos desatan su poderío nuclear en un conflicto que escala rápidamente.
Princeton
23 de septiembre, 2019
Comparte

Una guerra nuclear es una amenaza latente y, según los expertos, informar sobre la catástrofe mundial que causaría puede servir para evitar que se haga realidad.

Por eso, un grupo de expertos en seguridad y armas nucleares de la Universidad de Princeton, en Estados Unidos, crearon una simulación llamada “Plan A”, que muestra la devastación que dejaría un conflicto nuclear entre Estados Unidos y Rusia.

Sus cálculos son aterradores.

En cuestión de horas habría 34 millones de muertos y más de 57 millones de heridos.

“El riesgo de una guerra nuclear ha aumentado dramáticamente en los últimos dos años a medida que Estados Unidos y Rusia han abandonado los tratados de control de armas nucleares”, señalan los creadores de la simulación en el blog del programa de Ciencia y Seguridad Global de la Universidad de Princeton.

“Comenzaron a desarrollar nuevos tipos de armas nucleares y ampliaron las circunstancias en las que podrían usar esas armas”, advierten.

En ese contexto, dicen, su motivación con este video es llamar la atención sobre las “consecuencias potencialmente catastróficas de los actuales planes de guerra nuclear de Estados Unidos y Rusia”.


Aquí puedes ver la simulación:


Varios expertos consultados por BBC Mundo, que no estuvieron involucrados en esta investigación, coinciden en que aunque este tipo de ejercicios académicos muestran resultados escalofriantes, pueden ser útiles para persuadir a la potencias de no llegar a un enfrentamiento nuclear.

“Durante mucho tiempo hemos visto simulaciones como esta y siempre son alarmantes“, le dice a BBC Mundo Sarah Kreps, profesora de la Universidad de Cornell, donde investiga sobre la proliferación de armas de destrucción masiva.

“En algunos sentidos, estas simulaciones son útiles para reforzar la disuasión.

“Si no hay transparencia o si hay optimismo sobre las consecuencias de un enfrentamiento nuclear, es más probable que cualquiera de las dos partes escale su postura, ya sea consciente o inconscientemente”.

Para Kreps, los estragos que evidencian este tipo de simulaciones pueden servir para que ambas partes “ejerzan la moderación”.

Pero ¿en qué consiste el video de Princeton y cómo es el preocupante panorama que proyecta en caso de una guerra nuclear?

Millones de víctimas en pocas horas

La guerra imaginaria que ilustra el video comienza con el intento de Rusia de impedir un avance de Estados Unidos y de los miembros de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte).

Para ello, los rusos lanzan un misil nuclear “de advertencia”, sobre la frontera que comparten Alemania, Polonia y República Checa.

Con ese ataque el conflicto escala rápidamente.

misil nuclear ruso

Getty
Una guerra nuclear podría incluir misiles lanzados desde submarinos.

Rusia envía aviones con un total de 300 ojivas nucleares y dispara misiles de corto alcance contra bases y tropas de la OTAN en Europa.

La OTAN, por su parte, responde con aviones que viajan rumbo a Rusia, cargados con 180 ojivas nucleares.

En solo 3 horas, ya habría más de 2,6 millones de víctimas.

Ante la destrucción de Europa, Estados Unidos inicia un ataque con 600 ojivas nucleares que lanza desde su territorio y desde submarinos que apuntan a Rusia.

Rusia responde con misiles que dispara desde instalaciones subterráneas, camiones y submarinos.

Ese intercambio dura unos 45 minutos y deja 3,4 millones de víctimas.

En este punto, el objetivo de cada uno es evitar que el enemigo tenga oportunidad de recuperarse, así que cada bando despliega ataques contra las 30 ciudades más pobladas de cada quien.

En cada bombardeo se utilizan entre 5 y 10 ojivas nucleares, dependiendo del tamaño de la ciudad.

misil

Getty
Los ataques con misiles causarían devastación en pocas horas.

El resultado son 85,3 millones de víctimas en 45 minutos.

Así, en menos de 5 horas, habría 91,5 millones de víctimas. Eso incluye 34,1 millones de muertes inmediatas y 57,4 millones de heridos.

Esas cifras, advierten los investigadores, aumentarían “significativamente” si se toman en cuenta las muertes que a largo plazo causarían los residuos radioactivos en el aire.

¿Cómo lo calcularon?

Los investigadores de Princeton dicen que sus cálculos son “razonables” y están basados en posturas realistas de Rusia y EE.UU., así como los posibles objetivos militares y el daño que pueden causar las armas nucleares.

Con base en la información sobre las armas nucleares que actualmente están desplegadas, los escudos antimisiles y los posibles objetivos de cada arma, los expertos estimaron el orden en el que escalaría la guerra, pasando de ser un enfrentamiento táctico para luego volverse estratégico hasta llegar a atacar ciudades.

El número de muertes y heridos que se producirían en cada fase lo calcularon con base en el NukeMap (mapa de armas nucleares, en español), una herramienta interactiva que muestra el daño que causarían distintas armas nucleares según su potencia y el lugar donde se lancen.

Hiroshima

Getty
La bomba atómica sobre Hiroshima, Japón, en 1945 fue una muestra de lo apocalípticas que resultan las armas nucleares.

El NukeMap fue creado por Alex Wellerstein, profesor del Instituto Tecnológico Stevens y especialista en la historia de las armas nucleares.

La información del NukeMap es “altamente precisa”, según le dice a BBC Mundo Erika Simpson, profesora de política internacional en la Universidad Western en Canadá y especialista en la estrategia nuclear de la OTAN. Simpson no estuvo involucrada en la investigación de Princeton.

¿Cuál es el panorama hoy?

Los expertos coinciden en que esta simulación llega en un momento en el que la amenaza nuclear no es menor.

“Este video es un poderoso recordatorio de que la amenaza de las armas nucleares no se ha ido”, dice Jonathan Marcus, corresponsal de asuntos diplomáticos y de defensa de la BBC.

“Llega en un momento en que la mayor parte de los tratados de control de armas y reducción de armas que ayudaron a mantener el equilibrio estratégico y la disuasión durante la Guerra Fría han sido abandonados”, añade.

Según explica Marcus, actualmente entre Estados Unidos y Rusia solo sobrevive un tratado importante para el control de armas nucleares.

Se trata del START II, que establece límites estrictos y verificables en la cantidad de sistemas nucleares estratégicos de largo alcance que cada parte puede desplegar.

aviones de Estados Unidos.

Getty
Ante la intensificación del conflicto, ambas partes lanzarían ataques con aviones.

“Pero este tratado expira en febrero de 2021”, advierte Marcus. “Y en la actualidad ni Washington ni Moscú parecen tener un gran entusiasmo por extenderlo”.

En agosto, EE.UU. se retiró formalmente del Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF, por sus siglas en inglés), que en 1987 firmaron el entonces presidente de la URSS, Mijaíl Gorbachov, y su homólogo de Estados Unidos, Ronald Reagan.

“Ese fue otro clavo en el ataúd del control de armas”, expone Marcus.

El desplome de estos tratados, explica el corresponsal de la BBC, ocurre cuando estamos ante el surgimiento de nuevas armas “aterradoras”, como los misiles hipersónicos y la aplicación de inteligencia artificial al armamento estratégico.

¿Para qué sirven estas simulaciones?

Aunque espeluznantes, los estudiosos de temas nucleares afirman que estas simulaciones son útiles.

“Este estudio le ofrece información vital al público”, le dice a BBC Mundo Dinshaw Mistry, especialista en proliferación nuclear de la Universidad de Cincinnati y autor del libro “Conteniendo la proliferación de misiles”.

Gorbachov y Reagan

Getty Images
El presidente de la URSS, Mijaíl Gorbachov, y el de Estados Unidos, Ronald Reagan, firman el tratado INF el 8 de diciembre de 1987 en Washington.

“Dicha información ofrece la base para cuestionar la justificación del tamaño y uso de las fuerzas nucleares”.

Mistry coincide con Kreps en que estas simulaciones sirven para pensar en las consecuencias de un conflicto nuclear a gran escala y la importancia del control de armas.

Útil pero limitado

Aunque reconocen su utilidad, los expertos afirman que el trabajo de Princeton tiene limitaciones.

Mistry, por ejemplo, sostiene que este escenario de guerra nuclear a gran escala es “menos probable” que un enfrentamiento a “pequeña escala” en el que las partes usen entre una y cinco armas nucleares en la etapa inicial del conflicto.

“La simulación sería aún más útil si mostrara cómo se puede controlar la escalada y limitar los daños”, apunta.

De manera similar opina Matthew Bunn, profesor de la Universidad de Harvard, especialista en medidas para controlar la proliferación de armas nucleares.

“Sería útil conectar (la simulación) con más información y acciones que podrían tomarse para reducir el peligro“, le dice Bunn a BBC Mundo.

base militar china

Getty
Algunos expertos ven más probable un enfrentamiento entre China y Estados Unidos.

Bunn se refiere a medidas como abordar los conflictos regionales, reducir las tensiones entre EE.UU. y Rusia, revitalizar la implementación de acuerdos pasados y reducir el énfasis que las doctrinas militares ponen en el uso de armas nucleares.

Marcus, por su parte, resalta que el video de Princeton deja de lado un punto álgido.

“Es interesante, quizás, que la simulación elige enfocarse en un intercambio nuclear Rusia-EE.UU.”, dice.

“Mucha gente podría ver más probable un conflicto entre China y EE. UU.

“Rusia es una sombra de lo que era la antigua Unión Soviética en términos de poder bruto, y Putin lo sabe“.

Pero más allá de cualquier análisis puntual, Marcus resalta algo en lo que los expertos están de acuerdo.

Todo este panorama “hace que la necesidad de revivir todo el proceso de control de armas sea más importante que nunca“, concluye Marcus.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ZU3QkNT_HGo

https://www.youtube.com/watch?v=rCXa2gRXlcM&t=27

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.