'Es desalentador': Conade redujo becas de atletas olímpicos y paralímpicos ganadores de medallas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

'Es desalentador': Conade redujo becas de atletas olímpicos y paralímpicos ganadores de medallas

Christopher, nadador paralímpico, vio que en junio solo le depositaron dos mil pesos, cuando el apoyo que recibía mes con mes era de seis mil pesos.
Cuartoscuro Archivo
5 de junio, 2019
Comparte

Christopher Tronco, nadador paralímpico, es uno de los medallistas que este mes no recibió la beca completa de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade). Sin previo aviso, vio que en junio solo le depositaron dos mil pesos, cuando el apoyo que recibía mes con mes era de seis mil pesos.

A él como a varios de sus compañeros la medida los tomó por sorpresa, nunca recibieron un aviso explicando las razones por las que se les depositaría menos. Al llamar a su federación, solo le respondieron que es una nueva administración y que están empezando de cero. Es decir, recibirán solo dos mil pesos, monto base y mínimo que reciben, por ejemplo, nuevos atletas.

Lo que sí le notificaron a su entrenador es que se cancelarían dos viajes: el German Open (Alemania) y los Campamentos en Tenerife, competencias previas y que servían como entrenamiento para los juegos Parapanamericanos de Lima 2019, que se llevarán a cabo de julio a septiembre. 

La justificación fue que los recursos serán dirigidos a los juegos Panamericanos, así como para los Campeonatos Mundiales.

Este es el mensaje que recibieron:

 

 

“Para mí esto es muy desalentador, toda la dedicación y el esfuerzo en dónde queda. No se vale que estemos dedicando tanto tiempo a entrenar para llevar el nombre de México en alto, haciendo algo que nos apasiona, y a la vez dejando de ver por muchas horas a nuestra familia por dedicarnos a esto”.

Leer >> Ciencia en peligro: investigadores de Conacyt alertan sobre afectaciones por recortes

Para que pueda entrenar, Christopher, quien nació sin brazos y solo con una pierna, cuenta con esos seis mil pesos de la beca, recurso que también destina para comprar las sondas que necesita, pues padece de vejiga neurogénica (causada por un daño neurológico). Esto le ocasiona que no deseche bien la orina, para evitar una infección en sus vías urinarias debe introducir una sonda que le cuesta alrededor de 1, 500 pesos. 

Christopher nació con una malformación congénita, pero eso no le ha impedido ganar más de 300 medallas como atleta paralímpico y conseguir dos récords: uno mundial y uno americano. 

Lo que él pide a Conade y al gobierno federal, es que respeten el monto de su beca, que vean el esfuerzo de más de 10 años y los logros que ha traído al país.

“Con dos mil pesos nos veremos forzados a dejar el deporte y dedicarnos a otra cosa para vivir”, comenta. 

¿Qué dice Conade?

La Conade informó que está haciendo una reestructuración en el procedimiento de asignación de becas debido a que, tras un diagnóstico realizado de enero a abril, se detectaron inconsistencias de deportistas que ya no están activos o que no cumplen con los resultados que la normatividad indica, y “que aun así siguieron recibiendo el apoyo, sin un sustento técnico que lo respalde”.

Ante esto, determinó un monto base para todos los deportistas activos en el padrón de becas Conade, es decir, lo que depositó este mes a Christopher y a otros deportistas: dos mil pesos.

Este recurso  se mantendrá hasta la implementación de la segunda fase de la reestructuración, la cual será hasta después de los Juegos Panamericanos.

Después de esta competencia, el monto se establecerá de acuerdo a los resultados y se asignará conforme a las bases para el otorgamiento de Becas, Estímulos, Reconocimientos y Premios 2019.

Para este año la Conade cuenta con un presupuesto de 1,718 millones de pesos. Esta cantidad está muy alejada del primer presupuesto que recibió la Conade al comienzo del sexenio presidencial de Enrique Peña Nieto: 7,179 millones de pesos.

Te puede interesar: Atletas con discapacidad intelectual, medallas y obstáculos

Meses sin beca

Hace apenas unas semanas que Haidee Aceves, nadadora paralímpica y medallista internacional con más de 200 preseas, regresó de Alemania, sede de la sexta y última parada de la Serie Mundial de Paranatación 2019, de donde regresó con tres medallas de plata y una de oro.

La deportista realizó su nueva mejor marca personal en 200 metros libres, con tiempo de 4 minutos 57 segundos que le valió el oro en la competencia.

A pesar de estos logros, su beca de la Conade también tuvo un recorte, igual que Christopher solo recibió dos mil pesos. Eso no es todo, a ella le deben más de cinco meses del apoyo.

Desde octubre de 2018, por un proceso de cambio de administración, le fueron suspendidos los apoyos económicos. En enero le pagaron lo correspondiente a octubre del año pasado, pero no le depositaron ni lo de noviembre, ni lo de diciembre. A esta deuda se sumaron los meses de enero, febrero, marzo y abril de 2019.

“No tengo para gasolina, para alimentación, ya estamos a unos meses de Juegos Parapanamericanos 2019 y el mundial, debemos entrenar, pero cómo me muevo, esa beca es para mí entrenamiento. Perdón, pero nos partimos la madre todos los días. Creen que con dos mil pesos podemos sustentar toda nuestra preparación, no se puede, a veces me dan ganas de desertar”, asegura en entrevista.

En su opinión, no le parece justo que los pagos se homologuen a dos mil pesos, como plantea la Conade.

“Es diferente la preparación, son distintos los logros, los alcances y la experiencia, hay algunos deportistas que no han dado los resultados que se necesitan, o van empezando, por qué nos van a dar dos mil pesos”, cuestiona.

La nadadora hizo un llamado a la titular de Conade, Ana Gabriela Guevara, para que atienda el tema de los recortes. “Ella es atleta y pasó por lo mismo que nosotros, parece que ya se le olvidó”.

Lee: Detectan irregularidades en compras y gastos de la Conade

Afecta plan de trabajo 

Deportistas como el judoca Nabor Castillo, el triatleta Edson Gómez, y el atleta Jorge Montes denunciaron a través de sus redes sociales que la Conade no les ha depositado sus becas, o les redujo el monto que solían recibir.

Tras estos mensajes, la Conade informó en sus redes sociales que “las becas están al corriente, los depósitos ya se realizaron a todos los deportistas”, sin embargo, algunos deportistas respondieron al tuit negando esto.

El judoca Nabor Castillo, ganador de una medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Guadalajara en 2011, dijo que el monto de su beca pasó de cinco mil pesos a dos mil pesos mensuales.

“Recibo menos que los ninis, qué tristeza”, tuiteó, en referencia al apoyo mensual del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, implementado por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, el cual otorga 3 mil 600 pesos mensuales.

En entrevista, dijo estar muy molesto ya que con dos mil pesos no se puede cubrir la alimentación especial que requiere, el equipo de trabajo y la ropa deportiva.

“Yo tengo un trabajo para mantener a mi hijo, a mi pareja que está embarazada. Invierto también en mis estudios, pero con esto ahora iré poniendo más de mi bolsillo, prácticamente le quitaré a mi familia para destinarlo a una de mis grandes pasiones, el deporte”. 

Nabor critica la falta de comunicación que hay en la Conade ya que nadie les avisó que recibirían menos, “escuchábamos rumores, siempre se hablaba en los pasillos que esto pasaría, pero creíamos que sería en otros rubros, no en la becas ni a deportistas de alto rendimiento, o que sería únicamente para aquellos que no lograron su clasificación a los Juegos Panamericanos, yo la conseguí”, dice. 

“Me pega la reducción, se ve afectado mi plan de trabajo, pero voy a tener que buscar otros apoyos por otro lado para lograr ir  a Juegos Olímpicos de Tokio 2020”, señala. 

El judoca espera tener un acercamiento con los directivos de Conade, que afinen su plan de trabajo para brindar más apoyo y no abandonen a los deportistas mexicanos.  

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

La curiosa historia de cómo el sábado y el domingo se convirtieron en "fin de semana"

La jornada de trabajo de cinco días con un descanso de 48 horas entre el sábado y el domingo es un hecho plenamente aceptado en muchos lugares del mundo. Pero esta costumbre no es tan antigua como puede parecer. Te contamos cuál es su origen.
Getty Images
24 de enero, 2020
Comparte

La idea de reducir la semana laboral de un promedio de cinco días a cuatro está ganando terreno en el mundo.

Las empresas y los políticos han estado considerando un cambio hacia menos horas dedicadas al trabajo, aunque más productivas. Sin embargo, la idea también ha sido ridiculizada.

Como historiador del ocio, me parece que hay una serie de paralelismos entre los debates de hoy y los que tuvieron lugar en el siglo XIX, cuando el fin de semana, como lo conocemos en la actualidad, se introdujo por primera vez.

Tener sábados y domingos fuera del trabajo es en realidad un fenómeno relativamente moderno.

La práctica del “Lunes Santo” imitaba las fiestas religiosas para brindar a los trabajadores un descanso prolongado cada semana

A lo largo del siglo XIX, las leyes redujeron las horas de trabajo en las fábricas e introdujeron descansos regulares.

Pero el fin de semana no surgió simplemente a raíz de una legislación gubernamental, sino que fue moldeado por una combinación de campañas.

Algunas fueron liderados por movimientos de vacaciones de medio día, otros por sindicatos, empresas comerciales de ocio y los propios empleadores.

La creación del fin de semana en Gran Bretaña fue un asunto gradual e incluso desigual, que tuvo que superar las tradiciones populares no oficiales que caracterizaron la semana laboral durante el siglo XIX.

El “Lunes Santo”

Durante gran parte del siglo XIX, por ejemplo, los artesanos calificados adoptaron sus propios ritmos de trabajo, ya que a menudo contrataban espacios para talleres y eran responsables de producir artículos para sus compradores semanalmente.

Esto dio lugar a la práctica del “Lunes Santo”. Si bien imitaba las fiestas religiosas, en realidad era una costumbre completamente secular, promovida por los trabajadores para tener un descanso prolongado en la semana laboral.

Trabajadores, ilustración

Getty Images
Para poder disfrutar del domingo y del “lunes santo”, en la industria se trabajaba intensamente a partir del martes para terminar los productos el sábado por la noche.

Tradicionalmente trabajaban intensamente a partir del martes para terminar los productos el sábado por la noche para poder disfrutar el domingo como feriado legítimo. Pero también se tomaron los lunes libres para recuperarse del sábado por la noche y los excesos del día anterior.

A mediados del siglo XIX, el Lunes Santo era una institución popular en la sociedad británica. Tanto así que el ocio comercial -como salas de música, teatros y salones de canto- organizó eventos en estas vacaciones no oficiales para aprovechar la oportunidad.

Inicialmente, las fábricas también adoptaron la tradición del Lunes Santo, a pesar de que los fabricantes se opusieron constantemente a la práctica, ya que perjudicaba la productividad.

Pero los trabajadores tenían una devoción religiosa a esa festividad no oficial, lo que dificultaba que se rompiera el hábito. Así fue como continuó prosperando en las décadas de 1870 y 1880.

No obstante, los organismos religiosos y los sindicatos estaban dispuestos a introducir unas vacaciones más formales en la semana laboral.

Las autoridades religiosas argumentaban que un descanso el sábado mejoraría la “cultura mental y moral” de la clase trabajadora.

Por ejemplo, en 1862 el reverendo George Heaviside registró el tono optimista de muchos líderes religiosos cuando, escribiendo en el periódico Coventry Herald, afirmó que un fin de semana permitiría buenas condiciones para una fuerza laboral renovada y una mayor asistencia a la iglesia los domingos.

Trabajadores, ilustración

Getty Images
Distintos factores confluyeron para permitir que el descanso de la semana laboral se convirtiera en las 48 horas de sábado y domingo.

Los sindicatos, mientras tanto, querían asegurar un descanso más formalizado en la semana laboral que no dependiera de la costumbre.

De hecho, la creación del fin de semana todavía se cita como un logro en la historia de los sindicatos.

Una fuerza laboral sobria

En 1842 se formó un grupo de campaña llamado Asociación de Cierre Temprano. Presionó al gobierno para mantener el sábado por la tarde libre para el ocio de los trabajadores a cambio de un día completo de trabajo el lunes.

La asociación estableció sucursales en ciudades manufactureras clave y sus miembros provenían de las élites civiles locales, los fabricantes y el clero.

Se alentó a los empleadores a establecer sábados de medio día, ya que la Asociación de Cierre Temprano argumentó que fomentaría una fuerza laboral sobria y trabajadora.

Los grupos de abstinencia de los sindicatos también vieron el sábado de medio día como un vehículo para avanzar en la respetabilidad de la clase trabajadora.

Se esperaba que rehuyeran la embriaguez y los deportes brutales como las peleas de gallos, que tradicionalmente se habían asociado con el Lunes Santo.

Trabajadoras, ilustración

Getty Images
Las clases trabajadoras lograron el descanso del fin de semana hace relativamente poco tiempo.

Para estos activistas, el sábado por la tarde fue señalado como el día en que las clases trabajadoras podían disfrutar de “recreación racional”, una forma de ocio diseñada para evitar el desarrollo de malos hábitos e incentivar el desarrollo de actividades educativas y elevadoras.

Por ejemplo, en Birmingham durante la década de 1850, la asociación escribió en el periódico Daily News que los sábados por la tarde beneficiarían a hombres y mujeres. Había recomendaciones como la siguiente:

“Haga un viaje al campo o, aquellos que se deleitan en la jardinería o cualquier otra actividad que requiera luz del día, podrían emplear su medio sábado de manera útil en vez de trabajar, o podrían emplear su tiempo en mejoras mentales o físicas”.

Oportunidad de negocios

En todo el país, una floreciente industria del ocio vio el nuevo medio día del sábado como una oportunidad de negocio.

Los operadores de trenes acogieron la idea, cobrando tarifas reducidas para los excursionistas al campo los sábados por la tarde.

Con un número creciente de empleadores que adoptaban la idea del medio día, los teatros y las salas de música también cambiaron su entretenimiento estelar de lunes a sábado por la tarde.

Quizás la actividad de ocio más influyente para ayudar a forjar la semana moderna fue la decisión de organizar partidos de fútbol el sábado por la tarde.

La “locura del fútbol”, como se la llamó, despegó en la década de 1890, justo cuando la nueva semana laboral comenzaba a tomar forma.

Por lo tanto, los sábados por la tarde se convirtieron en unas vacaciones muy atractivas para los trabajadores, ya que facilitaban las excursiones más baratas y las nuevas formas de ocio.

Personas en la playa, ilustración

Getty Images
La costumbre moderna de hacer paseos al aire libre los fines de semana empezó a tomar forma en el siglo XIX.

La adopción del fin de semana moderno no fue ni rápida ni uniforme, ya que, en última instancia, la decisión de una fábrica de dejar libre la mitad del sábado recaía en el empresario.

Las campañas para un fin de semana establecido habían comenzado en la década de 1840, pero no logró una adopción generalizada hasta 50 años más tarde.

A fines del siglo XIX, hubo un fuerte impulso para marcar el sábado por la tarde y el domingo como fin de semana.

Si bien tenían sus diferentes razones, los empleadores, los grupos religiosos, el ocio comercial y los trabajadores vieron el sábado por la tarde como un descanso ventajoso en la semana laboral.

Esto sentó las bases para el fin de semana completo de 48 horas como lo conocemos ahora, aunque esta práctica solo se estableció en la década de 1930.

Una vez más, el fin de semana fue aceptado por los empleadores al descubrir que el descanso completo del sábado y domingo reducía el ausentismo y mejoraba la eficiencia.

*Brad Beaven es profesor de historia social y cultural de la Universidad de Portsmouth.

Lee la historia original en inglés en The Conversation


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=chiWVxreqhU

https://www.youtube.com/watch?v=YPmLtudnWbo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts