'Se hacen ricos con nuestro trabajo': Artesanas mexicanas reclaman que marcas copien sus diseños
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

'Se hacen ricos con nuestro trabajo': Artesanas mexicanas reclaman que marcas copien sus diseños

Carolina Herrera, Zara, Mango, Isabel Marant y Rapsodia son algunas marcas que han sido señalados de "apropiarse" de los diseños de los pueblos indígenas de México.
AFP
Por AFP
23 de junio, 2019
Comparte

Rodeada de pilas de mantas bordadas rojas, azules y amarillas, Glafira Candelaria, una indígena mexicana de 59 años que habla español con dificultad, se indigna al referirse a la última colección de la casa de modas Carolina Herrera, que usó diseños textiles de su pueblo.

“Nomás está copiando nuestro trabajo, lo que estamos haciendo, pero así no se vale”, dice en su casa.

Vive en San Nicolás, pueblo del municipio de Tenango de Doria, en Hidalgo, enclavado en una zona de montañas habitada mayoritariamente por indígenas otomíes.

Lee: Por qué critican que la colección de Carolina Herrera hace una apropiación cultural de México

El director creativo de Carolina Herrera, el estadounidense Wes Gordon, utilizó los pájaros y gallos rodeados de árboles y hojas sueltas que caracterizan la laboriosa técnica del bordado Tenango y los diseños de otras dos comunidades mexicanas en su última colección, llamada Resort 2020.

La colección provocó la protesta del gobierno mexicano, que le pidió a Carolina Herrera -una casa de modas neoyorquina fundada en 1980 por la icónica diseñadora venezolana del mismo nombre- una explicación sobre lo que consideró como una “apropiación” de la iconografía autóctona.

La colección “rinde homenaje a la riqueza de la cultura mexicana” y reconoce “el maravilloso y diverso trabajo artesanal” del país, argumentó Gordon, quién tomó las riendas creativas de la empresa hace un año de manos de Herrera, que tiene 80 años.

“Se hacen ricos con nuestro trabajo”

Pero Glafira y sus vecinos no aceptan esa explicación.

“La gente que viene de afuera nomás se hace rica con nuestro trabajo, con lo que estamos haciendo porque lo venden bien caro (…). Esas personas también se pueden demandar o pedir perdón”, añade Glafira, cuyo rostro se ensombrece al ver las fotografías de los vestidos de la colección Resort 2020, que se venden por miles de dólares.

La Carta Internacional de Derechos Humanos reconoce la propiedad intelectual como parte de los derechos fundamentales del hombre, y la ley federal del derecho de autor de México establece que se tienen que respetar todas las obras que se consideren de arte popular o artesanal.

La ley también ordena reconocer con una mención clara y directa a la comunidad indígena de la que proceden esas obras, en caso de usarse para crear nuevos productos.

Si bien “no hay una apropiación de los diseños”, el caso podría ameritar “una infracción en materia de comercio por haber omitido la mención de la comunidad étnica y quien tiene que demandarla es el gobierno mexicano”, dijo la abogada experta en derechos de autor, Dafne Méndez.

Te puede interesar: Artesanas de Chiapas se organizan para combatir los plagios en sus tejidos

La madre de Glafira, Josefina José Tavera, de 87 años, vive en la parte trasera de su casa, en un cuarto pequeño con entrada propia y piso de tierra donde el único aparato eléctrico es el foco que cuelga del techo.

Es reconocida en el pueblo como la creadora, junto con su madre, de la técnica y diseño textil Tenango.

Tavera ya no oye y su vista cada día está peor. Hace tiempo que borda poco, así que se dedica a recolectar hojas para temazcal (baño de vapor con fines medicinales), que encuentra en El Cirio, un conjunto de montañas de formas caprichosas del que regresa caminando lentamente cargando un gran bulto que cuelga de su cabeza.

“¡Si no fuera por mis manos no habría esta artesanía!”, dice molesta en su casa, donde acumula cartones de huevos que usa como sillas.

Josefina viste una blusa con un bordado delicado y diminuto de animales. La anciana y su madre fallecida se inspiraron en esas imágenes para crear el bordado que identifica a su comunidad.

Los artesanos dedican unas cinco horas diarias para tejer en seis meses un camino de mesa, y hasta un año y medio para confeccionar un mantel de seis metros, que venden en unos 65 y 250 dólares respectivamente.

“Que nos traigan trabajo” 

El uso de los diseños de comunidades indígenas en pasarelas internacionales no son nuevos.

Zara, Mango, Isabel Marant y Rapsodia son otras marcas que han sido señalados de “apropiar” los diseños de los pueblos indígenas de México.

“Lo que tienen que hacer es que vengan directamente con nosotros. En primer lugar, que sea reconocido el artesano para que otras personas sepan de dónde sale. Que nos traigan trabajo”, dice en su taller, que es también su casa, Oliver López, un joven otomí de 29 años, quien como Carolina Herrera también ha creado minivestidos con los diseños del bordado Tenango y otras prendas, pero sin el éxito de la casa de moda neoyorquina.

Otras dos piezas de la colección Resort 2020 incluyen bordados del istmo de Tehuantepec, que identifican a las mujeres de esa región del sur de México, y dos modelos más incorporan el “sarape Saltillo”, una especie de frazada de lana o algodón multicolor, similar al poncho, y que se utiliza como abrigo.

¿La cultura es de todos?

¿De dónde sacan los diseñadores sus ideas? ¿La cultura es de todos? ¿México acertó al acusar a Carolina Herrera de apropiación cultural por retomar patrones de comunidades indígenas? Kim Jones (Dior), Kris Van Assche (Berluti) y Alejandro Palomo (Palomo Spain) opinan de ello (y divergen entre sí).

Estos diseñadores, que presentaron sus respectivas colecciones en la Semana de la Moda masculina convienen en que su trabajo consiste en inspirarse de lo que les rodea.

Pero la percepción no es la misma entre Alejandro Palomo, un creador ascendente que fundó su propia marca hace cuatro años en el sur de España, y Van Assche y Jones, quienes trabajan para firmas de lujo con décadas de tradición y cuyo objetivo es perpetuar su línea y estilo.

Las críticas del gobierno de México a la última colección de la firma estadounidense Carolina Herrera, que usó diseños textiles de tres comunidades indígenas, reabre en cualquier caso el debate sobre hasta qué punto las firmas deben rendir cuentas cuando se inspiran del saber hacer tradicional de grupos minoritarios.

“La apropiación cultural es algo de lo que nos deberíamos olvidar. Hoy en día hay demasiada polémica”, afirma Alejandro Palomo, de 27 años. “También se lo decían a Rosalía” respecto a la cultura flamenca. “A mí me parece muy bonito interpretar la cultura: vivimos en un mundo global y todos pertenecemos a él”.

“Carolina Herrera más que perjudicar, nos acerca un poco más a la cultura mexicana”, insiste el diseñador español de ropa masculina, aunque sus más reputados clientes son mujeres, como la cantante catalana, así como Madonna y Beyoncé.

“Es como si yo usara un volante y lo llamaran apropiación cultural. Pues no”, agrega este cordobés cuya firma se halla en su pueblo de Posadas.

El nuevo director artístico de Berluti, el belga Kris Van Assche, admite que inspirarse en otras culturas se aprende desde en la escuela de moda.

“Yo estudié en la Academia de Amberes”, una de las más reputadas del mundo. “Allí aprendemos a inspirarnos de las culturas, no hay nada de deshonesto en ello”. “Lo importante es reconocerlo y reinterpretarlo”, dijo este diseñador de 43 años.

“La cuestión es si hay abuso o no” y en el caso de Carolina Herrera “lo desconozco”, admite el diseñador al frente de Berluti, fundada en 1895.

Van Assche, exdirector artístico de la línea masculina de Dior durante más de una década, estima que su trayectoria por casas históricas ha contribuido a evitarle este tipo de problemas.

“Personalmente me inspiro en la casa y eso nadie me lo reprocha”, concluye.

¿Apropiación o apreciación cultural?

“Hay dos corrientes de pensamiento: ¿se trata de apreciación o de apropiación cultural?”, reflexiona el británico Kim Jones, al frente de la dirección artística de Dior hombre.

“Cuando trabajaba con cosas que tienen una referencia cultural o bien pedía permiso a la gente que trabajaba con ello y obtenían una regalía o bien trabajábamos con ellos, de manera que los estábamos ayudando, eso es esencial”.

Jones, de 39 años, defiende saber de lo que habla por su experiencia anterior en Louis Vuitton, una marca tradicionalmente de productos de lujo para viajar.

“Con Dior, buceo en sus archivos. Con Vuitton nos interásabamos en las historias detrás de los baúles y de sus viajes”.

“Creo que hay que desarrollar mucha sensibilidad” en el mundo de la moda y “tratar a todo el mundo con mucho respeto”, sentencia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

5 preguntas sobre los denisovanos, los extraños parientes extintos de los humanos modernos

¿Se aparearon con los neandertales? ¿Cómo fueron descubiertos? ¿Cuándo se extinguieron? Te respondemos estas y otras preguntas sobre esta especie de homínidos que fue descubierta en 2008.
15 de junio, 2021
Comparte

Desde que fueron descubiertos los primeros restos de este extraño grupo de homínidos en 2008, los científicos no han descansado intentando conseguir más información sobre ellos.

La tarea, sin embargo, no ha sido fácil pues hasta el momento sólo se han descubierto unos pequeños fósiles de los llamados denisovanos.

Pero gracias a una nueva y compleja técnica que analiza la actividad del ADN, investigadores han logrado hacerse una mejor idea de su apariencia y de cómo vivían.

A continuación, te respondemos 5 preguntas clave con todo lo que hay que saber sobre esta especie extinta que vivió en Siberia y el Este de Asia.

1. ¿Quiénes eran los denisovanos?

En resumen: ni siquiera los científicos están seguros. Pero, según investigaciones, los denisovanos son un pariente extinto de los humanos modernos que vivieron en Siberia y el Este de Asia.

Algunos expertos han argumentado que los denisovanos son una especie completamente nueva de nuestro género, pero otros piensan que son simplemente neandertales orientales.

Desafortunadamente, es difícil saber el período exacto en el que caminaron por nuestro planeta, ya que se han descubierto muy pocos fósiles de los denisovanos.

Cueva de Denisova, en el sur de Siberia.

Getty Images
Cueva de Denisova, en el sur de Siberia.

Sin embargo, los fósiles indican que habitaron la cueva de Denisova, en el sur de Siberia (de ahí la palabra “denisovanos”), entre 50.000 a 200.000 años atrás. Además, una mandíbula de un denisovano descubierta en una cueva en la meseta tibetana indica que se pudieron encontrar en la región hace al menos 160.000 años.

Estos hallazgos sugieren que los denisovanos eran contemporáneos de los neandertales e incluso del Homo Sapiens (que surgió por primera vez hace unos 300.000 años). De hecho, la evidencia de ADN indica que tanto los neandertales como los denisovanos vivían en la cueva de Denisova, aunque probablemente no al mismo tiempo.

2. ¿Cómo fueron descubiertos los denisovanos?

Los denisovanos fueron el primer grupo de humanos que se descubrió basándose únicamente en su ADN.

Sin embargo, esto fue en gran parte por accidente.

En 2010, un genetista alemán, el profesor Johannes Krause (entonces estudiante de doctorado), estaba extrayendo ADN mitocondrial de lo que pensó que era un hueso de dedo de un neandertal encontrado en la cueva de Denisova.

Pero no era un neandertal. En cambio, Krause se había topado con un nuevo linaje: los denisovanos.

ADN

Getty Images
Con solo pequeños fragmentos de hueso, los científicos lograron tener secuenciado todo el genoma de un denisovano.

Este hallazgo dejó a los investigadores en una posición extraña y sin precedentes: tener secuenciado todo el genoma de un denisovano sin tener un solo fósil significativo, además de algunos pequeños fragmentos de hueso y dientes.

Luego, en 2019, se analizó la mitad derecha de una mandíbula encontrada durante la década de 1980 en la cueva kárstica de Baishiya, de la meseta tibetana. Si bien no se le pudo extraer el ADN, los análisis de proteínas indicaron que pertenecía a un denisovano.

Muchos sospechan que varios fósiles de homínidos del Este de Asia también son de denisovanos y se han clasificado erróneamente como otras especies. Pero sin análisis exitosos de ADN o proteínas, y pocos fósiles denisovanos con los que compararlos, simplemente no lo sabemos.

3. ¿Qué aspecto tenían los denisovanos?

Incluso con cientos de fósiles, todavía tenemos muchas preguntas sobre cómo eran los neandertales. Y es que es muy difícil imaginar cómo es una especie descubierta en 2010 sin siquiera tener un cráneo parcial a su nombre.

Evolución

Getty Images
Hace 100.000 años convivieron diferentes grupos de humanos.

Pero aunque determinar cómo eran los denisovanos es increíblemente difícil, hay algunas pistas. Los pocos fósiles que existen sugieren que tenían dientes y una mandíbula grande, y posiblemente un neurocráneo aplanado y ancho.

Sorprendentemente, su apariencia se puede recrear en parte mediante una nueva técnica que utiliza la metilación del ADN. Es decir, en lugar de examinar el ADN en sí, se analiza la actividad del ADN y cómo se expresa.

Usando este método los científicos predicen que los denisovanos tenían una pelvis ancha, una caja torácica grande, una frente baja y un cráneo más ancho.

4. ¿Se aparearon alguna vez con los neandertales?

¡Sí! De hecho, un pequeño fragmento de hueso de 2,5 cm encontrado en la cueva de Denisova en 2012 dio pistas de aquello.

Al principio, no fue reconocido y estuvo escondido junto a miles de fragmentos de huesos de animales durante cuatro años. Sin embargo, después de ser identificado como un hueso de homínido por investigadores de la Universidad de Oxford, fue enviado al Instituto Max Planck para su posterior análisis.

Recreación de una mujer neandertal.

Getty Images
El sexo entre los humanos modernos primitivos y los neandertales no era un evento raro.

¿El resultado? En 2018 se anunció que este hueso de 90.000 años pertenecía a Denny (como se la conocía cariñosamente), una niña de madre neandertal y padre denisovano.

¿Qué tan improbable es que con poco más de una docena de fragmentos fósiles denisovanos en existencia, uno pertenezca a un “híbrido” así? ¿Fue una casualidad o ese apareamiento sucedía todo el tiempo?

5. ¿Por qué murieron los denisovanos?

No estamos exactamente seguros de cómo se extinguieron los denisovanos. Ciertamente es posible que el Homo Sapiens haya superado a los denisovanos, pero, de nuevo, no hay pruebas de ello.

Ni siquiera estamos seguros de cuándo se extinguieron. Hay pruebas de ADN limitadas que incluso sugieren que pueden haber sobrevivido en Nueva Guinea o en las islas circundantes hasta hace 15.000 o 30.000 años.

Sin embargo, sabemos que el Homo Sapiens se apareó con los denisovanos en numerosas ocasiones, y que este mestizaje benefició a los humanos de hoy.

Por ejemplo, la variante del gen EPAS1 que los tibetanos y sherpas modernos heredaron de los denisovanos los hace adaptarse mejor a altitudes elevadas, protegiéndolos de la hipoxia (una condición en la que los tejidos del cuerpo se ven privados de oxígeno).

De manera similar, los científicos incluso han descubierto que algunas poblaciones modernas en Oceanía tienen un sistema inmunológico que está parcialmente codificado (y reforzado) por el ADN adquirido de los denisovanos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=chiWVxreqhU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.