close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Empresa acusada de monopolio y de entregar alimentos en descomposición suma 51 contratos con AMLO

Más del 75 % de los contratos entregados han sido por adjudicación directa. Esto pese a que empresa ha sido denunciada y sancionada en múltiples ocasiones por alimentos en mal estado.
Cuartoscuro
6 de junio, 2019
Comparte

Cambió el sexenio pero el dominio de un consorcio en la obtención de contratos para la elaboración de alimentos en el sector público no.

El Corporativo Kosmos, empresa que ha ganado millones del erario en los tres gobiernos federales anteriores al amparo de múltiples contratos públicos de alimentos, acumula ya en los primeros meses de este sexenio 51 nuevos contratos con la actual administración y los gobiernos de Veracruz y Ciudad de México por casi 875 millones de pesos; más del 75 % de ellos entregados por adjudicación directa, es decir, sin competencia.

Algunas de esas adjudicaciones se han otorgado con argumentos legales genéricos o contradictorios, o que el propio presidente Andrés Manuel López Obrador ha señalado como un “modus operandi” para la corrupción en gobiernos pasados. Los servicios contratados van desde alimentar a reos en penales estatales o a pacientes en hospitales, hasta despensas para deportistas de alto rendimiento. Pero también hay nuevos contratos por cosas que nada tienen que ver con la comida, como adquirir mesas y moños para la Policía Federal.

Lee>> Una empresa monopoliza los servicios de alimentos de presos y enfermos en México

Esto, pese a que el actual gobierno federal ha criticado los “contratos leoninos” obtenidos por esta empresa en gobiernos pasados –por los que incluso aún se debe dinero–, y que el propio presidente ha condenado el acaparamiento de algunas compañías de los contratos en sectores como el de alimentos y medicinas.

Pero el tema va más allá del dinero. El reportaje El cártel de la comida evidenció que esta empresa ha sido denunciada en varias ocasiones, tanto por monopolizar los contratos de su sector con presuntas licitaciones a modo, como por la mala calidad en sus alimentos, situación que incluso derivó en un amotinamiento en el penal de Islas Marías.

Animal Político publicó que más de 5 mil reos se enfermaron por mala calidad de alimentos en penales abastecidos por Kosmos, lo que ha derivado en 34 sanciones para el corporativo. Además, la empresa también ha sido denunciada públicamente por enviar despensas con productos de dudosa calidad y bajos nutrientes a Venezuela.

“No se renovarán contratos con empresas de mala reputación… ni en este caso de la venta de alimentos ni en otros”, dijo el presidente López Obrador el pasado 20 de marzo al ser cuestionado sobre los contratos de Kosmos.

La realidad, sin embargo, es distinta.

Vejaciones y comida en descomposición: los motivos del motín en Islas Marías en 2013

Las ganancias y contratos

Información recabada a través de Compranet y solicitudes de información muestra que el Corporativo Kosmos ha obtenido con el actual gobierno federal 45 contratos desde diciembre pasado, cuando inició el gobierno de López Obrador.

El monto de dichos contratos asciende a 436 millones 547 mil 228 pesos. Se trata de nuevas contrataciones, responsabilidad de la actual administración, con independencia de contratos que previamente estaban vigentes y continúan pagándose.

Además, dos gobiernos estatales, emanados del mismo partido del presidente, comenzaron a entregarle recursos a este corporativo desde diciembre: el de Ciudad de México, con 4 contratos por 206 millones 223 mil 508 pesos, y el de Veracruz, con 2 contratos por 231 millones 514 mil pesos.

El Corporativo Kosmos está integrado principalmente por tres compañías: La Cosmopolitana S.A. de C.V.; Productos Serel S.A. de C.V. y Kol-Tov S.A. de C.V.

¿Cómo ha obtenido dichos contratos el corporativo? 39 de ellos han sido vía adjudicación directa, mientras que uno de ellos por la vía de la invitación restringida. Se trata de casi el 80 % de los contratos ganados en el nuevo sexenio sin competencia; los 11 restantes han sido por licitación pública.

Esta proporción es totalmente inversa a la que marca la Constitución y las distintas leyes de adquisiciones, en donde se establece que la licitación pública debería ser la regla general y los otros mecanismos las excepciones.

En cuanto a los 41 contratos del gobierno federal, estos provienen de nueve dependencias e instituciones distintas. Las que mayor número de contratos les han entregado son la Secretaría de Gobernación con 21; el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) con 9, y la Secretaría de Salud (con hospitales desconcentrados incluidos) con seis.

En el caso de los cuatro contratos entregados a la empresa por la administración de Claudia Sheinbaum, tres han sido por adjudicación directa y solo uno en licitación pública. Las dependencias contratantes han sido la secretaría de Salud local, la Secretaría de Bienestar local y el DIF capitalino.

Respecto a los dos contratos otorgados por la administración del gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, ambos han sido por adjudicación directa a través de la Secretaría de Seguridad Pública local y la Secretaría de Salud de la entidad.

En la mayoría de los casos el objeto de los contratos han sido para la entrega de alimentos preparados o insumos alimenticios, pero también hay algunos sobre conceptos totalmente distintos como entrega de carpas o sillas, o servicios de hospedaje y traslados.

Los cinco contratos de mayor monto son:

-Uno por 190 millones de pesos entregado vía adjudicación directa por el gobierno de Veracruz para alimentos en sus penales.

-Otro por 189 millones vía licitación del gobierno de Ciudad de México para comedores comunitarios.

-Uno de 135 millones 700 mil pesos vía adjudicación directa de Policía Federal para servicios de hospedaje y alimentos.

-Le sigue un contrato de casi 46 millones de pesos de la FGR para alimentos en sus distintas áreas vía licitación pública.

-Y otro de la Secretaría de Salud de Veracruz por 41 millones 54 mil pesos, también entregado en adjudicación directa.

El Cártel de la Comida… domina

Una revisión hecha por Animal Político utilizando la herramienta Contratobook, un buscador de contratos federales registrados en la plataforma Compranet, muestra la notable desigualdad en el número de contratos y montos obtenido por Kosmos frente a varias de las compañías con las que ha competido directamente en alguna licitación pública o restringida.

Por ejemplo. Las tres empresas del corporativo Kosmos acumulaban a diciembre de 2018 un total de 670 contratos por más de 9 mil 880 millones de pesos, de acuerdo con el resultado arrojado por Contratobook. Ello sin tomar en cuenta la mayor parte de contratos estatales y varios federales obtenidos por el corporativo (como los de alimentos en penales federales) que no aparecen en Compranet.

Aún con ello su competidor más cercano, una empresa denominada Abasto y Distribuciones Institucionales, presenta 517 contratos (cifra no tan lejana a Kosmos) pero por un monto mucho menor: 2 mil 446 millones de pesos, casi la quinta parte. Y varios de ellos obtenidos en colaboración con Kosmos.

La búsqueda de otra compañía que ha competido con Kosmos de nombre PanRol arroja un total de 243 contratos por 471 millones de pesos, un monto 20 veces inferior. Y Casa Álvarez Gourmet, muestra ganancias por 491 millones aunque solo en 13 contratos, de los cuales 2 son con la Policía Federal por más de 400 millones.

Les sigue Empacadora El Fresno con 405 millones de pesos ganados resultado de 169 contratos, mientras que dos empresas de nombre Pigudi Gastronómico y Pigudi SA han ganado, en conjunto, 586 millones, una cifra 17 veces inferior a la de Kosmo.

También se revisaron a otras 18 compañías que aparecen en alguna licitación compitiendo con empresas de Kosmos. Todas ellas juntas suman mil 140 millones de pesos, siete veces menos que el referido corporativo.

Y también se encuentra el caso de otras 26 empresas que de igual forma han aparecido como competidoras de Kosmos, pero las cuales no registran ni un solo contrato ganado y ni un peso obtenido.

De acuerdo con el reportaje publicado por Quinto Elemento Lab, la empresa La Cosmopolitana y sus aliadas multiplicaron sus ganancias en los últimos 18 años al amparo de los contratos públicos que les concedieron cada vez en mayor medida y monto los gobiernos de los expresidentes Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

La compañía pasó de tener negocios por seis millones de pesos en 2002, a contratos por más de 5 mil millones en 2018. En total casi 30 mil millones de pesos en ganancias en ese periodo de tiempo, mucho más que cualquiera de sus competidores en el ramo.

Monopolio de ganancias… e irregularidades

El dominio en la obtención de contratos por parte de Corporación Kosmo ya había sido cuestionado en años anteriores.

El reportaje de El cartel de la comida reveló que una empresa competidora, Prodilacsa, denunció que en una contratación de 2016 con Aeropuertos y Servicios Auxiliares se solicitó como requisito una constancia de un laboratorio autorizado por la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA).

Dicha constancia era imposible de cumplir legalmente porque no había laboratorios certificados por EMA pero, aun así, las empresas de la Kosmo si contaban con uno y por ende obtuvieron el contrato. Los mismo sucedió en otro contrato similar convocado por la Conade.

Pero además del tema económico se han denunciado irregularidades de otro tipo. El referido reportaje documentó varios casos de enfermedades en centros penales locales y federales por alimentos en mal estado. Y Animal Político publicó que la compañía fue sancionada en 34 ocasiones por el gobierno, tras servir alimentos que enfermaron a 5 mil 271 internos en centros penales federales.

Incluso, el corporativo Kosmos fue señalado en un reportaje conjunto del portal venezolano Armando.info y del periódico Excelsior de ser una de las empresas involucradas en una trama de corrupción para vender despensas a bajo precio a Venezuela, en donde se habían incluido alimentos de mala calidad como, por ejemplo, leche en polvo con bajos nutrientes.

El pasado 20 de marzo, en su conferencia matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador fue cuestionado por la reportera Nadia Sanders sobre las irregularidades relacionadas con La Cosmopolitana, y sobre el otorgamiento de contratos que su propio titular de los reclusorios federales, Francisco Garduño, había llamado unas semanas antes como “leoninos”.

Obrador prometió que no se renovarían los contratos. Dijo que ya no se permitiría la “corrupción generalizada” ni en los contratos de alimentos ni de medicinas.

Y el pasado 24 de mayo volvió a insistir, al hablar de corrupción en las contrataciones, que no se permitiría lo que denominó “huachicol” en varios rubros, entre ellos el de alimentos.

“No se va a permitir el huachicol en nada, ni en la compra del papel para libros, ni en las medicinas, ni en la compra de alimentos. En nada. Se acaba el huachicol, se termina la corrupción”, prometió el presidente.

Pero pese a ello, los gobiernos de la llamada Cuarta Transformación continúan con la misma práctica de sus antecesores en el sector de los alimentos: favoreciendo al mismo grupo de empresas con contratos otorgados, en su mayoría, sin competencia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

La cantidad de CO2 en la atmósfera supera récord: Qué consecuencias tiene para el planeta

Los niveles atmosféricos de dióxido de carbono, el principal gas causante del cambio climático, superaron las 415 partes por millón por primera vez en la historia de la humanidad. ¿Qué implica haber cruzado ese umbral?
Getty Images
16 de mayo, 2019
Comparte

Jugando con fuego.

¿Es eso lo que está haciendo la humanidad?

La noticia fue recibida por algunos con profunda frustración, por otros con alarma.

El pasado 11 de mayo los niveles atmosféricos de dióxido de carbono o CO2, el principal gas causante del cambio climático, pasaron el nivel de 415 partes por millón (ppm) por primera vez en toda la historia evolutiva de los seres humanos.

La medición de 415,26 ppm fue realizada por una de las principales estaciones de monitoreo del calentamiento global en el mundo, el observatorio de Mauna Loa en Hawái que pertenece al Instituto Scripps de Oceanografía en Estados Unidos.

¿Qué significa para todos nosotros haber cruzado ese umbral?

Tres reconocidos expertos en cambio climático dieron su opinión para los lectores de BBC Mundo.


CHRIS RAPLEY, profesor de ciencia climática en University College London y exdirector del Instituto Antártico Británico

Es la primera vez que los seres humanos hemos inhalado aire con tanto CO2. Es un gas transparente y sin olor y no lo percibimos, pero está teniendo un enorme impacto en el planeta porque ha alterado su balance energético.

El CO2 adicional que hemos lanzado a la atmósfera está causando que la Tierra acumule energía del Sol más rápido de lo que la irradia.

Gráfico que muestra el efecto de invernadero

Getty Images
Debido a las emisiones de CO2, la Tierra acumula energía del Sol más rápido de lo que la irradia.

La medición de 415 ppm indica que aún estamos emitiendo dióxido de carbono hacia la atmósfera al nivel máximo de lo que se consideraba posible hace 20 años.

Si seguimos este curso de acción llegaremos a un aumento de la temperatura global de 3, 4 o 5 grados Celsius para fin de siglo, y eso tendrá consecuencias desastrosas para nuestros hijos y nietos y generaciones futuras durante miles de años.

No tendríamos que agregar mucho más dióxido de carbono para calentar el planeta lo suficiente como para que el hielo de Groenlandia y partes de Antártica atraviesen un punto de no retorno. Y en ese caso cualquier cosa que hagamos no impedirá el derretimiento de grandes sectores de hielo.

Si eso ocurre el aumento en el nivel del mar afectará a grandes ciudades en el mundo y desplazará a cientos de millones de personas, veremos olas de calor tan intensas que partes del planeta serán inhabitables y habrá migraciones que desestabilizarán a un planeta ya aquejado por problemas.

Desprendimiento de hielo

Getty Images
“No tendríamos que agregar mucho más dióxido de carbono para calentar el planeta lo suficiente como para que el hielo de Groenlandia y partes de Antártica atraviesen un punto de no retorno”, señaló Rapley.

Así que hay muchas formas en las que haber pasado 415 ppm es una noticia extremadamente mala y desesperadamentenecesitamos hacer algo al respecto.

El hecho de que llegamos a 415 ppm cuando el nivel natural de la Tierra ha sido durante millones de años de 280 ppm nos dice que hemos cambiado al planeta en formas que son casi inimaginables.


MICHAEL MANN, profesor del Departamento de Meteorología y Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Pensilvania

Cuando mis coautores y yo publicamos hace 20 años por primera vez el gráfico llamado “del palo de hockey” con la curva empinada de aumento de CO2, los niveles eran de cerca de 365 ppm. Ahora son de 415 ppm.

Eso significa que hubo un aumento gigantesco de 50 ppm en dos décadas y estamos incrementando las concentraciones atmosféricas a una tasa de 3 ppm al año.

Gráfico que muestra la Curva de Keeling

BBC
La llamada Curva de Keeling muestra claramente el aumento de las concentraciones atmosféricas de CO2.

Si haces los cálculos, superaremos los 450 ppm en poco más de una década, y eso implica un peligroso aumento del calentamiento planetario de más de 2 a 3,5 grados Celsius.

Esto significa que debemos hacer cambios dramáticos, ahora, para bajar las emisiones globales de CO2 en un nivel de 5 a 10% al año. Solo así evitaremos impactos catastróficos del cambio climático.

No sabemos exactamente cuáles son los niveles de ppm que llevarán a puntos de no retorno, como por ejemplo el derretimiento de grandes partes de hielo en Antártica que lleve a aumentos del nivel del mar de 3 a 4 metros, o el colapso de la circulación oceánica del Atlántico Norte, la desestabilización del metano atrapado en el permafrost u otros mecanismos amplificadores.

Fábricas emitiendo CO2

Getty Images
“La única estrategia razonable es dejar de quemar combustibles fósiles que emiten CO2 y calientan el planeta”, afirmó Michael Mann.

Algunos de estos mecanismos tal vez ya pueden haber sido disparados, otros podrían estar cerca de esa situación.

La única estrategia razonable es dejar de quemar combustibles fósiles que emiten CO2 y calientan el planeta.

Los impactos del cambio climático ya no son sutiles.Los estamos viendo en tiempo real en formas profundas.


JAMES DYKE, profesor de Sistemas Globales del Departamento de Geografía de la Universidad de Exeter

En términos de cómo ha venido cambiando el clima nada sucederá como consecuencia de haber llegado a 415 ppm en comparación con 414 o 412 ppm.

La razón por la que haber llegado a 415 ppm es significativo es que la última vez que la Tierra experimentó concentraciones de CO2 de este nivel fue probablemente hace 2,6 o incluso 3 millones de años.

Es decir, antes de la evolución de la especie humana.

Hombre con el agua a la altura del pecho en Carolina del Sur tras el huracán Florence en setiembre de 2018

Getty Images
El cambio climático está intensificando fenómenos climáticos como huracanes y olas de calor.

Y es importante recordar que no tenemos razones para creer que el aumento de CO2 se estabilizará en 415 ppm.

Los aumentos anuales han sido de uno o dos por ciento y no sabemos cuando se detendrán.

Hay algo que la gente debe entender cuando se habla de estabilizar el aumento de temperatura global a no más de 1,5 grados Celsius: en mi opinión, nadie cree que en realidad eso sea posible.

Los gobiernos internacionales y la cumbre de París de 2015 hablaron de limitar el calentamiento a no más de 2 grados, con una aspiración de hacerlo a no más de 1,5 grados.

Pero cuando hablas con los que deciden las políticas nadie piensa que eso sea posible, porque limitar el calentamiento global a 1,5 grados significa que el uso de combustibles fósiles debe acabar en un par de décadas y no hay evidencia ni siquiera de que vayamos en la dirección correcta.

Ilustración de continentes

Getty Images
James Dyke: “No creo que la mayoría de las personas sepan que estamos dependiendo esencialmente de que se invente nueva tecnología para salvarnos del colapso climático”.

Creo que la gente se sorprendería de saber que por un lado los gobiernos hablan de limitar el aumento de temperatura a 1,5 grados, y al mismo tiempo esos gobiernos piensan que no podremos detener el uso de combustibles fósiles.

Los gobiernos pueden mantener esa posición porque asumen que podremos inventar tecnología de emisiones negativas, que extraigan enormes cantidades de dióxido de carbono de la atmósfera de la Tierra para mediados de este siglo y los siglos subsiguientes.

No creo que la mayoría de las personas sepa que estamos dependiendo esencialmente de que se invente esta nueva tecnología para salvarnos del colapso climático.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.


https://www.youtube.com/watch?v=WHVHsbI4oYs&t=

https://www.youtube.com/watch?v=d4L-tZXPhxY

https://www.youtube.com/watch?v=GFJ_N84JzUI&t=

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.