Inegi incluirá preguntas sobre discapacidad en el Censo 2020; activistas lo consideran un triunfo social
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Inegi incluirá preguntas sobre discapacidad en el Censo 2020; activistas lo consideran un triunfo social

Tras la polémica generada por el Inegi en 2017 con un “cambio de metodología” que dejaba fuera del cuestionario básico a las personas con discapacidad, este martes anunció que serán incluidos pero advirtió que dependerá del presupuesto.
Cuartoscuro
Comparte

Hace un año, el Instituto Nacional de Estadística (Inegi) provocó la inconformidad de organizaciones de Personas con Discapacidad (PcD) y la preocupación de organismos defensores de derechos humanos, al publicar su diseño del nuevo Censo de Población y Vivienda 2020 con una diferencia: las preguntas sobre discapacidad quedarían sólo en un cuestionario y no en dos, como en las ediciones anteriores.

En los censos de Población de los años 2000 y 2010, la batería de preguntas sobre discapacidad fue incluida en los cuestionarios básico y ampliado, sin embargo, el Instituto las excluyó del básico en su proyecto de Censo 2020, lo que las organizaciones consideraron discriminatorio porque no todas las personas en esta condición serían contadas. Después de una consulta y las pruebas piloto, el Inegi anunció este lunes que el tema se queda en ambos cuestionarios.

Lee: CNDH alerta: Desaparecer el Consejo para Personas con Discapacidad afectaría derechos, debe fortalecerse

Las organizaciones civiles aplaudieron el anuncio, al que consideran un logro de la sociedad civil, que pugnó en todos los foros porque no desapareciera la discapacidad en el cuestionario básico.

Además de las organizaciones, organismos autónomos defensores de derechos humanos e incluso la Comisión Permanente del Congreso exhortaron al Instituto a reconsiderar su decisión, que en un principio justificó como un “cambio metodológico”. Entre ellos la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, que manifestó su preocupación en abril de 2018 por esta exclusión, que calificó como un retroceso en la recopilación precisa sobre el número de personas con discapacidad que viven en México.

En diciembre de 2017 el Inegi realizó una consulta sobre el diseño del Censo 2020 y durante 2018 realizó las pruebas piloto para su levantamiento, tras lo cual, durante una reunión con las organizaciones, les anunció que la pregunta sobre discapacidad permanecerá en ambos cuestionarios.

Historias: Marytere, la niña que escribió un manual contra la discriminación hacia personas con discapacidad

La importancia de que el tema aparezca en ambos radica en su alcance, explicó a este medio Taide Buenfil, presidenta de la Asamblea Consultiva del Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad (Conadis). Mientras el cuestionario básico tiene el alcance de un censo -es decir, que se aplica en cada casa del país-, el cuestionario ampliado es una muestra representativa.

“Es una maravilla que se haya incluido en los dos porque el básico llega a todas las personas, se hace directamente a cada individuo y nos va dar zonificación, ubicación, un conteo total de la población”, expresó la experta en Responsabilidad Social.

En los últimos dos censos generales se incluyó en ambos cuestionarios las preguntas cognitivas sobre discapacidad diseñadas por el Grupo de Washington para las Estadísticas sobre Discapacidad (creado para uniformar los criterios en todo el mundo), que se refieren a la dificultad que presenta cada persona para ver, oír, caminar, comunicarse, entre otras habilidades. Para poder comparar el desarrollo de la discapacidad durante los últimos 10 años, era indispensable que el Censo 2020 incluyera esas preguntas, indicó Buenfil.

Te puede interesar: El Sabueso: Sí hay más recursos para personas con discapacidad pero no se reparten como dice AMLO

La activista también aplaudió que en el diseño del censo que se realizará el año próximo esté incluida una pregunta para conocer el grado de discapacidad que tiene la persona. “Eso nos sirve muchísimo para conocer y reconocer cómo es nuestra población en esa materia”, apuntó.

No obstante, el Inegi indicó a Animal Político que su efectiva realización dependerá del presupuesto que el Congreso le apruebe para el año 2020. Esta reserva del Instituto ocurre en el contexto de diversos recortes presupuestales que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha aplicado a programas y proyectos de corte social.

Al respecto, Taide Buenfil aseguró que el Instituto ha mostrado “toda la voluntad política” para llevarlo a cabo pero requiere que el Congreso apruebe los recursos solicitados, de lo contrario se ponen en riesgo mecanismos que permiten tener información precisa para la creación de políticas públicas.

Historias: Enfrentar, no sufrir: Así es como el primer profesor con discapacidad motriz en la UNAM ha superado la exclusión

“Aquí lo importante es que el estado mantenga o disponga los recursos para que este censo se haga completo. Ese es el riesgo que corremos, cuando hay recortes, es lo que pasa con la discapacidad: que son temas prioritarios pero dependen del recurso. El Estado se tiene que dar cuenta de la importancia de este tema, que va en aumento por la tercera edad, y porque la depresión será cada vez más una cuestión de salud pública”, concluyó la presidenta de la Asamblea Consultiva de Conadis.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La gente que todavía cree que Trump ganó las elecciones en EU

La desconfianza en el proceso electoral entre los simpatizantes de Donald Trump podría tener implicaciones para la nación.
6 de enero, 2021
Comparte

Semanas después de que el presidente electo Joe Biden fuera declarado ganador de las elecciones de noviembre, sigue habiendo una profunda desconfianza del proceso electoral entre muchos partidarios fervientes de Donald Trump.

Esto refleja un sentimiento más amplio entre los conservadores, uno que tiene profundas implicaciones para la nación y sus instituciones.

En Main Street (Kansas), Dillard Ungeheuer, de 73 años, estaba raspando el estiércol de vaca de sus zapatos, que quedó tras una visita a un corral de ganado, y parecía irritable.

En lo que respecta a las papeletas, fue enfático: muchas eran falsas.

“No voy a discutir con nadie al respecto”, dijo, levantando la voz. “Creo que lo que estoy diciendo está basado en hechos”.

Su indignación por la elección presidencial y el gobierno en general era palpable, y muchos en la ciudad compartían sus sentimientos.

“No, no tengo mucha fe en el gobierno”, declaró.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, perdió las elecciones ante su rival demócrata, Joe Biden, y sus esfuerzos por anular ese resultado en los tribunales han fracasado.

El 6 de enero el Congreso contará los votos electorales de cada estado.

Aunque algunos republicanos han dicho que desafiarán este paso final en el proceso de certificar al ganador de las elecciones, esto solo retrasará, en lugar de cambiar, el resultado.

Mound City

BBC
En Mound City 80% de los electores votaron por Trump y muchos dudan de los resultados.

Las entrevistas con unas dos decenas de votantes republicanos en el estado de Kansas, en el medio oeste, revelan una imagen de cómo ven el mundo.

La mayoría sienten que les robaron la victoria y que las instituciones democráticas, en particular el proceso electoral, están rotas.

La mayoría de los votantes republicanos, en Kansas y en otros lugares, creen que Trump ganó las elecciones o no están seguros del vencedor, sugieren encuestas como la de la Universidad de Northeastern.

Jackie Taylor, de 59 años, editor de Linn County News en Pleasanton, dice que la elección fue robada: “Todo está turbio. Tienes a un tipo que fue elegido en circunstancias turbias, y ahora es presidente”.

Cuando se les preguntó por qué piensan que la elección fue manipulada, muchos dijeron que les llegaron noticias de Newsmax, One America News y otros medios que han transmitido historias sobre un presunto fraude electoral.

Estas empresas de comunicación eran relativamente desconocidas hasta antes de que Trump asumiera el cargo.

El presidente con frecuencia los menciona y esto ha elevado su perfil.

Tyler Johnson

BBC
Tyler Johnson cree que algunos votos fueron fraudulentos.

Otros dicen que no conocían a nadie que apoyara a Biden y que solo han visto letreros de Trump.

Para ellos, era inconcebible que Biden pudiera ganar.

Mantienen una creencia inquebrantable, a pesar de la falta de evidencia, de que los liberales se robaron las elecciones.

Sus puntos de vista se reflejan en los programas que miran y se discuten en cafeterías, gasolineras y otros lugares de la ciudad.

Pidieron una revisión del sistema, diciendo que se deberían imponer controles más estrictos a los votantes.

Dijeron que temían que Biden demoliera lo que quedaba de la democracia estadounidense convirtiendo al país en un estado socialista.

Tyler Johnson, de 35 años, habla sobre el fraude electoral parado junto a su Chevy.

“Estados Unidos está en una posición muy frágil’

Más temprano, en las afueras de la ciudad, una camioneta había levantado columnas de polvo que se elevaban tan alto como un granero, y un letrero, justo al lado de la ruta 69, decía: “Vota, elimine a todos los demócratas”.

Johnson no cree que los demócratas deban estar a cargo: “con las dudas sobre las elecciones, me hace cuestionar todo lo que defienden”.

Johnson cría terneros como lo hizo su padre, y como espera que algún día lo haga su hijo de dos años, Monroe, y teme que los demócratas saboteen la industria ganadera.

“Con todas las reglas que la presidencia de Biden quiere imponernos, me pregunto: ¿será mi estilo de vida viable para mi hijo, como lo fue para mi padre y para mí?”, señala.

Main Street -

BBC
En Mound City los electores expresan escepticismo sobre Biden.

Su cautela sobre el proceso electoral podría conducir a una división más profunda en EU, con los que creen en la Casa Blanca de Biden y con quienes la rechazan.

“Estados Unidos se encuentra en una posición muy frágil”, dice Edward Foley, académico en derecho electoral en la Universidad Estatal de Ohio en Columbus.

Describe la desconfianza en el proceso electoral como “un verdadero desafío a la premisa misma del sistema”.

Foley recuerda otro momento en la historia cuando estalló una batalla por las elecciones.

En 2000, el candidato republicano, George W. Bush, ganó Florida y sus votos electorales por un estrecho margen de 537, asegurando la elección.

Los partidarios de su rival demócrata, Al Gore, estaban angustiados.

“Existía el temor de que los funcionarios usaran el poder político para manipular las papeletas”, dice Foley, aunque no hubo ningún esfuerzo serio para socavar el proceso.

Los demócratas llevaron el asunto ante la Suprema Corte, pero los jueces detuvieron sus esfuerzos. Y se apagó.

Mike Avery

BBC
Mike Avery cree que los demócratas ganaron con medios turbios.

Hoy, sin embargo, Trump y sus aliados plantean serias dudas sobre la victoria de Biden.

Roger Marshall, senador estadounidense recientemente elegido por Kansas, planea plantear objeciones sobre la victoria de Biden el miércoles mientras los miembros del Congreso se reúnen en una sesión conjunta para certificar los resultados de las elecciones.

Marshall y una docena de otros senadores conservadores desafiarán los votos en algunos estados, un esfuerzo desesperado y condenado para detener a Biden.

Cuando se le preguntó si disputar las elecciones erosiona la confianza en el proceso, Marshall dice que está presionando el tema porque “quiero darle a la gente confianza en las elecciones futuras, así que no podría minar la confianza de la gente más de lo que está minada ahora”.

Sus temores son compartidos por muchos en la zona, una región profundamente conservadora.

Aquí, los temores al socialismo y el temor a una presidencia de Biden son intensos.

“Siento que veremos los primeros signos del socialismo”, dice Mike Avery, de 53 años, propietario de un almacén de madera en Main Street, ubicado en el condado de Linn, donde el 80% de los electores votaron por Trump.

Ungeheuer, que fabrica cercas para corrales, opina sobre las políticas de Biden: “No puedes empezar a dar algo a todo el mundo, y hacerme trabajar duro, dirigir un negocio y esperar que lo regale. A Venezuela no le fue muy bien al seguir una agenda socialista”.

Julia Smith

BBC
Los conservadores de Kansas, como Julia Smith, están pidiendo reformar el sistema electoral.

Ahora también hay pedidos en Kansas y en otros lugares para endurecer las restricciones a la votación.

“Creo que la elección fue amañada con las papeletas de votación por correo. Creo que sólo votaron personas que ya no están con nosotros”, señala Julia Smith, de 65 años, quien está jubilada.

“Creo que tendremos que volver a votar en persona, con identificación”.

Para ella, la derrota de Trump fue una prueba de que los demócratas los engañaron, y dice que se deberían detener sus intentos.

Tras decir esto se ajusta el abrigo para protegerse del viento helado y continúa su camino.

raya separatoria

BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qH_FSdsBEf0&t=4s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.