Fondo de Cultura publicaba libros por recomendaciones de una élite, ahora decide un consejo anónimo: Taibo II
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Fondo de Cultura publicaba libros por recomendaciones de una élite, ahora decide un consejo anónimo: Taibo II

El director del Fondo de Cultura Económica (FCE) explica en entrevista que están revisando catálogos y precios, para mejorar su oferta y lograr que más gente compre libros.
Cuartoscuro Archivo
22 de abril, 2019
Comparte

Paco Ignacio Taibo II sostiene que el “sentido común” es lo que hace falta para decidir qué libros publicará el Fondo de Cultura Económica (FCE), buscando títulos atractivos, que realmente se vendan y no terminen en bodegas.

Leer: Libros perdidos, en bodegas o destruidos por desperfectos, las irregularidades detectadas en el Fondo de Cultura

En entrevista con Animal Político, se reserva el revelar los nombres del consejo editorial que discute los títulos de los libros que el FCE está publicando, para evitar que sean blanco de cualquier clase de presión.

El escritor y funcionario asegura que todas las decisiones del FCE serán para mejorar la oferta, y así lograr que más gente compre y lea libros.

Recibió el nombramiento oficial como director del Fondo de Cultura Económica (FCE) en marzo pasado, después de la polémica por un ajuste a la ley, para que no fuera requisito del cargo haber nacido en México. Pero todo el tiempo estuvo como encargado de despacho.

En su oficina, entre libros recién salidos de imprenta, muestra los calendarios llenos de actividades realizadas y por realizar para apoyar la Estrategia Nacional de Lectura, que reconoce está aún en construcción.

Por lo pronto, la principal apuesta para fomentar la lectura se lanzó el 1 de marzo: la colección Vientos del Pueblo, libros cortos con un tiraje de 40 mil ejemplares, con precios de menos de 20 pesos, que incluye títulos como Apuntes para mis hijos, de Benito Juárez; Los convidados de agosto, de Rosario Castellanos; Loxicha, de Fabrizio Mejía Madrid, y De noche vienes, de Elena Poniatowska.

—¿Con qué criterios se están escogiendo qué libros se editan, por qué esos, por qué no otros, dónde está escrito?

¿Y por qué debería estar escrito? ¿Para que haya más manuales? Si aquí había 32 manuales cuando llegué, que explicaban cómo se debía decidir qué libro publicar, y nada… era: llamó mi primo de Washington, y así decidían… Los manuales eran de mentira, absoluta mentira. No funcionaban; lo que funcionaba era un sistema de recomendaciones intercruzadas de una élite, y las bodegas llenas de libros que no se venden. Entramos aquí con ocho millones y medio de libros embodegados.

—¿Entonces, ahora cómo se decide?

Tenemos un consejo de redacción que se reúne un par de veces por semana, hay propuestas, se discuten, se trata de crear un balance, y las propuestas que reciben más acalorados aplausos, más ‘ya lo leí, está a toda madre, y seguro que a mi vecino le gusta’, y hay la típica de ‘yo se lo doy al portero de mi casa’, y cuáles funcionan y cuáles no. Sentido común.

También pensar que tiene que ser una colección de abanico amplio para que te dé libros que te funcionen en diferentes niveles: un Rikki-Tikki-Tavi (de Rudyard Kipling) que es perfectamente leído por un niño de 10 años, y un Loxicha (de Fabrizio Mejía Madrid) que te cuenta el problema de una masacre campesina en los últimos años; a un Guillermo Prieto (Los Yanquis en México) que te cuenta la resistencia popular a la invasión norteamericana, y un cuento de amores y desamores de Elena Poniatowska (De noche vienes). Tiene que ser una colección de espectro muy amplio, en los primeros 100 números tiene que haber cubierto gustos, posibilidades. Y la única condición es: si no aguanta que uno lo lea, ¿por qué otro tendría que leerlo?

—¿Y cuál va a ser el mecanismo para decir este funciona, este no, este se quita?

En principio sólo tienes la reacción de la venta y es el único. Con libros de 11, 12 pesos.

—Este consejo, ¿quiénes lo forman?

Son 11 personas, pero es anónimo. Para que no les estén mandando 76 libros y recomendaciones. Todo el que quiera mandar un libro, que lo mande, aquí llega a esta mesa. Y creamos filtros.

—¿No podemos saber quién está decidiendo qué vamos a darle a leer a la gente?

Pues nosotros. Yo. Soy el responsable.

—¿No podría alguien decir que ahora también le publican a sus amigos?

Cuando alguien diga que están publicando libros de sus amigos yo diré: ¿por qué la primera reedición que ordené aquí fue una reedición de Octavio Paz?, que si algo tenía es que no era mi amigo, y fue lo primero que firmé. ¿Basado en qué?, en los números que te decía: está vendiendo pocamadre. Y el Zapata de (Enrique) Krauze, y mira que  no son santos de mi devoción. La democracia se practica, no se teoriza.

Convertir en lectores a jóvenes, a viejos y a maestros

—En la presentación de la Estrategia Nacional de Lectura se dijo que un eje es formar a niños y adolescentes. ¿Cuál es la población objetivo del FCE?

Nosotros tenemos tres: primero, hemos descubierto que hay una reincorporación a la lectura por parte de adultos mayores, muy importante, deveras muy importante: ya son bastante grandes, ya educaron a sus hijos, ya tienen dos horas más de tiempo libre, y han vuelto a leer. Entonces, a ese sector hay que alimentarlo, de debates, conferencias, material de lectura.

El segundo es: si no rompemos el circuito negativo de las Normales, corremos el riesgo de que esto se perpetúe eternamente. Entonces, tenemos que formar fácil 60 clubs de lectura entre maestros normalistas y alimentarlos, para que transmitan, cuando sean maestros de primaria, este placer por la lectura a sus alumnos.

Y el tercero: la gran batalla es en las secundarias y en las prepas, donde tienes a un adolescente y postadolescente al que se le ha creado un conflicto, ‘¿leer?, qué hueva’. Y tienes que leer más libros de los que puedes en la semana, por lo tanto, no los lees; simulas que los lees. Dos: entraste en la lógica de la fotocopia, capítulo cinco, capítulo tres, eso al final es a la basura, ni siquiera estás haciendo biblioteca. Tres: estos jóvenes leen bajo moldes de fomento a la lectura tradicionales que han demostrado ser fallidos, que son primero el Cantar del Mío Cid, la Iliada y la Odisea, y el Periquillo Sarniento. ¡Ni madres! Primero José Emilio Pacheco, Las Batallas en el Desierto; luego José Agustín, y luego el Kamasutra, lo prohibido. Tienes que romper este mecanismo que construye una mentalidad de leer es castigo, leer es aburrido.

Esos son los tres objetivos. ¿Cuál es el problema que tenemos que asumir como un problema inmediato, práctico y de guerra? Hay que bajar el precio de los libros.

—En la encuesta del INEGI sobre lectura solo 1.7 % dice que no lee por falta de dinero y más del 80 % que por falta de tiempo o de interés, ¿entonces cuánto puede impactar bajar los precios?

¿Tú le crees a esas encuestas? Yo no. Y una de las conversaciones que tengo que tener es con el INEGI para decirle: hazme una encuesta de a deveras, separa lectura por obligación de lectura por placer.

—¿Qué giro tiene que dar el Fondo para tener estos libros baratos y que lleguen a la gente?

Básicamente un cambio en algunas colecciones que estaban editando demasiado y que no tenían un reflejo sano en las ventas. Entonces, por ejemplo, ante la pregunta de si va a continuar Tierra Adentro, la respuesta es sí, pero con un criterio de selección más estrecho, que nos permita que libro que publiquemos, libro que sacamos a la calle, debatimos y promovemos. ¿Porque qué sentido tiene publicar a un joven si no le das visibilidad, si no permites que se contraste con los lectores? El otro día vendieron 20 ejemplares de un Tierra Adentro en Ecatepec. Por mi madre, bohemios, que esto no sucedía ¡jamás! Entonces el cambio de política es: publiquemos menos, pero demos mucha más visibilidad, difusión y apoyo.

En otras colecciones, definidamente si no se demuestra lo contrario, vamos a suspenderlas, como la de administración pública. La tarea de hoy es revisar los catálogos inmóviles del Fondo de estos últimos cinco años, para ver qué podemos bajar de precio, qué podemos incluso regalar.

—¿Es cuestión de reestructurar?

De reequilibrar. Mi primera sorpresa, se lo advertí a todo el equipo: les dije, vamos a bajar mil 200 títulos del Fondo, a 20, a 8, a 49.50 pesos. Los comerciales se fueron llorando por los pasillos, ‘vamos a perder dinero’. No, les dije, vamos a ganar: ganamos dinero, porque las ventas subieron 8.3% esa semana. Llegaron a las librerías el doble y el triple de gente de las que las visitaban regularmente.

Estudiamos cada uno y vimos: ¿soporta el descenso?, sí; ¿tiene movimiento?, no; ¿si lo bajamos lo va a tener?, sí. Y lo tuvo. Y va a ir creciendo. Ahora tenemos que meterle el diente a la parte del catálogo que todavía no hemos estudiado, que son libros que cuestan más de 150 pesos, ¿qué podemos hacer con ellos?

—¿Cuáles son las metas?

¿Qué queremos? A fin de año queremos haber cubierto todos los estados de la república con operaciones de fomento a la lectura, reorganización de las salas de lectura y los clubs de lectura, para pasar de los tres mil que se decía que había a ocho o nueve mil que habrá. ¿Qué queremos?, haber recorrido las 40 Normales; haber creado el primer sistema de debate y fomento de la lectura en escuelas de enseñanza media, secundarias y preparatorias. ¿Qué queremos?, participar en 100 ferias. ¡Estamos en el nivel de la locura, y eso es muy divertido!

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué los casos de reinfección de COVID-19 no deberían ser motivo de alarma

Los expertos dicen que las reinfecciones no son sorprendentes, pero es probable que sean poco comunes y que, en cualquier caso, no resulten necesariamente graves, ya que los infectados desarrollan una respuesta inmunitaria.
30 de agosto, 2020
Comparte

Meses después del inicio de la pandemia de covid-19, esta semana se documentaron casos de reinfección por el nuevo coronavirus.

El primero fue reportado en Hong Kong el lunes. Un día más tarde, científicos de Holanda y Bélgica también confirmaron sus primeros casos de reinfección.

Aunque se sospechaba que había casos de reinfección, estos son los primeros científicamente probados, ya que confirmar una reinfección requiere pruebas genéticas tanto en la primera como en la segunda infección para ver si existen diferencias en el virus.

Los expertos dicen que la reinfección no es sorprendente, pero es probable que sea poco común y se necesitan estudios más amplios para comprender por qué puede suceder esto.

No obstante, la confirmación de que puede haber reinfección del nuevo coronavirus aporta nuevos datos sobre la duración de la inmunidad, y entender esto tiene implicaciones en el desarrollo de una vacuna.

Qué se sabe de los casos de reinfección

Científicos hongkoneses reportaron el lunes el caso de un hombre de 33 años que padeció el nuevo coronavirus en marzo y se volvió a infectar cuatro meses y medio después, en un viaje a España en agosto.

Coronavirus

Getty Images

Explicaron que la secuenciación del genoma muestra que las dos cepas del virus son “claramente diferentes”, lo que lo convierte en el primer caso probado de reinfección en el mundo.

En el informe de la Universidad de Hong Kong, publicado en la revista médica Clinical Infectious Diseases, se indica que el hombre pasó 14 días en el hospital antes de recuperarse del virus, pero luego, a pesar de no tener síntomas, dio nuevamente positivo por segunda vez después de una prueba de saliva durante la inspección en el aeropuerto.

Posteriormente, el martes, la viróloga Marion Koopmans, directora del departamento de Virología de Erasmus MC, confirmó el primer caso de reinfección en Holanda.

Se trata de una persona de edad avanzada con un sistema inmunológico “deteriorado”. Koopmans no detalló los síntomas del paciente por la necesidad de “ver si ocurre con más frecuencia”, dijo a la televisión holandesa NOS.

Ese mismo día, el virólogo Marc Van Ranst confirmó que una ciudadana belga que ya había superado el coronavirus también se había reinfectado tres meses después del primer contagio. La mujer presentó síntomas leves y no requirió hospitalización, según Ranst.

La duración de la inmunidad

Los expertos consideran que las reinfecciones no son necesariamente graves, ya que los infectados desarrollan una respuesta inmunitaria a medida que sus cuerpos luchan contra el virus, lo que ayuda a protegerlos contra su regreso.

Pero todavía no está claro qué tan fuerte es esta protección o inmunidad, o cuánto tiempo dura.

La inmunidad es el conjunto de mecanismos que nos protegen de las infecciones. Hay dos tipos: la innata y la adaptativa.

La primera entra en acción tan pronto como se detecta un invasor extraño en el cuerpo e incluye la liberación de químicos que causan inflamación y glóbulos blancos para destruir las células infectadas.

Mientras, la inmunidad adaptativa establece una respuesta específica frente al agente infeccioso en concreto. Incluye las células que producen anticuerpos dirigidos que pueden adherirse al virus para detenerlo y las células T, que pueden atacar solo a las células infectadas con el virus, lo que se denomina respuesta celular.

Esta respuesta adaptativa se demora varios días en llegar y uno de sus rasgos es que deja memoria. Es decir, recuerda los patógenos con los que tu cuerpo ha entrado en contacto en el pasado, y por ello sabrá cómo combatirlos en el futuro.

Lo que los virólogos de todo el mundo tratan de determinar ahora es cuánto puede durar esa inmunidad para el covid-19.

“Nuestros cuerpos no se vuelven impermeables a los virus cuando nos recuperamos de una infección, sino que, en muchos casos, se convierten en huéspedes inhóspitos“, escribió Zania Stamataki, viróloga de la Universidad de Birmingham, en un artículo en The Conversation.

“Sin embargo, si los anticuerpos y las células de memoria (células B y T) se quedan de una infección reciente, la nueva expansión del virus es de corta duración y la infección se reprime antes de que el huésped sufra demasiado, o incluso se dé cuenta”.

Para Stamataki este parece ser el caso del paciente de Hong Kong, que no presentó ningún síntoma de la segunda infección, que se descubrió tras las pruebas de rutina en el aeropuerto.

Por qué puede ser una buena noticia

La especialista de la Universidad de Birmingham explica que hay tres posibles resultados cuando hay una reinfección: peores síntomas que conducen a una enfermedad más grave, los mismos síntomas que la primera infección y una mejoría de los síntomas que conducen a una enfermedad más leve o asintomática.

“El primer resultado se conoce como mejora de la enfermedad y se observa en pacientes infectados con cepas similares de virus como el dengue”, escribió Stamataki, agregando que “no hay evidencia de esto para el nuevo coronavirus, a pesar de que hay más de 23 millones de casos confirmados de covid-19 en todo el mundo”.

Un investigador con una réplica del virus en un laboratorio.

Getty Images
Saber más sobre la inmunidad del coronavirus tiene implicaciones en búsqueda de la vacuna.

“El segundo resultado, donde el paciente sufre la misma enfermedad dos veces, indica que no queda suficiente memoria inmunológica para protegerse de la reinfección”, indicó la viróloga en su artículo en The Conversation.

Stamataki explicó que esto puede suceder cuando la respuesta innata, que no requiere células T, es suficiente para controlar la infección.

En cambio, escribe la experta, cuando hay una reinfección pero esta presenta síntomas más leves o no presenta síntomas, eso indica que los anticuerpos y la respuesta de las células B y T persistieron lo suficiente como para proteger de la infección.

Por eso, según la experta, “la ausencia de síntomas experimentados por el paciente de Hong Kong es una muy buena noticia“.

Stamataki indica que “esto tiene implicaciones para la potencia y duración de la inmunidad colectiva, la idea de que cuando lleguemos a un gran número de pacientes recuperados inmunes a la reinfección, esto protegerá a los más vulnerables”.

Y también para el desarrollo de la vacuna contra la covid-19.

“La vacunación puede provocar respuestas inmunitarias más potentes y duraderas en comparación con la infección natural, y estas pueden mantenerse con vacunaciones de refuerzo cuando sea necesario”, agrega la experta.

“Por eso los científicos no se sorprendieron al escuchar evidencia de reinfección“.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sVc_VPSn_FI

https://www.youtube.com/watch?v=Ujpo0T9Cz-0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.