'No estoy en mi área, pero es experiencia': Las fallas del programa Jóvenes Construyendo el Futuro
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Rodrigo Crespo

'No estoy en mi área, pero es experiencia': Las fallas del programa Jóvenes Construyendo el Futuro

Becarios realizan actividades que no están relacionadas con las carreras que estudiaron, y hay poca supervisión en los planes de capacitación y los tutores.
Foto: Rodrigo Crespo
14 de mayo, 2019
Comparte

A las 7 de la mañana, Christian Ernesto Reyes inicia su jornada como becario de Jóvenes Construyendo el Futuro, cuando un vehículo de Embotelladora Las Margaritas de Coca-Cola pasa por él a su casa, en Cuautla, Morelos. Junto con un promotor de ventas, el joven visita a entre seis y doce clientes de la refresquera cada día. Le toca limpiar los refrigeradores y hacer el “frenteo” (acomodar el producto para que tenga buena vista), también le informa al tendero sobre las promociones y los faltantes, y lo anima a hacer el pedido.

El joven tiene carrera universitaria. Egresó de ingeniería industrial hace un año. Pero como nadie le dio trabajo por no tener experiencia, decidió inscribirse a Jóvenes Construyendo el Futuro. Éste, uno de los programas estrella del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, a cargo de la Secretaria del Trabajo y Previsión Social (STPS), ofrece a personas de entre 18 y 29 años que no estén trabajando ni estudiando vincularlos con una empresa donde recibirán capacitación por un año. También les otorga una beca de 3 mil 600 pesos al mes.

Parte I: ¿Qué aprenden? ¿Sí les sirve el programa? La experiencia de los Jóvenes Construyendo el Futuro


Cristián está recibiendo ese monto por desempeñar, de lunes a viernes de 7 de la mañana a 3 de la tarde (una jornada completa), funciones similares a las de un puesto por el que Coca-Cola paga 8 mil 500 pesos mensuales, y para el que solo exige estudios hasta preparatoria.

Otros siete becarios en Embotelladora Las Margaritas, que en total tendrá 50 participantes de Jóvenes Construyendo el Futuro, confirmaron en entrevista que están desempeñando las mismas funciones de Cristián, entre ellos hay pedagogos, ingenieros y abogados.

Coca-Cola también tiene becarios en su empresa de helados y lácteos, Santa Clara; ahí los jóvenes atienden a los clientes: preparan y sirven helados, y todo lo de café. Nancy Hernández está de miércoles a domingo, de 1 de la tarde a 9 de la noche, en la sucursal de Manacar. Los empleados de la empresa de lácteos ganan en este puesto entre 4 mil 600 y 6 mil pesos al mes. El nivel de estudios que se pide es preparatoria concluida o trunca, lo que quiere decir que les basta con secundaria.

Nancy Hernández recibe sólo los 3,600 de la beca, aunque terminó el bachillerato técnico en trabajo social. En el programa le hubiera gustado una capacitación enfocada en esa área, pero no encontró opciones. “Las que me salieron como disponibles para mí fueron Santa Clara y una empresa de textiles, así que elegí la primera. No está apegada a mi área pero me sirve para tener experiencia en otra cosa, y un ingreso mientras hago mi tesis y puedo entrar a una carrera en trabajo social”.

Lee: Detectan casos de irregularidades en el programa Jóvenes Construyendo el Futuro; hay al menos 50 denuncias

Cuando se le solicitó a Horacio Duarte, subsecretario de empleo, y quien lleva la batuta del programa, los datos de en qué áreas se estaban capacitando los becarios y de qué nivel de estudios, aseguró que no tenía disponible la información, pero se comprometió a enviarla a este medio, lo que no sucedió.

Animal Político también solicitó, vía transparencia, la información desagregada sobre en qué áreas y actividades específicas se están capacitando los becarios del programa, y cuál era su nivel de estudios, pero la STPS respondió que no tenía esa información desagregada.

¿Manos gratis?

Cuestionada sobre si Coca-Cola se genera ahorros al tener a los participantes de Jóvenes Construyendo el Futuro, la firma respondió, a través de su área de Comunicación, que no se están ahorrando salarios ni ganando nada porque no están sustituyendo con aprendices a su propio personal, por ejemplo en el caso de Embotelladora Las Margaritas.

Leer: Jóvenes centran sus esperanzas en programa de AMLO; quieren ganar dinero y también experiencia

Decir que una compañía no gana nada ni se ahorra nada con este tipo de programas es, al menos, una imprecisión. De acuerdo al estudio Aprendices del Siglo XXI, ¿un modelo para América Latina y El Caribe? del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), las empresas tienen un aumento de productividad con la presencia de becarios, aunque estos no sustituyan a su personal, lo que se traduce en ganancias.

“La relación costo-beneficio depende en gran medida de la cantidad de tiempo que el aprendiz dedica directamente a funciones productivas”, afirma el análisis.

Foto: Rodrigo Crespo


En una evaluación de Programas Registrados de Aprendices (Registered Apprenticeships, RA) en Estados Unidos se concluyó –refiere el estudio del BID– que las empresas que participan en estas iniciativas obtienen ingresos sustancialmente mayores. “Nueve años después, los participantes del RA ganaron en promedio 5,389 dólares más que las empresas, con características similares, que no tuvieron jóvenes capacitándose”.

Lee: Con 27 mil vacantes, arranca este jueves en Tlalnepantla el programa Jóvenes Construyendo el Futuro

Esa productividad está tan comprobada, que en los países más avanzados en la implementación de estos programas, las empresas les pagan un salario a los aprendices, porque aun cuando se están capacitando, desempeñan una labor, que genera beneficios a la compañía.

En Alemania, Austria, Inglaterra o Estados Unidos, el pago se fija como un porcentaje del salario mínimo (en Alemania es 60%), pero éste aumenta a medida que el joven incrementa su productividad.

Además de un pago directo al aprendiz, se establece también un contrato entre la empresa y quien va a recibir la capacitación, esos contratos –señala el análisis del BID– otorgan a los aprendices derechos laborales muy similares a los de cualquier otro trabajador e incluyen disposiciones especiales en cuanto a número de horas de trabajo, duración del período de “empleo”, vacaciones y remuneración.

En México, el gobierno es el que les da la beca de 3 mil 600 pesos al mes a los jóvenes del programa. También les otorga seguro médico, a través del IMSS. Las empresas no están obligadas a darles nada como pago ni tienen ninguna obligación contractual con los becarios.

Lo que pasa con México y otros países de América Latina –explica Laura Ripani, coautora de Aprendices del Siglo XXI– es que si las empresas les otorgan un pago a los becarios, por legislación, eso ya implica una relación laboral. Por eso, en los países donde se establece un pago de parte del sector privado, se han hecho legislaciones especiales que permiten el cofinanciamiento de las compañías sin que se genere una relación contractual.

Lee: Presupuesto de becas para jóvenes es insuficiente; el programa está sesgado y tiene visión de corto plazo: estudio

En América Latina, Brasil es el ejemplo, allá se les paga a los aprendices un salario y se firman “contratos de aprendizaje”, así el joven obtiene acceso a las contribuciones al seguro social, al seguro de desempleo y al fondo de garantía por tiempo de servicio, además de un fondo accesible en caso de enfermedad, compra de una casa o terminación repentina del empleo. Al mismo tiempo, el contrato contiene disposiciones especiales en cuanto al número de horas de trabajo.

Sin relación con su carrera

Erika Ortiz es egresada de la carrera en derecho, Montserrat Carrillo es técnica en suelos, Christian Ernesto Reyes es ingeniero industrial, Armando Palma es ingeniero agrónomo, Samantha Anahí Balmes es licenciada en administración, todos están en Embotelladora Las Margaritas capacitándose como promotores de ventas.

Todos dicen que se quedarían a trabajar en Coca-Cola si hubiera oportunidad, aunque Erika, Christian y Samantha aseguran que solo lo harían para poder moverse después a un área ligada a su profesión. Al final, todos dicen que sí realmente pudieran elegir, lo que harían es trabajar en algo relacionado a su carrera. En todo grupo Coca-Cola, la firma ha dicho que tendrá 1,050 becarios de Jóvenes Construyendo el Futuro.

Lee: Así puedes inscribirte al programa de becas de AMLO

Más allá del caso Coca-Cola, sucede el mismo desfase entre perfiles y capacitación. Daniel Leyson, otro becario, quien vive en Tapachula, Chiapas, y se está capacitando en la empresa AveDos, un taller de diseño y publicidad, explica que él egresó en noviembre de la licenciatura en sistemas computacionales, de la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH). Estuvo buscando un trabajo relacionado a su área pero no encontró. Le pedían experiencia y no tiene.

Por redes sociales se enteró del programa y se inscribió. Solo se le desplegaron cuatro opciones de empresas de acuerdo a su localización, dos eran del sector agropecuario (plataneras), otra de servicios de limpieza y la de diseño, donde está. Seleccionó esta empresa porque las otras le parecían mucho más alejadas de su perfil.

En el día a día de su estancia en Ave Dos, Daniel se encargar de atender a los clientes en el mostrador, de hacer el seguimiento de sus pedidos, verificar el inventario, “y diversas actividades que surgen en el día a día, como el mantenimiento de las máquinas”. Daniel admite que prefería un trabajo más en su área y que a él lo que realmente le apasiona es el desarrollo web, “pero aquí en Chiapas hay sobre oferta de jóvenes buscando trabajo, y pocas oportunidades de ese tipo en las empresas”.

En el sector público está pasando el mismo desfase. Gabriela Rodríguez Herrera egresó de la carrera en Administración Industrial, de UPICSA, de IPN, en 2013. No había trabajado porque se dedicó a cuidar a sus dos hijos. El papá de los niños se hacía cargo de los gastos de la casa. Pero decidieron separarse y Gabriela empezó a buscar empleo. “No conseguí, en una empresa me dijeron abiertamente que teniendo niños pequeños, ellos serían mi prioridad y no el trabajo, y no me lo dieron. Por eso me inscribí al programa”.

Gabriela seleccionó la alcaldía de Iztapalapa para capacitarse, pero está desempeñando actividades que no tienen nada que ver con su carrera. Está en la dirección de inclusión y bienestar social, en el módulo de información, donde orienta a las personas sobre los programas que la alcaldía ofrece para apoyar a la población.

Laura Ripani afirma que en otros países ese desfase no se presenta porque están acotados por sector y es la industria quien dirige las vinculaciones. “En México es el joven quien postula y pone sus habilidades y estudios de una forma, digamos, autorreportada y él mismo es quien observa las posiciones disponibles y escoge, es decir, el joven dirige el proceso de alineación, eso no pasa en programas de otros países, como Alemania”.

Allá, precisa Ripani, “son las empresas las que dirigen el proceso, y la vinculación es más sectorial, con jóvenes que están estudiando ciertas carreras para que se vinculen con puestos de aprendices con compañías en el mismo sector. Además, hay mucha variedad de vacantes y con foco en las de mayor perspectiva a futuro, como las de tecnologías de la información y salud”. 

La importancia de los planes de capacitación y los tutores

Laura Ripani, del BID, señala que entre los elementos principales a considerar para el éxito de un programa de aprendices como el de Jóvenes Construyendo el Futuro está tener un plan de capacitación bien definido y cuidar que éste se lleve a cabo.

Edith Pacheco, profesora investigadora de El Colegio de México, quien entre sus líneas de investigación tiene la de mercados de trabajo y desigualdad, dice que es un buen momento para cuestionar los planes de capacitación de las empresas.

Se debe cuidar, señala, y por eso el programa requiere una constante fiscalización y ajustes, “que (los becarios) no se vuelvan mano de obra gratuita, sino que aún en los talleres más pequeños aprendan actividades útiles para calificarlos más”.

Ripani señala que en programas como el de Jóvenes Construyendo el Futuro también es muy importante la figura del tutor. “Es esencial tener un maestro certificado que supervise el trabajo y guíe el aprendizaje. A esta figura hay que prestarle mucha atención dentro del programa, para saber si las empresas tienen este tipo de personas que puedan brindar habilidades, y lo hagan de la mejor manera”.

En las empresas producciones 33, de gestión cultural, y Par64, una plataforma donde se vinculará a proveedores con productoras de artes escénicas, el fundador y director general, David Alvarado, es el tutor de 18 becarios. Él es egresado de la carrera en comunicación y tiene experiencia como gestor cultural. En sus negocios gemelos, de reciente creación, los 18 jóvenes se reparten en diversas áreas, de acuerdo a lo que estudiaron: desarrollo web, diseño, fotografía, video y ventas.

Juan Manuel Martínez es uno de los becarios. Él estudió diseño gráfico digital y está encargado de desarrollar la página de Producciones 33, que como tiene apenas un año de existir necesita de todo. David es el tutor de Juan Manuel, aunque no sabe de desarrollo web. “Yo me he estado capacitando por mi cuenta, hasta el momento no he recibido ningún curso ni nada para eso”, dice el joven.

José Antonio Pérez Magaña, estudió diseño de la comunicación, y tiene la tarea de desarrollar los logotipos de Producciones 33 y de Par64. También se encarga de tomar fotografías y del manual de identidad visual de las dos empresas. David es también su tutor. Para capacitarlo, “dice que le ayudó a pagar un curso en línea sobre diseño de logotipos, buscó asesoría con un amigo diseñador y le dijo que podrá tomar otros cursos, aunque deberá pagar la mitad del costo”.

José Antonio Pérez Magaña (segundo en la foto), en reunión de trabajo con el resto de los becarios que están en las empresas Producciones 33 y Par64.



Para Ripani, las inconsistencias que muestra ahora esta iniciativa del gobierno federal son cosas que se pueden corregir. “El programa es muy nuevo, muy joven todavía, algo como Jóvenes Construyendo el Futuro no se hace en un día, los programa más exitosos de este tipo se han construido con los años, es cuestión de ver donde están las alertas e ir mejorando y avanzando”.

En defensa del programa, Luisa María Alcalde, titular de la STPS, puntualizó en un foro en El Colegio de México que el gobierno no está esperando que solo con esta iniciativa se resuelvan todos los problemas de informalidad o de exclusión.

“Para que todos estos jóvenes tengan una posibilidad de incluirse en el mercado laboral, necesitamos crecer y generar empleo. Ese es el reto principal. Por eso una de las prioridades del presidente Andrés Manuel López Obrador es crecer al 4%, y habrá que avanzar en una política económica distinta: de fortalecimiento del mercado interno, apoyo a pymes y pequeños negocios, promoción de inversiones, desarrollo de diversas industrias y eliminar la corrupción”, señaló Alcalde.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia y Ucrania: Chernihiv, la ciudad ucraniana que podría ser clave para demostrar crímenes de guerra

Un equipo de investigación de Reality Check de la BBC analiza tres ataques en la ciudad de Chernihiv para encontrar claves de las tácticas de Putin en Ucrania y evidencia de posibles crímenes de guerra.
11 de abril, 2022
Comparte

Ha habido llamados urgentes para investigar las acusaciones de crímenes de guerra en regiones anteriormente ocupadas por Rusia en Ucrania, después de las impactantes imágenes que surgieron de civiles asesinados.

Pero hay interrogantes mucho más amplios sobre si los ataques generalizados de Rusia contra objetivos civiles equivalen a crímenes de guerra.

Hemos estado analizando una serie de ataques en una ciudad en particular-Chernihiv- para ver si estos son consistentes con las tácticas rusas utilizadas a lo largo y ancho de Ucrania y si revelan algo de su estrategia.

El siguiente informe contiene detalles gráficos.

1: Ataques directos a civiles

“Nos estaban disparando con todo lo que tenían”, afirma Diana, de 20 años. Después de unos minutos de encontrarse frente a tanques rusos, la mitad de su familia estaba muerta.

Diana, su madre Irina, su compañero Sasha y su hermano menor Maxim huían de Chernihivy, el 9 de marzo, tras soportar semanas de ataques de artillería. Tenían una meta simple -alcanzar un lugar seguro en el occidente del país, donde sus parientes los aguardaban.

Pero a sólo minutos de abandonar la ciudad y dirigirse hacia el sur, se vieron en peligro.

A medida que conducían su Volkswagen Golf por la aldea de Kolychivka, Sasha vio tanques rusos. Uno les disparó inmediatamente. Pisó el acelerador, esperando salir rápidamente de la zona de peligro, pero el auto se varó.

Mientras los disparos continuaban, Sasha les gritó para que salieran del auto, pero Maxim, de 15 años, ya había recibido un tiro. Tenía un hueco en el pecho y sangre le salía de la boca.

Diana, Sasha e Irina se arrastraron hasta unos arbustos, pero los soldados se acercaban, gritando entre ellos, preguntando dónde se escondía la familia. Los chasquidos de las balas sonaban en dirección a ellos.

El pie de Diana estaba gravemente lesionado. Sasha intentó vendarlo, pero cuando se volteó a ayudar a Irina, el horror empeoró.

“Irina abrió su chaqueta para darse cuenta de que no había nada para vendar”, contó Diana a BBC News. “Una parte de su abdomen e intestinos habían sido volados de un disparo”.

Oyeron más tiros y Diana miró a Sasha creyendo que esos serían sus minutos finales.

“Alcanzamos a decirnos que nos amábamos”, dijo. “Le pregunté a Saha, ‘¿Vamos a morir aquí?’ El respondió, ‘Probablemente'”.

“Mi mamá se arrastró con nosotros un poco más. Yo le seguía diciendo, ‘Mamá, arrástrate, por favor, por favor’. Ella decía, ‘Sí, sí’. Y luego se tendió en el suelo. Allí murió”.

Diana continuó moviéndose a gatas, siguiendo a Sasha a medida que abría paso entre la maleza. Atravesaron un campo en llamas y luego un bosque.

Diana y Sasha sobrevivieron y ella pudo llegar a un hospital. Había perdido cuatro dedos del pie izquierdo.

Diana no tienen duda de que los atacantes eran rusos por sus acentos, uniformes y el símbolo Z pintado en uno de los tanques.

El equipo de verificación de la BBC no ha encontrado evidencia alguna de que hubiese objetivos militares legítimos cerca del lugar del ataque.


Otros ataques contra civiles en autos

  • Las autoridades regionales dicen que por lo menos 25 civiles, incluyendo seis niños, han muerto en ataques contra automóviles intentando escapar de Chernihiv, o atacados en espacios públicos, desde el inicio del conflicto
  • Imágenes filmadas por un dron ucraniano en la región de Kiev mostraron la matanza de un hombre que salía de su auto con las manos arriba. Su esposa fue acribillada dentro del auto
  • En la región de Jersón, una familia de cinco fue asesinada por soldados rusos en un retén, según parientes

2: Corte de servicios básicos

El agua es la más básica de las necesidades humanas y hay evidencia de que los rusos han atacado deliberadamente los suministros en Chernihiv.

Una estación de bombeo en las afueras de la ciudad fue atacada el 14 de marzo.

Imagen satelital muestra destrucción de estación de bombeo de agua

BBC

El ataque averió severamente una presa de agua y destruyó una sala de control, según el director de la empresa de acueducto de Chernihiv, Serhiy Malyavko, que añadió que un trabajador de la planta -y tres miembros de su familia- murieron. La familia había tomado refugio allí después de que su casa fuera destruida por artillería.

Las imágenes satelitales muestran los daños a la planta, ubicada por el usuario de Twitter @obretix en una zona boscosa, alejada de otros edificios.

Las fotos publicadas por la empresa del acueducto mostraban un tanque de tratamiento severamente dañado con pequeños cráteres alrededor en el suelo. Impactos que parecen huecos de metralla salpican los edificios.

La secuencia de cráteres visibles en una imagen satelital sugiere ataques lanzados desde tierra, explica Wim Zwijnenburg, un investigador de armas de Pax, una organización a favor de la paz de Países Bajos.

“Los impactos de metralla y la dirección de las explosiones parecen indicar que los misiles fueron disparados desde el lado occidental de la instalación del acueducto, lo que corresponde con la presencia de tropas rusas desplazándose en el occidente, según registros públicos de su ubicación”.

Sin poder tener acceso a la zona propia, los expertos con quienes hemos hablado indican que no es posible ser precisos sobre las armas que se usaron. En lugar de misiles, los daños pueden haber sido causados por armas pesadas o morteros.

Un misil si explotar enterrado en el suelo de una planta de tratamiento de agua

Empresa de Acueducto de Chernihiv
La compañía de acueducto de Chernihiv distribuyó fotos de otros sitios que habían sido atacados.

El director de la empresa de acueducto dice que el lugar fue atacado tres días seguidos.

“No había un objetivo militar. Estos 100% seguro de que las tropas rusas han estado destruyendo la infraestructura de la ciudad para que no haya suministros de gas, ni electricidad ni agua en la ciudad”, expresó Malyavko a la BBC.

Aseguró que otras dos instalaciones en diferentes sitios también fueron destruidas, cortando el agua a la mayoría de la población de la ciudad.

Las reglas de la guerra prohíben ataques premeditados contra objetivos que son indispensables para la vida civil, como el suministro de agua.

“Esto se ha hecho para hacer que la población entre en pánico”, declaró Malyavko. “Y Rusia probablemente espera que si hay una catástrofe humanitaria, las autoridades locales estarán de acuerdo con empezar a negociar, y que la ciudad se rinda”.


Otros ataques contra el acueducto

  • El concejo municipal de Mariúpol dice que las fuerzas rusas intencionalmente atacaron estaciones de bombeo y la tubería principal de una presa allí
  • El gobierno de Ucrania ha reportado severos daños a otras instalaciones de agua y plantas de tratamiento de residuos por todo el país

3: Negar responsabilidad

Era la mañana del 16 de marzo, y la periodista ucraniana Alina Klimenko recibió la noticia de una muy necesitada distribución de pan en la ciudad. Su padre, Vitalii, se apresuró a pararse en la fila.

Pero un poco tiempo después se retiró cuando una casa cercana fue atacada. Otros, ya acostumbrados al sonido de artillería en la ciudad, se quedaron.

Y luego, la misma fila fue atacada.

Alina salió corriendo a filmar las secuelas. Sus imágenes mostraban cuerpos tendidos en el suelo y las ambulancias llegando rápido la escena.

Imágenes borrosas de víctimas civiles en una calle de Chernihiv

BBC

Por lo menos 14 civiles murieron, de acuerdo a las autoridades ucranianas.

Hemos confirmado la autenticidad del video de Alina y lo hemos ubicado en una zona residencial de la ciudad.

El padre de Alina, que tiene experiencia militar, dice que el fuego venía del noreste, consistente con un ataque lanzado por unidades que operaban varios kilómetros al norte de Chernihiv, según el equipo de mapeo del Instituto para el Estudio de Guerra.

El experto en armas Mark Cancian examinó la investigación de la BBC. Dijo que el daño era consistente con el impacto de un misil con un alcance de hasta 30 kilómetros.

La imagen satelital del 16 de marzo muestra a las fuerzas rusas con este tipo de armas 14 kilómetros al noreste de la ciudad.

Imagen satelital que muestra la distancia entre el puesto de artillería ruso y la fila de pan que fue atacada

BBC

La embajada de Estados Unidos en Kiev erróneamente reportó al inicio que las fuerzas rusas en la ciudad habían acribillado a los civiles.

Eso fue rápidamente negado por Moscú que dijo que no había tropas rusas presentes en la ciudad. Pero lo rusos fueron más allá, diciendo que el evento había sido montado, o que los muertos fueron víctimas de “nacionalistas ucranianos”.

Ha habido varios ejemplos de este tipo de negación de parte del gobierno ruso.


Otras veces que Rusia ha negado responsabilidad

  • El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, declaró que las imágenes de cuerpos en Bucha fueron un “montaje” después de que los rusos se habían retirado. Las imágenes satelitales contradicen esa afirmación y la BBC desmintió otras afirmaciones hechas por funcionarios rusos
  • La embajada de Rusia en Londres declaró falsamente que el bombardeo de un hospital de maternidad en Mariúpol en Marzo había sido un montaje. La BBC encontró evidencia que desmiente las afirmaciones
  • Se estima que unas 300 personas murieron en un ataque contra un teatro que refugiaba civiles en Mariúpol. Rusia negó haber realizado el ataque, que ha sido ampliamente condenado

¿Evidencia de crímenes de guerra?

Un factor crucial en cualquier juicio por crímenes de guerra es obtener evidencia clara de un intento deliberado de atacar civiles.

Las imágenes y las declaraciones de testigos pueden ser un punto de partida, dice el profesor Alex Whiting, un antiguo coordinador de investigaciones del Tribunal Penal Internacional.

Pero los investigadores tendrían después que resolver una serie de preguntas básicas:

  • ¿Hay alguna manera de que estos objetivos pudieron haber sido percibidos como militares?
  • ¿Había objetivos militares en la zona?
  • ¿Pudo el ataque haber sido consecuencia de fallas de inteligencia o inclusive un error con el armamento?
Foto del Hotel Ucrania destruido al lado de la imagen satelital del estadio de Chernihiv con un gran cráter de bomba en la cancha

Reuters, Maxar
Un hotel y un estadio de fútbol fueron blanco de ataques en Chernihiv.

A lo largo del conflicto, los servicios de inteligencia ucranianos han divulgado supuestas conversaciones interceptadas de las fuerzas rusas.

En una, se puede escuchar a un hombre con acento ruso dando la orden de disparar contra un automóvil civil.

La veracidad de estas conversaciones no ha sido verificada por la BBC.

Pero construyendo una retrato de patrones consistentes de comportamiento, el caso para los fiscales se fortalece.

Sareta Ashraph, una experta en derecho humanitario, explica que los investigadores estarán buscando establecer estos patrones de comportamiento por todo el país -ya sean instalaciones de acueducto, hospitales o supermercados que hayan sido atacados regularmente- para armar un retrato de la estrategia militar.

“Eso puede mostrar evidencia de ataques deliberados, donde la intención es doblegar a la población civil se vuelve mucho más clara”, dice.

A medida que la guerra continúa, Ashraph dice que le recuerda las tácticas rusas de conflictos anteriores.

“Yo diría que las acciones de Rusia en Ucrania contienen algunas similitudes muy oscuras con las acciones en Siria”, señaló.

La BBC se comunicó con el Ministerio de Defensa de Rusia en relación a todos los casos documentados en este artículo. Todavía no hemos recibido una respuesta.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=tvqrGD4ytjA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.