11 mil 437 personas fueron desplazadas en 2018 por el crimen organizado y conflictos territoriales
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

11 mil 437 personas fueron desplazadas en 2018 por el crimen organizado y conflictos territoriales

Entre enero de 2016 y diciembre de 2018 el total de personas internamente desplazadas por la fuerza ascendió a 338 mil 405.
Cuartoscuro
4 de junio, 2019
Comparte

Durante 2018 se registraron al menos 25 episodios de desplazamiento interno forzado en México, que afectaron a 11 mil 491 personas, de los cuales mil 437 eran niñas y niños, reveló un informe elaborado por la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH).

Los estados afectados fueron Guerrero, con 5 mil 056 personas desplazadas; Chiapas, con 5 mil 035; Sinaloa, con 836; Oaxaca, con 300 y Michoacán con 240.

En el informe ‘Desplazamiento Interno Forzado Masivo en México’, entre enero de 2016 y diciembre de 2018 el total de personas internamente desplazadas por la fuerza ascendió a 338 mil 405.

Sin embargo, en el mismo periodo se redujo 50.4% el número de personas desplazadas, que en 2016 fueron 23 mil 169, para 2017 se registraron 20 mil 390 y en 2018 se tuvo conocimiento que 11 mil 491 fueron afectadas.

Lee: Desplazados de Guerrero acusan que el gobierno federal no tiene una estrategia para ayudarlos

Sobre las causas que provocaron los episodios de desplazamiento, la CMDPDH indicó que en todos ellos “se registró la presencia y/o el uso directo de la violencia”.

Veinte de los 25 episodios fueron causados por violencia por parte de grupos armados, en Guerrero, Sinaloa y Michoacán.

Otros cinco de los 25 fueron causados por violencia política, conflictividad social y/o conflictos territoriales, en Chiapas y Oaxaca.

En el informe, la organización detalló que en el 84% de los casos se usaron armas de fuego, en el 80% se reportó que la población recibió amenazas y en el 52% se indicó que casa, cultivos o negocios fueron quemados, destruidos o baleados.

Te puede interesar: Desplazados de Guerrero denuncian que gobierno los obligó a rentar casas y no les ha pagado

Además, en el 32% se reportó el saqueo de viviendas, en 24% hubo extorsión o cobros de cuotas de piso, en el 20% se dio con violencia el desalojo y en 16% hubo reclutamiento forzado de personas.

En el 16% de los episodios de desplazamiento forzado se reportó la desaparición de personas pertenecientes a la comunidad y en el 12% de los casos las comunidades ya habían sido obligadas a huir de sus viviendas en ocasiones anteriores.

¿Quiénes son los desplazados?

De acuerdo con el reporte, en todos los episodios de desplazamiento interno forzado en 2018 se mencionó que entre las víctimas se encontraban “familias”, lo que indica un perfil diverso de personas: mujeres, hombres, jóvenes, niñas, niños y adultos mayores.

En el 72% de los casos se mencionó específicamente la presencia de niñas y niños, en el 60% se reportó que mujeres fueron afectadas por el desplazamiento, mientras en el 20% los afectados pertenecían a poblaciones indígenas.

Lee también: 12 pasos para proteger víctimas de desplazamiento

En el 52% se mencionó específicamente la presencia de adultos mayores, en el 28% de hombres, en el 16% de jóvenes y en el 12% se reportó que había mujeres embarazadas.

Respecto al tipo de localidad donde tuvieron lugar los episodios de desplazamiento, se observó que el 84% ocurrió en entornos rurales, 8% en comunidades urbanas, el 4% sucedió en poblaciones rurales y urbanas, mientras en otro 4% no se pudo determinar las características del lugar.

En el último año, se tuvo conocimiento que en tres de los 25 episodios por lo menos parte de la población desplazada regresó a sus lugares de origen o de residencia habitual, y en un caso hubo un intento fallido de retorno.

En dos de los casos, sucedidos en el municipio de Leonardo Bravo, Guerrero, se reportó que la población retornó a sus hogares bajo presión de funcionarios del gobierno y/o sin que hubiera condiciones que garantizaran su plena seguridad.

Más sobre el tema: Una comunidad de casi 2 mil personas huye por la violencia en Chiapas

Además de los episodios incluidos en el informe, la CMDPDH reportó que se registraron dos episodios de desplazamiento interno forzado no masivo en 2018, provocados por intolerancia religiosa, uno en Chiapas y otro en Oaxaca.

También mencionó el caso de Coatzacoalcos, Veracruz, donde, antes de 2018, comenzó a registrarse la salida masiva de habitantes por motivos relacionados con la inseguridad.

Para la organización es preocupante que, aunque se trató de un fenómeno con amplia distribución a lo largo del país, se concentró “de forma desproporcionada” en Guerrero y Chiapas, además de que en algunos casos se vieron involucrados agentes del Estado, lo que “evidencia que este no falla solo por omisión”.

El CMDPDH concluyó que, a pesar de algunos avances en el reconocimiento institucional del desplazamiento interno forzado, “aún existen desafíos importantes en lo que se refiere a la atención integral” de este, como la falta de un diagnóstico especializado y comprehensivo sobre la situación de las víctimas.

Lee: Desplazamiento forzado: el saldo oculto de la guerra

“Asimismo, la ausencia de un marco normativo y de programas de atención y protección a nivel federal agrava la situación de vulnerabilidad de las víctimas, generando, además, la violación continuada de una serie de derechos humanos y diversas formas de revictimización”, agregó.

De acuerdo con la organización, es urgente que el Estado mexicano elabore un diagnóstico especializado del fenómeno, cree un marco normativo compatible con los estándares internacionales en términos de protección de personas internamente desplazadas, la implementación de políticas públicas para atender a las víctimas y trabaje en la construcción de soluciones duraderas al fenómeno.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Reuters

Agua en la Luna: la NASA confirma la existencia del líquido en el satélite de la Tierra

Científicos de la NASA anunciaron que detectaron, de manera inequívoca, la presencia de agua en la superficie iluminada de la Luna.
Reuters
26 de octubre, 2020
Comparte

En la Luna hay agua.

La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) confirmó este lunes que detectaron presencia del líquido en varios cráteres del satélite natural de la Tierra.

“Aún no sabemos si podemos usarlo como recurso, pero conocer sobre el agua en la Luna es clave para nuestros planes de exploración Artemisa”, dijo Jim Bridenstine, el jefe de la NASA.

Los hallazgos fueron realizados en la superficie iluminada de la Luna con ayuda del observatorio SOFIA, un telescopio infrarrojo aerotransportado, el más grande de su tipo en el mundo.

Los descubrimientos se publicaron este lunes en dos artículos en la revista Nature Astronomy.

¿Cómo detectaron el agua?

El primero de estos estudios se refiere al descubrimiento realizado gracias a SOFIA.

Este observatorio, a bordo de un avión Boeing 747 modificado, vuela por encima del 99% de la atmósfera de la Tierra, por lo que ofrece una vista casi sin obstáculos del sistema solar.

Ilustración de un astronauta en la Luna

NASA
La NASA quiere establecer una base permanente en la Luna.

Al hacer rebotar la luz infrarroja del telescopio en la superficie de la Luna, los científicos pueden decodificar exactamente lo que refleja esa luz.

Diferentes sustancias aparecen con diferentes colores y, en este caso, los investigadores detectaron el color exacto “característico” de las moléculas de agua.

Los investigadores creen que el agua detectada se almacena en burbujas de vidrio lunar o entre granos en la superficie que la protegen del duro ambiente.

En el otro estudio, los científicos buscaron áreas en sombra permanente, conocidas como trampas frías, donde el agua podría quedar capturada de manera permanente.

Los investigadores encontraron estas trampas frías en ambos polos y concluyeron que “aproximadamente 40.000 metros cuadrados de la superficie lunar tiene la capacidad de atrapar agua”.

¿Qué significa este descubrimiento?

Si bien anteriormente había habido signos de agua en la superficie lunar, estos nuevos descubrimientos sugieren que el compuesto es más abundante de lo que se pensaba.

Ilustración

NASA
Ilustración del cráter Clavius ​​de la Luna y una molécula que representa el agua atrapada en el suelo lunar de ese lugar.

“Nos da más opciones para posibles fuentes de agua en la Luna”, dijo a BBC News Hannah Sargeant, científica planetaria de la Open University en Milton Keynes.

Hay bastantes misiones a las regiones polares de la Luna programadas para los próximos años. Pero a más largo plazo, hay planes para construir un habitáculo permanente en la superficie lunar.

“El dónde poner una base lunar se centra mayormente en dónde está el agua”, añadió Sargeant.

“Ya estamos trabajando en las ideas para una base lunar y adónde vamos a ir. Íbamos a ir a la Luna de todos modos. Pero esto nos da más opciones y lo convierte en un lugar aún más emocionante para ir. Es más prometedor”, agregó.

Jacob Bleacher, de la Dirección de exploración humana de la NASA, dijo que los investigadores aún debían comprender la naturaleza de los depósitos acuosos. Esto les ayudaría a determinar qué tan accesibles serían para los futuros exploradores lunares.

Los expertos dicen que la extracción del agua podría sentar la base para una futura economía lunar.

Sería mucho más barato producir combustible para cohetes en la Luna que enviarlo desde la Tierra.

Entonces, cuando los futuros exploradores lunares quieran regresar a la Tierra o viajar a otros destinos, podrían convertir el agua en hidrógeno y oxígeno, elementos que comúnmente se usan para impulsar los vehículos espaciales.

Ilustración de un astronauta en la Luna.

NASA
La NASA planea volver a mandar seres humanos a la Luna en 2024.

Por lo tanto, el reabastecimiento de combustible en la Luna podría reducir el costo de los viajes espaciales y hacer que una base lunar sea más asequible.

La doctora Sargeant explicó que esto significaba desarrollar “una manera más sostenible de realizar la exploración espacial”.

Con información de Victoria Gill, corresponsal de ciencia de BBC News.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=16AhQaStWxg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.