close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
Los habitantes de 14 estados no ganan suficiente para comprar comida
Sinaloa, Guanajuato y Nayarit fueron los estados en los que aumentó el número de personas que no pueden adquirir la canasta alimentaria con sus ingresos.
Cuartoscuro
18 de mayo, 2019
Comparte

Durante el primer trimestre de 2019, la proporción de la población que no puede adquirir la canasta alimentaria con el ingreso proveniente del trabajo de su hogar fue 38.7%, 0.4 puntos porcentuales menos que lo observado en el mismo trimestre de 2018.

Esta disminución porcentual fue equivalente a 60 mil 715 personas menos viviendo en esta condición respecto a los primeros meses del año pasado. Hoy hay 48 millones 578 mil 606 personas viviendo en pobreza laboral en el país.

#SemáforoEconómico La inflación sale del rango por primera vez desde febrero

No obstante esta caída a nivel nacional, hubo 14 estados donde los ingresos laborales no aumentaron lo suficiente para contrarrestar el efecto inflacionario que impactó la canasta alimentaria, por lo que la pobreza laboral se incrementó.

Los estados con los mayores incrementos en pobreza laboral en términos anuales fueron Sinaloa, Guanajuato y Nayarit, en 4.5, 3.3 y 3 puntos porcentuales respectivamente. Debido a este incremento, Sinaloa pasó de ser el segundo estado con menor pobreza laboral a ocupar el lugar número ocho.

La canasta alimentaria, reportada por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), alcanzó el valor de 1,111 pesos promedio mensuales durante dicho trimestre en las zonas rurales, y de 1,562 pesos promedio mensuales en las zonas urbanas.

Lee: Marzo de 2019, el peor mes de generación de empleo desde 2009

El valor de la canasta alimentaria, que incluye desde 2 cucharadas de yogurt hasta 1 rebanada de pan blanco y una quinta parte de pierna de pollo, incrementó en 59 pesos y 80 pesos mensuales en las zonas rurales y urbanas respectivamente en el último año.

Al primer trimestre del año, Chiapas, Oaxaca y Guerrero son los tres estados con mayor pobreza laboral, con porcentajes de 68.4%, 61.4% y 60.7% respectivamente. En Chiapas, además, la proporción se incrementó en 0.1 puntos respecto a inicios de 2018. Este aumento representa 47 mil 528 personas adicionales en condición de pobreza laboral.

Te puede interesar: Gobierno aumenta a 40 los productos de la canasta básica; agrega carnes, frutas y verduras

Por otra parte, los estados donde más disminuyó la proporción de la población que no puede adquirir la canasta alimentaria con el ingreso proveniente del trabajo de su hogar, fueron Michoacán, Baja California y Tamaulipas, en 3.8, 3.8 y 3.5 puntos porcentuales respectivamente. A pesar de que la caída en pobreza laboral en la mayoría de los estados, únicamente Michoacán, Durango, Guanajuato y Puebla tienen tasas de pobreza laboral por debajo a las observadas previo a la crisis de 2008.

Los estados con la menor proporción de pobreza laboral en el país durante el primer trimestre de 2019 fueron Baja California Sur, Baja California y Nuevo León, donde 18%, 19.1% y 23.9% de su población está en esta condición respectivamente.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty
Horario de verano: las formas en las que la vida mejoraría si todo el año se mantuviera la misma hora
Además de las incomodidades que trae ese ajuste dos veces al año, también existe un debate sobre la conveniencia de hacerlo. Un profesor de la Universidad de Washington sugiere que lo mejor es mantener el horario de verano todo el año.
Getty
4 de abril, 2019
Comparte

El cambio de horario siempre supone una situación incómoda, algo que ocurrirá en México y Chile este fin de semana.

Cada vez que se acercan estas fechas surgen las preguntas sobre qué día será el cambio, si hay que adelantar o atrasar el reloj, o el miedo a levantarse una hora más tarde o más temprano al día siguiente.

En México la hora cambiará este 7 de abril, cuando el reloj se adelantará una hora y pasará al horario de verano. Estados Unidos lo hizo ya el pasado 10 de marzo.

En otros países como Chile, el 6 de abril comenzará el horario de invierno y los relojes se retrasarán una hora a la medianoche.

Con el cambio horario existe siempre el debate sobre si vale la pena el cambio de horario, o si es mejor tener un mismo horario durante todo el año.

En Estados Unidos, la medida de adelantar una hora en marzo se adoptó a finales de la Primera Guerra Mundial, con el fin de ahorrar energía, basados en la idea de que cuando hay una hora más de luz en la noche se reduce el consumo.

Hoy, sin embargo, quienes se oponen a este horario, sostienen que el ahorro no es tanto.

En el estado de Indiana, por ejemplo, un estudio mostró que durante el horario de verano la gente usaba menos energía en iluminación, pero utilizaba más el aire acondicionado, pues entrada la noche aún se siente el calor del sol.

Según Michael Downing, autor del libro “La locura anual del horario de verano”, durante este horario de hecho aumenta el consumo de gasolina, pues entrada la noche la gente aún sigue manejando sus carros en las calles.

Otros, se quejan de que para los niños resulta peligroso ir al colegio cuando todavía no amanece.

Pero quienes defienden el horario de verano y, de hecho, recomiendan mantenerlo todo el año, también tiene sus argumentos.

Uno de ellos es Steve Calandrillo, profesor de Leyes y Economía en la Universidad de Washington y autor de la investigación “Tiempo bien empleado: un análisis económico de la legislación sobre el horario de verano”.

En un artículo publicado en el portal The Conversation, Calandrillo, plantea 5 aspectos de la vida que, según él, mejorarían si durante todo el año se mantuviera el horario de verano, es decir, cuando se gana una hora de luz durante la noche.

Las conclusiones de Calandrillo están basadas en datos de EE.UU., pero las dinámicas que describe podrían aplicarse a cualquier urbe en la que haya cambio de horario dos veces al año.

1. Se salvarían vidas

“La oscuridad mata”, dice Calandrillo, “y la oscuridad en la noche es mucho más letal que la oscuridad en la mañana”.

Según los datos que ha recopilado el abogado, las horas punta del final de la tarde son dos veces más fatales que las de la mañana, porque hay más gente en las carreteras, hay más conductores alcoholizados, la gente va con más prisa para llegar a casa y más niños están jugando en las calles sin supervisión.

Calandrillo dice que las cifras muestran que los atropellos de vehículos a peatones se triplican cuando cae el sol.

Así, el horario de verano le añade una hora extra de luz a la tarde para mitigar estos riesgos, mientras que el horario estándar hace lo contrario, desplaza la luz del sol hacia la mañana.

2. La delincuencia disminuiría

“La oscuridad es también amiga del crimen“, escribe el abogado.

Los criminales prefieren hacer su trabajo en la oscuridad de la noche. Según Calandrillo, las tasas de delincuencia son 30% más bajas en la mañana que en horas de la tarde, incluso cuando esas horas de la mañana transcurren antes de que amanezca, cuando todavía está oscuro.

3. Se ahorraría energía

Al final de la tarde y durante las primeras horas de la noche, prácticamente todo el mundo está despierto, dice Calandrillo, lo que significa un mayor consumo de energía.

Al amanecer, en cambio, una parte considerable de la población aún duerme, por lo tanto hay menor consumo.

“Tener más sol en la noche no solo requiere menos electricidad para proporcionar iluminación, sino que también reduce la cantidad de petróleo y gas necesaria para calentar los hogares y las empresas cuando las personas más necesitan esa energía”.

“En el horario estándar el sol sale antes, lo que reduce el consumo de energía de la mañana, pero solo la mitad de los estadounidenses están despiertos para poder aprovechar el sol“.

4. Mejoraría la calidad del sueño

Los cambios de horario “causan estragos en los ciclos del sueño de la gente”, dice Calandrillo.

El abogado menciona estudios que muestran que en EE.UU. los ataques cardíacos aumentan un 24% una semana después del cambio de hora en marzo.

Si se mantiene el horario estándar durante todo el año, también se evitaría afectar el sueño de la gente, pero según Calandrillo, este horario no ofrece el ahorro de energía, la disminución de las muertes y la prevención de delitos que sí logra el horario de verano.

5. Aumentaría el comercio y la recreación

Actividades como salir de compras o practicar un deporte son más frecuentes hacia el anochecer que en las primeras horas de la mañana, así que la luz solar no es tan necesaria en ese momento.

Según Calandrillo, por eso es que entidades como la Cámara de Comercio de EE.UU. se muestra a favor del horario de verano.

Como punto en contra del horario de verano, Calandrillo menciona que hay una hora más de oscuridad en las mañanas, pero según él “las ventajas del horario de verano sobrepasan de lejos las del horario estándar”.

“Ya es hora de que los EE.UU. adelanten los relojes para siempre y nunca tengan que cambiarlos de nuevo”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.