Lo perdieron todo, y ahora esperan que el gobierno cumpla: así viven los desplazados de Guerrero
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Lo perdieron todo, y ahora esperan que el gobierno cumpla: así viven los desplazados de Guerrero

Desplazados de Guerrero establecieron acuerdos con el gobierno, tras dejar el plantón afuera del Palacio Nacional, pero no les han cumplido, y viven entre pobreza y zozobra. 
Cuartoscuro Archivo
26 de abril, 2019
Comparte

Consuelo y su esposo Armando tenían un huerto de aguacates, de donde sacaban hasta una tonelada de producto dos veces por año; tenían otro de duraznos, que acababan de hacer más grande, y un restaurante pequeño. También sembraban amapola. Habían construido su casa de cemento en la comunidad de Los Morros, en el municipio de Leonardo Bravo, en la Sierra de Guerrero.

Ella estuvo trabajando ocho años en Estados Unidos, en fábricas y hoteles, y su esposo hizo lo mismo durante 14 años. Volvieron a México porque acá habían dejado a sus cuatro hijas y ya tenían dinero para levantar su patrimonio.

Las hijas mayores se casaron poco después del regreso de sus padres, pero Consuelo volvió a ser mamá a los 40 años. La niña nació con hipotiroidismo congénito. Todos los días debe tomar medicamentos. Cada mes necesita estudios clínicos. Sus padres invertían parte de lo que ganaban en su salud. En los servicios públicos no les garantizaban ni los análisis médicos adecuados ni una buena atención.

Pese a eso estaban bien, las cosas marchaban. Hasta que empezaron las disputas por territorio entre grupos del crimen organizado que quieren controlar la zona de la entrada a la Sierra de Guerrero, por donde pasan drogas y armas, pero también donde las bandas pueden desarrollar dos más de sus negocios: el cobro de piso a las empresas mineras que buscan explotar el oro de la zona, y la administración de sus propias minas.

Los enfrentamientos provocaban balaceras hasta dos o tres veces por semana. “A veces nos despertaban en la noche, o empezaban en la mitad del día y había que correr. Aguantamos dos años así, en ese terror”, cuenta Consuelo.

Pero el 11 de noviembre de 2018 ya no hubo opción: fue salir corriendo o morir. El grupo criminal que hoy controla el corredor Casa Verde-Tlacotepec entró disparando a la comunidad de Filo de Caballos. Los testigos del hecho dijeron que no parecían estar buscando a algunas personas en específico de la banda rival, entraron tirando a todos lados.

“Eran muchos hombres, muchísimos. Se escuchaba el estruendo de las descargas de las metralletas. Se oía tan fuerte, que apenas alcanzábamos a oírnos los unos a los otros. Los de las comunidades de más abajo salimos corriendo. Pocos alcanzaron a sacar sus autos”.

La mayoría huyó a pie. “La gente de los otros poblados, de más abajo todavía, como El Naranjo, nos empezaron a ayudar. Sacaron sus coches para llevarnos a la cabecera municipal. Muchos estuvieron subiendo en la noche, con lámparas, para rescatar a los que se habían quedado por la sierra”, dice Consuelo.

No se supo cuánta gente de Filo de Caballos murió. Hay varios desparecidos. “Un vecino tiene perdido a su hijo, que estaba saliendo de la escuela a esa hora que empezó todo, como a la 1:30 de la tarde del 11 de noviembre”.

Unas 1, 600 personas, de ocho poblados, tuvieron que abandonar ese día sus casas. Muchos se alojaron en el auditorio de Chichihualco, la cabecera municipal de Leonardo Bravo. Ahí aguantaron a que el gobierno estatal les diera una repuesta sobre sus demandas de replegar al grupo armado. La respuesta no llegó. El gobernador no les dio siquiera audiencia.

Hacinados en el auditorio se enteraron de que lo habían perdido todo. Algunos de los desplazados tienen la misma historia de Consuelo y su esposo: se habían ido a trabajar a Estados Unidos para ganar bien, ahorrar y luego poder retornar en calma a su tierra. Tenían sus huertos, negocios y sus casas de cemento.

Aunque el 80% de la población de la sierra de Guerrero tenía también un trabajo adicional: el cultivo de amapola, una actividad ahora en crisis, por la caída del precio de la goma de opio, ante la llegada al mercado de Estados Unidos de drogas sintéticas menos caras y más potentes.

Consuelo cuenta que los hombres que llegaron a sacarlos de sus pueblos arrasaron con todo. “Son gente muy pobre. Así hacen sus grupos, se van por la gente de Tierra Caliente, que no tiene nada, y les pagan con lo que pueden sacar de las casas”.

Los huertos de ella y su esposo pronto van a dar frutos. En junio o julio estarán listos los duraznos. Pero serán los que llegaron a desplazarlos quienes se quedaran con la ganancia del producto, como se han quedado con viviendas, autos, muebles, ropa.

La ida a la capital y las promesas

Después de aguantar casi tres meses en el auditorio de Chichihualco por una repuesta del gobierno estatal, una parte de los desplazados, unos 400, entre ellos Consuelo, su hija y su esposo, decidieron viajar a la Ciudad de México, y ponerse en plantón frente a Palacio Nacional hasta que el presidente Andrés Manuel López Obrador les diera audiencia. Tampoco los recibió.

Quien se encargó de atenderlos fue Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación (Segob) y su equipo. Llegar a un acuerdo con ellos no fue rápido. “Nosotros pensamos que estaríamos en plantón unos tres o cuatro días, creímos que el presidente nos recibiría pronto y que habría solución”, comenta Crescencio Pacheco, desplazado de la comunidad de Campo de Aviación, quien se ha convertido en uno de los líderes y vocero del grupo.

Leer: Desplazados de Guerrero dejan plantón en CDMX; Segob les promete protección ante grupos armados 

Pero tuvieron que pasar 39 días afuera de Palacio de Nacional para llegar a un acuerdo con Encinas. Durante ese tiempo, los desplazados solo recibieron apoyo de organizaciones de la sociedad civil para resolver las cuestiones de alimentación y agua.

Tuvieron que “tomar” casetas para sacar dinero y rentar unos baños portátiles por los que les cobraban mil 600 pesos por día, y a los que preferían entrar solo cuando la vejiga o el intestino no daba más. El uso, la falta de agua y el calor los tenían desbordados de suciedad y mal olor.

Todos trataban de ocupar el tiempo en algo. Las mujeres montaron una cocina con lonas y organizaron los víveres donados por la sociedad civil. Designaron brigadas para cocinar por semana. Guisar para 400 personas les resultaba pesado, pero era peor cuando no tenían que cumplir esa encomienda y entonces no había nada qué hacer en todo el día.

Los niños, unos 70 en total, se entretenían a ratos corriendo de un lado a otro, pero después el cansancio y el aburrimiento los hacía quedarse quietos, solo mirando, como los adultos. A los hombres les tocaba conseguir el dinero, en las casetas o en colectas por la calle.

Fue hasta el 27 de marzo cuando los desplazados y el subsecretario de Gobernación firmaron un acuerdo, con la primera condición de que levantaran el plantón y volvieran al auditorio de Chichihualco, en la cabecera municipal de Leonardo Bravo. Al día siguiente los pobladores levantaron sus ropas, colchonetas y tiendas de campaña y se fueron.

Ellos cumplieron su parte. El gobierno lo ha hecho muy a medias. En el
acuerdo firmado se estableció que durante el primer mes de retorno se haría un censo entre los desplazados para saber edades y perfiles, y afiliarlos a los programas sociales del gobierno federal. La Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) fue la encargada de levantarlo y ya está concluido.


También se acordó que las autoridades asumieran el pago de la renta de viviendas para que las familias desplazadas no tuvieran que seguir viviendo en el auditorio municipal, en tanto se organizaba la estrategia de seguridad para el retorno a sus comunidades.

Las casas ya se rentaron, pero fueron los mismos desplazados quienes tuvieron que conseguir para pagarlas, porque el gobierno no les ha transferido. El compromiso es que lo harán para finales de este mes o principios de mayo.

“También entendemos que el papeleo para reunir las denuncias de los afectados por despojo y los papeles para comprobar el arrendamiento de las viviendas y organizar el mismo censo que se hizo no es sencillo”, comenta Manuel Olivares, director del Centro Regional de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón (Centro Morelos), quien ha estado dando acompañamiento a Las pobladores.

Para lo que no encuentran mucha justificación es para el incumplimiento de otro compromiso firmado en el acuerdo con la subsecretaría de Derechos Humanos, de la Segob: el establecimiento de un perímetro de seguridad para los desplazados, con tres puntos de vigilancia hacia la sierra y hacia Chilpancingo: en el Naranjo, el Carrizal y la Quebradora, rutas por donde el grupo armado que los desplazó podría ingresar en caso de que quisiera atacarlos.

“Esos puntos de vigilancia no se establecieron. Solo se han estado haciendo patrulleos en la sierra. Lo que nos dijeron es que lo estaban viendo con el Secretario de Seguridad para ver si eran necesarios porque ya hay bastante presencia de militares. Pero por lo pronto ese parte del acuerdo no se ha cumplido”, advierte Pacheco.

Problemas económicos

Consuelo y su esposo tuvieron que buscar un cuarto para rentar. El gobierno condicionó que los desplazados debían buscar un lugar donde vivir, instalarse y después se harían los depósitos para tres meses de renta.

“Con lo que nos había sobrado de las ‘tomas’ de la casetas en la Ciudad de México cubrimos un mes de alquiler. Logramos que el casero nos permitiera pagarle el depósito después. Ahora, a más tardar el 12 de mayo tenemos que pagar eso y el segundo mes de renta, esperamos que el dinero que prometió el gobierno llegue antes de esa fecha”, dice Consuelo.

La señora cuenta que hace quince días llegó a visitarlos Neftalí Granados, la persona que Encinas nombró como enlace entre la subsecretaría de Derechos Humanos y ellos. “Nosotros ya hicimos todo lo que nos dijeron, fuimos ya a rentar, ya entregamos el auditorio de Chichihualco donde estábamos. Ya hicimos todo el papeleo que nos dijeron. Nos pidieron abrir una cuenta en Banco Azteca o en Serfín para recibir los depósitos, como ese de Serfín hace mucho que no lo vemos, todos fuimos a Banco Azteca por las cuentas”.

A Consuelo, además de la renta, le preocupa no poder hacerle a su hija menor los estudios médicos que necesita y no poder proveerle su medicamento. Esa ha sido su angustia principal durante estos meses. “Como lo perdimos todo: casa, trabajo, pertenencias, ya no tenemos de dónde pagar la atención para la niña. El 6 de mayo tiene su consulta en el Hospital General, pero debo llevarla con el perfil tiroideo ya hecho, y en el servicio público no se lo hacen nunca completo ni bien. Y ahora no tenemos para pagar uno privado”.

Consuelo dice que ella, como todos los desplazados, solo quiere un trabajo temporal, mientras pueden regresar a su comunidad, donde saben que tendrán que empezar todo desde cero. “Ya le pedimos al secretario de gobierno de Guerrero que nos ayude a conseguir un empleo, porque aquí es difícil, pero aunque sea barriendo las calles, recogiendo la basura, no importa, nosotros no queremos estar estirando la mano, queremos trabajar para tener nuestro dinero, a eso estamos acostumbrados”.

Aunque lo que de verdad quieren es volver a casa, y el gobierno federal les prometió que podrían hacerlo tres meses después de firmado el acuerdo con Alejandro Encinas. “Ya llevamos casi uno. Dejamos el plantón en la Ciudad de México, el 28 de marzo, así que ya está por cumplirse el primer mes. Les quedan dos. Aunque ahora que vino Neftalí Granados nos dijo que para pacificar la zona y que pudiéramos volver iban a tardar seis meses, pero ese no fue el acuerdo, y si no cumplen, nos volveremos a movilizar”, advierte Roberto, desplazado de la comunidad de Filo de Caballos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Coronavirus: qué dice el modelo matemático del Imperial College que cambió la estrategia de Reino Unido

Una medición hecha por el Imperial College de Londres muestra un panorama muy desolador si Reino Unido y Estados Unidos no toman medidas más drásticas frente a la pandemia que ataca el planeta.
Getty Images
18 de marzo, 2020
Comparte

La estrategia del gobierno británico contra el coronavirus se basaba en la “mitigación” y la “inmunización del rebaño”…

Pero de repente todo cambió: un modelo matemático presentado por el Imperial College de Londres daba un panorama extremadamente sombrío de cómo la enfermedad se iba a propagar por el país, cómo iba a impactar el sistema público de salud (NHS, por sus siglas en inglés) y cuántas personas iban a morir.

Y el mensaje no podía ser más claro: o se cambia de estrategia o más de un cuarto de millón de personas van a morir a causa del coronavirus. Incluso si el sistema puede atender a todos los pacientes contagiados.

En EE.UU., ese modelo determina que pueden fallecer entre un millón y 1,2 millones de personas por el coronavirus si no se toman medidas inmediatas.

“Podríamos estar viviendo en un mundo muy diferente del que conocemos durante un año o más”, le dijo al diario Financial Times Neil Ferguson, jefe del programa de modelos matemáticos del Imperial College de Londres.

Por eso, el primer ministro, Boris Johnson, comenzó a hablar de “supresión”, que es la estrategia que se utilizó en China y se traduce en romper la cadena de contagio con la distancia social de toda la población, en vez de “mitigación”.

Doctoires en Italia.

Getty Images
En Italia los contagios han alcanzado los 12.000 casos y más de 1.800 contagiados.

La OMS ya había señalado que si la opción fuera no hacer nada, las muertes en Reino Unido podrían llegar a las 510.000. Teniendo en cuenta esto se optó por la estrategia de la mitigación, con el fin de no cerrar el país.

Pero el gobierno, como lo señala el corresponsal para temas de salud de la BBC, James Gallagher, “confía en la ciencia para tomar decisiones y la ciencia cambia todo el tiempo”.

Y la ciencia le dijo al gobierno ahora que, si continuaba con el modelo de mitigación, no sólo habría esa cantidad de muertos, sino que el sistema de salud colapsaría.

La estrategia de supresión es la única viable“, advierte el informe del Imperial College.

Hasta este martes, en Reino Unido

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


El modelo

Para crear este modelo, los científicos, tomando en cuenta la experiencia de países como China y Corea del Sur, midieron las tres estrategias posibles para afrontar la pandemia:

  1. Supresión: romper las cadenas de transmisión, tratando efectivamente de detener la epidemia, y reducir los casos a lo más bajo posible, como lo ha hecho China.
  2. Mitigación: aceptar que no se puede detener el coronavirus, por lo tanto, disminuir su propagación y tratar de evitar el punto máximo en casos de contagio que harían colapsar al sistema público de salud. Esa era la estrategia del gobierno británico hasta este lunes.
  3. No hacer nada y que el coronavirus ataque a toda la población.

Lo que nos dice este modelo es que debemos reducir la curva de casos, con la certeza de que no la vamos a llevar a cero“, le dijo a la BBC Patrick Vallance, el asesor en temas científicos del gobierno británico.

El informe del centro de investigación parte del escenario más similar al que se ha enfrentado la humanidad con un virus sin una vacuna disponible: la pandemia de la gripe H1N1 de 1918, cuando al menos 18 millones de personas murieron alrededor del mundo.

Peronas en EE.UU.

Getty Images
De continuar con la estrategia de mitigación, en EE.UU., podrían morir 1,2 millones de personas debido al coronavirus.

Con eso en mente, el modelo implementado por el Imperial College para realizar su medición toma algunas variables como los días de incubación del virus (5,1 días), el promedio de personas que se contagiaron por día, las circunstancias de control que existían cuando se contagiaron y las tasas de mortalidad y recuperación.

También se tuvieron en cuenta, de acuerdo a los datos entregados por cada país, las políticas que se implementaron, como por ejemplo: personas que se les puso en cuarentena por mostrar síntomas, a las personas que se pusieron en cuarentena porque tuvieron contacto con otra persona infectada, distancia social de las personas mayores de 70 años, distancia social de toda la población y el cierre de colegios y universidades.

A cada uno de estos aspectos, los especialistas aplicaron variables de tiempo y cantidad de personas infectadas, y sobre todo, como podrían impactar esto en el sistema de salud de ambos países contando las camas disponibles en cada cada país.

Resultados

Los resultados dejaron desconcertados a los expertos: si no se toma ninguna medida en ambos países, el modelo señala que el pico de contagios se alcanzará en tres meses, infectará a cerca del 80% de la población y dejará 510.000 personas muertas en Reino Unido y cerca de 2,2 millones en EE.UU.

Además de un sistema de salud colapsado.

Con la estrategia de mitigación del contagio, además de las 255.000 muertes en Reino Unido y 1,2 millones en EE.UU., el problema sería mantener el sistema de salud por los casos que se darían en el largo plazo.

King cross

Getty Images
Después del cambio de estrategia del gobierno británico, lugares como las estaciones de trenes comenzaron a verse vacíos.

“Nuestra mayor conclusión de este modelo es que la estrategia de mitigación -la que el gobierno británico llevaba adelante- no es factible porque supone respaldarse en un sistema de salud que se vería sobrepasado en varios números en su capacidad de reacción”, se lee en el informe.

Los datos señalan que la estrategia de la supresión, que es la mezcla de todas estas políticas, reduciría en “dos tercios” la demanda de atención médica por parte de los servicios de salud en el punto más alto de la crisis y es “la política correcta para atender la pandemia”.

Y se añade: “Los efectos sociales y económicos para poder adoptar estas medidas serán profundos porque deberán ser financiadas durante un tiempo”.

Finalmente indica que muchos países ya han adoptado esta estrategia para mitigar el impacto en la sociedad y que incluso países como Reino Unido donde el coronavirus está en una etapa incipiente -en comparación con Italia y España- debe tomarla de forma inminente.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY&t=43s

https://www.youtube.com/watch?v=BsXdeTlTQ7c&t=25s

https://www.youtube.com/watch?v=TBuHqj-S9F4&t=7s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts