SEP negó validez a universidades de Morena por incumplir con la ley; nuevo gobierno las hará "oficiales"
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

SEP negó validez a universidades de Morena por incumplir con la ley; nuevo gobierno las hará "oficiales"

Los planteles incumplieron con requisitos como tener definición sobre las habilidades y conocimientos que los estudiantes obtendrían al egresar.
Cuartoscuro Archivo
1 de abril, 2019
Comparte

Planteles de universidades de Morena no pudieron cumplir con requisitos previstos en la Ley General de Educación, para obtener el registro de validez ante la Secretaría de Educación Pública (SEP), y algunos ni siquiera solicitaron acreditación.

Entre los requisitos que no cumplieron, está el de tener una definición sobre las habilidades y conocimientos que los estudiantes obtendrían al egresar, y tener la infraestructura necesaria para cumplir con el plan de estudios propuesto.

Leer: Universidades de AMLO serán operadas por organismo internacional que no está obligado a rendir cuentas

De los nueve planteles del Programa de Escuelas Universitarias de Morena, en seis se han impartido clases pese a no tener registro de validez oficial, y sin dicho trámite los estudiantes no obtendrían un título reconocido por la SEP, al egresar.

Pese a las insuficiencias, las escuelas del Movimiento de Regeneración Nacional serán integradas a las 100 escuelas de educación superior que forman parte del Programa Universidades para el Bienestar Benito Juárez García, y en automático serán reconocidas oficialmente por el nuevo gobierno.

A través de una consulta directa solicitada vía transparencia, Animal Político revisó expedientes de las escuelas de Morena tramitados ante la Dirección General de Acreditación, Incorporación y Revalidación (DGAIR), para conocer las razones por las cuales no obtuvieron el Registro de Validez Oficial de Estudios (RVOES), indispensable para que los estudios ofrecidos por una institución particular sean válidos oficialmente.

De acuerdo con los expedientes, el procedimiento para otorgar el permiso consiste en revisar los planes de estudios, la plantilla docente, que la infraestructura sea acorde al plan de estudios y que cuenten con los permisos de operación del terreno, requisitos establecidos en la Ley General de Educación para impartir el servicio de educación por particulares.

Los planteles a los que la SEP negó el registro son la Escuela de Contabilidad y Administración Pública, Leona Vicario; Escuela de Ingeniería Heberto Castillo y la Escuela Universitaria de Agronomía y Agricultura de Zaachila. Mientras que la Escuela de Medicina Integral y Salud Comunitaria; la Escuela de Educación Normal, José Santos Valdés y la Escuela Normal Intercultural Bilingüe Valladolid ni siquiera lo solicitaron.

Sólo la Escuela de Derecho Ponciano Arriaga; la Escuela de Educación Superior de Comalcalco y la Escuela de Agricultura y Agronomía de Calkiní en el programa de ingeniería en agricultura y agronomía, obtuvieron el registro, de acuerdo con información oficial.

La escuela de Zaachila, Oaxaca

El 27 de enero de 2017, el notario no. 190 del Distrito Federal, Daniel F. Dávila, acreditó la constitución de “Escuela Universitaria de Agronomía y Agricultura Asociación Civil”. Este procedimiento era el primer paso para establecer cualquiera de los planteles del Programa de Escuelas Universitarias de Morena, por ello es que el nombre de la asociación civil era el de la escuela.

En este caso, la asociación civil nombró como delegada especial a Raquel Sosa Elizaga, e inició el trámite para el reconocimiento de validez oficial de la escuela el 22 de mayo de 2017 ante la SEP. Entonces, también se encargaba de operar el programa de las universidades sostenidas financieramente con los donativos de legisladores de Morena.

Sosa Elizaga es la coordinadora del Programa del gobierno federal Universidades para el Bienestar, desde diciembre de 2018. Es una colaboradora cercana al presidente Andrés Manuel López Obrador desde 2000, cuando él era jefe de gobierno y ella secretaria de Desarrollo Social, y luego titular de Cultura en su administración.

La Escuela Universitaria representada por Sosa, está ubicada en Coyolicaltzin No. 1, Barrio Lexio en Villa Zaachila, Oaxaca, y también le fue negado el registro de validez oficial el 15 de marzo de 2018, aunque inició una demanda de revocación en mayo y existe un juicio ante el Tribunal Federal de Justicia Administrativa en la Sala Regional del Sureste, cuya resolución aún no se sabe.

En este caso, el incumplimiento tiene que ver con el lugar donde se impartirían 37 de las 55 materias de la ingeniería en Agricultura y Agronomía, como “desarrollo comunitario sustentable, entomología, manejo de plagas, agricultura orgánica, manejo post cosecha, taller de investigación, agroclimatología, química, seguridad alimentaria, botánica, recursos naturales”, entre otras.

De acuerdo con la revisión de la SEP, la escuela informó que las instalaciones utilizadas conforme al plan de estudios de la ingeniería serían las aulas del plantel y parcelas del Bachillerato Tecnológico Agropecuario CBTA no. 78, en Zaachila, Oaxaca.

Para comprobar esto último, se incluyó una “carta de intención” firmada por la presidenta municipal de Zaachila, Maricela Martínez Coronel, donde se expone “la voluntad institucional” para que los estudiantes de la Universidad realicen “prácticas de laboratorio y de campo” en las parcelas del Bachillerato, con fecha de 1 de abril de 2017.

Sin embargo, la SEP advierte que en el documento expedido por el ayuntamiento “no corresponde con la propuesta de los espacios referidos” para el cumplimiento de los planes de estudio.

Por lo tanto, la escuela “no acreditó mediante prueba alguna, contar con el espacio idóneo que satisfagan las condiciones pedagógicas para impartir las unidades de aprendizaje, lo que consecuentemente no permitirá que el alumno esté en posibilidad de llevar a cabo acciones en las que participe con el fin de adquirir los conocimientos requeridos en el plan de estudios a desarrollarse bajo la conducción de un académico en espacios internos y externos de la institución”.

Por la “carencia de dichas instalaciones, no se alcanzaría el logro de los objetivos generales de las asignaturas y consecuentemente no contribuyen en los propósitos de formación en el nivel educativo”.

Por lo tanto, en el rubro de “instalaciones requeridas”, la Dirección General de Acreditación la considera como incumplimiento y, por tanto, negó el registro de validez el 15 de marzo de 2018.

Otro caso fue el programa de licenciatura de Ingeniería en Agronomía de la Escuela de Agricultura y Agronomía de Calkiní en Campeche. Aníbal Ostoa Ortega, actual senador por Morena, inició el trámite de registro oficial en febrero de 2016 y el 31 de octubre de 2016, la SEP negó el reconocimiento de validez oficial, según asentó en el oficio número DGAIR/DIPES/SR/07006/2016.

Tras esa negativa del expediente 01-0059-16, no existe registro de una nueva solicitud. El registro que sí consiguió fue para el programa de Ingeniería en Agricultura y Agronomía, según el expediente 01-0471-17.

Entre los requisitos de carácter académico que incumplió está la definición del “perfil del egresado”, es decir, presentar la definición de los conocimientos y habilidades que obtendrían los estudiantes de licenciatura en ingeniería en Agronomía.

Para la escuela Calkiní el estudiante formado sería un “profesional con sentido crítico y humanista, capaz de enfrentar los retos que existen en la agricultura ante un mundo globalizado, generando proyectos con visión holística en el manejo de producción agrícola, agropecuaria, forestal y de la transferencia de tecnología”.

También, alguien “que se involucre con la sociedad en el rescate de las prácticas productivas tradicionales y modernas y su impacto en los mercados locales y regionales, además que sea capaz de fomentar organizaciones sociales productivas para enfrentar las condiciones de mercados y la problemática de sustentabilidad en el manejo y en el aprovechamiento de recursos naturales que sustentan la seguridad alimentaria”.

Sin embargo, la SEP consideró que dicha definición debería incluir actitudes y habilidades, pero en este caso “se omite presentar los conocimientos y destrezas a ser adquiridos por el alumno en el desarrollo del plan de estudios de licenciatura, puesto que éstos no se logran identificar con las características planteadas”.

Este requisito, explica la SEP en su evaluación, “es necesario para determinar la procedencia del plan de estudios y por tratarse de un lineamiento requerido, ésta autoridad educativa concluye que lo adscrito por la institución particular no permite establecer el perfil que adquirirá el alumno con la impartición del plan y programa de estudio y por lo tanto se incumple con el artículo 47, fracción 1 de la Ley General de Educación”.

Los expedientes del resto de escuelas con la negativa de reconocimiento no pudieron ser consultados porque la Dirección General de Acreditación, Incorporación y Revalidación dijo que no encontraba los documentos debido a que se cayeron los plafones del lugar donde están archivados y no se podía entrar al área.

Inmuebles rentados

Las escuelas de Morena rentaron los inmuebles donde operan, pero no se sabe si la administración federal comprará los mismos o renovará los contratos de arrendamiento, ni cuáles serán los terrenos para construir el resto de planteles.

De acuerdo con una solicitud de información realizada por Animal Político, sobre el número de inmuebles, comprados, rentados o en comodato, donde serán construidas las 100 nuevas universidades, la SEP dijo no tener esa información.

En la respuesta a la solicitud con folio 0001100068819 advierte que “no hay registros” al respecto, pese a que las universidades iniciarán operaciones a partir de este mes.

De acuerdo a los expedientes de registro de las escuelas, la escuela de Derecho Ponciano Arriaga, por ejemplo, pagaba 100 mil pesos de renta mensual por el inmueble ubicado en Luis González Obregón, no. 9 en el Centro y el contrato tenía vigencia del 1 de diciembre de 2015 al 1 de diciembre de 2018.

Por el inmueble de Zaachila se pagaban 45 mil pesos mensuales de renta, desde el 1 de abril de 2017 al 31 de diciembre de 2018.

De acuerdo con Raquel Sosa, la coordinadora del Programa de Universidades, el gasto por escuela se calcula en 1 millón de pesos cada una, pero tampoco hay información respecto al desglose de la distribución, según respondió la SEP a otra solicitud de información.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

'Estamos ante la amenaza de una extinción': sociólogo advierte sobre pandemias y desastres naturales

Jeremy Rifkin, destacado sociólogo estadounidense, aboga por un cambio de modelo económico y social global ante las grandes amenazas de nuestra era, como la pandemia que vivimos.
Getty Images
29 de abril, 2020
Comparte

El sociólogo Jeremy Rifkin (Denver, EE.UU., 1945), que se define como activista en favor de una transformación radical del sistema basado en el petróleo y en otros combustibles fósiles, lleva décadas reclamando un cambio de la sociedad industrial hacia modelos más sostenibles.

Rifkin es asesor de gobiernos y corporaciones de todo el mundo.

Ha escrito más de veinte libros dedicados a proponer fórmulas que garanticen nuestra pervivencia en el planeta, en equilibrio con el medio ambiente y también con nuestra propia especie.

¿Cuál cree que será el impacto de la pandemia de la COVID-19 en el camino hacia la tercera revolución industrial?

No podemos decir que esto nos haya cogido por sorpresa. Todo lo que nos está ocurriendo se deriva del cambio climático, del que han venido advirtiendo los investigadores y yo mismo desde hace tiempo.

Hemos tenido otras pandemias en los últimos años y se han lanzado advertencias de que algo muy grave podría ocurrir. La actividad humana ha generado estas pandemias porque hemos alterado el ciclo del agua y el ecosistema que mantiene el equilibrio en el planeta.

Los desastres naturales -pandemias, incendios, huracanes, inundaciones…- van a continuar porque la temperatura en la Tierra sigue subiendo y porque hemos arruinado el suelo.

Incendios en el Amazonas.

Getty Images
Según Rifkin, el aumento de la temperatura en la Tierra provoca pandemias, incendios y desastres naturales.

Hay dos factores que no podemos dejar de considerar: el cambio climático provoca movimientos de población humana y de otras especies; el segundo es que la vida animal y la humana se acercan cada día más como consecuencia de la emergencia climática y, por ello, sus virus viajan juntos.

Es esta una buena oportunidad para extraer lecciones y actuar en consecuencia, ¿no cree?

Ya nada volverá a ser normal. Esta es una llamada de alarma en todo el planeta. Lo que toca ahora es construir las infraestructuras que nos permitan vivir de una manera distinta.

Debemos asumir que estamos en una nueva era. Si no lo hacemos, habrá más pandemias y desastres naturales. Estamos ante la amenaza de una extinción.

Usted trabaja, estará trabajando estos días, con gobiernos e instituciones de todo el mundo. No parece que impere el consenso respecto al futuro inmediato.

Lo primero que debemos hacer es tener una relación distinta con el planeta. Cada comunidad debe responsabilizarse de cómo establecer esa relación en su ámbito más cercano.

Y sí, tenemos que emprender la revolución hacia el Green New Deal global, un modelo digital de cero emisiones; tenemos que desarrollar nuevas actividades, crear nuevos empleos, para reducir el riesgo de nuevos desastres.

Personal sanitario en Brasil.

Getty Images
“La pandemia es una llamada de alerta en todo el planeta”.

La globalización se ha terminado, debemos pensar en términos de glocalización. Esta es la crisis de nuestra civilización, pero no podemos seguir pensando en la globalización como hasta ahora, se necesitan soluciones glocales para desarrollar las infraestructuras de energía, comunicaciones, transportes, logísticas…

¿Cree que durante esta crisis, o incluso cuando se rebaje la tensión, los gobiernos y las empresas tomarán medidas en esa dirección?

No. Corea del Sur está combatiendo la pandemia con tecnología. Otros países lo están haciendo. Pero no estamos cambiando nuestro modo de vida.

Necesitamos una nueva visión, una visión distinta del futuro, y los líderes en los principales países no tienen esa visión. Son las nuevas generaciones las que pueden realmente actuar.

Usted plantea un cambio radical en la forma de ser y de estar en el mundo. ¿Por dónde empezamos?

Tenemos que empezar con la manera en la que organizamos nuestra economía, nuestra sociedad, nuestros gobiernos; por cambiar la forma de ser en este planeta.

La nuestra es la civilización de los combustibles fósiles. Se ha cimentado durante los últimos 200 años en la explotación de la Tierra.

El suelo se había mantenido intacto hasta que empezamos a excavar los cimientos de la tierra para transformarlo en gas, petróleo y carbón. Y pensábamos que la Tierra permanecería allí siempre, intacta.

Clase virtual en Corea del Sur.

Getty Images
“Corea del Sur está combatiendo la pandemia con tecnología”.

Hemos creado una civilización entera basada en el uso de los fósiles. Hemos utilizado tantos recursos que ahora estamos recurriendo al capital de la tierra en vez de obtener beneficios de ella.

Estamos usando una tierra y media cuando solo tenemos una. Hemos perdido el 60% de la superficie del suelo del planeta; ha desaparecido y se tardará miles de años en recuperarlo.

¿Qué les diría a quienes creen que es mejor vivir el momento, el aquí y el ahora, y esperan que en el futuro vengan otros para arreglarlo?

Estamos realmente ante un cambio climático, pero también a tiempo de cambiarlo.

El cambio climático provocado por el calentamiento global y las emisiones de CO₂ altera el ciclo del agua de la tierra.

Somos el planeta del agua, nuestro ecosistema ha emergido y evolucionado a lo largo de millones de años gracias al agua. El ciclo del agua permite vivir y desarrollarse.

Y aquí está el problema: por cada grado de temperatura que aumenta como consecuencia de las emisiones de gases de efecto invernadero, la atmósfera absorbe un 7% más de precipitaciones del suelo y este calentamiento las fuerza a caer más rápido, más concentradas y provocando más catástrofes naturales relacionadas con el agua.

Nevada en Rusia.

Getty Images
El calentamiento global está provocando grandes nevadas en invierno.

Por ejemplo, grandes nevadas en invierno, inundaciones en primavera por todas las partes del mundo, sequías e incendios en toda la temporada de verano y huracanes y tifones en otoño barriendo nuestras costas.

Las consecuencias se irán agravando con el tiempo.

Nos enfrentamos a la sexta extinción y la gente ni siquiera lo sabe. Dicen los científicos que van a desaparecer la mitad de todos los hábitats y animales de la tierra en ocho décadas.

Ese es el marco en el que estamos, nos encontramos cara a cara con una extinción en potencia de la naturaleza para la que no estamos preparados.

¿Cuán grave es esa emergencia global? ¿Cuánto tiempo nos queda?

No lo sé. He sido parte de este movimiento en favor del cambio desde los años 70 y creo que se nos ha pasado el tiempo que necesitábamos.

Nunca volveremos dónde estábamos, a la buena temperatura, a un clima adecuado…

El cambio climático va a estar con nosotros por miles y miles de años; la pregunta es: ¿podemos nosotros, como especie, ser resilientes y adaptarnos a ambientes totalmente distintos y que nuestros compañeros en la tierra puedan tener también la oportunidad de adaptarse?

Jeremy Rifkin en 1996.

Getty Images
El sociólogo Jeremy Rifkin defiende que nos estamos moviendo hacia la Tercera Revolución Industrial.

Si me pregunta cuánto tiempo nos llevará cambiar a una economía no contaminante, nuestros científicos en la cumbre europea del cambio climático en 2018 dijeron que nos quedaban 12 años; ya es menos lo que nos queda para transformar completamente la civilización y empezar este cambio.

La Segunda Revolución Industrial, que provocó el cambio climático, está muriendo. Y es gracias al bajo coste de la energía solar, que es más rentable que el carbón, el petróleo, el gas y la energía nuclear.

Nos estamos moviendo hacia una Tercera Revolución Industrial.

¿Es posible un cambio de tendencia global sin EE.UU. de nuestro lado?

La Unión Europea y China se han unido para trabajar conjuntamente y Estados Unidos está avanzando porque los estados desarrollan las infraestructuras necesarias para lograrlo.

No olviden que somos una república federal. El gobierno federal solo crea los códigos, las regulaciones, los estándares, los incentivos; en Europa sucede lo mismo: sus estados miembros han creado las infraestructuras.

Refinería de petróleo en Estados Unidos.

Getty Images
¿Nos adaptaremos a las consecuencias del cambio climático?

Lo que ocurre en Estados Unidos es que prestamos mucha atención al señor Trump pero, de los 50 estados, 29 han desarrollado planes para el desarrollo de energías renovables y están integrando la energía solar.

El año pasado en la conferencia europea por la emergencia climática, las ciudades estadounidenses declararon una emergencia climática y ahora están lanzando su Green New Deal.

Están sucediendo bastantes cambios en Estados Unidos. Si tuviéramos una Casa Blanca diferente sería genial pero, aún así, esta Tercera Revolución Industrial está emergiendo en la UE y en China y ha comenzado en California, en el estado de Nueva York y en parte de Texas.

¿Cuáles son los componentes básicos de esos cambios tan relevantes en diferentes regiones del mundo?

La nueva Revolución Industrial trae consigo nuevos medios de comunicación, energía, medios de transporte y logística.

La revolución comunicativa es Internet, como lo fueron la imprenta y el telégrafo en la Primera Revolución Industrial en el siglo XIX en Reino Unido o el teléfono, la radio y la televisión en la segunda revolución en el siglo XX en Estados Unidos.

Hoy tenemos más de 4.000 millones de personas conectadasy pronto tendremos a todos los seres humanos comunicados a través de Internet; todo el mundo ahora está conectado.

En un periodo como el que vivimos, las tecnologías nos permiten integrar a un gran número de personas en un nuevo marco de relaciones económicas.

Internet de las cosas.

Getty Images
“El internet de las cosas reconfigurará la forma en que se gestiona toda la actividad en el siglo XXI”.

El internet del conocimiento se combina con el internet de la energía y con el internet de la movilidad.

Estos tres internet crean la infraestructura de la Tercera Revolución Industrial. Estos tres internet convergerán y se desarrollarán sobre una infraestructura de internet de las cosas que reconfigurará la forma en que se gestiona toda la actividad en el siglo XXI.

¿Qué papel van a jugar los nuevos agentes económicos en la formación de ese nuevo modelo económico y social?

Estamos creando una nueva era llamada glocalización.

La tecnología cero emisiones de esta tercera revolución será tan barata que nos permitirá crear nuestras propias cooperativas y nuestros propios negocios tanto física como virtualmente.

Las grandes compañías desaparecerán. Algunas de ellas continuarán pero tendrán que trabajar con pequeñas y medianas empresas con las que estarán conectadas por todo el mundo. Estas grandes empresas serán proveedoras de las redes y trabajarán juntas en lugar de competir entre ellas.

En la primera y en la segunda revolución, las infraestructuras se hicieron para ser centralizadas, privadas. Sin embargo, la tercera revolución tiene infraestructuras inteligentes para unir el mundo de una manera glocal, distribuida, con redes abiertas.

¿De qué forma afecta la superpoblación a la sostenibilidad del planeta en el modelo industrial?

Somos 7.000 millones de personas y llegaremos muy pronto a 9.000 millones. Esa progresión, sin embargo, se va a terminar.

Las razones para ello tienen que ver con el papel de las mujeres y su relación con la energía.

Greta Thunberg, activista sueca.

Getty Images
“Todas mis esperanzas están en la generación millenial”.

En la antigüedad las mujeres eran esclavas, eran las proveedoras de energía, tenían que mantener el agua y el fuego.

La llegada de la electricidad está íntimamente relacionada con los movimientos sufragistas en América; liberó a las mujeres jóvenes, que iban a la escuela y podían continuar su formación hasta la universidad.

Cuando las mujeres se volvieron más autónomas, libres, más independientes, hubo menos nacimientos.

No parece usted optimista y, sin embargo, sus libros son una guía para un futuro sostenible. ¿Tenemos o no un futuro mejor a la vista?

Todas mis esperanzas están depositadas en la generación millenial. Los millenials han salido de sus clases para expresar su inquietud.

Millones y millones de ellos reclaman la declaración de una emergencia climática y piden un Green New Deal.

Lo interesante es que esta no es como ninguna otra protesta en la historia, y ha habido muchas, pero esta es diferente: mueve esperanza, es la primera revuelta planetaria del ser humano en toda la historia en la que dos generaciones se han visto como especies, especies en peligro.

Proponen eliminar todos los límites y fronteras, los prejuicios, todo aquello que nos separa; empiezan a verse como una especie en peligro e intentan preservar a las demás criaturas del planeta.

Esta es probablemente la transformación más trascendente de la conciencia humana en la historia.


Juan M. Zafra es profesor asociado en el Departamento de Periodismo y Comunicación Audiovisual, Universidad Carlos III, Madrid, España.

*Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation y es reproducido aquí bajo licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer el artículo original.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=oFbgfkh4cj8&t=2s

https://www.youtube.com/watch?v=-O7sw3Pe5TI&t=20s

https://www.youtube.com/watch?v=SON0H-nAbZw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.