close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
Los aviones presidenciales: ¿cómo eran y cuáles puso AMLO a la venta?
El Estado Mayor Presidencial operaba una flota que aeronaves que incluían modelos ejecutivos (más pequeños), helicópteros y el avión presidencial. Todos estaban al servicio del mandatario.
Cuartoscuro
27 de abril, 2019
Comparte

Un Boeing 787 de más de 125 millones de dólares, cinco aviones ejecutivos que suman 114 millones de dólares y cuatro helicópteros con un costo de 8 millones de dólares cada uno, son las aeronaves que tenía a su disposición el presidente Enrique Peña Nieto y que ahora serán vendidos y fueron reasignados a otras tareas.

En total, la Presidencia tenía a su servicio 10 aeronaves que estaban a cargo del Estado Mayor Presidencial.

A través de una solicitud de información, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) detalló que estas aeronaves fueron fabricadas entre 2010 y 2015.

Nueve de ellas son de aeronaves de alta gama “pioneros en la aviación ejecutiva” y, de acuerdo con sitios especializados y de los fabricantes, han sido utilizados por jefes de Estado de todo el mundo para trasladarse.

En el listado hay cuatro aviones marca Gulfstream, que fueron reasignados a escuadrones de la Fuerza Aérea Mexicana y son utilizados para operaciones aéreas, de acuerdo con la información de la Sedena. Sin embargo, está prevista su venta.

El modelo Gulfstream 550 es uno de los más equipados, y con una capacidad para cuatro tripulantes y hasta 18 pasajeros. Su sistema de cabina de vuelo es de los más modernos, pues cuenta como una cámara infrarroja para facilitar la visión del terreno y la iluminación de la pista en condiciones de baja visibilidad, de acuerdo al sitio de su fabricante. Es capaz de hacer viajes de ultralargo alcance.

La aeronave fue fabricada en 2015 y cuenta con 513 horas de vuelo. El gobierno mexicano pagó 54 millones 439 mil dólares.

aviones

Modelo G550. Foto: Gulfstream Company

El Gulfstream 450 tiene una capacidad para 12 a 16 pasajeros y cuenta con el mismo sistema de cabina de vuelo que el modelo 550. Fue fabricado en 2015 y cuenta con 293 horas de vuelo. Tuvo un costo de adquisición de 37 millones 750 mil dólares.

aviones

Modelo G450. Foto: Gulfstream Company

El gobierno mexicano adquirió dos Gulfstream 150, que fueron fabricados en 2014 y 2015 y registran 991 y 1,102 horas de vuelo, respectivamente. Y tiene una capacidad de seis a ocho pasajeros. Cada aeronave tuvo un costo de 15 millones 100 mil dólares.

aviones

Modelo G150. Foto: Gulfstream Company

En la lista aparece también un el avión turbohélice King Air 350i, “una de las aeronaves comerciales más populares del mundo”, según la página de su fabricante. La nave tiene 1,212 horas de vuelo y tuvo un costo para el gobierno de 8 millones 86 mil 75 dólares.

También fue reasignada a la Fuerza Aérea para operaciones pero está prevista su venta.

aviones

Foto: Beechcraft

La Presidencia tenía a su servicio cuatro helicópteros modelo AgustaWestland (AW109SP) fabricados en 2013. Cada uno tuvo un costo de 8 millones 210 mil dólares y tienen entre 300 y 700 horas de vuelo. Estas naves también fueron asignadas a la Fuerza Aérea para uso operativo, pero no se tiene contemplada su venta.

aviones

Foto: DC Aviation

El lujoso avión presidencial también está dentro de la lista de aeronaves a cargo del Estado Mayor. El Boeing 787 fabricado en 2010 y adquirido por el gobierno de Felipe Calderón, tuvo un costo de 125 millones 45,800 dólares.

El Boeing 787-8 “José María Morelos y Pavón” cuenta con una capacidad máxima de 80 pasajeros, fue utilizado por dos años 6 meses para realizar 214 operaciones durante la administración de Enrique Peña Nieto, y recorrió una distancia superior a los 600 mil kilómetros.

La aeronave partió el 3 de diciembre hacia el aeropuerto de Victorville, en California, Estados Unidos, para su mantenimiento y preservación.

El titular del Banco Nacional de Obras y Servicios (Banobras), Jorge Mendoza Sánchez, dijo  el pasado 24 de abril que actualmente se tienen 14 intenciones de compra para el avión presidencial, provenientes de ocho países.

El 1 de diciembre, durante su segundo discurso como presidente, López Obrador reiteró su promesa de vender la aeronave.

“Se van a vender todos los aviones y los helicópteros que utilizaran los políticos corruptos”, dijo un día después, de visita en Veracruz.

Para la venta de las aeronaves, el gobierno organizó la Feria Aeroespacial de México, en la base aérea de Santa Lucía, en donde se expusieron 33 de las 72 aeronaves federales que también están a la venta.

Con estas acciones el gobierno espera obtener 10 mil millones de pesos.

Estos aviones están en exhibición para su venta en la Feria Aeroespacial que culmina este 27 de abril. Se trata de un evento de negocios en el que participan 630 empresas de 39 países y se desarrolla en la principal Base Aérea Militar del país ubicada en Santa Lucía, Estado de México.

Sin información por receso

Para conocer el estado de las naves se le preguntó a la Presidencia —a través de una solicitud de transparencia— sobre la cantidad de aeronaves con las que contaba el Estado Mayor, las funciones que realizaban, y las condiciones generales; así como dónde se encuentran resguardadas y qué tareas realizan.

La dependencia respondió que de acuerdo al Reglamento del Estado Mayor Presidencial, éste debía contar con los datos sobre las aeronaves, pues en el artículo 19 de dicha norma señala que está a su cargo “Proporcionar el servicio de transporte aéreo al Presidente de la República, así como a los servidores públicos y demás personas que determine el propio titular del Ejecutivo Federal”.

Sin embargo, señaló en su respuesta que desde el 1 de diciembre de 2018 el Estado Mayor Presidencial “quedó en receso”, igual que los organismos que lo integran.

“…por ello es innegable la imposibilidad formal y material por parte de la Oficina de la Presidencia de la República, a través de la Unidad de Transparencia de turnar la solicitud al Estado Mayor Presidencial, para que realice una búsqueda exhaustiva en los sus archivos físicos y electrónicos de la información solicitada, en razón de que dicho Órgano Técnico Militar, se encuentra en RECESO”, señala la respuesta.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Así se prepara la NASA para un posible impacto de un asteroide
La posibilidad de que un gran asteroide choque en la Tierra es baja, pero la amenaza está ahí. Y si algún día llegase a pasar sería una catástrofe apocalíptica. Por eso, los científicos se toman el tema en serio y se entrenan para tener listo un plan de reacción.
1 de mayo, 2019
Comparte
asteroide

Getty
Los científicos se preparan en caso de que algún día un asteroide grande impacte la Tierra.

El siguiente escenario es apocalíptico.

Que quede claro desde el principio que no es real. Pero solo imaginarlo es aterrador.

Un asteroide se acerca velozmente a la Tierra. Mide entre 100 y 300 metros y, de llegar a impactar nuestro planeta, liberaría entre 100,000 y 800,000 kilotones de energía, lo que causaría una gran devastación.

Como referencia, la bomba atómica lanzada sobre Hiroshima tenía “solo” 15 kilotones.

La Red Internacional de Alerta de Asteroides (IAWN, por sus siglas en inglés), calcula que el asteroide pasará muy cerca de nosotros dentro de ocho años (el 29 de abril de 2027) y tendrá un 10% de posibilidades de embestir la Tierra.

Ante esta amenaza, los científicos tienen una misión contrarreloj: evitar una catástrofe sin precedentes en el planeta.

Calma. Como avanzamos, este panorama es ficticio.

En realidad, es parte de un ejercicio en el que durante esta semana participan astrónomos de distintas partes del mundo, reunidos en la Conferencia de Defensa Planetaria convocada por la Academia Internacional de Astronáutica en Washington D.C, Estados Unidos.

asteroide

Getty
El asteroide del simulacro mide entre 100 y 300 metros.

Dentro de la conferencia, uno de los puntos centrales es este simulacro diseñado por la NASA, en el que los expertos deben diseñar estrategias de preparación en caso de que algún día un asteroide se acerque peligrosamente a la Tierra de manera real.

“Esta es una amenaza que podría ocurrir, aunque es muy poco probable“, le dijo a la cadena NPR Paul Chodas, director del Centro de Estudios para Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA (CNEOS, por sus siglas en inglés), quien diseñó el ejercicio.

“Nuestro objetivo es seguir todos los pasos que deberíamos llevar a cabo”, dice Chodas refiriéndose a cómo se preparan para un posible escenario real.

Misión: salvar el planeta

Según Chodas, el objetivo del simulacro es ajustar el sistema de toma de decisiones sobre cuál es la mejor manera de enfrentar este tipo de amenazas.

Aunque un plazo de ocho años para tomar una decisión parece bastante, Chodas advierte que, en realidad, es poco.

destrucción

Getty
El impacto de un asteroide sería devastador.

A diferencia de las misiones científicas en la que los investigadores eligen qué asteroide quieren analizar, en asuntos de defensa planetaria la situación es al contrario.

“Es el asteroide el que te elige a ti”, dice Chodas.

El reto de los astrónomos reunidos en Washington es realizar cálculos para determinar con precisión las características del asteroide y, a partir de ahí, proponer qué acciones tomar.

Entre las posibles estrategias para salvarnos del asteroide podría estar desviar su trayectoria con una nave o mediante una detonación nuclear.

Según el CNEOS el reto es desviar el asteroide sin fracturarlo, pues sus fragmentos podrían caer sobre la Tierra.

En caso de que el choque sea inminente, los planes deberían enfocarse en evacuar la zona del impacto.

¿Estamos en riesgo?

Según la NASA, diariamente sobre la Tierra caen unas cien toneladas de material interplanetario. La mayoría de ese material es polvo que se libera de los cometas.

incendio

Getty
En caso de impacto inminente de un asteroide, los planes se enfocarían en la evacuación.

Pero también, en un promedio de cada 10,000 años, existe la posibilidad de que asteroides mayores de 100 metros puedan impactar sobre la Tierra y causar desastres a nivel local o generar olas que inunden áreas costeras.

La NASA también calcula que cada “varios cientos de miles de años”, un asteroide mayor a un kilómetro podría golpear la Tierra.

Si eso sucede, los escombros se esparcirían a través de la atmósfera. Causarían lluvia ácida, se bloquearía parcialmente la luz del sol y las rocas volverían a caer en llamas sobre la Tierra.

La tecnología actual permite detectar un objeto que se acerca al planeta con varios años de anticipación, pero en todo caso, los expertos dicen que nadie debería preocuparse demasiado por el impacto de un asteroide en la Tierra.

Pero insistimos: el CNEOS advierte que, en este momento, no se conoce ningún asteroide que te tenga una “probabilidad significativa” de impactar sobre la Tierra en los próximos 100 años.


https://www.facebook.com/bbcmundo/posts/10157460396404665


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kw3FYvWT-Po

https://www.youtube.com/watch?v=xw6EJRpPS-0&t=145s

https://www.youtube.com/watch?v=gYz4XUuO_rk

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.