Empresa acusada de monopolio y de entregar alimentos en descomposición suma 51 contratos con AMLO
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Empresa acusada de monopolio y de entregar alimentos en descomposición suma 51 contratos con AMLO

Más del 75 % de los contratos entregados han sido por adjudicación directa. Esto pese a que empresa ha sido denunciada y sancionada en múltiples ocasiones por alimentos en mal estado.
Cuartoscuro
6 de junio, 2019
Comparte

Cambió el sexenio pero el dominio de un consorcio en la obtención de contratos para la elaboración de alimentos en el sector público no.

El Corporativo Kosmos, empresa que ha ganado millones del erario en los tres gobiernos federales anteriores al amparo de múltiples contratos públicos de alimentos, acumula ya en los primeros meses de este sexenio 51 nuevos contratos con la actual administración y los gobiernos de Veracruz y Ciudad de México por casi 875 millones de pesos; más del 75 % de ellos entregados por adjudicación directa, es decir, sin competencia.

Algunas de esas adjudicaciones se han otorgado con argumentos legales genéricos o contradictorios, o que el propio presidente Andrés Manuel López Obrador ha señalado como un “modus operandi” para la corrupción en gobiernos pasados. Los servicios contratados van desde alimentar a reos en penales estatales o a pacientes en hospitales, hasta despensas para deportistas de alto rendimiento. Pero también hay nuevos contratos por cosas que nada tienen que ver con la comida, como adquirir mesas y moños para la Policía Federal.

Lee>> Una empresa monopoliza los servicios de alimentos de presos y enfermos en México

Esto, pese a que el actual gobierno federal ha criticado los “contratos leoninos” obtenidos por esta empresa en gobiernos pasados –por los que incluso aún se debe dinero–, y que el propio presidente ha condenado el acaparamiento de algunas compañías de los contratos en sectores como el de alimentos y medicinas.

Pero el tema va más allá del dinero. El reportaje El cártel de la comida evidenció que esta empresa ha sido denunciada en varias ocasiones, tanto por monopolizar los contratos de su sector con presuntas licitaciones a modo, como por la mala calidad en sus alimentos, situación que incluso derivó en un amotinamiento en el penal de Islas Marías.

Animal Político publicó que más de 5 mil reos se enfermaron por mala calidad de alimentos en penales abastecidos por Kosmos, lo que ha derivado en 34 sanciones para el corporativo. Además, la empresa también ha sido denunciada públicamente por enviar despensas con productos de dudosa calidad y bajos nutrientes a Venezuela.

“No se renovarán contratos con empresas de mala reputación… ni en este caso de la venta de alimentos ni en otros”, dijo el presidente López Obrador el pasado 20 de marzo al ser cuestionado sobre los contratos de Kosmos.

La realidad, sin embargo, es distinta.

Vejaciones y comida en descomposición: los motivos del motín en Islas Marías en 2013

Las ganancias y contratos

Información recabada a través de Compranet y solicitudes de información muestra que el Corporativo Kosmos ha obtenido con el actual gobierno federal 45 contratos desde diciembre pasado, cuando inició el gobierno de López Obrador.

El monto de dichos contratos asciende a 436 millones 547 mil 228 pesos. Se trata de nuevas contrataciones, responsabilidad de la actual administración, con independencia de contratos que previamente estaban vigentes y continúan pagándose.

Además, dos gobiernos estatales, emanados del mismo partido del presidente, comenzaron a entregarle recursos a este corporativo desde diciembre: el de Ciudad de México, con 4 contratos por 206 millones 223 mil 508 pesos, y el de Veracruz, con 2 contratos por 231 millones 514 mil pesos.

El Corporativo Kosmos está integrado principalmente por tres compañías: La Cosmopolitana S.A. de C.V.; Productos Serel S.A. de C.V. y Kol-Tov S.A. de C.V.

¿Cómo ha obtenido dichos contratos el corporativo? 39 de ellos han sido vía adjudicación directa, mientras que uno de ellos por la vía de la invitación restringida. Se trata de casi el 80 % de los contratos ganados en el nuevo sexenio sin competencia; los 11 restantes han sido por licitación pública.

Esta proporción es totalmente inversa a la que marca la Constitución y las distintas leyes de adquisiciones, en donde se establece que la licitación pública debería ser la regla general y los otros mecanismos las excepciones.

En cuanto a los 41 contratos del gobierno federal, estos provienen de nueve dependencias e instituciones distintas. Las que mayor número de contratos les han entregado son la Secretaría de Gobernación con 21; el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) con 9, y la Secretaría de Salud (con hospitales desconcentrados incluidos) con seis.

En el caso de los cuatro contratos entregados a la empresa por la administración de Claudia Sheinbaum, tres han sido por adjudicación directa y solo uno en licitación pública. Las dependencias contratantes han sido la secretaría de Salud local, la Secretaría de Bienestar local y el DIF capitalino.

Respecto a los dos contratos otorgados por la administración del gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, ambos han sido por adjudicación directa a través de la Secretaría de Seguridad Pública local y la Secretaría de Salud de la entidad.

En la mayoría de los casos el objeto de los contratos han sido para la entrega de alimentos preparados o insumos alimenticios, pero también hay algunos sobre conceptos totalmente distintos como entrega de carpas o sillas, o servicios de hospedaje y traslados.

Los cinco contratos de mayor monto son:

-Uno por 190 millones de pesos entregado vía adjudicación directa por el gobierno de Veracruz para alimentos en sus penales.

-Otro por 189 millones vía licitación del gobierno de Ciudad de México para comedores comunitarios.

-Uno de 135 millones 700 mil pesos vía adjudicación directa de Policía Federal para servicios de hospedaje y alimentos.

-Le sigue un contrato de casi 46 millones de pesos de la FGR para alimentos en sus distintas áreas vía licitación pública.

-Y otro de la Secretaría de Salud de Veracruz por 41 millones 54 mil pesos, también entregado en adjudicación directa.

El Cártel de la Comida… domina

Una revisión hecha por Animal Político utilizando la herramienta Contratobook, un buscador de contratos federales registrados en la plataforma Compranet, muestra la notable desigualdad en el número de contratos y montos obtenido por Kosmos frente a varias de las compañías con las que ha competido directamente en alguna licitación pública o restringida.

Por ejemplo. Las tres empresas del corporativo Kosmos acumulaban a diciembre de 2018 un total de 670 contratos por más de 9 mil 880 millones de pesos, de acuerdo con el resultado arrojado por Contratobook. Ello sin tomar en cuenta la mayor parte de contratos estatales y varios federales obtenidos por el corporativo (como los de alimentos en penales federales) que no aparecen en Compranet.

Aún con ello su competidor más cercano, una empresa denominada Abasto y Distribuciones Institucionales, presenta 517 contratos (cifra no tan lejana a Kosmos) pero por un monto mucho menor: 2 mil 446 millones de pesos, casi la quinta parte. Y varios de ellos obtenidos en colaboración con Kosmos.

La búsqueda de otra compañía que ha competido con Kosmos de nombre PanRol arroja un total de 243 contratos por 471 millones de pesos, un monto 20 veces inferior. Y Casa Álvarez Gourmet, muestra ganancias por 491 millones aunque solo en 13 contratos, de los cuales 2 son con la Policía Federal por más de 400 millones.

Les sigue Empacadora El Fresno con 405 millones de pesos ganados resultado de 169 contratos, mientras que dos empresas de nombre Pigudi Gastronómico y Pigudi SA han ganado, en conjunto, 586 millones, una cifra 17 veces inferior a la de Kosmo.

También se revisaron a otras 18 compañías que aparecen en alguna licitación compitiendo con empresas de Kosmos. Todas ellas juntas suman mil 140 millones de pesos, siete veces menos que el referido corporativo.

Y también se encuentra el caso de otras 26 empresas que de igual forma han aparecido como competidoras de Kosmos, pero las cuales no registran ni un solo contrato ganado y ni un peso obtenido.

De acuerdo con el reportaje publicado por Quinto Elemento Lab, la empresa La Cosmopolitana y sus aliadas multiplicaron sus ganancias en los últimos 18 años al amparo de los contratos públicos que les concedieron cada vez en mayor medida y monto los gobiernos de los expresidentes Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

La compañía pasó de tener negocios por seis millones de pesos en 2002, a contratos por más de 5 mil millones en 2018. En total casi 30 mil millones de pesos en ganancias en ese periodo de tiempo, mucho más que cualquiera de sus competidores en el ramo.

Monopolio de ganancias… e irregularidades

El dominio en la obtención de contratos por parte de Corporación Kosmo ya había sido cuestionado en años anteriores.

El reportaje de El cartel de la comida reveló que una empresa competidora, Prodilacsa, denunció que en una contratación de 2016 con Aeropuertos y Servicios Auxiliares se solicitó como requisito una constancia de un laboratorio autorizado por la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA).

Dicha constancia era imposible de cumplir legalmente porque no había laboratorios certificados por EMA pero, aun así, las empresas de la Kosmo si contaban con uno y por ende obtuvieron el contrato. Los mismo sucedió en otro contrato similar convocado por la Conade.

Pero además del tema económico se han denunciado irregularidades de otro tipo. El referido reportaje documentó varios casos de enfermedades en centros penales locales y federales por alimentos en mal estado. Y Animal Político publicó que la compañía fue sancionada en 34 ocasiones por el gobierno, tras servir alimentos que enfermaron a 5 mil 271 internos en centros penales federales.

Incluso, el corporativo Kosmos fue señalado en un reportaje conjunto del portal venezolano Armando.info y del periódico Excelsior de ser una de las empresas involucradas en una trama de corrupción para vender despensas a bajo precio a Venezuela, en donde se habían incluido alimentos de mala calidad como, por ejemplo, leche en polvo con bajos nutrientes.

El pasado 20 de marzo, en su conferencia matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador fue cuestionado por la reportera Nadia Sanders sobre las irregularidades relacionadas con La Cosmopolitana, y sobre el otorgamiento de contratos que su propio titular de los reclusorios federales, Francisco Garduño, había llamado unas semanas antes como “leoninos”.

Obrador prometió que no se renovarían los contratos. Dijo que ya no se permitiría la “corrupción generalizada” ni en los contratos de alimentos ni de medicinas.

Y el pasado 24 de mayo volvió a insistir, al hablar de corrupción en las contrataciones, que no se permitiría lo que denominó “huachicol” en varios rubros, entre ellos el de alimentos.

“No se va a permitir el huachicol en nada, ni en la compra del papel para libros, ni en las medicinas, ni en la compra de alimentos. En nada. Se acaba el huachicol, se termina la corrupción”, prometió el presidente.

Pero pese a ello, los gobiernos de la llamada Cuarta Transformación continúan con la misma práctica de sus antecesores en el sector de los alimentos: favoreciendo al mismo grupo de empresas con contratos otorgados, en su mayoría, sin competencia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus; ¿Qué produce una respuesta inmunitaria más fuerte: la infección natural o la vacuna?

Si bien ambas producen una respuesta inmunitaria, te explicamos por qué es mejor la protección que te puede ofrecer una vacuna contra el SARS-CoV-2.
16 de diciembre, 2020
Comparte

Reino y Estados Unidos iniciaron ya su programa de vacunación masiva contra el coronavirus con la vacuna de Pfizer/BioNTech.

La inmunización, producida en Bélgica, es un nuevo tipo de vacuna llamada ARN que utiliza un pequeño fragmento del código genético del virus para enseñarle al cuerpo a combatir la COVID-19 y generar inmunidad.

El resto de las vacunas —incluidas la rusa Sputnik V, que comenzó a suministrarse de forma masiva en Moscú, la china Sinovac, la estadounidense Moderna o la británica Oxford-AstraZeneca— continúan en la carrera y la aprobación de algunas de ellas se espera de forma inminente.

En Reino Unido, los primeros en recibir la dosis inicial de las dos necesarias para alcanzar la inmunidad completa son las personas mayores de 80 años, los profesionales de la salud en primera línea, así como los trabajadores de las residencias de ancianos.

Y mientras que la mayoría de la población espera con ansias que le llegue su turno, hay quienes miran a la vacuna con recelo por las incógnitas que todavía no tienen respuesta.

Una de las preguntas que se repite (aunque no necesariamente entre quienes están en desacuerdo con la vacunación) es, ¿Qué genera una respuesta inmune más fuerte: la infección natural o la vacuna?

BBC Mundo conversó con tres expertos en el tema en busca de una respuesta.

Según el caso

En pocas palabras: aún no se sabe.

“Hay algunas enfermedades donde la vacuna protege más que la enfermedad y otros casos donde la enfermedad brinda más protección que la vacuna”, le explica a BBC Mundo Carlos Rodrigo, vacunólogo y Director Clínico de Pediatría del Hospital Germans Trias i Pujol, en Barcelona.

Paciente de covid-19

Getty Images
Mientras que a algunas personas el virus les provoca pocos o ningún síntoma otros deben ser hospitalizados o conectados a un respirador.

Rodrigo da como ejemplo enfermedades clásicas como el sarampión, la varicela o las paperas, donde la infección natural es la que otorga una inmunidad más prolongada, donde lo habitual es que una vez que la pasas no te vuelvas a enfermar.

En otro tipo de infecciones, como las provocadas por neumococos o meningococos (dos tipos de bacterias) en niños o por el virus del papiloma humano (VPH) —un grupo de virus que puede causar verrugas y varios tipos de cáncer— la situación es exactamente opuesta.

En el caso del VPH, por ejemplo, la vacuna genera una respuesta inmune más potente que la inmunidad natural, ya que esta última es particularmente débil.

Esto se debe a que, entre otra cosas, el virus emplea varias tácticas para evadir al sistema inmune, le explica a BBC Mundo Maitreyi Shivkumar, profesora de Biología Molecular en la Facultad de Farmacia de la Universidad De Montfort, en Reino Unido.

“Muchos virus, entre los que se incluye el VPH tienen proteínas que bloquean la repuesta inmune o simplemente mantienen un perfil bajo para no ser detectadas”.

En cambio la vacuna, “contiene una concentración alta de una sola proteína —la que sobresale de la superficie del virus y la que detecta el sistema inmune— en su forma más pura”.

Al suministrar una gran cantidad de esta proteína, la respuesta que se genera es mucho más fuerte, señala Shivkumar.

Y, además, la vacuna permite que, “de cierta forma, el sistema inmune no se distraiga con otros trozos del virus (como ocurriría en una infección natural)”, añade la experta, aunque aclara que son pocos los casos donde la inmunidad generada por la vacuna es mayor a la que suscita la infección natural.

“Por lo general las vacunas son tan buenas como la infección (en este sentido), o brindan suficiente inmunidad y eso es lo que se quiere lograr”.

¿Cómo se posiciona la covid-19 en este sentido?

Dado que se trata de una enfermedad nueva y de que los estudios sobre la vacuna fueron diseñados para determinar su seguridad y eficacia más que para evaluar la longevidad de la inmunidad, no sabemos con exactitud por cuánto tiempo se extiende el efecto protector de ninguna de las dos.

HPV

Getty Images
En el caso del VPH, la vacuna genera una respuesta inmune más fuerte que el virus mismo.

Lo que sí sabemos es que, a diferencia de la infección natural, de la que podemos recibir una dosis viral variable (alta, mediana o baja) que produce diferentes niveles de inmunidad, “cuando te suministran una vacuna, recibes una dosis predeterminada que sabemos provoca una respuesta inmune fuerte y apropiada, capaz de prevenir la infección en un gran porcentaje de los casos”, le dice a BBC Mundo Jennifer Gommerman, inmunóloga de la Universidad de Toronto, Canadá.

“Hay muchas similitudes: las dos cosas —la infección natural y la vacuna— generan anticuerpos neutralizantes e inmunidad celular (el proceso que activa entre otras cosas a las células T)”.

“Pero una de las grandes diferencias es que las vacunas no provocan el daño colateral de una respuesta inmune extremadamente robusta, que en mucha gente puede ser perjudicial y causar daño en los pulmones”, explica la experta.

Sin vacuna, dice Carlos Rodrigo, atravesar la enfermedad es “una aventura, un azar, una ruleta rusa: mientras que a algunas personas no les ocasiona ningún problema, a otras les causa problemas gravísimos. Y a otras no tan graves pero persistentes en el tiempo, e incapacitantes”.

Por último otra de las ventajas de la vacuna es que al suministrar una dosis fija, “se garantiza una respuesta imunitaria estandarizada en toda la población. Es una forma de controlar la respuesta y no dejarla al azar”, añade Shivkumar.

Y si tuve covid-19, ¿es necesario vacunarme?

En opinión de Gommerman, deberías dejar que vacunen a otros primero porque tu cuerpo todavía debería tener memoria del virus y por lo tanto capacidad para combatirlo, pero luego es importante que lo hagas.

Vacunación

Getty Images
Aunque hayas tenido covid-19, es aconsejable recibir la vacuna.

“Primero que mucha gente nunca tuvo confirmación de haber tenido el virus”, dice. “Cuando nos llega gente que piensa que ha tenido covid-19 y se les hace la prueba de anticuerpos, no siempre dan positivo porque en realidad no han estado expuestos al virus”.

Esa ya es una buena razón para darse la vacuna. Pero por otro lado, “hasta donde sabemos, no hay consecuencias negativas de darse la vacuna después de haber tenido el virus. Es como reforzar tu respuesta inmunitaria”, señala la experta.

Y, tercero, “tu respuesta inmune pudo haber sido muy buena o no, dependiendo de a cuánto virus estuviste expuesto, y como esa carga es variable, no sabrás en que parte del espectro te encuentras, por lo tanto, es mejor darse la vacuna”.

Rodrigo tiene una visión similar, aunque recomienda hacer un test primero para verificar si la persona aún tiene anticuerpos.

Estas personas “no serían prioritarias, pero es posible que al cabo de unos cuantos meses, la inmunidad natural no sea suficiente”.

“Habrá que evaluar si todavía tiene anticuerpos, porque en casos que los haya, la vacuna es inútil”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=BKNQNzyRydw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.