close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Los 3 funcionarios de Pemex participantes en La Estafa Maestra fueron separados del cargo el 11 de abril

Según el portal de transparencia donde se consignan los pagos a todos los funcionarios del gobierno, se les mantuvo en la nómina, pero ellos sostienen que no han cobrado salario y que ellos mismos solicitaron su separación del cargo sin goce de sueldo.
Cuartoscuro
Por Nayeli Roldán y Manu Ureste
16 de abril, 2019
Comparte

Nota del editor: Esta nota fue actualizada para agregar nueva información, ya que los funcionarios mencionados aseguran que no han cobrado ningún salario. Hasta el momento, Pemex no ha proporcionado información oficial al respecto.

El 31 de enero, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que tres funcionarios de Petróleos Mexicanos presuntamente involucrados en el esquema de desvío de recursos públicos conocido como La Estafa Maestra serían removidos de sus cargos porque “no podía tolerar nada relacionado con corrupción”. Tres meses después, los directivos mantienen sus cargos, hasta el 11 de abril, cuando fueron oficialmente suspendidos.

Según el portal de transparencia donde se consignan los pagos a todos los funcionarios del gobierno, se les mantuvo en la nómina, pero ellos sostienen que no han cobrado salario y que ellos mismos solicitaron su separación del cargo sin goce de sueldo.

Los tres funcionarios son Miguel Ángel Lozada Aguilar, titular de Pemex Producción y Exploración; Héctor Salvador Salgado Castro, subdirector de Coordinación Operativa y Comercial de Pemex-PEP y Luis Galván Arcos, gerente de Operación y Control Financiero, Procesos Industriales y Logística.

Incluso, Héctor Salgado Castro siguió operando, como consta en el oficio que le envió al subdirector de Aseguramiento Tecnológico el 4 de abril pasado para solicitarle “información para definir estrategia de manejo y comercialización campo Ixachi”, según se explica en el documento obtenido por Animal Político.

Los tres directivos de Petróleos Mexicanos aparecen como funcionarios en activo que recibieron salario por más de 100 mil pesos hasta la quincena pasada, del 16 al 31 de marzo, según se informa en el portal del gobierno Federal “Nómina Transparente”, donde se puede consultar el sueldo de todos los empleados de la Administración Pública Federal.

Esto, sin embargo, contrasta con su versión, según la cual no han recibido salario, a petición de ellos mismos. Se solicitó a Pemex un comprobante de la suspensión de pagos, pero no hubo respuesta.

El pasado 31 de enero, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció la separación de la administración pública de los tres funcionarios tras comprobar que habían firmado convenios entre Pemex y universidades del sureste cuyos recursos terminaron desviados en empresas fantasma y, pese a ello, habían sido ratificados en su administración, como reveló Animal Político el 22 de enero.

“Vamos a pedirles a estos servidores públicos que dejen sus cargos y que se termine la investigación que está en curso porque no podemos nosotros tolerar nada que tenga que ver con corrupción, ni siquiera aceptar sospechas”, dijo.

Incluso en la conferencia del 15 de febrero, el Presidente reafirmó que ya no estaban en la empresa y el director de Pemex, Octavio Romero, matizó que había sido separado del cargo sin goce de sueldo.

Para comprobar que los funcionarios efectivamente habían salido de la empresa, Animal Político solicitó vía transparencia a Pemex la documentación donde se informar al área de personal y nóminas la suspensión de pagos; las actas de entrega recepción de las oficinas, de las computadoras personales y los oficios donde el titular solicitara la separación.

En todos los casos, la única prueba que Pemex central y Pemex-PEP entregaron a cada petición fueron los oficios de cada directivo donde solicita su separación del cargo sin goce de sueldo.

También se solicitaron los oficios donde se nombraran a los sustitutos de los funcionarios, pero en todos los casos la respuesta es que debido al permiso de separación no había nuevos nombramientos. De hecho, los tres seguían apareciendo en la página del Consejo de Administración de Pemex hasta marzo pasado y fue hasta el 11 de abril cuando fueron separados del cargo.

Además, en el caso de Pemex Producción y Exploración (Pemex-PEP) al ser una de las seis Empresas Productivas Subsidiarias (EPS), una parte medular de la empresa, el director de Pemex, Octavio Romero, debe nombrar al director e informar la decisión en sesión del Consejo de Administración de Pemex, pero no ha ocurrido.

Los tres directivos firmaron seis convenios con universidades públicas del sureste del país por 348 millones de pesos que terminaron en 17 empresas irregulares como parte de La Estafa Maestra entre 2012 y 2013, cuando ocupaban cargos menores a los que consiguieron en la actual administración, según se documentó en la investigación periodística.

Sin embargo, en las primeras indagatorias de la Secretaría de la Función Pública, la titular, Irma Eréndira Sandoval, informó que el número era mayor: habían firmado 25 convenios –entre 2012 y 2018– por un monto de 7 mil 667 millones de pesos, aunque éste podría ser mayor, ya que solo se ha auditado un 6.4% del monto total de los convenios.

Funcionarios pidieron su remoción

Los tres funcionarios públicos solicitaron la separación de sus respectivos cargos el 1 de febrero de 2019, un día después del anuncio del Presidente, “con la finalidad de que en ese lapso se desahoguen las investigaciones correspondientes y se deslinden responsabilidades por los hechos presuntamente irregulares que ha señalado la Secretaría de la Función Pública” en su contra.

En los oficios, obtenidos por Animal Político a través de solicitudes de transparencia, los funcionarios pidieron al titular de Pemex, Octavio Romero, “permiso de ausencia sin goce de sueldo” como un derecho establecido en el artículo 70 del reglamento de Trabajo del Personal de Confianza de Pemex. Es decir, los funcionarios se separaron del cargo voluntariamente y no por orden o petición del director.

Dicho permiso concluyó a final de marzo, por lo que el 10 de abril, Lozada Aguilar fue notificado que Pemex “ha determinado suspender temporalmente la relación laboral que actualmente tienen con Pemex-PEP”, según el oficio firmado por Franco Veites Palavicini Pesquera, subdirector de Relaciones Laborales y Servicios al Personal.

Esto, con el objeto de permitir “el adecuado desahogo de las investigaciones que se están llevando a cabo por la Secretaría de la Función Pública por su posible participación en los hechos relacionados con la suscripción de diversos convenios realizados por Pemex-PEP con diversas universidades entre 2012 y 2018”.

Abogados especialistas en la Ley de Responsabilidades Administrativas de los servidores públicos explicaron a Animal Político que la suspensión temporal no es un despido. Es decir, continúan siendo funcionarios públicos puesto que aún no se resuelve la investigación en su contra.

Pero, durante la suspensión, no cobrarán su salario, ni podrán ejercer su trabajo como una medida precautoria, para evitar, por ejemplo, que oculten o destruyan documentación o información que los comprometa.

Esto significa que apenas hasta el 11 de abril, cuando se hace efectivo el anuncio, dejarían de percibir su sueldo, es decir, dos meses después de la supuesta separación anunciada por el Presidente.

Una vez que concluya la investigación, en caso de que resulten responsables de los hechos que se les imputan, la dependencia despide a los funcionarios y, además, no les paga el salario equivalente al tiempo que estuvieron suspendidos.

Por el contrario, si son absueltos de toda responsabilidad, la dependencia está obligada a reincorporarlos en sus puestos, restituirle todos sus derechos, y, además, a pagarle el salario que no recibieron durante el periodo que duró la suspensión temporal.

La figura de la suspensión temporal de empleo en el sector público está incluida en el artículo 21 de la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas, en la cual se establece que la Secretaría de la Función Pública, el contralor interno de la dependencia (en este caso Pemex), o el titular del área de responsabilidades, pueden ordenar que se investigue a funcionarios por mal uso de la función pública, o por presuntos actos de corrupción.

Y que, previa o posteriormente al citatorio al funcionario investigado, pueden determinar la suspensión temporal de su empleo, cargo o comisión, sin que ello lo prejuzgue como culpable.

La suspensión temporal, refiere la Ley, cesará cuando así lo resuelva la Función Pública, y cuando se dicte una resolución sobre la investigación.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La ruta del blanqueo: ¿Cómo lavan dinero los narcotraficantes?

Los traficantes de drogas recaudan miles de millones de dólares cada año, pero ¿cómo llevan su dinero sucio al sistema financiero? El periodista de la BBC Andy Verity revela cómo una banda criminal internacional lavó dinero del narcotráfico recogido en Europa.
8 de diciembre, 2019
Comparte
Dólar colgando como ropa

Getty Images
Para que los delincuentes puedan disfrutar del dinero derivado de sus actividades ilícitas tienen que lavarlo.

Como práctica, no es tan reciente como puede parecer: hace más de 3,000 años, los comerciantes exitosos en China escondían su riqueza de los gobernantes, valiéndose de técnicas que siguen siendo utilizadas.

Pero, a lo largo de la historia, la maniobra de disfrazar ingresos ha sido más asociada con aquellos derivados de actividades ilícitas.

Quién sabe cómo le llamaban antaño pero el nombre con el que la conocemos, “lavado de dinero”, surgió hace menos de un siglo.

Se dice que se originó en los Estados Unidos de las décadas de 1920 y 1930, cuando delincuentes como Al Capone compraban lavanderías y negocios similares que funcionaran con dinero en efectivo en denominaciones pequeñas para mezclar las ganancias de esas actividades legítimas con sus ganancias ilegales de la prostitución y la venta de licores pirateados.

Aunque no es seguro. Para Jeffrey Robinson, autor del libro “The Laundrymen” (Los lavanderos), es más sencillo: “El lavado de dinero se llama así porque describe perfectamente lo que ocurre: el dinero sucio o ilegal se somete a un ciclo de transacciones, o se lava, para que quede limpio o legal”.

En cualquier caso, fue en la década de 1980 que, en el contexto del tráfico de drogas, se empezó a considerar como un delito separado con la aprobación Ley de Control de Blanqueo de Capitales de EE.UU. Pronto, otros países y órganos internacionales siguieron su ejemplo.

Un caso bajo la lupa

En la actualidad, la ONU estima que entre US$800.000 millones y US$2 billones son lavados en el mundo anualmente.

Sumas difíciles de imaginar pero que no sorprenden si tienes en cuenta que los delincuentes ganan miles de millones al año vendiendo drogas.

Su problema es que casi todo es en efectivo, así que no lo pueden depositar en un banco sin suscitar sospechas.

La única forma en la que pueden disfrutar realmente de su riqueza es lavándola.

Imagen con caras de algunos de los condenados

BBC
Un caso de lavado de dinero resuelto por la policía de Francia, que resultó en 27 condenas, nos ayuda a entender cómo son las cadenas de blanqueo.

¿Cómo?

De muchísimas maneras.

Pero el caso de una operación internacional de blanqueo de millones de dólares en dinero de drogas recogido en Europa ilustra cómo se tejen esas redes sin las cuales el crimen organizado no podría funcionar.

La banda que lo llevaba a cabo fue arrestada en 2017, pero sus métodos sólo fueron revelados recientemente.

Armado con los detalles de la investigación policial que puso a 27 lavadores de dinero tras las rejas, y trabajando con la compañía de medios francesa Premières Lignes, Andy Verity, del programa de la BBC “Panorama”, le siguió el rastro al dinero sucio de la pandilla por varios países.

Londres, Reino Unido

La ruta del dinero comienza con el aseador de un aeropuerto, Hassan Mougammadou.

Foto de Hassan Mougammadou con leyenda: La mula; Condenado por lavado de dinero; Sentencia: 4 años de prisión

BBC

En 2013, Mougammadou recibió US$650 por recoger US$90.000 en libras esterlinas, ganancias de la venta de drogas en la capital británica.

Lo que él no sabía era que la policía francesa lo estaba vigilando.

Mougammadou y otra mula de dinero hicieron 6 viajes similares a Londres, y acumularon más que US$1.400.000 en efectivo, que luego pasaron de contrabando a Francia.

“Las mulas son una de las barreras entre el originador de los fondos y los ingresos reales. Brindan un servicio esencial a la red de lavado de dinero. Cuantas más veces mueva ese dinero a través de la frontera, más difícil será rastrearlo”, apunta, en conversación con la BBC, Helena Wood, del Centro de delitos financieros y estudios de seguridad de Londres.

París, Francia

El dinero de la venta de drogas recolectado en Londres fue llevado a París para ser clasificado, contado y movido.

Todos los movimientos de la pandilla estaban siendo monitoreados.

La policía francesa escuchó 100.000 llamadas telefónicas y logró identificar en Francia cuatro grupos de recolectores de dinero de la venta de drogas en toda Europa.

Los documentos demuestran que unos US$280 millones pasaron por las manos de esta banda, que reclutaba a personas con trabajos comunes para que pudieran mover el efectivo sin llamar la atención.

Una de ellas era un conductor de ambulancia, quien aceptó ser entrevistado anónimamente.

Imagen con texto que dice: Conductor de Ambulancia; Condenado por lavado de dinero; Sentencia: 3 años de prisión

BBC

“Nadie se sorprende al ver una ambulancia… cientos de ambulancias pasan todos los días”.

Durante el día, conducía pacientes enfermos por París. Por la noche, iba por las mismas calles, recogiendo bolsas de dinero en efectivo de drogas que le entregaban las mulas.

“Me daban paquetes que contenían cualquier cosa entre US$170.000 y US$700.000. Todo era muy rápido pues yo no conocía a esa gente y podía ser una trampa”.

La policía había puesto cámaras secretas en la oficina del conductor de la ambulancia: lo vieron contar más de US$6 millones en dinero de drogas en apenas 9 meses.

Casablanca, Marruecos

Los recolectores de efectivo trabajaban para un solo hombre: Nour Eddine Ech-Chauoti, quien maneja dinero para los grandes traficantes de drogas.

Foto de Nour Eddine y texto: El jefe; Condenado por lavado de dinero; Sentencia: 10 años de prisión; Estatus: Fugitivo

BBC

“Nour Eddine, quien estaba a cargo de la operación, estaba en Casablanca, donde tiene varias compañías en áreas como promotores inmobiliarios, por lo que podemos asumir que sus cuentas bancarias se financian en gran medida con las ganancias que obtiene de este caso”, señala el capitán Quentin Mugg de la policía francesa.

Su pandilla llevó millones de dólares en efectivo de la venta de drogas en Europa a París, pero eso era solo el comienzo.

Los delincuentes ahora necesitaban poner sus millones en billetes de baja denominación en el sistema financiero y en las cuentas bancarias de los jefes de las drogas.

Para lograrlo, tenían que mover el dinero nuevamente.

Amberes, Bélgica

La pandilla quería cambiar el dinero de la droga por algo fácil de transportar y difícil de rastrear, así que fueron a Amberes en busca de oro.

Es mucho menos voluminoso, más fácil para cruzar fronteras sin ser detectado.

En Bélgica las compras en efectivo de más de US$3.300 están prohibidas, precisamente para evitar el lavado de dinero. Pero la banda contaba con un comerciante de oro dispuesto a violar las reglas: Gheorghe Blutner.

Foto de Gheorghe Bluntner y texto: Comerciante de oro; condenado por lavado de dinero; Sentencia: 3 años de prisión

BBC

Blutner acordó entregarles 200 kilogramos de oro a cambio de US$7 millones de efectivo.

Al convertir el efectivo en oro, Blutner fue un eslabón crucial en la cadena de lavado.

El siguiente destino de la pandilla criminal era obvio: la ciudad del oro.

Dubái, Emiratos Árabes Unidos

La capital del Emirato de Dubái es un imán para los negocios, el dinero y la riqueza extravagante, y se ha convertido en uno de los países preferidos para el lavado de dinero.

Millones de dólares de dinero sucio fluyen por Dubái cada año, gracias a que los chequeos de lavado de dinero son laxos y a que tiene un gran mercado de oro.

La pandilla llevó su oro allá para venderlo por dinero limpio.

Rastreando sus pasos, la BBC descubrió cómo una de las compañías más grandes de Dubái tenía todo el efectivo que necesitaban.

Oro

Kaloti es una refinería de oro: compra oro de todo el mundo y lo funde en barras.

Barras de oro

BBC
El oro en barras no sólo es más fácil de transportar, sino que -si encuentras quien tenga dinero en efectivo en grandes cantidades- se puede vender por dinero limpio.

En 2013, tenía que demostrar que cumplía con nuevas reglas para mantener el oro poco fiable fuera del sistema. Para hacerlo, llamó a una de las grandes firmas de contaduría británicas, Ernst and Young, o EY, quien asignó a Amjad Rihan como el auditor a cargo.

Rihan descubrió que Kaloti estaba repartiendo miles de millones en efectivo a cambio de oro.

“Mi equipo comenzó a realizar esas auditorías y lo que encontró era realmente impactante: Kaloti había entregado más de US$5.200 millones en efectivo en un año… ¡nunca habíamos visto algo parecido!

Esos US$5.200 millones habían sido retirados de bancos locales. En una semana promedio, Kaloti retiraba US$100 millones.

Tales cantidades de efectivo despiertan sospechas de que se estén usando con fines criminales.

Carretillas de billetes

La BBC vio la transcripción de un caso judicial de Dubái que revela que ese efectivo provenía originalmente de las cuentas de Kaloti en el Deutsche Bank.

En el juicio, la abogada Anna Waterhouse, quien fue la directora de cumplimiento de Deutsche Bank en Dubái, declaró: “Nunca antes había visto un catálogo de circunstancias tan sospechosas”.

Carreta con dólares

BBC
En una semana promedio, Kaloti retiraba US$100 millones. Para que te hagas una idea, eso es 20 carretas como ésta cada día hábil de la semana.

“Un colega entró en mi oficina a reportar una llamada de nuestro banco local en Dubái en la que los empleados le dijeron que habían notado que Kaloti había estado retirando cantidades tan grandes de dinero en efectivo que el personal del banco tenía que usar carretillas para sacarlo”, le contó Waterhouse a la BBC.

Con todo ese efectivo cambiando de manos, nos preguntamos si Kaloti le había comprado el oro a la pandilla de lavado de dinero que habíamos estado rastreando.

Rihan todavía tiene miles de documentos de su auditoría para EY, así que le pedimos que buscara algunos de los nombres de los delincuentes en los datos. Y valió la pena.

“Esos nombres que me dieron son exactamente los mismos nombres en los documentos que tengo, y esas personas estaban enviando su oro a Kaloti”.

El hermano del jefe

El nombre más significativo es Adbdel Wahid Ech-Chaouti, el hermano del jefe de la banda de lavado de dinero.

Foto de Abdelouahed Ech-Chaouti y texto: Hermano del Jefe; Condenado por lavado de dinero; Sentencia: 8 años de cárcel; Estatus: Fugitivo

BBC

Su trabajo consistía en vender el oro sucio de la pandilla en Dubái. Lo hacía a través de su compañía, Renade International.

Los documentos de Amjad muestran que Renade le vendió 3,6 toneladas de oro a Kaloti, y recibió US$146 millones en efectivo en un año.

Y hay pocas dudas de que el oro de Ech-Chaouti estuviera vinculado a las drogas. En los documentos también consta que su compañía, Renade International, le compró parte de ese oro al comerciante belga Georges Blutner.

Kaloti le dijo a la BBC que llevó a cabo “todos los chequeos apropiados contra el lavado de dinero y que nunca entraría a sabiendas en una relación comercial con ninguna parte involucrada en actividades financieras indebidas o criminales de ningún tipo”.

Añadió que los pagos en efectivo eran comunes en Dubái, pero que ya no compra oro por dinero en efectivo.

De Dubái al mundo

Al comprar y vender oro, la pandilla convirtió el dinero sucio en efectivo limpio.

Ahora necesitaban ingresarlo en cuentas bancarias, y para eso utilizaron casas de cambio en Dubái.

Los documentos muestran que Ech-Chaouti envió más de US$250.000 en transferencias bancarias de aspecto respetable… y así el dinero -ya limpio regresó a manos de los traficantes de drogas.

Hoja de transacciones

BBC
Transacciones en cantidades relativamente bajas a cuentas en diferentes partes del mundo, no sólo le devuelven el dinero a los narcotraficantes sino que hace más difícil que las autoridades puedan rastrearlo.

Es un plan muy astuto. Si los investigadores ven la transferencia bancaria, no estará a nombre de Renade International, sino de la casa de cambio. Entonces es muy difícil establecer el vínculo entre el efectivo depositado en Dubái y el narcotráfico en los suburbios de París”, comentó el capitán Quentin Mugg.

La pandilla había ayudado exitosamente a traficantes de drogas en Europa a sacar provecho de sus crímenes.

No debería haber sido posible.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=chiWVxreqhU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.