El Día Después: la plataforma que busca aportar lo que se puede a quien lo necesita
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

El Día Después: la plataforma que busca aportar lo que se puede a quien lo necesita

Un mensaje del actor Diego Luna para terminar con la polarización tras la elección de 2018 se convirtió en una asociación que busca reunir a ciudadanos que requieran apoyo con otros civiles que puedan ofrecerlo.
Cuartoscuro
Comparte

La iniciativa El Día Después que tras la histórica elección presidencial de 2018 llamó a los mexicanos a la reconciliación, se convirtió en una asociación civil y plataforma para reunir esfuerzos ciudadanos y canalizar la labor social.

El mensaje de diversos personajes, encabezados por el actor Diego Luna, se transformó en una herramienta -lanzada oficialmente este jueves- que busca juntar la demanda con la oferta desde un enfoque estrictamente social: aportar lo que se puede a quien lo necesita.

“A cada quién nos preocupa algo específico, lo importante es saber que hay alguien que le preocupa también. Se trata de encontrarlos”, resumió el actor durante la presentación.

La directora de la iniciativa, Ixchel Cisneros, explicó que se trata de acercar la necesidad de una organización o grupo de la sociedad, con individuos dispuestos a ofrecer sus capacidades en intercambio; además de potencializar la labor de las organizaciones, movimientos y colectivos sociales a través del llamado a apoyar sus causas. “Que todos estos miles de ciudadanos que estamos indiferentes nos sumemos a las acciones que ya están realizando”, precisó.

La plataforma operará a partir del próximo 6 de mayo a través de su sitio web, por tres vías: un directorio nacional de organizaciones, colectivos y movimientos al que los ciudadanos podrán acceder para ubicar temáticas de su interés en su localidad, ya sea para buscar apoyo o para ofrecer el suyo; una campaña temporal sobre un tema que requiera de la atención pública; y las jornadas de acción ciudadana, que llegarán directamente al público en escuelas y eventos masivos, para difundir la plataforma y conocer las problemáticas en voz de los propios ciudadanos.

“No sólo para explicarles lo que es sino para escucharlos, porque algo hemos hecho mal para que en un país con más de 250 mil personas muertas, haya tanta indiferencia. Lo que nos interesa saber es ¿por qué no se activa la gente? ¿Por qué sólo se activa cuando hay desastres naturales y no cuando ve a una mamá o un papá buscando a su hija o hijo por todo el país?”, dijo Cisneros en referencia a la solidaridad que se generó entre los mexicanos tras los sismos de septiembre de 2017, que no se ha repetido en ninguna otra problemática nacional.

Para explicar el uso de la herramienta, la periodista y activista citó un ejemplo: un colectivo de madres de Chihuahua que necesite un logotipo o una estrategia de medios para su organización. “Y tú vives en Quintana Roo, tienes dos días de tu vida y eres un gran diseñador o diseñadora y puedes donarle tu tiempo a ese colectivo que nunca pensó que necesitaba un logo”.

El Día Después trata de canalizar esfuerzos por la vía correcta, agregó Diego Luna, “de ver qué puedes poner sobre la mesa, dónde puedes ayudar con tu labor”.

El primer tema destacado que abordará la plataforma son las personas desaparecidas, y el primer llamado a la acción ocurrió durante la misma presentación: Cisneros y Luna pidieron a los presentes y quien siguiera la transmisión acompañar a las madres que marcharán el próximo 10 de mayo, en protesta por la desaparición o asesinato de sus hijos.

Después de presentar el primer cortometraje de la plataforma, que estará disponible a partir del lunes, subieron al escenario madres y padres de personas desaparecidas que integran colectivos de búsqueda, a solicitar el acompañamiento de la población en su marcha y la empatía con su movimiento.

“Las autoridades tienen que comprender que sí somos víctimas, pero también personas que luchan desde el amor, que a falta de respuestas estamos haciendo su trabajo. Tienen una deuda con nosotros: para saldarla no bastan discursos y buenas intenciones; se necesitan procesos que cambien el sentido de justicia que hay en el país”, expresó una de las activistas.

La iniciativa El Día Después está conformada también por el locutor Raúl David Vázquez (Rulo), el editor Diego Rabasa, el cineasta Diego Jiménez; Paula Amor, directora de la casa productora ‘La corriente del Golfo’ (de Diego Luna y Gael García); la diseñadora Paulina Souza, entre otros artistas y comunicadores.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué tanto contamina el bitcoin, la moneda que consume más electricidad que Finlandia, Suiza o Argentina

La minería del bitcoin utiliza gigantescas cantidades de energía para mantener funcionando servidores que trabajan día y noche en busca de la divisa digital. Pero.... ¿proviene toda esa energía de combustibles fósiles?
22 de febrero, 2021
Comparte
Bitcoins

Getty Images
En las últimas semanas el precio del bitcoin ha llegado a máximos históricos.

Si el bitcoin fuera un país, consumiría más electricidad al año que Finlandia, Suiza o Argentina, según un análisis del Centro de Finanzas Alternativas de la Universidad de Cambridge (CCAF, por sus siglas en inglés).

Eso ocurre porque el proceso de “minar” la criptomoneda -utilizando gigantescos servidores que no cesan de trabajar- consume mucha energía.

Según los investigadores, la minería de bitcoins utiliza cerca de 121,36 teravatios-hora (TWh) de electricidad al año, un récord que provoca un fuerte impacto en el medioambiente y supera a una larga lista de países.

El tema volvió al debate luego que Elon Musk, a través de su empresa de autos eléctricos Tesla, reportó la compra de US$1.500 millones en bitcoin, disparando el precio de la divisa y encendiendo críticas por la contaminación que genera.

Esta última subida del precio del bitcoin -que ha seguido una meteórica tendencia alcista en los últimos meses- le ha dado nuevos incentivos a los mineros de la divisa para hacer funcionar más y más ordenadores con el objetivo de generar más criptomonedas.

A medida que sube el precio del bitcoin, sube el consumo de electricidad, dice Michel Rauchs, investigador del CCAF, donde crearon una herramienta en línea que permite hacer este tipo de cálculos.

“Realmente es por su diseño que el bitcoin consume tanta electricidad”, le explica Rauchs a la BBC. “Esto no es algo que cambiará en el futuro, a menos que el precio de bitcoin baje significativamente”.

Los investigadores trabajan con el Índice de Consumo Eléctrico del Bitcoin de Cambridge (CBECI, por sus siglas en inglés), el cual provee estimaciones en tiempo real sobre cuánta electricidad consume la generación de la divisa.

El bitcoin usa más energía que Argentina. Si el bitcoin fuera un país, estaría entre los 30 países que más utilizan energía en el mundo. Uso nacional de energía en teravatios-hora (TWh).

Este índice funciona con base en un modelo que asume que las máquinas utilizadas para minar en el mundo funcionan con distintos niveles de eficiencia.

Siguiendo la relación entre un precio promedio de electricidad por kilovatio hora (US$0.05) y la demanda de energía de la red bitcoin, la herramienta estima cuánta electricidad se consume en un momento dado.

“El bitcoin es anti eficiente”, dice David Gerard, autor del libro “Attack of the 50 Foot Blockchain”.

“Es muy malo que toda esta energía se desperdicie literalmente en una lotería”.

¿Por qué el bitcoin consume tanta electricidad?

Las máquinas dedicadas a “minar” o extraer bitcoins, son ordenadores especializados que se conectan a la red de criptomonedas.

Su trabajo es verificar las transacciones realizadas por las personas que envían o reciben la divisa, en un proceso que implica resolver complejos acertijos matemáticos.

Granja de minado en Islandia.

Getty Images
Los lugares donde se ha ce la minería del bitcoin consumen gigantescas cantidades de electricidad.

Como recompensa, los mineros ocasionalmente reciben pequeñas cantidades de bitcoin en lo que a menudo se compara con una lotería.

Para aumentar las ganancias, los mineros conectan una gran cantidad de computadores, con el objetivo de aumentar sus posibilidades de conseguir bitcoin.

Y como los computadores trabajan casi día y noche para completar los rompecabezas, el consumo eléctrico es muy alto.

El consumo eléctrico vs la huella de carbono

Existe una gran diferencia entre el consumo de energía y la huella de carbono, argumenta Nic Carter, socio fundador de la firma de capital de riesgo Castle Island Ventures, especilizada en el sector de blockchains (cadenas de bloques).

“Si miramos solamente el consumo de energía no estamos contando toda la historia”, le dice a BBC Mundo.

hOMBRE MINANDO BITCOINS

Getty Images
En las provincias chinas de Sichuan y Yunnan los mineros del bitcoin utilizan energía hidroeléctrica excedente.

Aunque es cierto que la mayor parte de la electricidad se produce a partir de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo o el gas -que son altamente contaminantes- también se utilizan energías renovables (como la hidroeléctrica o la eólica) o energía nuclear.

Entonces, si bien importa el nivel de consumo de electricidad, también hay que tomar en cuenta cómo se genera aquella electricidad, apunta Carter.

Por ejemplo, señala, hay mineros en China que aprovechan la energía hidroeléctrica excedente en las represas. Si no la usaran, esa energía simplemente se perdería.

Eso explica por qué la minería del bitcoin se ha expandido tanto en las provincias de Sichuan y Yunnan.

Otro caso ocurre cuando algunos mineros capturan el metano descargado o quemado (que es un subproducto de la extracción de petróleo) y lo utilizan para generar la electricidad que requieren sus computadoras.

sÍMBOLO DE BITCOIN EN VITRINA

Getty Images
“Es muy malo que toda esta energía se desperdicie literalmente en una lotería”, dice David Gerard.

Muchos activistas consideran que esos ejemplos son casos puntuales que no le quitan la responsabilidad ambiental a la industria del bitcoin.

De todos modos, Carter advierte que la minería del bitcoin se acabará en unos años, puesto que el sistema fue diseñado de tal manera que los acertijos matemáticos que resuelven las computadoras llegarán a su fin.

“Este proceso está completado en un 88%, apunta, lo que en la práctica significa que cada vez se hace más difícil seguir minando.

Sin embargo, en la medida que el precio siga disparándose, es probable que el consumo energético también aumente.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Nkdrq_AVABk&t=5s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.