close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Imagen de Free-Photos en Pixabay
Congreso de Yucatán relega aprobación del matrimonio igualitario; Conapred le exige respetar derechos
El Consejo llamó al Congreso de Yucatán a unirse a la construcción de un México donde todas las personas puedan tener un goce efectivo de sus derechos, y le recordó las resoluciones de la Corte.
Imagen de Free-Photos en Pixabay
1 de marzo, 2019
Comparte

Grupos de activistas en Yucatán luchan a favor de garantizar legalmente el matrimonio igualitario en la entidad, y acusan que los legisladores locales han postergado su aprobación, ya que desde el gobierno anterior hay iniciativas en la congeladora.

El priista Rolando Zapata presentó iniciativas desde 2018, sin embargo la anterior legislatura no avanzó en procesarlas, y en la actual LXII Legislatura, según activistas, los diputados locales también han incurrido en intentos de “cansar” su lucha.

En entrevista el abogado litigante en materia de Derechos Humanos, Carlos Escoffié, señaló que hay falta de claridad del Congreso local, sobre cómo va el proceso legislativo, en qué etapa va, aunque les han mencionado que quizá dentro de un mes el tema podría llegar al pleno.

Mientras tanto, apuntó, grupos parlamentarios como el PRI y Morena han mostrado posturas ambivalentes.

Felipe Cervera, coordinador de la mayoría priista en el Congreso local, mencionó que esta Legislatura tomó la decisión de discutir el tema, “asumir la responsabilidad que nos corresponde” y dictaminar, pero no quiso definir cuál sería la postura de su bancada.

Por otro lado el medio Desde el Balcón publicó una entrevista con el coordinador de la bancada de Morena, Miguel Candila, señalando que planteó la posibilidad de que el tema del matrimonio igualitario sea sometido a consulta, entre la ciudadanía.

“Advertimos que son ilegales y  políticamente inaceptables las propuestas que han trascendido en medios de comunicación solicitando que el tema sea resuelto por una consulta popular”, respondió al respecto el 25 de febrero el Colectivo por la Protección de Todas las Familias en Yucatán.

Dicho Colectivo, integrado por más de 500 personas de la comunidad LGBTIII+, firmó un oficio dirigido a la CNDH, Conapred, y a la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, para “solicitar su apoyo ante la posibilidad de que el Congreso de Yucatán continúe perpetrando la discriminación en contra de la población LGBTIII+ que vive en este estado”.

Las y los diputados locales, acusaron, “han puesto la discusión del tema por ‘cuestiones de calendario'”. Además, agregaron, la bancada del PRI ha señalado que actuará en función de lo que quieran sus electores, y el PAN ha adelantado un voto en contra, mencionando que “99% de las voces” que ha escuchado su coordinadora, Rosa Adriana Díaz, se oponen.

“Nos alarma que el Congreso de Yucatán considere la posibilidad de que el reconocimiento de los derechos humanos esté vinculado a su popularidad y a la aprobación de mayorías”, refirieron los activistas.

En respuesta a este oficio, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) recordó que la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha emitido ya varias resoluciones, señalando que excluir del matrimonio a las parejas del mismo sexo se traduce en discriminación.

“Desde el Conapred reiteramos nuestro interés en que el H. Congreso del Estado de Yucatán se una a la construcción de un México donde todas las personas puedan tener un goce efectivo de todos los derechos reconocidos por nuestro marco jurídico, como lo es el derecho al matrimonio sin discriminación”, se lee en el documento firmado por la titular de Conapred, Alexandra Haas.

En Yucatán parejas han presentado más de 80 amparos para casarse, en los últimos siete años, según dijo Escoffié, también integrante del Colectivo. Sin embargo, los grupos activistas quieren que el matrimonio igualitario sea una realidad en Yucatán, sin necesidad de recurrir a dicho recurso jurídico.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
BBC
"El trabajo está matando a la gente y a nadie le importa"
En su último libro, Jeffrey Pfeffer, profesor de la Universidad de Stanford, argumenta que el exceso de trabajo y el estrés han provocado la muerte de miles de personas en Estados Unidos y el resto del mundo a causa de un sistema laboral que se ha vuelto "inhumano".
BBC
22 de marzo, 2019
Comparte

Cuando Jeffrey Pfeffer afirma que “el trabajo está matando a la gente y a nadie le importa”, no lo dice en un sentido metafórico.

Lo dice tal cual, con todas sus letras, basándose en las investigaciones que ha realizado durante décadas, tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo.

Pfeffer, profesor de la Escuela de Postgrado de Negocios de la Universidad de Stanford y autor o coautor de 15 libros en el campo de la teoría organizacional y el manejo de recursos humanos, argumenta en su último libro, “Muriendo por un salario” (Dying for a paycheck, en inglés), que el sistema de trabajo actual enferma e incluso termina con la vida de las personas.

En él relata el caso de Kenji Hamada, un hombre de 42 años que murió de un ataque al corazón en su escritorio en Tokio. Trabajaba 75 horas a la semana y demoraba cerca de dos horas en llegar a la oficina.

Justo antes de su muerte, había trabajado 40 días seguidos sin parar y su viuda declaró que Kenji estaba excesivamente estresado.

Ese es solo uno de muchos ejemplos incluidos en la publicación, donde el autor pone en contexto los efectos de un sistema de trabajo que en ocasiones se torna “inhumano” por la excesiva carga laboral.

fsdf

BBC

Según la evidencia recopilada por Pfeffer, en Estados Unidos, el 61% de los empleados considera que el estrés los ha enfermado y el 7% asegura haber sido hospitalizado por causas relacionadas con el trabajo.

De hecho, sus estimaciones apuntan a que el estrés está relacionado con la muerte anual de 120.000 trabajadores estadounidenses.

Y desde un punto de vista económico, destaca el académico, el estrés tiene un costo para los empleadores de más de US$300.000 millones al año en ese país.

En BBC Mundo hablamos con él.


En su libro usted menciona que existe un sistema laboral tóxico que está matando a la gente. ¿Qué evidencia tiene al respecto y cómo el trabajo moderno afecta a los empleados?

Existe evidencia de sus efectos sobre la salud. Las largas jornadas laborales, los despidos, la falta de seguro médico, el estrés provocan una enorme inseguridad económica, conflictos familiares y enfermedades.

El trabajo se ha vuelto inhumano. Por una lado las empresas, de una manera fundamental, se han desentendido de la responsabilidad que tienen con sus empleados.

Pero también ocurre que así como crece la “economía gig” (de trabajadores independendientes), también crece la inseguridad laboral.

¿Quién es responsable de este fenómeno?

Si piensas en los años 50 o los 60, los directivos decían que era necesario equilibrar los intereses de los empleados, los clientes, los accionistas. Ahora todo está centrado en los accionistas.

Esqueleto

Getty Images
Pfeffer dice que el estrés está relacionado con la muerte de 120.000 trabajadores estadounidenses al año.

En los bancos de inversión, por ejemplo, hay una práctica muy generalizada bajo la cual trabajas, vas a tu casa a darte una ducha y regresas a la oficina.

Bajo ese sistema, muchos empleados se vuelven drogadictos, porque terminan consumiendo cocaína y otras drogas para mantenerse despiertos.

Aunque el fenómeno que usted describe sería transversal, ¿hay ciertos sectores más afectados?

Un empleado de una fábrica, un piloto de avión, un conductor de camión, tiene un límite máximo de horas que puede trabajar.

Pero irónicamente, en muchas de las profesiones no hay límites.

En el caso de Estados Unidos, usted ha escrito que el lugar de trabajo es la quinta causa de muerte en Estados Unidos

Al menos la quinta causa, quizás más.

¿Y quién se hace cargo de esas muertes?

Los empleadores son responsables y los gobiernos son responsables por no hacer nada al respecto.

Enfermera

Getty Images
El 61% de los empleados en Estados Unidos considera que el estrés los ha enfermado.

¿Entonces qué papel juega la política en todo esto?

Tiene un rol enorme. Tenemos que hacer algo para detener esto. Pero no seremos capaces de hacer nada a un nivel individual.

Si quieres resolver el problema de manera sistémica, se requiere una intervención sistémica que debe provenir de algún tipo de regulación.

¿Cómo reaccionan los directivos de empresas cuando usted conversa con ellos?

Nadie argumenta que los datos no son correctos, porque los datos son bastante abrumadores. Pero esto es como el juego de la “papa caliente”: la gente ve el problema, pero nadie quiere hacerse cargo.

De hecho, los costos de salud son enormes. Las condiciones de trabajo causan enfermedades crónicas como diabetes o problemas cardiovasculares.

Pero también hablando de costos, las empresas pueden replicar que hacer cambios al sistema de trabajo afectará las ganancias corporativas

Es que eso no es verdad. Sabemos que la gente estresada tiene una mayor probabilidad de renunciar. Sabemos que los empleados enfermos -psicológica o físicamente enfermos- son menos productivos.

Sabemos, por estudios realizados en Estados Unidos y en el Reino Unido, que sobre el 50% de todos los días laborales perdidos por ausentismo están relacionados con el estrés laboral.

Hombre abrumado

Getty Images
El estrés tiene un costo para los empleadores de más de US$300.000 millones al año en Estados Unidos, según Pfeffer.

El Instituto Estadounidense del Estrés calcula que el costo anual es de US$300.000 millones al año.

Entonces es muy caro tener trabajadores enfermos o empleados que van a trabajar, pero con bajo rendimiento. Esto le cuesta a las empresas una fortuna.

Desde el lado de los trabajadores, usted ha escrito que las personas deberían cuidarse a sí mismas. Pero si un empleado reclama por mejores condiciones laborales, es muy probable que termine despedido. ¿Cómo se pueden cambiar las condiciones de trabajo?

Primero, los empleados tienen que asumir la responsabilidad de cuidar su propia salud.

Si vas a trabajar a un lugar donde no te permiten equilibrar tu vida laboral y tu vida familiar, tienes que irte.

Entonces la gente contesta: “No me puedo ir”. Y yo digo: “Si estás en una sala y esa sala está llena de humo, intentarás salir de ahí, porque las consecuencias para tu salud serán muy severas”.

Lo otro es que la gente tiene que presionar para que existan leyes y actuar colectivamente para protegerse, porque también hay costos para la sociedad.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.