¿Cómo llegó el explosivo a la oficina de la senadora de Morena? Debió pasar al menos dos filtros
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

¿Cómo llegó el explosivo a la oficina de la senadora de Morena? Debió pasar al menos dos filtros

En el Senado hay dos formas de recibir paquetes, uno es por mensajería con la supervisión de la Oficialía de Partes o por un particular con autorización previa de un legislador.
Cuartoscuro
Por César Reveles
30 de mayo, 2019
Comparte

Antes de que el paquete explosivo, que simulaban ser libros, llegara a la oficina de la senadora Citlali Hernández, tuvo que pasar, al menos, por dos filtros de seguridad. El paquete pasó sin problema.

El lunes 27 de mayo, después de pasar los filtros que opera la Dirección General de Resguardo Parlamentario, se presentó en la Oficialía de Partes un mensajero y entregó un paquete para la senadora; el paquete se registró y se entregó conforme al procedimiento descrito.

Este miércoles, al abrir el paquete explotó frente a Citlalli Hernández, sin causarle lesiones graves.

Leer: Estalla artefacto en la oficina de la senadora Citlalli Hernández; me encuentro bien, dice

Todos los paquetes externos que llegan a las oficinas de las y los senadores pasan al menos por dos revisiones antes de llegar a sus escritorios, explicó a Animal Político, la exsenadora y ahora diputada independiente, Martha Tagle.

La mensajería externa llega a la Oficialía de Partes donde es revisada y de ahí a las oficinas de los legisladores; luego pasa por un segundo registro hecho por el o la asistente del legislador, señaló.

“(…) una vez que ellos lo autorizan llegan a las oficinas donde se hace un registro y nuestros asistentes acumulan todos los acuses de lo que llega por paquetería”, dijo Tagle.

De acuerdo con una tarjeta informativa del Senado sobre la seguridad en el recinto, todas las personas o proveedores que entregan paquetes en la Oficialía deben presentar una identificación vigente con fotografía y datos generales de procedencia y motivo de visita.

Luego, en el módulo de Resguardo Parlamentario se presenta además una identificación oficial vigente con fotografía y se registra de forma manual, asentando el nombre de la persona, empresa y/o procedencia, motivo y persona a quien visita.

Como tercer paso, se realiza la revisión de seguridad a través del arco detector de metales y la máquina de inspección por rayos X. Por último, la Oficialía de Partes recibe, clasifica y distribuye al interior de la Cámara de Senadores.

Una segunda forma de recibir algún paquete o regalo es de forma personal, es decir, un particular puede ingresar hasta la oficina del destinatario con previa autorización de un legislador.

Leer: Disparan contra el vehículo del diputado local Pedro Carrizales, El Mijis, en SLP

“Si se trata de un regalo o un documento de mayor relevancia puede ser entregado de forma personal pero por un particular, mensajeros no entran. Todos los particulares que entran al Senado para hacer entrega de algo se registran previamente y deben contar con autorización de un legislador o legisladora”, agrega la diputada.

De acuerdo con Tagle los paquetes como el que recibió la senadora Citlalli Hernández, contienen libros, revistas u oficios.

“También es importante señalar que si una o un senador permite el acceso a un particular, ya sea por visita o para entregar oficios dentro de las instalaciones, éste puede caminar libremente en las instalaciones y teniendo acceso a todas las áreas”, comenta Tagle.

Este jueves, en conferencia de prensa el presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República (Jucopo), Ricardo Monreal, informó que la Cámara de Senadores no cuenta con un detector de explosivos en sus entradas, herramienta que pudo haber ayudado a detectar el artefacto que recibió la senadora. 

“Esos servicios más profesionales los tiene la Fiscalía General y normalmente es con perros (…) nosotros a partir de esto mejoramos la revisión de todo lo que se envía antes de que lleguen a las oficinas de los legisladores”, refirió.

Tampoco se hace una revisión estricta de automóviles ni de los legisladores, expuso la diputada Tagle, solo ocurre en eventos especiales. “Solo hay detector de metales para nuestros automóviles cuando hay visitas importantes y revisión a visitantes cuando hay congresos o entran grupos numerosos de la sociedad civil”.

Según Tagle, una de las diferencias de la actual legislatura con la anterior es que ya se colocaron más puertas de cristal en varias entradas pero no arcos de seguridad, lo que se traduce solo en más filtros para entrar.

Leer: Intentan asesinar al secretario del Trabajo y exfiscal de Jalisco; hay seis presuntos responsables detenidos

El área de comunicación social del Senado de la República dijo a Animal Político que preparan un documento para detallar el protocolo de seguridad que se implementarán en las entradas del recinto.

Habrá más restricciones: Monreal

Este jueves la Cámara de Senadores trabaja con normalidad y se han reforzado las medidas de seguridad en las entradas.

Las revisiones en las entradas se reforzaron.

Horas después de la explosión Monreal dijo que propondrá una mayor restricción a la entrada y salida de personal, visitantes y proveedores, además de profundizar en la vigilancia que realiza el personal de Resguardo Parlamentario, a través de las cámaras de circuito cerrado.

“Ya lo habían comentado algunos coordinadores, pero la mayoría no habíamos aceptado extremar las precauciones del ingreso, incluso al Salón de Plenos (…) vamos a tener que tomar medidas más restrictivas, no sólo del envío de paquetería sino la revisión de la vigilancia, seguridad y también de la revisión de la paquetería previa, porque es una llamada de atención que no podemos desoír”, añadió.

El Senado informó que implementará nuevas acciones de seguridad:

1-Renovar del sistema de circuito cerrado.

2-Mantener actualizados los equipos de rayos X, arcos detectores de metales y detectores manuales Garrett.

3-Implementar protocolo con binomios caninos con especialidad en explosivos.

4-Habilitar un espacio a Resguardo Parlamentario para la implementación de un filtro previo de mensajería y paquetería externa para su revisión y validación antes de su ingreso a Oficialía de Partes. No habrá un solo paquete que no sea revisado por binomios caninos.

5-Centralizar en la Oficialía de Partes Única la recepción y distribución de mensajería y paquetería de la Cámara de Senadores.

6-Habilitar el acceso a los trabajadores y legisladores solo por torniquetes con reconocimiento de huellas dactilares incluso en horas pico.

7-Fortalecer la revisión a través de arcos detectores y rayos X en los accesos de los estacionamientos.

Moreal dijo que la senadora no le atribuye a nadie el hecho. “No es una mujer de conflicto ni tampoco hay una agenda que la pudiera colocar en riesgo, no la hay; la agenda que tenemos es por todos conocida y es una agenda de grupo, no son agendas individuales”.

Según el presidente de la Jucopo en lo que va de la actual Legislatura no se habían recibido ningún tipo de mensajes intimidantes, amenazas o algún tipo de incomodidad.

Reiteró que por ahora la investigación de los hechos está en manos de la Fiscalía General de la República (FGR) por lo que no se darán a conocer mayores detalles sobre el paquete, el remitente y cómo fue que lo recibió la senadora, si por mensajería o de forma personal.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El Halconazo: cómo fue la masacre que dejó cientos de estudiantes muertos en México y fue investigada como genocidio

Luego de la matanza de estudiantes de 1968, los universitarios de México volvieron a salir a las calles el 10 de junio de 1971. La fecha es recordada como el "halconazo", pues enfrentaron otro tipo de represión encubierta.
9 de julio, 2022
Comparte

La masacre del 2 de octubre de 1968 fue un suceso traumático para los estudiantes universitarios en Ciudad de México.

Militares usaron sus armas para terminar con una protesta estudiantil en la plaza de Tlatelolco, la cual dejó cientos de muertos, heridos, desaparecidos y detenidos.

Los universitarios no dejaron morir su movimiento, pero pasaron más de dos años sin organizar una nueva marcha masiva contra el gobierno.

Hasta el 10 de junio de 1971.

En esa fecha, un jueves de Corpus en el calendario católico -que luego daría nombre a lo ocurrido-, vieron la oportunidad de nuevamente salir a las calles y manifestarse a favor de la educación pública y el movimiento estudiantil de la época.

“Testimonios de manifestantes ese día dicen que la emoción era mucha. Era volver a tomar las calles que les habían intentado arrebatar en 1968. Entonces el 10 de junio era volver a tomar las calles y tenía un simbolismo muy importante”, le explica a BBC Mundo el historiador Camilo Vicente Ovalle.

Pero todo terminó en una nueva matanza.

Jóvenes protestan el 10 de junio de 1971 en Ciudad de México

Paco Ignacio Taibo II/La Jornada
Los universitarios se reunieron en Ciudad de México el 10 de junio de 1971.

Un grupo paramilitar, llamado los “halcones” y organizado por el gobierno mexicano, paró la protesta en seco.

A las agresiones con palos les siguió el uso de armas de fuego. Incluso los heridos fueron “rematados” en las salas de emergencias de los hospitales.

Desde entonces se conoció a lo ocurrido como el “halconazo” o la “masacre del “jueves de Corpus”, un hecho que incluso una fiscalía especial calificó décadas después como “genocidio”, pero por el que nadie fue condenado.

El motivo de la protesta

La protesta del “jueves de Corpus” se dio en respaldo a los estudiantes de la Universidad Autónoma de Nuevo León, del norte del país, que se habían ido a huelga por conflictos con el gobierno estatal.

Le sumaron sus propias demandas, como la liberación de presos políticos y la democratización de la educación pública.

Jóvenes protestan el 10 de junio de 1971 en Ciudad de México

INEHRM
La marcha exigía la liberación de presos políticos de 1968, entre otras demandas.

“Hay un golpe brutal a las movilizaciones sociales y populares en 1968, pero los estudiantes se continuaron organizando”, señala Ovalle, autor de “Tiempo suspendido”, un libro que documenta -incluso con archivos clasificados- lo ocurrido entorno a episodios como el de 1971.

Los universitarios en la ciudad de Monterrey pidieron la solidaridad del resto del país, así que los alumnos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN) -las dos instituciones superiores más importantes del país- respondieron al llamado.

En ese contexto, alumnos de la UNAM y del IPN convocaron la marcha del 10 de junio.

Jóvenes protestan el 10 de junio de 1971 en Ciudad de México

INEHRM
La manifestación estudiantil no estaba autorizada por el gobierno. Pero los jóvenes dijeron que había garantías de que sería pacífica.

Pese a que la huelga de la UANL ya se había suspendido antes de esa fecha, y las demandas se habían atendido, los estudiantes de Ciudad de México decidieron mantener la cita para protestar.

El inicio del ataque

A las 4 de la tarde, la protesta dio inicio con unos 10.000 estudiantes concentrados en el Casco de Santo Tomás, uno de los campus del IPN.

Planeaban caminar hacia el Zócalo, la plaza más importante de Ciudad de México.

“Era una marcha no autorizada. Entonces los estudiantes se encuentran calles bloqueadas por granaderos y policías que impiden que avance la marcha o que tomen otras calles”, explica Ovalle.

Jóvenes protestan el 10 de junio de 1971 en Ciudad de México

Paco Ignacio Taibo II/La Jornada
La policía y el ejército no buscaba disuadir activamente la protesta, pero sí bloquearon calles.

Resueltos a avanzar pacíficamente, habían caminado un kilómetro cuando se encontraron con el grupo de los “halcones” -reportes dicen que eran al menos 400 o 500- en el cruce de dos avenidas.

Esta vez no eran uniformados de la policía del Departamento del Distrito Federal (DDF), ni del ejército, los que intentaban “romper” la protesta, como en 1968. El ataque vino de jóvenes vestidos de civil que cargaron contra el contingente estudiantil.

“Los halcones estaban esperando en el punto definido para el ataque. Sí había algunos infiltrados en la marcha, pero el grueso del grupo paramilitar entra por esa parte de la avenida y se lanza en contra de la manifestación”, explica Ovalle.

Miembros del grupo los "Halcones"

INEHRM
Los miembros de los “halcones” fueron armados con apoyo de la policía y el ejército, según se supo después.

Víctor Guerra, uno de los líderes estudiantiles de la época, relata que él estaba integrándose a la marcha cuando empezó todo.

“Vi que la policía se bajaba para apoyar a los halcones. Vi cómo les proporcionaban varas de bambú. Minutos después de eso empezaron los disparos“, explicó Guerra a la agencia estatal mexicana Notimex.

“Fue una ratonera”

Como luego reconocería el coronel Manuel Díaz Escobar, entonces funcionario del DDF, los “halcones” fueron financiados y capacitados por el gobierno. El militar también había estado al frente del batallón “Olimpia” que atacó a los estudiantes de la masacre de 1968.

Estudiantes protestando en México el 10 de junio de 1971

CUEC-UNAM

El grupo portaba varas de bambú porque fueron entrenados en artes marciales y usaban los palos como arma kendo. La película “Roma”, de Alfonso Cuarón, así lo retrata.

Pero su actuación fue combatida por los estudiantes aquel 10 de junio.

“Son repelidos por los manifestantes. Y al ver la resistencia, se repliegan. Entran en su lugar halcones que ya llevan fusiles M-1 y otras armas de fuego que comienzan a disparar contra la manifestación”, explica Ovalle en base en la documentación que obtuvo.

Miembros del grupo los "Halcones"

Paco Ignacio Taibo II/La Jornada
Los “halcones” utilizaron armas de fuego incluso en hospitales.

Por su parte, Guerra cuenta algo similar: “Vi a un sujeto, en una foto muy famosa, que está disparando afuera de la Escuela Nacional de Maestros, hincado, disparando hacia adentro”, relata.

También asegura que desde lo alto de un edificio contiguo pudo ver disparos “hacia la multitud”.

Fue un ataque indiscriminado, que tuvo toda la intención de dispersar a los manifestantes y, nuevamente, mostrar el poder del Estado, pues la policía y el ejército respaldaron las acciones.

“Fue una ratonera (…) Como la táctica de yunque y martillo: hay una fuerza que empuja al enemigo contra una fuerza superior que los aplasta“, explica el historiador.

El “remate” en hospitales

La manifestación se dispersó al transcurrir los siguientes minutos.

Muchos estudiantes intentaron esconderse en las escuelas, negocios y viviendas de la zona. Pero ni los heridos, que habían llegado a clínicas como el Hospital Rubén Leñero estuvieron a salvo.

Miembros del grupo los "Halcones"

Paco Ignacio Taibo II/La Jornada
Algunos recuentos indican que ese día murieron hasta un centenar de jóvenes, pero la documentación muestra que fue una treintena.

“Hay periodistas, pacientes, médicos y enfermeras que fueron testigos de cómo grupos de halcones entraron al hospitaly agredieron a estudiantes con armas de fuego”, explica Ovalle.

La acción se calificó como el “remate” de los heridos, documentado en numerosas notas y crónicas en los medios que, pese al control informativo del gobierno en aquella época, salieron a la luz ya que los periodistas fueron también atacados.

“La prensa estaba muy enojada con el gobierno federal. Estaban tan molestos que Luis Echeverría tuvo que reunirse con ellos a los dos días del ataque para ofrecer disculpas”, señala Ovalle.

Estudiantes protestando en México el 10 de junio de 1971

CUEC-UNAM
Las autoridades de ese entonces culparon de lo ocurrido a los propios universitarios. Luego se sabría que no fue así.

Nunca se ha podido determinar cuántas víctimas hubo. Pero se calculan unos 30 muertos, cientos de heridos de distinta gravedad y decenas de detenidos.

Un “genocidio” descalificado

El líder estudiantil Félix Hernández dice que si bien la “represión” de 1968 “no se justifica y no se entiende”, la del 10 de junio “se entiende menos”.

“El gobierno decidió no utilizar a la tropa uniformada. Entonces utilizó a los halcones, un grupo paramilitar que, sin embargo, estaba formado por exmilitares o militares en activo”, señaló Hernández a Notimex.

Miembros del grupo los "Halcones"

Paco Ignacio Taibo II/La Jornada
Los periodistas también fueron atacados por los “halcones”, lo que dio pie a la publicación de notas y crónicas muy negativas para el gobierno.

En una primera reacción, la Procuraduría General de la República (PGR) indicó que, en base en una investigación, había determinado que un grupo de estudiantes estaba armado.

“Muchos de los integrantes portaban palos, varillas y otras armas”, dijo la PGR al diario El Universal. Otro grupo cargó “contra los manifestantes y fue cuando se provocó una riña colectiva en la que se dispararon armas de diverso calibre”.

Las autoridades constataron la “existencia de francotiradores que hacían sus disparos en contra de los manifestantes y de la policía”.

Pero con el paso de los días, reconocieron que los “halcones” era un grupo que había sido entrenado por el gobierno.

Luis Echeverría

Getty Images
Luis Echeverría gobernó México entre 1970 y 1976.

El alcalde Alfonso Martínez y su jefe de policía, Rogelio Flores, renunciaron a sus cargos. El presidente Luis Echeverría ordenó una investigación.

50 años después, nadie ha sido juzgado ni encarcelado por lo ocurrido.

En la década de 2000, el gobierno de México creó una fiscalía especial para investigar sucesos como el de 1971. Se intentó que el expresidente Echeverría fuera procesado por “genocidio”.

La Suprema Corte determinó que ese delito no había prescrito para Echeverría y su secretario de Gobernación (Interior), Mario Moya Palencia, por lo que podían ser juzgados.

Pero la magistrada del caso, Herlinda Velasco, consideró que no se acreditaba el delito de “genocidio”, sino de “homicidio simple”, que sí había prescrito luego de transcurridos más de 30 años de lo ocurrido.

Miembros del grupo los "Halcones"

Paco Ignacio Taibo II/La Jornada
Nadie fue encarcelado ni juzgado por la matanza de 1971.

Para Ovalle, la matanza del “Halconazo” se explica dando un paso atrás y mirando qué ocurría en aquellos momentos en México.

“El 71 no fue una repetición del 68”, sostiene. “Fue parte de la estrategia contrainsurgente” para combatir a grupos sociales, en momentos en que el comunismo se consideraba un peligro geopolítico en el occidente liderado por Estados Unidos.

“No fueron eventos excepcionales, medidas exageradas de fuerza. Era parte de la estrategia contrainsurgente que el gobierno tenía desplegadas”, señala el historiador.

“Hoy a simple vista parece un error, volver a cometer una masacre, pero no. En esos años había una estrategia en la que los sucesos de 1968 y 1971 cobran sentido”.


Fotografías del acervo del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM) y de la Coordinación de Memoria Histórica y Cultural de México.

El INEHRM y la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Secretaria de Gobernación editaron una antología con documentos de agencias de inteligencia, cables diplomáticos y notas de prensa de México y Estados Unidos sobre el “halconazo. El libro estará en línea para su consulta y descarga gratuita en su web.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VKXKmRQqZLQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.