Tener un negocio y por fin un empleo, las aspiraciones de los becarios del gobierno
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Andrea Vega

Tener un negocio y por fin un empleo, las aspiraciones de los becarios del gobierno

Muchos becarios no tienen claro qué harán cuando se termine el año del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, pero algunos piensan ahorrar e invertir en su propio negocio.
Andrea Vega
23 de mayo, 2019
Comparte

Daniel Álvarez, de la colonia Cabestrada, en Zanatepec Oaxaca, está como becario del programa Jóvenes Construyendo el Futuro en una cenaduría, que en realidad es más un puesto grande de antojitos, donde la especialidad son las tlayudas.

Daniel se enteró del programa porque su mamá era agente municipal, una especie de jefe de manzana o de comité vecinal, y en su momento lo enroló como Servidor de la Nación, los voluntarios que hicieron el censo para los programas de Bienestar del nuevo gobierno federal.

Lee: Jóvenes Construyendo el Futuro barren calles, lavan y matan pollos en Zanatepec, Oaxaca

“Yo anduve en eso y pues ya sabía del programa. Cuando me enteré que me podía registrar, fui a comprar una ficha de internet y me inscribí desde mi celular”.

Cuenta que le aparecieron dos opciones. Capacitarse en una planta purificadora de agua o en la cenaduría.

“Escogí la cenaduría de Doña Childa porque a mí me gusta lo de la comida”, dice el joven.

Lee: El joven de 27 años de edad está contento con lo que aprende todos los días en la Cenaduría de Doña Childa.

“Yo me fui cinco años a Colima a buscar empleo allá, estuve trabajando con un señor que tenía una empresa avícola y un restaurante. Su especialidad eran los platillos con pollo. Yo le ayudaba y ahí aprendí y me gustó”.

jovenes

Cuando regresó a su pueblo para casarse con su novia de la adolescencia, Daniel quiso montar un negocio de comida.

“Mi patrón me regaló varias recetas, me dijo, guárdalas y no se las enseñes a nadie porque esto es dinero. Yo monté mi negocito en Tapanatepec, el municipio de al lado, porque es más grande y hay más gente. Era un puestito, pero me estaba yendo bien. Vendía birria de pollo, pollos asados, chuletas, pellizcadas, enchiladas. De ahí salió dinero hasta para mi boda”.

Pero entonces llegó el crimen organizado. “Llegaron a pedirme piso, querían que les diera una cantidad. A la tercera vez se portaron muy agresivos. Ya no volví al negocio. Solo mandé a mi cuñado y a un amigo a recoger lo que se pudo”.

Daniel volvió a trabajar en el campo. En la huertita de mango de su papá, en el cultivo del maíz y en el ajonjolí. “Pero no me gustaba ese trabajo”.

Por eso cuando supo que podía inscribirse en Jóvenes Construyendo el Futuro, aprovechó y buscó la mejor opción.

“Cuando empecé en la cenaduría solo nos ponían a picar cebolla, después a mí ya me empezaron a enseñar el punto exacto de la cocción de la carne para las tlayudas. Yo de cocina ya sé muchas cosas, no es que esté aprendiendo mucho, pero voy a ahorrar, para comprar sillas y mesas”.

Daniel confiesa que él sí le va a hacer competencia a su tutora, Doña Childa, cuando finalice su año de capacitación.

“Sí, yo sí voy a poner mi negocio de comida, aquí en el patio. A ver cómo me va. La gente sí compra antojitos aquí, sobre todo en tiempo de cosecha de mango, la gente tiene su dinerito para gastar. A mí ya me piden pollos asados o en birria, y se los hago. Así que voy a comprar mis mesas, mis sillas con lo que ahorre de la beca y a ver cómo me va, al fin acá, en Zanatepec, todavía no se ve eso de la extorsión”.

Daniel dice que no todos los becarios que están en la cenaduría, siete en total, piensan como él.

“Hay siete muchachos en el puesto, 4 hombres y 3 mujeres. Los demás no están pensando qué hacer cuando se acabe el año de beca, ellos están por el dinero y ya”.

Lee: ‘No estoy en mi área, pero es experiencia’: Las fallas del programa Jóvenes Construyendo el Futuro

Reciclando PET

Cristian Torres Trujillo eligió un negocio de reciclaje para capacitarse. Se enteró del programa porque la presidenta municipal de Zanatepec lo anduvo promocionado.

Asegura que le está yendo bien en su capacitación y que hay buenas perspectivas con su tutor.

“Es un pequeño centro de reciclaje. Somos cuatro becarios y nos toca separar las botellas por colores: verde, azul, blanca y contaminada (las que tienen cloro, downy o pino). Las separamos y las metemos así a la máquina de donde salen las pacas que se envían a la Ciudad de México”.

Antes de convertirse en becaria de este programa estrella de la administración federal, Cristian, de 28 años y con la preparatoria terminada, estaba ocupada en las labores de la casa.

Está casada desde hace cinco años, pero no tiene hijos. Su marido se dedica al corte del mango cuando es temporada o haciendo lo que se puede el resto del año.

“Aunque estudié hasta la prepa, acá no hay trabajo. Ahorita el señor, el tutor, pues no tiene más empleados, solo nosotros los becarios, que somos cuatro y van a llegar dos más, porque si no hay este programa pues no dan trabajo, porque no hay para la paga. Ahorita el señor nos dice que va a tratar de conseguir un apoyo del gobierno para crecer el negocio, para con el plástico reciclado hacer bolsas y palanganas, y que si lo logra nos puede dar empleo a todos, yo espero que sí, estaría bueno”.

Leer: Con 27 mil vacantes, arranca este jueves en Tlalnepantla el programa Jóvenes Construyendo el Futuro

Ese es el plan de Cristian para cuando termine su año de capacitación: quedarse a trabajar en la recicladora, pero eso depende de que le otorguen el apoyo gubernamental a su actual tutor.

“Acá hay muchos muchachos que quieren trabajar bien, que quieren aprender cosas, son listos, son movidos, pero pues muchos apenas llegaron a primaria a secundaria y no hay trabajo, pero ojalá que se les pudiera ayudar más, traer proyectos productivos”, dice Nilma, la agente municipal del Ejido 20 de Noviembre, de Tapanatepec.

Nilma cuenta que ella quiso registrarse como tutora del programa y tener becarios para que le ayudaran a reforestar o cultivar a la orilla de las vías por donde pasa la Bestia, pero no tuvo buena suerte.

“A la mejor podemos lograr que les impartan talleres para que aprendan a cultivar con técnicas de agroecología, porque acá en la zona se sembraba mucha sandía, solo que ya la tierra se agotó de tanto químico que le echan, pero la podríamos recuperar, sembrar otras cosas con el apoyo de los muchachos, nada más que no me han aceptado como tutora, quién sabe por qué”.

Investigarán cualquier tipo de abuso

Diana Núñez, coordinadora de programas de Bienestar en Zanatepec, afirma que en todos los casos están analizando qué tipo de capacitación están recibiendo los jóvenes inscritos en este municipio con poco más de 14 mil habitantes, de los cuales 67.2 % viven en situación de pobreza y 14.6% en pobreza extrema, de acuerdo con cifras del Coneval.

Entrevistada por Animal Político reconoce que ya dieron de baja a dos tutores que pusieron a barrer y lavar trastes a sus becarios, en tanto hay otros dos casos en los que detectaron “abusos” en la forma de actuar de los tutores con los jóvenes. Específicamente  en un negocio relacionado con motocicletas y una miscelánea que ya fueron dadas de baja.

Leer: Los jóvenes que integran el bono demográfico de México tienen un futuro poco alentador, advierte ONG

De acuerdo con Núñez, para evitar este tipo de abusos organizará frecuentemente rondas de verificación con los tutores y becarios, para corroborar que se estén capacitando correctamente los muchachos.

“Si les sirve lo que aprenden y cómo los tratan”.

En relación a la selección de los perfiles de negocios y tutores que han solicitado los servicios de becarios, como es el caso de la Cenaduría Doña Chila y los casos que han sido dados de baja, la coordinadora del programa asegura que no está entre sus responsabilidades seleccionarlos, pues eso es decisión de la Secretaría del Trabajo a nivel federal.

Sin embargo, sostiene que en el caso de la cenaduría revisarán que no exista ningún tipo de abusos o mal trato para los becarios.

“Vamos a revisar si es adecuado que tengan tantos jóvenes como becarios y qué están aprendiendo“.

Animal Político buscó una entrevista con la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) para conocer sobre los criterios utilizados para la selección de los tutores en este municipio, pero hasta el cierre de esta edición no se pudo tener una respuesta.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las lecciones que podemos aprender de Asia para prepararnos para una segunda ola de COVID-19

La pandemia golpeó primero la parte más oriental de Asia, donde países que introdujeron confinamientos, pruebas masivas y estrategias de rastreo ahora están lidiando con nuevos picos de infecciones.
26 de mayo, 2020
Comparte
Graffiti en California

Getty Images
Esta semana, el equipo de respuesta covid-19 de la Unión Europea sugirió que Europa debería prepararse para una segunda ola.

La pregunta ya no es “si” habrá una segunda ola de contagios por coronavirus, sino “cuándo y qué tan devastadora” será, dice la bióloga celular Jennifer Rohn, quien ha estado siguiendo de cerca el desarrollo de la pandemia en Asia y su propagación por todo el planeta.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dicho que el nuevo coronavirus puede haber llegado para quedarse y que mantenerlo bajo control requerirá un “esfuerzo masivo”.

Incluso los países con estrategias efectivas para hacer frente a la pandemia a través de pruebas, rastreos y confinamientos, como Corea del Sur y Japón en Asia, pero también Alemania en Europa, han visto nuevos picos en las infecciones después de que se relajaran las restricciones.

Esta semana, el equipo de respuesta covid-19 de la Unión Europea sugirió que Europa debería prepararse para una segunda ola.

Mujer en las calles de Kioto con una máscara protectora

Getty Images
Japón, como muchos otros países asiáticos han relajado las restricciones de movimiento del público, pero han registrado nuevos focos de infección.

“La pregunta es cuándo y qué tan grande”, dijo la directora del equipo, Andrea Ammon, según un informe del periódico The Guardian.

Los gobiernos de todo el mundo ahora tienen que tomar medidas contra una posible segunda ronda del virus y sus ojos están puestos en Asia Oriental.

¿Qué lecciones podemos sacar de los países que tuvieron que lidiar con la covid-19 primero y que están por delante del resto en la curva de coronavirus?

Cada caso, cada contacto

Rastreo de contactos en Corea del Sur

Getty Images
Corea del Sur aplica una combinación de estrategias que incluyen el rastreo de contactos que haya tenido una persona infectada del coronavirus.

La principal lección que Asia Oriental tiene para el resto del mundo, según los expertos en salud de la OMS que monitorean la región, es que es crucial “encontrar, aislar, evaluar y atender cada caso, y rastrear y poner en cuarentena a cada contacto”, dice el el director general de la OMS, Tedros Adhanom.

Jennifer Rohn, experta en virus y células del University College London, está de acuerdo: “Teniendo en cuenta los datos procedentes de Asia, hemos visto que la única forma de controlar una segunda ola es mediante pruebas agresivas, rastreo y luego, cuarentena”.

Por ejemplo, Corea del Sur fue una vez un punto de acceso de la covid-19, pero al principio el gobierno introdujo pruebas exhaustivas al tiempo que confiaba en aplicaciones y tecnología GPS para rastrear los casos.

Esta estrategia les permitió “establecer sistemas de alerta locales, por lo que incluso si la situación general está bajo control pero surge un nuevo enfoque, esa ubicación particular puede ser aislada”, agrega Rohn.

Tedros Adhanom es el director de la OMS.

Getty
El director general de la OMS, Tedros Adhanom, aboga por una estrategia de “encontrar, aislar, evaluar y atender cada caso, y rastrear y poner en cuarentena”.

Su eficacia se confirmó recientemente cuando un grupo de nuevas infecciones registradas a principios de mayo, después de semanas sin casi ningún nuevo contagio doméstico, fue rápidamente rastreado y vinculado a lugares específicos en el popular distrito de clubes nocturnos de Seúl.

Una tarea que implicó rastrear a hasta 11,000 personas.

Análisis de datos

La lección número dos, dicen los expertos, es que es necesario recopilar e interpretar datos e investigaciones de lugares como China, Japón y Corea del Sur para comprender cómo se comporta el virus.

“Ahora sabemos algo sobre la tasa de recuperación , pero todavía tenemos mucho que aprender sobre la tasa de contacto ”, dice el profesor Alistair McGuire, presidente de Economía de la Salud del Departamento de Política de Salud de la London School of Economics (LSE).

Laboratorio de análisis del coronavirus en el Centro Médico de la Universidad de Leiden

AFP
Todavía hay mucho que aprender sobre el comportamiento del virus.

Este es un nuevo virus que se comporta de manera diferente a otros que han surgido en los últimos años, como el SARS en Asia o el ébola en África, por lo que la recopilación y el contraste de información para llenar la mayor cantidad de vacíos posible es crucial.

Luego, una tercera lección proviene de la triste comprensión de cómo se comporta el virus una vez que se relajan las restricciones: “No seas demasiado optimista“, advierte el profesor McGuire a la luz de la experiencia asiática.

Un confinamiento exitoso no significa que un área estará libre de coronavirus. La región de Hokkaido, en Japón, fue una de las primeras en imponer un encierro severo a finales de febrero.

A mediados de marzo, el número de casos nuevos se había reducido a uno o dos por día. El éxito de las medidas fue tal que se levantó el estado de emergencia y, en abril, las escuelas habían reabierto sus puertas.

Pero menos de un mes después, el estado de emergencia tuvo que volver a imponerse, ya que la isla luchaba contra una segunda ola de contagios abrupta.

Esto por ahora, no debería sorprendernos, dice Rohn: “Incluso en países donde la epidemia parece estar bajo control, a medida que las políticas se relajan, las infecciones aumentan. Esto es algo que va a suceder en todo el mundo”.

No una, sino dos pruebas

Hay un mensaje simple que los expertos en salud repiten: “Lo realmente importante que hemos aprendido de Asia es que las pruebas son cruciales“, dice Rohn.

“Una de las razones por las cuales Corea del Sur fue tan efectiva para contener el virus es debido a su política agresiva de pruebas, rastreo y cuarentena”, agrega la experta.

Corea del Sur lanzó campañas masivas de detección de covid-19 en todo el país.

Getty
Corea del Sur lanzó campañas masivas de detección de covid-19 en todo el país.

Al principio, los casos en Corea del Sur se dispararon. Pero el país desarrolló rápidamente un sistema para realizar alrededor de 10,000 pruebas diarias de forma gratuita desde febrero, basándose en la experiencia que habían reunido durante el brote del Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS por sus siglas en inglés) de 2015.

“La forma en que dieron un paso adelante y examinaron a la población fue realmente notable”, le dijo a la BBC en marzo Ooi Eng Eong, profesor de enfermedades infecciosas en la Universidad Nacional de Singapur.

Los países occidentales que tomaron en cuenta el enfoque de pruebas masivas del Este de Asia, como Alemania, lograron mantener su número de muertos mucho más bajo en comparación con otros países europeos que no lo hicieron, como Reino Unido y España.

Pero no solo eso: la forma en que Asia ha manejado sus datos también muestra la importancia de las pruebas dobles.

“No solo necesitamos saber quién tiene el virus, lo cual se puede descubrir con una prueba de hisopado, también necesitamos una prueba de anticuerpos para saber quién lo tuvo”, dice el profesor McGuire.

En Taiwán y Japón, por ejemplo, se rastreó y confinó a quienes daban positivo y a aquellos con quienes habían entrado en contacto, por lo que surgió un mapa de quién se había contagiado y de dónde se había propagado la infección.

Los “coronadetectives” de Singapur llegaron a los titulares de todo el mundo, ya que localizaron a miles de personas que habían estado en contacto con el virus, utilizando imágenes de videovigilancia y otros métodos y les ordenaron que se autoaislaran hasta que salieran los resultados de las pruebas.

A los aislados se les contactaba varias veces al día y, a veces, se les pedía que enviaran pruebas fotográficas de su ubicación.

Hong Kong estableció sistemas aún más intrusivos, con brazaletes electrónicos para quienes llegaban del extranjero.

Brazalete electrónico

Getty Images
En Hong Kong se les obliga a las personas que llegan del extranjero a portar un brazalete electrónico.

Expertos advierten que los países que no hayan realizado pruebas y rastreos masivos carecerán de datos esenciales a la hora de contener olas posteriores.

“Sabemos que esta es una enfermedad realmente infecciosa”, agrega McGuire, “solo hay que mirar lo que sucedió en Corea del Sur, un país con políticas eficientes… una vez que se relajaron, una sola persona logró contagiar más que otras 100 en un solo fin de semana”.

Y el país se está preparando para otro posible grupo de infectados, ya que se detectaron 13 nuevos casos de covid-19 el 18 de mayo en uno de los principales hospitales de Seúl.

Pero como han sido consistentes con su recopilación de datos, los Centros Coreanos para el Control y la Prevención de Enfermedades (KCDC por sus siglas en inglés) pudieron establecer el origen de nueve de esos nuevos casos casi de inmediato, según la agencia de noticias Yonhap.

Reinventar la salud pública

También es importante observar lo que los servicios de salud pública pueden aprender de su propia experiencia, dice la profesora Judit Vall, quien ha estado monitoreando cómo los sistemas de salud están lidiando con el coronavirus desde la Facultad de Economía de la Universidad de Barcelona.

“En esta pandemia, el sector de la salud ha demostrado que puede reinventarse y adaptarse rápidamente“, le dice a la BBC.

Enfermeras con máscaras protectoras en Líbano celebran el Día de la Enfermera

EPA
Los sistemas de salud del mundo han tenido que adaptarse a las nuevas condiciones.

China construyó un hospital de 1,000 camas en Wuhan, la ciudad donde se originó la pandemia de covid-19, en solo ocho días, y abrió el camino sobre cómo planificar y organizar hospitales de campaña de emergencia.

“Los hospitales y centros de atención primaria en todo el mundo han aprendido mucho de otros, pero también de ellos mismos“, dice Vall, “y estarán en una mejor posición para manejar la próxima ola cuando esta llegue”.

Y hay otro consejo muy importante antes de lo que parece una batalla prolongada contra la enfermedad, dice Vall: “Cuidar la salud mental a corto y largo plazo de los trabajadores de salud”.

“Hay estudios en Asia que muestran cómo después de una experiencia como esta, los trabajadores de la salud pueden sufrir trastornos de estrés postraumático“, afirma.

“Al observar los datos anteriores, nos dimos cuenta de que incluso tres años después del brote de SARS a principios de la década de 2000, alrededor del 10% del personal en ese momento todavía informaba de síntomas de depresión”.

Olas sucesivas… durante muchos meses

A medida que los epidemiólogos monitorean el desarrollo de la pandemia en el tiempo y el espacio, ya han establecido que el virus se mueve “en olas”.

“Pero solo son olas porque estamos bloqueando y reduciendo las posibilidades de contagio”, dice Rohn. “De lo contrario, experimentaríamos un frente destructivo masivo”.

“ regresan cuando levantamos el confinamiento. Esto es lo que sucede cuando tienes un nuevo virus y no hay inmunidad en la población“, agregó.

En Corea del Sur, las estaciones de metro se desinfectaban constantemente para mantenerlas libres de virus.

Getty
En Corea del Sur, las estaciones de metro se desinfectaban constantemente para mantenerlas libres de virus.

Por más aterrador que pueda parecer para la población en general, las segundas olas son un escenario común en una pandemia, como lo revela la historia y la OMS afirma que “las olas de actividad se extendieron durante meses”, por lo que señales inmediatas de “tranquilidad” pueden resultar prematuras.

“No es solo lo que podemos aprender de otros países, sino también lo que podemos aprender del pasado”, le dice a la BBC Laia Maynou, del departamento de Política de Salud de la LSE, “y especialmente de lo que sucedió con la gripe española en 1918, que es la única otra experiencia que tenemos comparable a la pandemia actual”.

“En ese momento, se recopilaron muchos datos detallados sobre cómo se relajaron los confinamientos. Nuevos estudios basados ​​en las viejas cifras nos están dando información valiosa sobre cómo las segundas olas golpean a diferentes poblaciones”, dice Maynou.

“En 1918, hubo una ola tras otra en todo el mundo, dependiendo de lo estrictas que eran las políticas”, agregó Rohn.

“Somos optimistas por naturaleza… pero ahora los gobiernos necesitan gestionar las expectativas de la gente”.

Y como hemos visto en Asia, “lo más probable es que sea un escenario de ‘mirar, esperar y responder’ y podríamos encontrarnos en esta situación hasta 2022″, afirma Rohn.

Juego de espera

Pero tal vez, la principal lección a tener en cuenta sea que “no hay una sola medida o táctica que haya marcado la diferencia” por sí sola, dice Naoko Ishikawa, gerente de incidentes covid-19 de la OMS para la Región del Pacífico Occidental.

Pruebas de laboratorio en Rusia para encontrar una vacuna contra el coronaviurs

Reuters
Mientras no haya una vacuna, continuará el riesgo.

“No se trata solo de las restricciones físicas o de distanciamiento físico. Muchos de los países y áreas de esta región han hecho todas estas cosas, a través de un enfoque integral de todo el gobierno y toda la sociedad“, agrega.

La capacidad de responder a las segundas olas parece depender de una combinación de medidas articuladas juntas, así como de grandes datos para evaluar y ajustar la respuesta.

“Muchos de estos enfoques son lecciones aprendidas del brote de SARS de 2003”, mientras que otros se han aprendido en los últimos meses, afirma Ishikawa.

La OMS ha advertido contra el intento de predecir cuándo desaparecerá el virus.

La experiencia de Corea del Sur y Japón es una historia de advertencia sobre cuán precarios son los mecanismos de control contra este virus.

“Aunque actualmente no estamos viendo transmisión comunitaria a gran escala en esta región, tampoco podemos bajar la guardia”, dice Ishikawa.

“Hasta que tengamos una vacuna efectiva y accesible, todos seguimos en riesgo”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kLdwBsIG5bY

https://www.youtube.com/watch?v=QZ9JbrioTiw

https://www.youtube.com/watch?v=bDR5eXAxyfs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.