Niños booktubers ganan certamen internacional y dan consejos para fomentar la lectura
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Fondo de Cultura Económica

Niños booktubers ganan certamen internacional y dan consejos para fomentar la lectura

245 niños, niñas y adolescentes de Colombia, España, México y Argentina concursaron en este certamen de reseñas de libros e invitaron al público infantil a no dejar de leer.
Fondo de Cultura Económica
Comparte

Gustavo Fajardo, un amante de las historias de fantasía y ficción; Arath Ballesteros, un niño a quien no le gustaba leer y Antonio Palafox, un adolescente fan de los romances, fueron los ganadores del IV Certamen Internacional para Booktubers en México, organizado por el Fondo de Cultura Económica, la Secretaría de Relaciones Exteriores, Canal Once y la Secretaría de Cultura.

Originario de Cali, Colombia, y con 11 años de edad, Gustavo Fajardo es un amante de la lectura. Obtuvo el primer lugar en la categoría A (de 9 a 11 años) del certamen, con la reseña del libro: El gato asesino se enamora de Anne Fine. Para este carismático booktuber “todas las historias son cheveres”.

Leer por placer y a bajo costo: el plan del gobierno de AMLO para promover la lectura

Fajardo se enteró de este certamen al leer su revista favorita y le dijo a sus papás que él quería participar. “Me interesó hablar de El gato asesino se enamora porque me pareció chevere el título”, dijo.

Además de tener gusto por los libros, Gustavo formó un club de lectura con sus compañeros para recomendar y hablar de otras obras.

“Lo que más me gusta de mi club de lectura son los seguidores porque sé que las personas que me siguen son personas que les gusta leer”, explicó.

Además de haber ganado, Gustavo dio algunos consejos a los niños de su edad para acercarse a la lectura, como el empezar con novelas gráficas, cómics, historias fáciles de leer.

¿Falta de tiempo?, Esta la razón por la que los mexicanos están dejando de leer

“No importa desde dónde estés leyendo. Al leer puedes viajar, puedes ir al fondo del océano con el capitán Nemo, puedes surcar el mar o hacer un montón de cosas y aprendes muchas cosas”.

niños Booktubers ganan certamen

Arath, Gustavo y Antonio

 

Otro de los ganadores de este certamen en la categoría B (de 12 a 15 años) fue Arath Antonio Ballesteros Mata, un fanático del futbol y sonriente booktuber que cursa el segundo grado de secundaria en la Ciudad de México.

Para Arath, la lectura se convirtió en uno de sus pasatiempos favoritos a pesar de que al principio no fue de su agrado.

Para él, una de sus historias favoritas es Frankenstein de Mary Shelley, “es una historia muy padre que disfruto mucho”, dijo.

Arath ganó en su categoría con la reseña del libro La dama de la selva de Antonio Ramos Revillas, obra con la que se identificó en todo momento. Él decidió reseñar este libro en un parque cercano a la casa de sus abuelos porque le pareció igual de selvático que la historia.

“Lo que me atrapó de la historia fueron los personajes y cómo se relacionaban mucho con la realidad, como Manuel con quien me sentí identificado y como Zuna que es su compañera de viaje que encuentra en esa segunda oportunidad”.

Al mando del FCE, Taibo II buscará reducir el precio de libros para que lleguen a cada comunidad del país

Hace tres años, Antonio participó en la primera edición de este certamen. En esta ocasión, al resultar ganador invitó al público infantil que no les gusta la lectura a descubrir el libro ideal para ellos, tal y como lo hizo él.

“En un principio no quería leer hasta que me di la oportunidad de tener mi primer libro que me gustó mucho porque no sabes si te va a gustar o si lo dejarás a medias y luego te quedas con la duda en si te va a gustar”, dijo.

Arath también habló de los errores que los adultos cometen al creer que a los niños no les gusta la lectura, por lo que ahondó en los diferentes gustos que tanto adultos como niños tienen.

“Los adultos tienen diferentes gustos a los de los niños, entonces hay que respetar esa parte porque no vas a poner a un niño chiquito a leer un libro de mil páginas. Esa es la parte que se debe respetar. No todos los libros te van a gustar pero si te das la oportunidad de leerlo vas a encontrar algo que te puede gustar y te puede transportar a otros mundos inimaginables”.

El ganador de la categoría C (de 16 a 19 años) fue Diego Antonio Gómez Palafox, un joven de 17 años de edad quien cursa el segundo año de preparatoria.

A pesar de estar a unos pasos de la universidad a Diego le gustaría estudiar psicología o diseño industrial, aunque su mayor apuesta son las letras siendo escritor o poeta con el objetivo de comunicar algo a los demás y crear un cambio significativo en la sociedad.

“Me gusta mucho expresarme y expresar lo que otros sienten porque por alguna extraña razón siempre me dicen que tengo el don de llegar un poco a las personas quienes me expresan muchas cosas. A lo largo de mi vida he conocido mucha gente que me ha transmitido mucho conocimiento”, dijo emocionado.

El primer libro que Diego leyó por completo fue Aura de Carlos Fuentes. “Lo leí porque decían que era de cajón y lo pusieron en la escuela. Todo era perfecto hasta las últimas 5 hojas que terminé odiando”, señaló.

Al igual que Arath y Gustavo, Diego es un amante de la lectura, para él una historia lo atrapa cuando es sincera y entrega tantas respuestas. Considera que cada libro tiene una lección de vida o una enseñanza para aventajar un problema como en como el cuento de El Principito del aviador y escritor francés, Antoine de Saint -Exupéry.

Diego fue el ganador de su categoría con una video reseña dramatizada del libro Paisaje con mano invisible del autor Matthew T. Anderson, una novela futurista en la que una raza alienígena denominada vuvv se apodera de la Tierra llevándolos a una gran pobreza donde Adam y su novia Chloe se aventuran en salvar al planeta.

A pesar de ser una novela futurista, Diego enfoca su reseña en los problemas actuales de la sociedad como: crisis alimentarias, evolución de las monedas en el mundo, los índices de pobreza en aumento y la guerra comercial entre las potencias del mundo.

“Dejemos de ser invisibles”, es una de las frases que este joven booktuber retoma para pedir a sus lectores no tener miedo de expresar lo que sienten porque hay mucha gente que tiene grandes ideas pero por miedo no las hacen o dicen.

“Solos se opacan o se hacen invisibles y creo que hay que decir las cosas como las creemos y no plantarnos en una idea de quedarnos ahí sino de expresarlas para que la gente opine sobre esa misma idea y le agrade”.

Diego Palafox le pide a los adultos ser guías para los niños porque, a veces, cometen el error de imponer cosas, aunque otras veces hacen lo correcto llevando a sus hijos a una librería y los dejan escoger sus libros.

A los niños y adolescentes les aconseja escoger el libro que los atraiga, pero antes les recomienda “vivir lo que quieran vivir en su niñez… porque muchas veces el libro que más te va a gustar es uno que se parezca a ti”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las ‘Soñadoras afganas’, el equipo adolescente de robótica que recibió asilo en México

Las llaman las "Afghan Dreamers" y eran vistas como una de las promesas de la ciencia y la tecnología en Afganistán. Esta es su apasionante historia llena de desafíos.
26 de agosto, 2021
Comparte

Las llaman las “Afghan Dreamers” (las soñadoras afganas) y eran vistas como una de las promesas de la ciencia y la tecnología en su país.

Son un grupo de unas 20 adolescentes de entre 13 y 18 años que formaron el primer equipo femenino de robótica de Afganistán, una nación donde el desarrollo de la ciencia nunca fue una aspiración generalizada (y mucho menos hecha por mujeres).

Si lo lograron fue porque muchas de ellas nacieron -y todas crecieron y estudiaron- en un país que, de alguna forma, ya no existe.

El pasado 15 de julio, los talibanes -que gobernaron Afganistán con mano férrea y restringieron los derechos de las mujeres en la década de 1990- regresaron al poder, luego de que el gobierno huyera y el Ejército no ofreciera prácticamente resistencia a los militantes islámicos.

Desde entonces, miles de personas como las “soñadoras afganas” han tomado la difícil decisión de abandonar su país y buscar refugio por temor a represiones o ajustes de cuentas de los talibanes.

No todos han logrado escapar y las imágenes del caos en el aeropuerto de Kabul se repiten día tras día.

Sin embargo, después de cruzar por seis países y tras numerosos trámites consulares y burocráticos, las cinco adolescentes que formaron el equipo de robótica en sus inicios (Fatemah Qaderyan, Lida Azizi, Kawsar Roshan, Maryam Roshan y Saghar Salehi) recibieron este martes asilo temporal en México.

“Un mundo con igualdad de género”

Ellas fueron las primeras de un numeroso grupo de refugiados afganos que llegará a México y a otros países de América Latina en los próximos días mientras continúan los vuelos de evacuación y se resuelve su paradero final.

“Recibimos a las primeras solicitantes de estatus humanitario en México provenientes de Afganistán, ellas forman parte del equipo de robótica de ese país y defienden un sueño: un mundo con igualdad de género. Bienvenidas”, tuiteó el canciller mexicano, Marcelo Ebrard.

Según informó el gobierno, las jóvenes recibieron un visado por razones humanitarias con el cual podrán permanecer en el país por 180 días, con posibilidad de extensión.

Asimismo, indicó que recibirán alojamiento y alimentación gratis gracias al apoyo de varias organizaciones.

Grupos de derechos humanos agradecieron la iniciativa pero criticaron cómo la bienvenida a las jóvenes afganas contrasta con el trato que reciben otros migrantes en la frontera sur de México, que en ocasiones son retornados a sus países y muchos denuncian ser víctimas de abusos, malos tratos y violencia.

Esta madrugada, México recibió a otro grupo de 124 personas procedentes de Afganistán compuesto por periodistas y sus familiares.

Quiénes son las jóvenes

El grupo de “soñadoras afganas” fue creado hace cuatro años por Roya Mahboob, una emprendedora tecnológica que dirige el Digital Citizen Fund, un grupo que imparte clases para niñas en ciencia, tecnología, ingeniería, matemáticas y robótica.

El proyecto, que tuvo como centro la provincia de Harat, en el oeste de Afganistán, tenía como objetivo promover la ciencia y empoderar a las menores afganas en una nación donde el rol de las mujeres estuvo limitado al hogar durante los años del poder talibán.

Poco después de la creación del grupo, en 2017, las adolescentes comenzaron a recibir atención internacional cuando ganaron el Premio Especial en el Campeonato Internacional de Robótica celebrado en Washington DC.

Refugiados afganos en México

Getty Images
México recibió este miércoles a otro grupo de refugiados afganos, en su mayoría periodistas y sus familiares.

Su premio sorprendió no solo por tratarse de adolescentes que llegaban de un país donde las mujeres y niñas carecían de derechos elementales hasta hacía poco, sino también porque tuvieron que sortear numerosas odiseas para llegar a EE.UU.

Tras ser aceptadas para la competencia -la primera vez que alguien de Afganistán lo conseguía- recorrieron más de 800 kilómetros por carretera desde sus hogares en Harat hasta la embajada estadounidense en Kabul.

Al llegar allí, sin embargo, les negaron la visa. Lo intentaron otra vez y le fue denegada de nuevo.

Solo una intervención especial del entonces presidente Donald Trump permitió el viaje, aunque la visa no fue el final de sus peripecias.

Poco antes de del vuelo, el gobierno afgano les confiscó los materiales de robótica con los que pensaban presentarse a la competencia.

No obstante, lograron finalmente llegar hasta Washington donde captaron la atención de la prensa estadounidense tras todos los obstáculos vividos en su viaje.

En época de coronavirus

Después de esto, las adolescentes ganaron también renombre en Afganistán.

Cuando comenzó la pandemia el año pasado, fueron convocadas junto a un grupo de médicos, ingenieros y académicos para intentar buscar soluciones a un desafío.

Harat, la provincia donde vivían, estaba sufriendo los embates del covid-19 por una creciente escasez de respiradores artificiales.

Las jóvenes propusieron entonces un proyecto para tratar de ayudar a su comunidad: construir unos respiradores utilizando un diseño de ingenieros del MIT de EE.UU. y piezas de repuesto de autos Toyota Corolla.

Tras contactar a los expertos estadounidenses para usar el prototipo se pusieron manos a la obra. Muchas trabajaban en ayunas por encontrarse entonces en el mes de Ramadán, en el que los creyentes islámicos no comen hasta la puesta del Sol.

Las cuarentenas las obligaban además a trabajar de manera individual. Algunas incluso se reunían solo enel momento de ensamblar las piezas en la que trabajaba cada una (varias se enfermaron de covid en esos meses).

La huida

Con el paso del tiempo y al hacerse reconocidas internacionalmente, al grupo se le fueron sumando otras miembros nacidas casi todas después de 2001, cuando el Talibán perdió el poder tras la invasión de EE.UU.

Con el regreso del grupo islámico hace 10 días, muchas temieron ser víctimas de represalias. Tras varios intentos fallidos, lograron volar inicialmente a Qatar, donde las primeras cinco integrantes del grupo supieron que México les había aprobado el asilo.

“No solo salvaron nuestra vida sino también nuestros sueños, que buscamos se hagan realidad (…)”, dijo una de las jóvenes en una conferencia de prensa este martes tras llegar al aeropuerto de Ciudad de México.

Jóvenes afganas en México

AFP
Las jóvenes agradecieron a México por recibirlas.

La joven explicó que, dado que los talibanes retomaron el poder la situación ya no estaba “a nuestro favor”.

“En este régimen, las niñas nos vemos con dificultades (…) por eso agradecemos estar aquí”, dijo.

También indicó que, bajo la interpretación de la ley islámica que hace el grupo, sería muy difícil para ellas seguir dedicándose a la ciencia.

“Nuestra historia no terminará triste por los talibanes”, aseguró la joven.

Según reportes de medios de EE.UU. algunas ya han recibido ofertas de becas para estudiar en algunas universidades estadounidenses.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=xxU3WMtwJpU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.