close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Abusaron de Mónica y la torturaron para inculparla; lleva seis años presa pero espera una resolución a su favor

El caso de Mónica Esparza será expuesto esta semana ante el Comité contra la tortura de Naciones Unidas, que sesionará en Ginebra.
Cuartoscuro Archivo
23 de abril, 2019
Comparte

Mónica Esparza tiene 33 años y lleva seis en la cárcel. En 2013, mientras se dirigía a comprar material para hacer arreglos a su negocio de ropa con su pareja y su hermano, policías municipales de Torreón los detuvieron. Eran las 10 de la mañana. Según les dijeron, sólo sería una revisión de rutina.

Pero fueron llevados a una bodega de la Dirección de Seguridad Pública de Torreón. Ahí Alfredo, pareja de Mónica, y Edgar, su hermano, fueron desnudados y golpeados con tablas en el pecho y en la espalda. Al primero le desollaron el muslo izquierdo con una navaja, y con un látigo de espuelas le arrancaron pedazos de piel de la espalda.

A ella también la golpearon en el estómago e intentaron ahogarla en un tambo con agua, mientras le preguntaban cosas que ella desconocía; intentaron asfixiarla con una bolsa de plástico, fue golpeada con espuelas, navajas y martillos. Después, fue abusada sexualmente de mantera tumultuaria. Según refiere, en el lugar había hombres vestidos como militares y como policías municipales.

Los tres fueron sacados de la bodega y pasaron un rato en los baños de las oficinas de la Dirección de Seguridad Pública. Hasta ahí llegó un actuario del Poder Judicial de la Federación, quien les informó que la madre de Mónica, quien había sido alertada de la detención por un vecino que fue testigo, interpuso una demanda de amparo sobre la desaparición de los tres.

Posteriormente, fueron trasladados a oficinas de la Procuraduría General de la República en Torreón y en el camino, Alfredo, la pareja de Mónica, murió frente a ella a causa de la tortura, aunque los policías declararon después que él ya estaba golpeado cuando lo detuvieron. El cuerpo fue incinerado antes de determinar las causas de la muerte.

Sin decirle los cargos de los que eran acusados, Mónica y su hermano fueron trasladados en avión a la Ciudad de México. En las oficinas de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), un agente del Ministerio Público de la Federación los amenazó con matar a su madre y sus hijas si no firmaba una hoja que le pusieron en frente. Tiempo después supo que era la confesión de delitos.

El caso llegará a la ONU

En un comunicado oficial donde la policía informa de un operativo conjunto entre policías municipales de Torreón y el Ejército, se señaló que los tres detenidos eran secuestradores integrantes de Los Zetas, que habían sido detenidos en flagrancia con armas de uso exclusivo del Ejército.

Por eso ella fue arraigada durante tres meses, y el 17 de mayo de 2013 fue trasladada al penal de Máxima seguridad de Nayarit, aunque en 2016 la reubicaron en el Centro Femenil de Readaptación Social de Coatlán del Río (CEFERESO 16), Morelos.

Mónica es de madre de cuatro niños, a quienes no ha podido ver crecer en estos años. Ha estado recluida seis años sin siquiera tener una sentencia, pese a las contradicciones, falta de pruebas y tortura acreditada a la que fue sometida.

Su caso será expuesto esta semana ante el Comité contra la tortura de Naciones Unidas, que sesionará en Ginebra. México estará a revisión en la materia. La representación del país presentará los avances y la situación respecto al combate a la tortura.

En tanto organizaciones civiles presentarán su propio análisis en lo que se conoce como “informe sombra”, que incluirá el proceso de Mónica como un caso paradigmático de la existencia de tortura en el sistema judicial en México.

De hecho es uno de los 29 casos documentados en los que mujeres fueron torturadas sexualmente durante su detención, que forman parte del informe “Mujeres con la frente en alto”, realizado por el Centro Pro Juárez, con lo que intentaron identificar “cómo el Poder Judicial estaba incumpliendo sus obligaciones ante un alegato de tortura sexual”, explica la abogada de la organización civil, Melisa Zamora, en entrevista con Animal Político.

El Centro Pro asumió la defensa legal de Mónica en marzo pasado, por lo que al analizar el expediente de 14 tomos de manera profunda y detallada, encontraron elementos que acreditan las irregularidades y la tortura ejercida contra la joven.

El equipo legal del Centro insiste en que no hay pruebas de los hechos por los que se les acusa. El peritaje balístico salió negativo, es decir, la supuesta flagrancia con armas no se comprueba; no existe una parte acusadora porque los supuestos denunciantes del secuestro sólo se presentaron en una ocasión, pero en todo este tiempo no han podido ser localizados.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) sumó 16 constancias médicas que dan fe de las lesiones que sufrió Mónica, mientras que el protocolo de Estambul al que fue sometida indica que persisten lesiones psicológicas que corresponden a tortura.

También existen contradicciones respecto a la detención, en cuanto a las horas en que ocurrieron los hechos, y los involucrados.

En el peritaje en informática se demuestra que ella había publicado imágenes en Facebook, que acreditan que estaba en otro lugar durante el supuesto secuestro.

El único elemento de prueba son las declaraciones obtenidas bajo tortura y amenaza, por lo que la Fiscalía no debería considerarlas, sostiene la abogada Melisa Zamora.

El proceso judicial se encuentra en el “cierre de instrucción”, notificado el 14 de marzo, esto significa que concluyó la etapa en que las partes, tanto el MP como la defensa, presentaron pruebas sobre el caso.

El paso siguiente es que la Fiscalía General de la República presente sus conclusiones y “esperamos que sean no acusatorias. Estamos convencidos de la inocencia de Mónica y Edgar”.

La Fiscalía podría insistir en su acusación o retractarse, por ello, insiste Zamora, “la Fiscalía debería aprovechar la oportunidad legal que tiene y aunque generalmente reitera sus acusaciones, en este caso al haber tantas violaciones graves a derechos humanos, y una recomendación de la CNDH, podría emitir conclusiones no acusatorias”.

Este caso, además, es una muestra del uso excesivo de prisión preventiva debido a la deficiencia del Poder judicial de desahogar las pruebas, y la ineficiencia de la defensa para solicitar las diligencias pendientes.

Se espera que la Fiscalía presente conclusiones en los próximos 30 días, y después de ello el juez emitirá su sentencia. La defensa de Mónica espera que éste pueda excluir las pruebas derivadas de tortura, como lo establecen las reglas del Derecho Internacional.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo hizo un ciclista para alcanzar 280 km/h, el nuevo récord mundial masculino

Neil Campbell, un ciclista británico, superó el récord anterior para hombres de 267 km/h establecido en 1995, y ahora aspira a batir el registro general que ostenta una mujer.
25 de agosto, 2019
Comparte

Un ciclista alcanzó una velocidad superior a los 280 kilómetros por hora para establecer un nuevo récord mundial.

Lo hizo sobre la superficie de una pista de aterrizaje de Reino Unido.

Neil Campbell, de 45 años, superó el anterior récord masculino de 268 km/h, utilizando una bicicleta especialmente diseñada que costó más de US$18,000.

Sin embargo, todavía le falta un poco más para batir el registro humano más rápido en bicicleta que lo ostenta una mujer.

El diseño alargado de la bicicleta de Campbell está basado en los modelos tándem y está construida a medida utilizando partes de una motocicleta de campo traviesa.

El anterior récord para hombres había sido establecido en 1995 por un ciclista holandés.

La evidencia del récord logrado este sábado será sometida a una verificación por la organización Guinness de Récords Mundiales.

Neil Campbell rompiendo el récord masculino de velocidad en bicicleta

PA Media
El diseño alargado de la bicicleta estuvo basado en un modelo tándem.

“Chupando rueda”

El nuevo récord masculino que estableció Campbell fue en la modalidad slipstream, un término de la aerodinámica que implica aprovechar la estela, o cono de aspiración, que crea un vehículo que va delante.

Es lo que en el ciclismo se conoce como “chupar rueda”.

La estrategia mediante la cual se aprovecha el esfuerzo del rival que va enfrente para ahorrar energía en el pedaleo y tomar impulso.

El ciclista de Essex (al noreste de Londres) alcanzó la velocidad detrás de un Porsche, que lo arrastró en su estela a lo largo de una pista aérea, en Yorkshire Norte.

Neil Campbell siendo arrastrado por un Porsche Cayenne

PA Media
El Porsche Cayenne fue acoplado con una caja de plástico para ayudar a Campbell a tomar impulso.

El Porsche modelo Cayenne estaba acoplado con una estructura en la parte trasera que le permitió a Campbell aprovechar el cono de aspiración a lo largo de la pista de 5 km.

Luego de acelerar, fue despedido para que por su propio esfuerzo pudiera pasar por un pórtico que cronometró su velocidad.

Campbell, un arquitecto de profesión dijo estar “emocionado y aliviado” de haber logrado la mayor velocidad registrada por un hombre en una bicicleta utilizando el slipstream.

Expresó que “el equipo trabajó increíblemente bien”.

“Porsche invierte millones probando sus autos en túneles de viento y lo que nosotros hicimos fue acoplarle una gran caja plástica en el trasero”, indicó.

Campbell se protegió con un traje hecho de cuero de canguro, que es suave y resistente y tradicionalmente utilizado por motociclistas.

Una mujer, la más rápida del mundo

Neil Campbell manifestó que su próximo desafío será intentar superar el récord general en manos de Denise Mueller-Korenek, considerada la humana más rápida del mundo en dos ruedas.

Denise Mueller-Korenek en un entrenamiento en Utah, EE.UU., en septiembre de 2018.

Getty Images
Denise Mueller-Korenek estableció el récord general de velocidad en bicicleta en septiembre de 2018.

La estadounidense Mueller-Korenek alcanzó 296.01 km/h en una bicicleta de diseño especial en septiembre de 2018.

Campbell dijo que su meta sería alcanzar 354 km/h, el año entrante, en la pista de 10 kilómetros en Bonneville Salt Flats, en Utah, Estados Unidos, donde Mueller-Korenek logró su registro mundial.

“Este ha sido un programa cinco años y este récord fue la culminación de una parte”, declaró.

“Hemos estado limitados por financiamiento y presupuesto para hacer lo que podamos. Nuestro plan es ir ahora a Bonneville y usar una pista de prueba más larga”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=16AhQaStWxg&t=15s

https://www.youtube.com/watch?v=quE5HuMmHoE&t=129s

https://www.youtube.com/watch?v=netv_lXUGYg&t=13s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.