Ellos son los militares que comandarán la Guardia Nacional
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Semar

Ellos son los militares que comandarán la Guardia Nacional

La Guardia Nacional contará con una coordinación operativa integrada por mandos de la Sedena, Semar y Policía Federal. La comandancia estará a cargo de un militar en proceso de retiro.
Semar
11 de abril, 2019
Comparte

El gobierno federal presentó al grupo de militares y la policía federal que integrarán la coordinación operativa y la comandancia de la Guardia Nacional.

El General Luis Rodríguez Bucio será el Comandante de la Guardia.

Mientras que la coordinación operativa interinstitucional estará compuesta por tres mandos, dos militares y un civil de la Policía Federal.

Lee: ¿Qué delitos va a combatir? ¿Qué pasará con los soldados? Las claves de la Guardia Nacional

Los militares se encuentran en proceso de retiro, con lo que según el presidente Andrés Manuel López Obrador se atienden las peticiones de las organizaciones que buscaban que el mando de la Guardia fuera civil.

De la Secretaría de la Defensa se integrará Xicoténcatl de Azolohua Núñez Márquez. Pasará a situación de retiro el 1 de agosto de 2019.

Puedes consultar su curricula aquí.

guardia nacional

De Marina, el Contralmirante Gabriel García Chávez. En 2018, tras 40 años de servicio, se retiró con el grado de Capitán de Navío por haber cumplido la edad límite.

Consulta aquí su curricula.

guardia nacional

De la Policía Federal, Patricia Rosalinda Trujillo Mariel.

guardia nacional

El secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo informó que este jueves entregará al Senado el paquete de leyes secundarias necesarias para el funcionamiento de la Guardia.

El secretario de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval dijo que el personal que al personal que integrará la Guardia “se le está dando una mayor capacitación en derechos humanos y temas policiales desde hace tiempo”. En este tema está brindándoles apoyo la Universidad Policial de Nuevo León y la CNDH.

Lee: ONU vigilará que Guardia Nacional respete los derechos humanos

Quién es el comandante de la Guardia

El General Rodríguez Bucio nació en Condembaro, Municipio de Tancítaro, Michoacán, México, el 27 de agosto de 1956.

Es Presidente del Consejo de Delegados de la Junta Interamericana de Defensa.

guardia nacional

Ingresó al Colegio Militar en 1973 y se gradúo en 1977. Fue parte del Segundo Batallón de Guardias Presidenciales, donde prestó sus servicios hasta el año 1985. Fue Ayudante del Secretario de Relaciones Exteriores en los años 1981 y 1982.

En 1989, fue transferido al Estado Mayor Presidencial, en Los Pinos, donde fungió como Subjefe de la Sección Cuarta hasta julio de 1990. En este periodo estuvo a cargo de la planeación y ejecución de las actividades logísticas durante las giras y eventos oficiales del Presidente dentro y fuera del país.

De agosto de 1990 a junio de 1992, viajó a Alemania para tomar el Curso de Estado Mayor en la República Federal de Alemania, hizo una estadía de un mes en una Brigada de Infantería en la ciudad de Flensburg; y diez meses del curso de Estado Mayor en la Academia de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Alemanas, en Hamburgo.

Lee: El Ejército presenta los uniformes que usarán los elementos de la Guardia Nacional

Entre 1993 y 1994 fue comisionado por tres meses como Subjefe de Estado Mayor de la Fuerza de Tarea Marte XXII, en Badiraguato, Sinaloa, cuya función principal era la erradicación de plantíos de enervantes en los Estados de Sinaloa, Chihuahua y Durango.

Entre 1994 y 2000 fue Coordinador de grupos interinstitucionales en trabajo de campo, en el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN).

Del 2000 al 2002, fue Agregado Militar y Aéreo en la Embajada de México ante la República Federal de Alemania, en Berlín y en la Embajada de México ante la República Federal de Polonia, con sede en Varsovia.

En 2002 y 2003, realizó la Maestría en Seguridad y Defensa Nacionales en el Colegio de Defensa Nacional, se graduó con la tesis fue “Capacidad de los grupos armados que han surgido en el país y su efecto en la Seguridad Nacional”.

Entre 2003 y 2004, participó al Mando del Batallón en Operaciones contra el narcotráfico en los Estados de Tamaulipas, Durango y Sinaloa.

De octubre del 2011 a junio del 2013, fue asignado al Cuartel General de la IV Región Militar como Coordinador de Operaciones, en Monterrey, Nuevo León, para atender las actividades de los grupos vinculados al narcotráfico que operaban en los Estados de Nuevo León, Tamaulipas y San Luis Potosí.

Entre 2013 y 2017, fue Director del Centro de Investigación y Desarrollo del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, que administra y gestiona proyectos de investigación y tecnológicos.

En 2016, realizó el Doctorado en Defensa y Seguridad Nacional, en el Centro de Estudios Superiores Navales (CESNAV), de la Secretaría de Marina, con el trabajo “Participación de las Fuerzas Armadas mexicanas en la Estrategia de Combate al Narcotráfico del Presidente Felipe Calderón Hinojosa”.

Con información de la Junta Interamericana de Defensa.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo los agricultores y científicos modifican tus alimentos para que tengan mejor sabor

Los científicos dicen que manipulando genes pueden crear frutas y verduras más sabrosas ¿Cómo lo están haciendo?
26 de junio, 2021
Comparte

“La del sabor es una tendencia que está resurgiendo, sin lugar a dudas”, dice Franco Fubini, fundador de la empresa proveedora de frutas y verduras Natoora.

Es posible que te sorprenda que el sabor haya pasado alguna vez de moda.

Pero encontrar variedades de frutas y verduras realmente sabrosas puede ser difícil, en gran parte debido a los requisitos de los supermercados, dice Fubini.

“Empezaron a exigir que las variedades tuvieran una vida útil más larga, en el caso del tomate, por ejemplo, que tuviera una piel más gruesa para que la piel no se rompiera fácilmente, un tomate que quizás madurara más rápido, que pudiera absorber más agua”.

“Así que con el tiempo cultivas tus variedades con el objetivo de conseguir otros atributos que no sean el sabor. El sabor comienza así a perder importancia y, debido a que se trata de la naturaleza, si cultivas para otros rasgos, extraes el sabor”.

La empresa de Fubini se especializa en productos de temporada seleccionados por su sabor y vende sus productos a restaurantes y tiendas de alta calidad en todo el mundo.

“Parte de este renacimiento proviene de los restaurantes, porque los chefs tienen mucha influencia”, explica. “Eso y los viajes han estimulado este renacimiento del sabor, esta búsqueda de sabor”.

Los agricultores y los investigadores están liderando esta búsqueda, utilizando técnicas sofisticadas para producir frutas y verduras que tengan todo el sabor de las variedades tradicionales y, al mismo tiempo, mantengan contentos a los supermercados.

Profesor Harry Klee

H Klee
Harry Klee utiliza el tomate para entender la composición química y genética de las frutas y vegetales.

El profesor Harry Klee, del Departamento de Ciencias Hortícolas de la Universidad de Florida, en Estados Unidos, está trabajando para comprender la composición química y genética del sabor de las frutas y las verduras, centrándose en el tomate.

“El tomate ha sido un sistema modelo a largo plazo para el desarrollo de fruta. Tiene un tiempo de generación corto, grandes recursos genéticos y económicamente el cultivo de frutas más importante en todo el mundo”.

“Fue la segunda especie de planta cuyo genoma se secuenció completamente, una gran ayuda en el estudio de la genética de un organismo”.

El sabor de las plantas es un fenómeno complejo.

En el caso del tomate, es una combinación de azúcares, ácidos y más de una docena de compuestos volátiles derivados de aminoácidos, ácidos grasos y carotenoides.

El profesor Klee quiere identificar los genes que controlan la síntesis de estos compuestos volátiles y usarlos para producir un tomate de mejor sabor.

“No estamos todavía en la etapa en la que hayamos completado en una sola línea el ensamblaje de las características de un sabor superior, pero esperamos lograrlo en un año más o menos”, dice.

Es posible utilizar la modificación genética (GM) para mejorar el sabor mediante la importación de genes de otras especies, pero en gran parte del mundo los productos creados de esta manera están prohibidos.

frambuesas Pairwise

Pairwise
Pairwise usa tecnología de edición genética para crear nuevos cultivos.

Sin embargo, otras formas de manipulación genética son más aceptadas.

La firma estadounidense Pairwise está trabajando en nuevas variedades de frutas y verduras utilizando CRISPR, la tecnología de edición de genes con licencia de Harvard, el Instituto Broad y el Hospital General de Massachusetts.

En lugar de tomar genes de otras especies, como los transgénicos, con CRISPR se modifican los genes existentes dentro de la planta mediante cortes y empalmes.

“Estamos haciendo cambios muy pequeños en uno o dos fragmentos del ADN”, explica el cofundador de Pairwise, Haven Baker.

En la mayor parte de América del Norte, América del Sur y en Japón lo producido mediante el uso de esta técnica se considera “no modificado genéticamente”.

Sin embargo, en Europa, donde la cuestión de la modificación genética es muy polémica, se considera transgénico y se mantiene bajo una estricta regulación.

Después de salir de la Unión Europea, el Reino Unido lanzó una consulta sobre el uso de la edición genética para modificar el ganado y los cultivos alimentarios en Inglaterra.

Incluso en EE.UU., donde las opiniones están menos arraigadas, algunos productores desconfían de la modificación genética.

“No somos fanáticos de esto en absoluto. Aunque a veces la innovación bien hecha puede funcionar, creemos en la tradición y no necesariamente en intervenir las cosas. Se trata de volver la mirada a la naturaleza y a la forma en que la naturaleza funciona”, señala Fubini.

Pero hay innovaciones que serían extremadamente difíciles de conseguir sin una intervención a nivel genético.

Uno de los primeros productos en lo que trabaja Pairwise, que se espera tener listo en uno o dos años, es una zarzamora sin semillas que, según dice, tendría un sabor más consistente que las variedades tradicionales.

También está trabajando en una cereza sin hueso.

Todo esto podría hacerse mediante técnicas tradicionales de mejoramiento, pero como los árboles frutales tardan años en crecer, sería un proyecto a muy largo plazo.

“La cereza es una de las frutas que nos interesa y teóricamente podríamos conseguir una variedad sin hueso por medio del cultivo, pero nos llevaría entre 100 y 150 años”, asegura Baker.

remolacha

Row 7
El abastecedor de semillas Row 7 tiene 150 cocineros y chefs que ofrecen críticas sobre sus cultivos.

Algunos en la industria agrícola están combinando técnicas nuevas y antiguas.

La empresa de semillas orgánicas Row 7, con sede en EE.UU., lleva a cabo programas de mejoramiento para desarrollar productos nuevos y de mejor sabor.

Sus proveedores de semillas utilizan técnicas tradicionales de polinización cruzada, junto con la selección genómica (la capacidad de examinar marcadores genéticos moleculares en todo el genoma de la planta) para predecir rasgos como el sabor con una precisión razonable.

Además, cuenta con una red de 150 cocineros y agricultores que evalúan su trabajo.

“Evalúan las variedades que aún están en desarrollo y opinan sobre su potencial en el campo y en la cocina”, señala la directora de operaciones Charlotte Douglas.

Uno de sus productos estrella es la remolacha Badger Flame, cultivada para ser consumida cruda, de sabor dulce sin resultar terrosa.

“Esta variedad se habría perdido si no hubiera sido por la defensa de los chefs y productores. Está ampliando nuestra comprensión de lo que puede ser una remolacha, introduciendo nuevas oportunidades para la exploración”, afirma Douglas.

col rizada

Getty Images

Algunas plantas pueden tener el tipo de sabor incorrecto. Con la col rizada, por ejemplo, aunque su hoja verde es nutritiva, su poderoso sabor puede resultar desagradable a algunos.

Baker y su equipo en Pairwise están trabajando en una planta más dulce y de un sabor más suave.

“La col rizada es muy nutritiva, pero a la gente no le gusta comerla. Por eso, hemos utilizado la ingeniería genética para producir verduras de hoja verde que tengan una mejor nutrición, pero que tengan el sabor de las lechugas a las que estamos acostumbrados”, dice.

En el caso de la col rizada, el sabor fuerte se considera una desventaja, pero en general, el sabor tiende a ir de la mano con la nutrición.

“Cultivar para obtener sabor significa cultivar para obtener exquisiteces; significa cultivar para la nutrición porque la mayoría de las veces, cuando se selecciona un sabor complejo, también se hace en función de la densidad de nutrientes”, señala Douglas.

“Implica cultivar con sistemas orgánicos, con un tipo de agricultura cuyo objetivo es obtener el mejor sabor posible y una mayor diversidad”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=G127XBhPq_4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.