close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

En consulta, casi 95% quiere fin de la huelga de la UAM aunque hubo baja participación estudiantil

En la consulta hecha del 19 al 26 de abril participaron más de 8 mil personas; los resultados serán entregados al Congreso capitalino, al SITUAM, y a la Rectoría de la UAM, cuando la huelga lo permita.
Cuartoscuro
Comparte

Los maestros de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) realizaron una consulta entre la comunidad universitaria para conocer la opinión de la mayoría respecto a la huelga que mantiene el sindicato, desde el 1 de febrero pasado. Este lunes presentaron los resultados: casi 95% de los consultados pide el fin de la huelga, un 3.8% votó por continuarla y el 1.5% se abstuvo.

De las ocho mil 81 personas consultadas 74% son estudiantes, 20% son académicos y 6% personal administrativo. Sin embargo, la participación estudiantil es muy baja respecto al total de alumnos de la universidad: de 58 mil estudiantes sólo votaron cinco mil 952, apenas el 10%.

En el caso de los profesores, más de la mitad participó: de tres mil 72 académicos que hay en los cinco planteles, mil 657 votó; 91.2% a favor de que se levante la huelga. En cuanto a los administrativos, únicamente votaron 489 de los casi cinco mil trabajadores (96% pidió el fin de la huelga).

Los profesores distinguidos atribuyen la baja participación estudiantil a la incomunicación con los estudiantes, debido al cierre de los planteles y de las aulas virtuales con que cuenta la universidad, donde se compartían mensajes con los alumnos hasta el 1 de febrero pasado, cuando el Sindicato Independiente de Trabajadores de la universidad (SITUAM) conjuró la huelga en demanda de 20% de aumento al salario y otro 20% de retabulación.

“No hay forma de comunicarse con ellos, normalmente cuando está funcionando la institución se hace a través del coordinador de carrera, pero ahora se ha perdido ese contacto. Tenemos las aulas virtuales, el programa tiene una opción para mandar mensajes a los alumnos pero no hay acceso. Ahí tenemos material que necesitamos para nuestro trabajo cotidiano y no podemos entrar”, puntualizó el profesor Óscar González, exrector de esa casa de estudios.

Por su parte, Jesús Álvarez Calderón -uno de los convocantes a la marcha y la consulta- explicó que los maestros no deben interferir en la vida estudiantil, “somos los grandes y no los debemos inducir”, comentó a Animal Político.

Agregó que a través de redes sociales se les invitó a integrarse a la convocatoria de los profesores distinguidos, pero resulta normal que no todos quieran seguir a los maestros y que no todos estén de acuerdo con sus posturas.

David García, uno de los representantes de la Organización Independiente Estudiantil (OIEUAM), subrayó que los estudiantes decidieron asistir a la marcha del pasado viernes para apoyar a su universidad, pero no así a la consulta, que consideran polarizada y con información insuficiente. “La encuesta realizada en el mitin fue polarizada, solo había dos opciones: levantamiento de huelga sí, levantamiento de huelga no. Nunca se dio otra opción como la resolución”, dijo el estudiante a este medio.

Al respecto, los profesores admitieron que pudo haber fallas en este ejercicio, pues ellos no son estrategas ni expertos en consultas; y coincidieron con los alumnos en que lo ideal es que la huelga termine con la resolución del conflicto, pero en tanto eso ocurre, seguirán realizando acciones directas para exigir el regreso a las aulas.

“Tienen razón en la declaración, yo la suscribo. La hemos suscrito desde que empezamos, y nosotros salimos a la calle a hacer una acción más directa. No es para mí decir a la gente cómo le haga, lo que todos queremos es la universidad abierta y que cada quién coopere y empuje desde su particular trinchera”, puntualizó Jesús Álvarez.

“Resolver el conflicto es un buen deseo al que nadie puede decir que no, pero lo que se trataba de hacer en la consulta era saber si querían que se levantara la huelga”, agregó el exrector González Cuevas.

La profesora Gabriela Dutrénit informó que el resultado de la consulta -levantada del 19 al 26 de abril- no es vinculante porque el único que puede levantar la huelga es el SITUAM, sin embargo, se los entregarán al Congreso de la Ciudad de México y al propio sindicato. “Esto fue una expresión de que en una universidad tiene que haber un voto universal y secreto sobre temas que nos afectan a todos”, expresó la excoordinadora del Foro Consultivo y Científico.

La participación en la consulta por campus fue mayoritariamente de Azcapotzalco, Iztapalapa y Xochimilco, y en mucho menor cantidad de Cuajimalpa y Lerma.

Huelga “irrealista”

En la conferencia estuvieron presentes los profesores Carlos Contreras, Juan Reyes, Pablo Becerra, Jesús Alvarez Calderón, Gabriela Dutrénit, Fernando del Río, Oscar González y Michelle Chauvet, para presentar los resultados y hacer un llamado “moral” a la reflexión de que la huelga debe parar.

“El conflicto ya rebasó lo laboral, es totalmente irrealista”, expresó Fernando del Río, expresidente de la Academia Mexicana de Ciencias.

“La única lectura que queda después de tanto tiempo, y en la atmósfera nada civilizada en que algunos integrantes del SITUAM se han presentado a más negociaciones, da a pensar que algunos están interesados en que el conflicto se prolongue independiente del riesgo en que se pone a la universidad. Ya se ha sufrido mucho, los que formamos la universidad estamos juntos y dispuestos a defenderla”, sentenció.

El profesor del departamento de Ingeniería Eléctrica del plantel Iztapalapa, Ricardo Marcelín Jiménez, recordó que el destino de la universidad fue decidido por 127 personas (el Comité de Huelga), que no son ni el 1% del total de los trabajadores.

Los maestros indicaron que los recursos para realizar la consulta, la marcha y sus reuniones semanales para definir acciones, provienen de “cooperachas” entre ellos, con insumos que ya tenían en sus casas y con dinero reunido para este fin. Al final de la conferencia, los maestros hicieron una colecta entre todos para pagar el espacio en el que la realizaron.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

5 claves para conseguir tus ambiciones en el trabajo (y cómo evitar que se vuelvan tóxicas)

En las empresas ser ambicioso suele ser una característica positiva que te permite escalar posiciones y conseguir tus metas. Pero la ambición también tiene una lado oscuro que puede transformarla en un arma de doble filo.
Getty Images
16 de septiembre, 2019
Comparte

La ambición en el mundo corporativo es una de las cualidades más requeridas para el éxito profesional.

Muchos de los ejecutivos que ocupan un cargo de alta jerarquía han sido motivados por la ambición de conseguir lo que se han propuesto.

Pero cuidado: también puede ser un arma de doble filo.

Entre quienes promueven las actitudes ambiciosas está Rachel Bridge, autora del libro “Ambición: por qué es bueno querer más y cómo conseguirlo”.

“Es como poner una bandera en la tierra, dejar una marca”, le dice a la BBC.

“Todas las grandes cosas que han ocurrido en el mundo han sido motivadas por la ambición de alguna persona”, apunta.

Muchas investigaciones en psicología motivacional arrojan luces sobre cómo conseguir tus ambiciones en el trabajo y también en la vida.

Peter Gollwitzer, psicólogo de la Universidad de Nueva York, de Estados Unidos, ve la ambición como una forma de comprometerse con lo que se quiere conseguir y, para eso, dice que es importante focalizarse en objetivos específicos y no tratar de abarcar demasiado.

Hombre mirando por la ventana

Getty Images
Algunos expertos recomiendan afinar el foco y evitar tener demasiadas metas.

“Si tienes demasiadas metas en distintas áreas, no te vas a sentir feliz. Estarás molesto la mayor parte del tiempo”.

Mientras que para Neel Burton, profesor de la Universidad de Oxford, en Reino Unido, una manera de evitar que te consuma la ambición es reconocer que hay una vida más allá de lo que te has propuesto como objetivo.

Luego de entrevistar a varios expertos, estos son 5 pasos que puedes seguir para conseguir tus ambiciones en el trabajo (sin morir en el intento).

Paso 1: Gratitud

“La ambición es menos tóxica cuando, incluso sin ella, la vida aún merece ser vivida”, dice Burton.

Básicamente, se refiere a apreciar las cosas buenas del pasado y del presente, sin que la ambición te destruya internamente.

“Vivir con ambición puede ser vivir con miedo y ansiedad, salvo que esa ambición sea aliviada con gratitud”, agrega.

Paso 2: Compromiso

“Si tienes ambición es clave que te comprometas”, explica Peter Gollwitzer.

“No puedes plantearte un objetivo y sentarte a esperar que ocurra”.

Mujer saltando entre dos rocas

Getty Images
“Si tienes una ambición es clave que te comprometas”, dice Peter Gollwitzer, psicólogo de la Universidad de Nueva York.

“Tienes que actuar y para eso lo mejor es diseñar un plan”, explica.

Otro aspecto importante, agrega, es evitar la dispersión.

“Si te comprometes con demasiadas metas en distintas áreas, no te vas a sentir feliz. Estarás molesto la mayor parte del tiempo”.

Paso 3: Discreción

“Ten cuidado con decirle a la gente sobre tus ambiciones”, argumenta Gollwitzer.

Puede ser que cuentes la historia de la nueva meta que te has propuesto y que la gente reconozca tu intención.

El problema con eso, explica, es que varios estudios en psicología motivacional han demostrado que algunas personas se sienten satisfechas con ese reconocimiento y dilatan la puesta en práctica de los pasos para conseguirla.

Hombre con traje en la calle

Getty Images
En algunos casos vivir con ambición puede llevarte a vivir con miedo y ansiedad.

“Si la gente te reconoce, puedes llegar a creer que lo lograste y darte un descanso”.

En definitiva, es mejor evitar los elogios mientras estás tratando de alcanzar el objetivo.

“Incluso el solo hecho de hablar de tu intención de lograr algo reduce tu energía para lograr el objetivo”, sostiene el experto.

“Haz las cosas, no hables”.

Paso 4: Elige bien a tu pareja

A primera vista elegir bien a tu pareja podría parecer algo que no está directamente relacionado con la ambición laboral.

Nada más alejado de la realidad. Algunos estudios muestran que la decisión de tener o no tener hijos y las características de la persona que tienes a tu lado, influyen en el desarrollo de tu carrera.

El punto es que muchas personas, cuando se convierten en padres, redefinen las prioridades de su vida y le dan menos importancia a la progresión de su carrera.

Eso no quiere decir que las personas con hijos son menos ambiciosas, pero lo que se ha demostrado es que muchas veces cambian o adaptan su enfoque.

Familia

Getty Images
La familia influye directamente en tus ambiciones laborales.

Por otro lado, es común que los hombres y las mujeres con altos cargos directivos tengan una pareja que no está empeñada en escalar lo más alto posible dentro de una empresa.

Aunque no es imposible, es difícil encontrar dos directores ejecutivos de grandes firmas viviendo juntos.

En ese sentido, es más fácil que prospere una relación entre un ambicioso o una ambiciosa, con alguien cuyas metas laborales no son el centro de su vida.

Paso 5: Disfruta de tu ambición o cámbiala

“Si no disfrutas tratando de conseguir una meta, no lo hagas”, dice la autora Rachel Bridge.

“Puedes terminar sintiéndote como esos ratones que corren y corren en el mismo lugar”.

La sociedad donde vivimos nos impulsa a conseguir un mejor salario, una mejor posición, un mejor trabajo, explica.

“Pero las cosas se pueden complicar si se te olvida por qué estás tratando de conseguir lo que quieres”.

¿Es malo ser ambicioso?

Depende. Puede ser positiva cuando te impulsa a conseguir tus metas, pero negativa si te domina.

Neel Burton dice que la ambición se relaciona con el reconocimiento, con el deseo de distinguirse por sobre los demás.

Trabajadores en oficina

Getty Images
Hay personas ambiciosas que viven constantemente frustrados.

Pero, “si fuéramos la última persona que queda en la Tierra, ser ambicioso tendría poco sentido o ninguno”.

El investigado de Oxford sostiene que las personas muy ambiciosas suelen ser sensibles al fracaso y por eso experimentan “una constante insatisfacción o frustración”.

“La gente ambiciosa siempre quiere más. Y nunca consiguen su objetivo, porque cuando lo logran, inmediatamente crean otro más alto”.

¿Qué pasa cuando lo que ambicionas no está en el trabajo?

No toda la ambición es laboral. También existe la ambición por otro tipo de vida fuera de los muros de una oficina.

Joe Udo, ingeniero, dejó su carrera a los 38 años para convertirse en un padre que está en la casa y un bloguero.

“Estaba estresado. El trabajo estaba afectando mi salud física y mental”, dice.

“La cultura corporativa esta hecha para promover la ambición y creo que la ambición es buena para mucha gente, pero no para mí”.

*Este artículo es una adaptación de un episodio del programa de radio de la BBC Business Daily.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=hBN2H-E3KAc

https://www.youtube.com/watch?v=UtuieuqZq7M&t=27s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.