close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

“Todos pueden ser un Pussy Riot”, dice Nadya Toloknó a mexicanos sobre la protesta social

La integrante de la banda que cimbró a Rusia en 2012 habla de la dificultad que hay en Rusia para manifestarse y de la importancia de hacerlo pese a los obstáculos.
Cuartoscuro
5 de abril, 2019
Comparte

En 2012, Nadezhda Andréyevna Tolokónnikova, también conocida como Nadya Toloknó, integrante de Pussy Riot fue encarcelada por interpretar una canción anti Putin en la Catedral de Moscú.

Pese al encierro en Siberia Nadya tiene algo claro: se debe ser activo y protestar porque “todos pueden ser un Pussy Riot”.

En la última década, pocas agrupaciones de activistas han llamado tanto la atención internacional como este grupo.

Lee: Pussy Riot le gana un caso en la corte al gobierno de Vladimir Putin

Para ella, el performance y la música son algunas de las mejores formas de ejercer el arte. Cada presentación suya en el escenario nos recuerda que involucrarse en la política importa: “Lo importante de cuando venimos a México por primera vez fue demostrar que todos pueden ser un Pussy Riot”, dice a Animal Político unos días antes de su presentación en el Festival Ceremonia, que será en Toluca este sábado 6 de marzo de 2019.  

¿Cómo ser un Pussy Riot? Nadia menciona el caso de una adolescente que fue encarcelada por sus opiniones en redes sociales. Para involucrar a la juventud a que se interese en el activismo o en la política, explica, “lo primero es que no creo en “predicar”, pero lo que pasó en Rusia con Pussy Riot fue que nosotros éramos rechazadas en la sociedad por ser tan radicales, creo, pero algunos años pasaron y de repente nos volvimos populares con la gente.

Te puede interesar: Londres expone el arte anárquico de las Pussy Riot, enemigas de Putin

“Cuando voy a conciertos, hay adolescentes que me dicen que cambiamos sus vidas y nunca había pensado en eso. De alguna manera lo hice. Lo mejor sería ser activo y articularlo en casos como el arte, haz lo que tienes que hacer. Todos pueden ser un Pussy Riot”, finaliza.

En la Copa Mundial de la FIFA de Rusia 2018, Pussy Riot volvió a acaparar la cobertura mediática. Cuatro integrantes, disfrazados de policías, invadieron el campo del estadio Luzhniki en el Francia vs. Croacia, la mismísima final de la Copa del Mundo. Fueron sentenciados a quince días de prisión. Poco tiempo comparado con los dos años que Nadya estuvo encarcelada en Siberia.  

“La situación de los prisioneros políticos en Rusia no debería olvidarse. Y es por eso que algunos miembros de Pussy Riot entramos a la cancha de fútbol. No diría que todos olvidaron ese tema, pero definitivamente tenemos más opresión con esta nueva administración de Putin. En Rusia puedes perder tu trabajo, tu lugar en la universidad y podrías tener problemas con las escuelas por solo protestar.

Últimamente mucha gente joven se ha empezado a interesar en la política ante Putin. Para ellos puede ser difícil la protesta, porque entonces serían expuestos en sus escuelas. Está el caso de Ana Pávlikova y María Dubovik, que terminaron en prisión porque el gobierno espió en sus perfiles de redes sociales. Después de unos meses en prisión, ahora están en arresto domiciliario”

De acuerdo a un reporte de Human Rights Watch, “desde 2012, autoridades rusas han perseguido, sin justificación, a docenas de personas por ofensas criminales con base en publicaciones de redes sociales, videos, artículos en medios, entrevistas, y han eliminado o bloqueado el acceso a cientos de páginas web”.  

Tras esto, la conversación sobre la propaganda y la libertad de expresión se vuelve inevitable: “No diría que los medios son los nuevos controladores del poder. Estos siempre han sido controlados por gente de poder. Creo que la situación se vuelve preocupante cuando los grandes medios son controlados por poca gente y muy muy poderosa. Eso pasa en Rusia, donde nosotros nos burlamos de Russia Today (el canal de noticias del Estado), porque nadie se los toma en serio. Pero lo preocupante de eso es que RT es nuestro canal de propaganda de mierda. Y hay personas que se la creen”, afirma Nadya.

¿Pero, entonces, qué pasa con el periodismo independiente? Nadya responde: “Gran cantidad de medios en Rusia son privados o controlados por el Kremlin. No hay oportunidad para medios independientes. Si quieres crear alguno nuevo sería muy difícil. El gobierno hará lo que sea para cortar tus recursos financieros y podrían meterte a la cárcel. Es muy complicado porque también hay muchas leyes que, de cierta manera, impiden la creación de organizaciones independientes.

“En el caso de las Organizaciones de la Sociedad Civil, por ejemplo, se vuelve peor, pues hubo algunas que recibían dinero desde afuera de Rusia, pero la ley lo prohibió hace unos años. Ahora es un crimen formar parte de alguna de esas organizaciones. La gente de poder tiene miedo, por eso la presión hacia estos medios”.   

De acuerdo a la legislación rusa, son indeseables las “organizaciones foráneas o internacionales que representen una amenaza a las capacidades de defensa y seguridad del Estado, del orden público, o de la salud de la población”. Esta ley, promulgada en 2012, “fue diseñada para amenazar, estigmatizar y, finalmente, silenciar a las Organizaciones de la Sociedad Civil críticas hacia el gobierno”, afirma Sergei Nikitin, director de Amnistía Internacional en Rusia.  

El activismo de Nadya no se ha limitado al país más grande del mundo. Ella ha hablado, sin miedo, sobre las políticas de Donald Trump. Y ahora, Bolsonaro, presidente brasileño a quien comparan seguido con su homólogo estadounidense.

“Estar en Rusia hace difícil ver cómo están las cosas en Brasil. Pero he pensado recientemente en eso. No todos los que votaron por Bolsonaro son idiotas de la extrema derecha. También pasó lo mismo en EU, la gente votó por el cambio… y escogió a Trump, aunque no todos son racistas. Hubo gente normal y razonable que votaron por ellos porque estaban hartas”.

Aunque ambos personajes también han sido acusados de sexistas por sus comentarios hacia las mujeres: “No tengo idea de por qué la gente votó por esos sexistas. Pero eso sí, nosotros no estamos ofreciendo nuevas soluciones. Estos líderes se dicen populistas, pero no son cercanos a los trabajadores, son capitalistas”.

Al preguntarle sobre su opinión del estado capitalista, Nadya reflexiona: “Definitivamente deberá transformarse para sobrevivir, aunque este modo es muy flexible. Puede que haya mayor desigualdad y que esto provoque movimientos sociales, esto puede resultar en muchas posibilidades, como la revolución social, que esperamos sea buena”.

Hoy Rusia vive la cuarta administración de Vladimir Putin, uno de los líderes más importantes de la política global. Y la actitud de Nadya no cede: como integrante de Pussy Riot ha hecho teatro de denuncia, colaborado con Marina Abramovic, e interactuado con el filósofo Zlavoj Zizek a través de cartas. Su influencia opositora en una Rusia poderosa es innegable.

Pussy Riot se presentará a las 6 de la tarde en el Escenario Corona del Festival Ceremonia.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los países con menos inflación de América Latina (y qué dice de sus economías)

No deja de sorprender la hiperinflación de Venezuela y la crisis en Argentina. ¿Pero qué pasa en las economías de otros países de la región donde la inflación es muy baja?
14 de septiembre, 2019
Comparte

Mientras Venezuela está sumida en una de las peores hiperinflaciones de la historia reciente y Argentina sufre el golpe de una inflación anual de 54%, el resto de América Latina ha logrado evitar que los precios se disparen fuera de control.

No solo la inflación se ha mantenido baja en la región, sino que incluso algunos países bordean el 0%.

¿Quiere decir esto que mientras más baja es la inflación de un país, mejor está su economía?

No, dicen los expertos. Un mismo nivel de inflación puede ser positivo en un país y negativo en otro, haciendo que las comparaciones resulten confusas. Eso explica por qué no existe una inflación ideal que funcione como una medida estándar.

“A veces una inflación baja puede estar diciéndote que los motores del crecimiento se están apagando“, explica Ramón Pineda, oficial de Asuntos Económicos de la División de Desarrollo Económico de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en diálogo con BBC Mundo.

En ese sentido, si el consumo de los hogares y las inversiones de las empresas se debilitan, “una inflación muy baja puede ser una mala noticia porque refleja una desaceleración”.

En América Latina, los países con la inflación más baja en agosto (en comparación al mismo período del año anterior) son El Salvador (-0,5%), Ecuador (0,3%) y Panamá (1,1%), tres economías cuya moneda oficial es el dólar.

Países de América Latina con la inflación anual más baja (%). Agosto. .

“Como tienen economías dolarizadas, estos países no están expuestos a las volatilidades cambiarias y eso los beneficia”, comenta Pineda. Sin embargo, deben enfrentar el desafío del crecimiento.

“Los bajos niveles de inflación de El Salvador y Ecuador muestran que la demanda sigue siendo débil“.

Andrew Powell, asesor principal del Departamento de Investigación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), dice que en general, si la inflación es baja, pero positiva, no hay un gran problema.

“Lo grave es cuando hay una deflación persistente y en ese caso los países necesitan un ajuste”, comenta en diálogo con BBC Mundo.

“25 años de baja inflación”

Con una población de apenas 6,4 millones, El Salvador enfrenta una compleja situación económica, con un lento crecimiento económico (2,5% en 2018), una baja recaudación fiscal y un alto endeudamiento (70,7% del Producto Interno Bruto (PIB).

Uno de sus grandes desafíos es modernizar el sector agrícola de la franja norte del país, donde se concentra el 75% de la pobreza extrema y generar más empleos, mientras que más del 20% de su PIB, depende de las remesas.

Hemos tenido 25 años de baja inflación“, le dice a BBC Mundo el economista y consultor César Villalona.

Mercado en El Salvador

Getty Images
El Salvador, Ecuador y Panamá son economías dolarizadas.

“Por eso no es sorprendente que en agosto la inflación haya sido negativa. Aquí no hay exceso de circulante, ni peligro de devaluación”.

Los problemas del país son otros, explica, como por ejemplo, los bajos salarios y pensiones, el bajo crecimiento y la poca inversión.

“Una inflación baja es positiva porque no se le encarecen las cosas a la gente y los empresarios tienen bajos costos”, apunta

Pero por el otro lado, agrega, como los empresarios no tienen muchas utilidades, prefieren invertir en otros países.

“Si tuviéramos una inflación más alta, cercana al 3% o el 4%, sería una buena señal”.

Crisis, deuda y ajuste

“Lo que muestra la baja inflación de Ecuador en los últimos años es una desaceleración de la actividad económica”, explica Ramón Pineda.

Según estimaciones del Banco Central de Ecuador, la economía del país crecerá este año solo 0,2%, mientras que organismos internacionales prevén que podría incluso ser negativo.

Lenín Moreno, presidente de Ecuador

Getty Images
El gobierno de Ecuador está implementando una política de austeridad.

“Siempre dijimos que las medidas (de ajuste) iban a desacelerar la economía”, señaló la gerente del Banco Central ecuatoriano, Verónica Artola, en declaraciones al periódico El Comercio de Quito.

Como el país enfrenta un excesivo endeudamiento, el gobierno decidió restringir el gasto público, reduciendo instituciones públicas, eliminando subsidios a los combustibles y liberando el precio de la gasolina de mayor octanaje, entre otras medidas.

Panamá crece por debajo de su potencial

Al contrario, Panamá ha sido una de las economías con crecimiento económico más rápido en América Latina, con un promedio anual de 5,6% en los últimos cinco años.

En paralelo, el aumento en el nivel de precios se ha mantenido bajo el 1% en los últimos cuatro años.

Trabajadores en Panamá

Getty Images
Panamá es un país con gran crecimiento económico y baja inflación.

¿Cómo se explica entonces una inflación tan baja?

“Panamá está creciendo por debajo de su potencial”, le dice a BBC Mundo, Alejandro Santos, jefe de Misión en Panamá y jefe de división en el Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI).

“El país tiene un crecimiento potencial de 5,5%, pero hemos bajado la proyección a 4,5% este año“.

El economista explica que las tensiones comerciales a nivel mundial, afectan las expectativas de tráfico en el Canal de Panamá. Eso hace que la gente piense dos veces antes de invertir, lo que no ayuda a los negocios.

En otros países se deprecia el tipo de cambio cuando hay turbulencias, como un mecanismo de absorción del shock externo.

Pero como Panamá es una economía dolarizada, está más expuesta a esos vaivenes. “Cuando el dólar tiende a depreciarse, el ajuste se traduce en una menor demanda y una menor inflación”, apunta.

El fantasma del pasado: alta inflación

“Históricamente, la alta inflación ha sido una preocupación mucho mayor para América Latina. Erosiona los salarios reales, y particularmente golpea a los trabajadores informales, que tienen poca capacidad para renegociar sus salarios”, le dice a BBC Mundo Benjamin Gedan, asesor senior del Programa Latinoamericano del centro de estudios Wilson Center, con sede en Washington.

Protesta en Argentina

Getty Images
En contraste, en Argentina la inflación anual ha superado el 50%.

La inflación promedio en América Latina, explica, ha estado creciendo desde un 5% en diciembre a un 8,1% en los primeros cinco meses del año (excluyendo a Venezuela).

“Pero las tendencias no son uniformes, como tampoco sus causas”.

Basta mirar el caso de Argentina, donde “la altísima inflación es en parte el resultado de la dramática depreciación del peso y los aumentos en el costo de los servicios públicos”, entre otras razones.

En el otro extremo, agrega, “una baja inflación persistente, puede ser una señal de una actividad económica deprimida”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dC7xjJ7eIBk

https://www.youtube.com/watch?v=hBN2H-E3KAc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.