Mi pesadilla es quedarme sin medicamentos: personas portadoras de VIH denuncian desabasto
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Mi pesadilla es quedarme sin medicamentos: personas portadoras de VIH denuncian desabasto

Aunque las autoridades niegan el desabasto de antirretrovirales, usuarios afectados por la falta de estas medicinas se manifestaron este jueves frente a la Secretaría de Salud para demostrar que el problema es real y que su vida está en riesgo.
Cuartoscuro
3 de mayo, 2019
Comparte

En 2011, Josué pesaba 42 kilos, tenía anemia y contrajo neumonía. Estuvo hospitalizado durante cuatro días y necesitó una transfusión de sangre. Dice que pudo haberse quedado hasta 15 días en el hospital, pero que su recuperación fue rápida porque se mentalizó que debía ponerse bien. “Todo el tiempo me decía no me quiero morir, no me quiero morir, no me voy a morir”, dice.

Y ahora cuenta que justo por eso vino a la protesta que este 2 de mayo se organizó enfrente de la Secretaría de Salud del gobierno federal, en la Estela de Luz, en la CDMX, porque no se quiere morir, y sabe que su salud se complicará sin los fármacos que toma.

Josué, quien se dedica a la publicidad por Facebook, vino desde Tamaulipas junto con otra decena de personas afectadas por el desabasto en el Seguro Popular de medicinas para combatir el VIH. Los manifestantes cuentan que hace dos meses que no hay los fármacos necesarios.

El joven dice que solo podrá tomar su tratamiento, con Atripla, hasta este viernes 3 de mayo. Después de eso no tiene más pastillas. Ya se agotó hasta su reserva. “Fui a consulta y el médico me dijo que no hay medicamento y que no saben cuándo llegará. Lo único que hizo fue checarme para ver cómo estoy y me dijo que estoy bien, pero eso es relativo porque estoy bajo de defensas, estoy en 323 cuando el nivel óptimo es 500”.

Para quienes viven con VIH tener el tratamiento adecuado y adaptarse no es sencillo. “Después de que estuve en el hospital y me diagnosticaron con Sida, me dieron un tratamiento que no me funcionó muy bien. Estuve año y medio con ese esquema y no iba bien, así que me lo cambiaron al que tengo hasta ahora y con ese me estabilicé. He estado bien, he seguido mi vida normal. Aunque siempre hay efectos secundarios. Yo me mareaba, tenía etapas de depresión y pesadillas, pero ya me acostumbré. Mis pesadillas nocturnas ya me dan risa. Mi verdadera pesadilla ahora es ésta, quedarme sin mis medicamentos”, afirma Josué.

El publicista dice que la población con VIH en Tamaulipas está llegando a la desesperación. “Hemos estado preguntando entre las redes de amigos si saben de alguna persona fallecida por VIH que haya dejado medicamento para ver si la familia lo dona. A ese grado estamos ya. Igual entre amigos nos habíamos estado prestando tres pastillitas, cuatro pastillitas, pero ahorita ya nadie quiere prestar”.

El medicamento que toma Josué y que no le están suministrando en el Seguro Popular cuesta alrededor de 16 mil pesos. “Eso por una caja para un mes, es algo que no puedo costear, además de que tampoco es que se pueda conseguir fácil en las farmacias de por allá”.

Roban antirretrovirales para pacientes con VIH en hospital del IMSS en CDMX

En la misma situación está Ana Karen, que también vino desde Tamaulipas a manifestarse. A ella no le han dado uno de los tres medicamentos que debe tomar, Truvada, que cuesta alrededor de 7 mil 500 pesos. Ella dice que toma un tratamiento que consta de tres fármacos, pero si no toma uno de los tres, no tiene caso que tome los otros dos. “Estos tratamientos son así, si no consumes alguno solo abres la puerta para que el virus cree resistencia”.

Ana Karen, que se ha vuelto una de las cabezas de la lucha por los derechos de las personas que viven con VIH en Tamaulipas, señala que en ese estado hay cinco Centros Ambulatorios para la Prevención y Atención en SIDA e Infecciones de Transmisión Sexual (CAPASITS), operados por el Seguro Popular, en los que se atiende a 4 mil 100, usuarios.

“Ya la mayoría está sufriendo el desabasto. El CAPASITS más grande es el de Tampico, tiene 1200 usuarios, la mayoría ahí ya está padeciendo por falta de medicinas, aunque el mayor problema lo tienen los que toman Atripla, unas 600 personas solo en ese centro”.

La activista asegura que varias personas están entrando en crisis. “Yo recibo llamadas todos los días de gente que está desesperada porque no le han dado el medicamento y eso es una presión más para mí, porque no puedo hacer nada, las autoridades parece que no escuchan, que no entienden, hasta niegan que el desabasto exista, pero es real y aquí estamos para probarlo, pero el secretario de Salud ni nos da la cara”.

Ana Karen dice que todo es una simulación. “Las autoridades federales aquí dicen que no hay desabasto y los médicos allá nos dicen que no pasa nada si no tomamos el medicamento unos meses, imagínate, ¿cómo nos pueden decir eso? Se pasaron años diciéndonos que era vital tener apego al tratamiento, llevarlo al pie de la letra, no dejar nunca los fármacos, ¿y ahora nos quieren convencer de que no pasa nada?”.

El mayor temor de los afectados por el desabasto es llegar a lo que se conoce como proceso de Sida, cuando cualquier infección oportunista puede atacarlos. “A mí ya me pasó eso. Hace 25 años que vivo con VIH, y en 2004 me quedé sin trabajo, sin Seguro Social y sin tratamiento. Me dio herpes en la cara y una tos que me envió al hospital. Me estaba muriendo. Me salvé porque me hospitalizaron y por medio del Seguro Social volví a tener los fármacos. No quiero volver a eso, no quiero volver al proceso de Sida”.

La activista asegura que ese escenario sería ahora mucho peor, “porque en Tamaulipas no tienen ahorita fármacos para atacar esas infecciones oportunistas. Lo sabemos. De hecho hay cuatro personas hospitalizadas, en el Hospital Canseco, en la zona sur del estado, que apenas fueron diagnosticadas con Sida a las que están dejando morir”.

Diversos activistas han denunciado que desde hace al menos dos meses hay escasez de medicamentos para controlar el VIH en el Seguro Popular, en Tijuana, Baja California; en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, en Tamaulipas y “en la CDMX les están empezando a cambiar los esquemas de fármacos, lo que atenta contra la salud de las personas porque los tratamientos no se pueden cambiar así, sin estudios previos, sin una razón médica”, afirma Adrian Quiroz, del Movimiento Nacional de Lucha contra el VIH.

Organizaciones y pacientes con VIH Sida de cinco estados denuncian nuevo desabasto de antirretrovirales

Otros grupos como AHF México y el Grupo Multisectorial en VIH/Sida e ITS del Estado de Veracruz aseguraron que han documentado que existe desabasto en Oaxaca, Chihuahua, Tabasco y Veracruz.

En el Centro Ambulatorio para la Prevención y Atención de SIDA e Infecciones de Transmisión Sexual (CAPASITS) de Ciudad Juárez, el desabasto se reporta desde el 25 de marzo. No se cuenta con 20 de los 26 medicamentos con los que se da tratamiento a los usuarios.

Quiroz asegura que el desabasto se debe a que las compras debieron ya haberse hecho desde abril, pero se han retrasado por los ajustes en los procesos de licitación para la compra de los fármacos y el involucramiento de la Secretaría de Hacienda. “Nosotros estamos muy de acuerdo en que se combata la corrupción, apoyamos eso, pero no entendemos por qué se tiene que afectar así a la gente, por qué no se prevé hacerlo sin dejar a las personas sin medicamentos que necesitan para vivir”.

El activista señala que en el IMSS, del que él es derechohabiente, las compras para tener abasto se hicieron desde el año pasado, “por eso en esa parte del sector salud nos siguen dando el medicamento”.

Leer: Pacientes con VIH Sida advierten sobre falta de medicinas; Salud asegura que hay abasto suficiente

Consultada sobre lo que está sucediendo en estados como Tamaulipas con los medicamentos antiretrovirales, la Secretaría de Salud respondió a Animal Político a través de su oficina de comunicación social que no existe tal desabasto.

“Hay insumos suficientes hasta junio, cuando podría empezar a bajar la reserva de medicamentos que se tiene, pero para entonces ya estará llegando la nueva compra que está en proceso y con curso normal, si acaso ha tomado algo más dé tiempo porque Hacienda tiene una participación directa y está revisando todo minuciosamente, lo que antes no se hacía, pero no hay desabasto y no lo habrá en ningún lado”.

Cuando se les pidió corroborar que en estados como Tamaulipas no hay desabasto y se les mencionó que este medio había recogido las historias de usuarios que afirmaban haber hecho el viaje a la CDMX para demostrar en la misma sede de la Secretaría de Salud, y con recetas en mano, que no les habían dado sus fármacos, la oficina de comunicación dijo que revisaría el tema, pero no hubo mayor respuesta.

AMLO hará excepción para comprar antirretrovirales 

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo este viernes en conferencia de prensa que una de las tres empresas señaladas de acaparar la venta de medicamentos, es la única que vende el producto para combatir el VIH en el país, por lo que se decidió seguir comprándoselo.

“Como se trataba de un asunto delicadísimo, humano, se hizo una excepción, pero al mismo tiempo estamos buscando en el extranjero”, dijo.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

“Es un crimen de guerra”: bombardeo a hospital infantil en Mariúpol atribuido a Rusia causa indignación internacional

Ante el ataque, el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, pidió nuevamente una zona de exclusión aérea para su país, algo que Occidente ha rechazado.
10 de marzo, 2022
Comparte

El bombardeo de una maternidad y hospital infantil en Mariúpol, una ciudad al sureste de Ucrania, generó este miércoles indignación alrededor del mundo.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, responsabilizó al ejército ruso del ataque, y lo describió como “un crimen de guerra”.

El bombardeo, según una declaración del Consejo de la Ciudad de Mariúpol, fue “colosal”. Videos y fotografías muestran los restos del edificio con las ventanas y puertas destruidas, así como su interior.

También se pueden ver autos quemados y un enorme cráter a las afueras del centro hospitalario.

Al menos 17 personas resultaron heridas, algunas de ellas trabajadores del hospital. No se reportaron niños afectados por el incidente. No obstante, una fotografía compartida por varios medios muestra cómo el personal de emergencias socorría a una mujer embarazada en la zona del incidente.

“¿Qué tipo de país es este, la Federación Rusa, que tiene miedo de los hospitales y las maternidades y los destruye?”, cuestionó el mandatario ucraniano en un discurso grabado desde Kiev.

Pavlo Kyrylenko, jefe de la administración militar regional de Ucrania en Donetsk, un área ocupada por separatistas prorrusos desde 2014, dijo que la sala de maternidad, la sala de niños y la sala de terapia del hospital quedaron destruidas.

“No entendemos cómo es posible en la vida moderna bombardear un hospital infantil. La gente no puede creer que sea verdad”, le dijo a la BBC el vicealcalde de Mariúpol, Serhiy Orlov.

La organización Médicos Sin Fronteras, que tiene personal destacado en Ucrania, comentó que su equipo está “horrorizado” ante el ataque.

“En una ciudad en la que el sistema sanitario está al borde del colapso, privar a la gente de la tan necesaria asistencia sanitaria es una violación de las leyes de la guerra“, detalla una declaración.

Mientras, líderes mundiales se han unido para también condenar lo sucedido. La Casa Blanca lo describió como “bárbaro” y el gobierno de Reino Unido como “depravado”.

Ante los hechos, Zelensky solicitó nuevamente una zona de exclusión aérea sobre Ucrania para evitar que sobrevuelen los aviones rusos, petición que Estados Unidos y los miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) han rechazado.

¡Cierren el cielo ahora mismo! ¡Detengan a los asesinos! Tienen poder, pero parece que están perdiendo humanidad”, sostuvo el mandatario en Twitter.

Rusia ha negado anteriormente que su ejército ataque civiles e instituciones de salud.

No obstante, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud, dijo el miércoles que la entidad ha confirmado 18 ataques en Ucrania contra instalaciones sanitarias, trabajadores sanitarios y ambulancias. Los incidentes de los pasados días han causado 10 muertos y 16 heridos, según el funcionario.

Además, la Organización de Naciones Unidas informó que ha confirmado 516 muertes de civiles en Ucrania, pero cree que las cifras reales son “considerablemente más altas”.

https://twitter.com/ZelenskyyUa/status/1501579520633102349

Una escena “apocalíptica”

Ucrania y Rusia habían acordado un alto al fuego en varias ciudades para que los civiles fueran evacuados en seis corredores humanitarios. Mariúpol estaba entre las localidades en las que se llevaría a cabo una tregua temporal.

Pero la ciudad portuaria ha estado bajo el bombardeo ruso durante días.

Edificio de un hospital de maternidad bombardeado por el ejército ruso.

Reuters

La Cruz Roja calificó como “apocalíptica” la situación que viven los civiles allí.

La población ha optado por refugiarse bajo tierra, incluso los heridos, que según informes de la agencia Reuters están sin acceso a alimentos, electricidad o calefacción.

Mientras el Kremlin culpó a Kiev por no detener las hostilidades, el gobierno de Zelensky sostuvo que 30 autobuses y ocho camiones de suministros no llegaron el martes después de que fueran bombardeados en violación del alto al fuego.

Interior del hospital de maternidad en Mariúpol luego de un ataque del ejército de Rusia.

Captura de pantalla presidente de Ucrania

Por otra parte, funcionarios de Mariúpol han dicho que crearon una fosa común para enterrar a las víctimas del conflicto.

“Lamentablemente, hay demasiados cuerpos”, dijo Vitaly Falkovsky, un funcionario local, al Financial Times. “Era una medida necesaria porque no podemos enterrar a la gente de la manera normal. Las morgues están desbordadas”.

Rusia invadió Ucrania el pasado 24 de febrero. Desde entonces, unas dos millones de personas han salido del país en busca de refugio.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=lmqtZZzgAP8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.