La Estafa Maestra: exsubsecretario de Sedatu denuncia falsificación de firma en otros 2 convenios
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

La Estafa Maestra: exsubsecretario de Sedatu denuncia falsificación de firma en otros 2 convenios

Enrique González Tiburcio denunció ante la FGR que desconoce su firma en dos convenios con el Instituto Tecnológico Superior de Comalcalco, una de las 8 universidades implicadas en el desvío de 7 mil millones en La Estafa Maestra.
Cuartoscuro Archivo
13 de junio, 2019
Comparte

Por segunda vez, el exsubsecretario de Sedatu, Enrique González Tiburcio, denunció penalmente la falsificación de su firma en convenios con una universidad pública, implicada en los desvíos millonarios de La Estafa Maestra.

González Tiburcio, que fue el segundo a cargo en la Sedatu cuando Rosario Robles fue la titular de esta dependencia, denunció el pasado 4 de junio, ante la Fiscalía General de la República (FGR), que su firma fue falsificada en dos convenios generales firmados con el Instituto Tecnológico Superior de Comalcalco (ITSC) para la realización de una serie de servicios.

Se trata de los convenios SEDATU-ITSC/SOT/02/2015, del 17 de septiembre de 2015; y SEDATU-ITSC-SOT/01/2016, con fecha del 11 de enero de 2016.

Por ahora, no hay pruebas de que estos convenios derivaran en la simulación de los servicios y la subcontratación ilegal de empresas fantasma o irregulares, como la Auditoría Superior de la Federación (ASF) sí ha detectado, al menos desde 2012, en otros múltiples convenios firmados entre dependencias públicas, como Pemex, Sedesol, o la propia Sedatu, y universidades públicas.

Lo que sí es un hecho, es que el Instituto Tecnológico Superior de Comalcalco es una de las ocho universidades que participó en el desvío de siete mil millones de pesos, documentado en la investigación La Estafa Maestra.

En 2013, esta universidad firmó seis convenios con Pemex-PEP por 385 millones de pesos. De ese dinero, Animal Político documentó que 358 millones de pesos fueron a parar a las cuentas de empresas fantasma o irregulares, a través de una violación a la ley federal de adquisiciones, y los 27 millones restantes se los quedó la universidad solo por hacer de intermediaria con las compañías fraudulentas.

Estos seis convenios fueron firmados por el exrector Carlos Mario Olán López, cuya firma también aparece en el convenio general de 2015 firmado con la Sedatu, y en el que González Tiburcio denunció que su rúbrica fue falsificada.

De denunciante a imputado

Esta es la segunda vez que González Tiburcio denuncia ante la Fiscalía la falsificación de su firma, en convenios de la Sedatu que derivaron en presuntos desvíos de recursos públicos a través de instituciones públicas de educación.

La primera vez fue en agosto de 2017. En ese entonces, González Tiburcio desconoció su firma en un convenio firmado en enero de 2016 con la Universidad Francisco I. Madero, del estado de Hidalgo, para la supuesta realización de una serie de servicios. En este caso, la Auditoría Superior señaló en un informe que ese convenio derivó en el presunto desvío de 185 millones de pesos a empresas irregulares, que no hicieron los servicios.

Sin embargo, a pesar que González Tiburcio acudió en esa ocasión en calidad de denunciante, los peritos de la entonces PGR determinaron que la firma contenida en el convenio fraudulento sí es verdadera, por lo que el exfuncionario pasó a ser imputado por el delito de “falsedad de declaración”, y posteriormente vinculado a proceso el pasado 30 de enero.

La vinculación significa que el juez consideró que las pruebas son suficientes para señalar a González Tiburcio como posible responsable de haber “faltado a la verdad”, al decir que su firma fue falsificada, por lo que se abrió un proceso penal en su contra.

Desde la vinculación del pasado 30 de enero, tanto la FGR como la defensa del exfuncionario están recabando pruebas antes de que se realice un juicio, en el que se decidirá si el exfuncionario es responsable o no del delito imputado.

Precisamente ayer miércoles tuvo lugar una de las audiencias públicas previo al juicio, en la que la defensa del exsubsecretario de la Sedatu se anotó una pequeña victoria.

Los abogados consiguieron que un juez federal exhortara a los investigadores de la Fiscalía General de la República a que aceptaran el desahogo de una serie de pruebas que recabaron, y que la Fiscalía no había tomado en cuenta, argumentando que éstas no tenían vinculación directa con el caso, y que, por tanto, no eran pertinentes.

Entre las nuevas pruebas que en un plazo de tres días hábiles la Fiscalía tendrá que recibir, están los testimonios de tres testigos que aportará la defensa del exfuncionario, y un nuevo peritaje de la firma de González Tiburcio que realizará un perito privado, luego de que el perito en grafoscopía de la PGR (hoy FGR) determinara que su firma no había sido falsificada en el convenio con la Universidad Politécnica Francisco I. Madero.

En su exposición de argumentos, el juez federal José Artemio Zúñiga señaló que el caso aún está en la fase de investigación complementaria, donde las partes pueden aportar las pruebas que consideren, por lo que exhortó a la Fiscalía a que la defensa desahogue todas las pruebas.

“Que investiguen La Estafa Maestra”

Tras la audiencia ante el juez de control celebrada en la sala 2 del Reclusorio Norte, en la Ciudad de México, González Tiburcio dijo que la Fiscalía “ha sido omisa en investigar la ruta del dinero”, y acusó a las autoridades de investigación de hacerle falsas imputaciones “para encubrir a los responsables de estos hechos de corrupción”.

Por ello, el exsubsecretario de la Sedatu dijo que su defensa solicitó una audiencia con el nuevo subprocurador en delitos federales que estará a cargo de casos como Odebrecht, Estafa Maestra, y Duarte, Juan Ramos López.

“Estamos solicitando una audiencia con el nuevo encargado del tema para informarle de todas estas irregularidades, y pedirle una investigación apegada a Derecho que identifique a los verdaderos responsables de la llamada Estafa Maestra”, dijo González Tiburcio.

Además del exsubsecretario de la Sedatu, otro exfuncionario de esta dependencia, Armando Saldaña, también denunció en enero pasado ante la PGR y el Órgano Interno de Control de la Sedatu que su firma fue falsificada, en el convenio con la Universidad Politécnica Francisco I. Madero por 185 millones de pesos.

Pese a que peritos confirmaron que había irregularidades en la firma, un juez encontró elementos suficientes para vincularlo a proceso por el presunto delito de contratación indebida.  

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Bolivia: La historia de los 8 primos que superaron juntos el COVID-19 en un hospital

Ocho menores de entre 3 y 13 años dieron positivo en la prueba de coronavirus y tuvieron que ser llevados a un hospital. Ellos no quisieron separarse y los médicos lo entendieron.
18 de mayo, 2020
Comparte
Los niños retornaron a su casa en un pequeño bus tras casi tres semanas de internación.

José Rocha/Los Tiempos
Los niños retornaron a su casa en un pequeño bus tras casi tres semanas de internación.

Juguetes, bolsas con alimentos y golosinas fueron algunos de los regalos del personal médico que atendió a los “ch’iticitos” el día que fueron dados de alta.

Con ese término, una voz quechua con la que en Bolivia se refieren a los niños, bautizaron a los ocho primos que pasaron casi tres semanas internados y derrotaron juntos al coronavirus.

Pasaron su aislamiento en grupo, en dos cuartos contiguos del hospital Solomon Klein, en la ciudad de Sacaba (centro de Bolivia) y retornaron a sus casas este 12 de mayo.

Y en el momento de dejar el centro de salud, los miembros del equipo de enfermería y médicos hicieron una especie de pasillo humano para que los niños se salieran en medio de aplausos y algunas lágrimas.

El personal médico despidió a los menores con aplausos y lágrimas.

José Rocha/Los Tiempos
El personal médico despidió a los menores con aplausos y lágrimas.

Después de ello, una de las madres de los menores resumió en pocas palabras cómo se siente su familia después de lo vivido en las últimas semanas: “La tormenta terminó”.

“Vencedores”, fue el título de la portada del diario boliviano Los Tiempos del día siguiente, con la foto de los ocho niños de entre 3 y 13 años que no quisieron separarse.

Contagio y hacinamiento

El caso de los ocho primos fue complejo desde el principio, explica a BBC Mundo el jefe de vigilancia epidemiológica del Servicio Departamental de Salud, Rubén Castillo.

Los primos junto a sus padres convivían en un espacio pequeño, lo que hacía mucho más probables los contagios y casi imposible un eventual aislamiento domiciliario.

La familia residía en una zona periurbana donde se mezclan casas humildes con viviendas residenciales.

El contagio comenzó con la madre de uno de los menores, luego uno de los niños presentó síntomas y a las pocas horas todo el grupo tuvo que ser trasladado al hospital más cercano equipado para tratar casos de covid-19.

Los niños recibieron juguetes y golosinas como regalos del personal del hospital donde permanecieron.

José Rocha/Los Tiempos
Los niños recibieron juguetes y golosinas como regalos del personal del hospital donde permanecieron.

Confirmados los casos positivos de los ocho, se volvió urgente decidir cómo serían atendidos en el centro médico y lejos de sus padres.

“Vimos que eran muy unidos y se optó por mantenerlos juntos. Ellos estaban acostumbrados a vivir así y no queríamos que sufran algún trauma”, explicó Rubén Castillo.

El jefe de salud añade que por esa situación se realizó un seguimiento muy estrecho de la evolución de los ocho, fundamentalmente durante los primeros días en los que se temía que alguno de ellos necesitara un tratamiento especial en solitario.

Las tres semanas

Como se encontraban en habitaciones una al lado de la otra, los ch’iticitosse comunicaban a lgritos.

Así lo recuerda Grover León, director del hospital donde fueron internados los menores.

“En las mañanas se gritaban de pared a pared: ‘¿Cómo están? ¿Están bien?’”, señala a BBC Mundo el médico.

Con el paso de los días, los menores dejaron de gritar y comenzaron a realizar videollamadas con teléfonos celulares que les prestaban las enfermeras.

Esos móviles, además, eran la única vía que tenían los niños para comunicarse con sus padres durante todo el periodo de internación.

“Los ch’iticitos se ganaron el cariño de todo el hospital”, cuenta León al tiempo de recordar que, de a poco, a las habitaciones de los primitos llegaban juguetes y hasta televisiones para mantenerlos entretenidos.

Las enfermeras ya sabían cómo era cada uno de ellos. El mayor de ellos el más hiperactivo y la menor de las niñas, la más juiciosa.

El equipo seleccionado para tratar el caso de los primos tenía experiencia previa en pediatría.

Una paciente de covid-19 sale del hospital

EPA
Más de 430 personas se han recuperado del covid-19 en Bolivia, según el Ministerio de Salud.

El director del hospital recuerda que uno de ellos presentó problemas respiratorios moderados que pudieron ser controlados.

“Lo más difícil fue lograr que ellos no extrañen el calor de hogar y de la familia”, concluye.

Las dificultades

Las autoridades sanitarias bolivianas consultadas por BBC Mundo coinciden en que las difíciles condiciones socioeconómicas en las que se encuentran grandes sectores de la población de este país dificultan el combate contra la pandemia.

Rubén Castillo señala, por ejemplo, que el hacinamiento en el que se encontraban los ocho primos recién recuperados es muy recurrente en Bolivia como en distintos países de Latinoamérica.

“Esas características, junto con la posibilidad de que estén presentes casos asintomáticos, son un potencial foco de contagio desde las casas”, advierte el jefe de salud.

Mujeres hacen compras en Bolivia

AFP
En Bolivia se registran más de 3.500 casos confirmados de covid-19 y alrededor de 160 muertes.

En Bolivia son cada vez más las poblaciones pequeñas que son puestas en cuarentena porque los contagios se multiplican en las casas a raíz de que un familiar contrajo el virus en un mercado u otro sitio público.

El país declaró cuarentena total y cierre de fronteras desde el 25 de marzo. Sin embargo, al igual que otros países de América Latina, comenzó a registrar cifras récord de contagios confirmados y decesos diarios a partir del mes de mayo.

Es por ello que para el doctor León es una alegría especial que los primos que entraron a su hospital hace tres semanas salieran todos juntos.

Los ocho abordaron un pequeño bus junto a algunos de sus familiares para volver a la casa que extrañaron tanto.

Se determinó que pasen 10 días más de aislamiento por seguridad, pero todo apunta a que una de las mamás de los niños tenía razón y que la tormenta ya pasó.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY&t=15s

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts