close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

La Estafa Maestra: exsubsecretario de Sedatu denuncia falsificación de firma en otros 2 convenios

Enrique González Tiburcio denunció ante la FGR que desconoce su firma en dos convenios con el Instituto Tecnológico Superior de Comalcalco, una de las 8 universidades implicadas en el desvío de 7 mil millones en La Estafa Maestra.
Cuartoscuro Archivo
13 de junio, 2019
Comparte

Por segunda vez, el exsubsecretario de Sedatu, Enrique González Tiburcio, denunció penalmente la falsificación de su firma en convenios con una universidad pública, implicada en los desvíos millonarios de La Estafa Maestra.

González Tiburcio, que fue el segundo a cargo en la Sedatu cuando Rosario Robles fue la titular de esta dependencia, denunció el pasado 4 de junio, ante la Fiscalía General de la República (FGR), que su firma fue falsificada en dos convenios generales firmados con el Instituto Tecnológico Superior de Comalcalco (ITSC) para la realización de una serie de servicios.

Se trata de los convenios SEDATU-ITSC/SOT/02/2015, del 17 de septiembre de 2015; y SEDATU-ITSC-SOT/01/2016, con fecha del 11 de enero de 2016.

Por ahora, no hay pruebas de que estos convenios derivaran en la simulación de los servicios y la subcontratación ilegal de empresas fantasma o irregulares, como la Auditoría Superior de la Federación (ASF) sí ha detectado, al menos desde 2012, en otros múltiples convenios firmados entre dependencias públicas, como Pemex, Sedesol, o la propia Sedatu, y universidades públicas.

Lo que sí es un hecho, es que el Instituto Tecnológico Superior de Comalcalco es una de las ocho universidades que participó en el desvío de siete mil millones de pesos, documentado en la investigación La Estafa Maestra.

En 2013, esta universidad firmó seis convenios con Pemex-PEP por 385 millones de pesos. De ese dinero, Animal Político documentó que 358 millones de pesos fueron a parar a las cuentas de empresas fantasma o irregulares, a través de una violación a la ley federal de adquisiciones, y los 27 millones restantes se los quedó la universidad solo por hacer de intermediaria con las compañías fraudulentas.

Estos seis convenios fueron firmados por el exrector Carlos Mario Olán López, cuya firma también aparece en el convenio general de 2015 firmado con la Sedatu, y en el que González Tiburcio denunció que su rúbrica fue falsificada.

De denunciante a imputado

Esta es la segunda vez que González Tiburcio denuncia ante la Fiscalía la falsificación de su firma, en convenios de la Sedatu que derivaron en presuntos desvíos de recursos públicos a través de instituciones públicas de educación.

La primera vez fue en agosto de 2017. En ese entonces, González Tiburcio desconoció su firma en un convenio firmado en enero de 2016 con la Universidad Francisco I. Madero, del estado de Hidalgo, para la supuesta realización de una serie de servicios. En este caso, la Auditoría Superior señaló en un informe que ese convenio derivó en el presunto desvío de 185 millones de pesos a empresas irregulares, que no hicieron los servicios.

Sin embargo, a pesar que González Tiburcio acudió en esa ocasión en calidad de denunciante, los peritos de la entonces PGR determinaron que la firma contenida en el convenio fraudulento sí es verdadera, por lo que el exfuncionario pasó a ser imputado por el delito de “falsedad de declaración”, y posteriormente vinculado a proceso el pasado 30 de enero.

La vinculación significa que el juez consideró que las pruebas son suficientes para señalar a González Tiburcio como posible responsable de haber “faltado a la verdad”, al decir que su firma fue falsificada, por lo que se abrió un proceso penal en su contra.

Desde la vinculación del pasado 30 de enero, tanto la FGR como la defensa del exfuncionario están recabando pruebas antes de que se realice un juicio, en el que se decidirá si el exfuncionario es responsable o no del delito imputado.

Precisamente ayer miércoles tuvo lugar una de las audiencias públicas previo al juicio, en la que la defensa del exsubsecretario de la Sedatu se anotó una pequeña victoria.

Los abogados consiguieron que un juez federal exhortara a los investigadores de la Fiscalía General de la República a que aceptaran el desahogo de una serie de pruebas que recabaron, y que la Fiscalía no había tomado en cuenta, argumentando que éstas no tenían vinculación directa con el caso, y que, por tanto, no eran pertinentes.

Entre las nuevas pruebas que en un plazo de tres días hábiles la Fiscalía tendrá que recibir, están los testimonios de tres testigos que aportará la defensa del exfuncionario, y un nuevo peritaje de la firma de González Tiburcio que realizará un perito privado, luego de que el perito en grafoscopía de la PGR (hoy FGR) determinara que su firma no había sido falsificada en el convenio con la Universidad Politécnica Francisco I. Madero.

En su exposición de argumentos, el juez federal José Artemio Zúñiga señaló que el caso aún está en la fase de investigación complementaria, donde las partes pueden aportar las pruebas que consideren, por lo que exhortó a la Fiscalía a que la defensa desahogue todas las pruebas.

“Que investiguen La Estafa Maestra”

Tras la audiencia ante el juez de control celebrada en la sala 2 del Reclusorio Norte, en la Ciudad de México, González Tiburcio dijo que la Fiscalía “ha sido omisa en investigar la ruta del dinero”, y acusó a las autoridades de investigación de hacerle falsas imputaciones “para encubrir a los responsables de estos hechos de corrupción”.

Por ello, el exsubsecretario de la Sedatu dijo que su defensa solicitó una audiencia con el nuevo subprocurador en delitos federales que estará a cargo de casos como Odebrecht, Estafa Maestra, y Duarte, Juan Ramos López.

“Estamos solicitando una audiencia con el nuevo encargado del tema para informarle de todas estas irregularidades, y pedirle una investigación apegada a Derecho que identifique a los verdaderos responsables de la llamada Estafa Maestra”, dijo González Tiburcio.

Además del exsubsecretario de la Sedatu, otro exfuncionario de esta dependencia, Armando Saldaña, también denunció en enero pasado ante la PGR y el Órgano Interno de Control de la Sedatu que su firma fue falsificada, en el convenio con la Universidad Politécnica Francisco I. Madero por 185 millones de pesos.

Pese a que peritos confirmaron que había irregularidades en la firma, un juez encontró elementos suficientes para vincularlo a proceso por el presunto delito de contratación indebida.  

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vodka Atomik, el primer producto hecho en la zona de exclusión de Chernóbil (y sin radioactividad)

Atomik es un vodka hecho con centeno y agua extraídos del área abandonada en los alrededores de la planta de energía nuclear. Te contamos más sobre el primer producto "hecho en Chernóbil".
8 de agosto, 2019
Comparte

“Es la única botella que existe. Me tiemblan las manos al sostenerla”, dice el profesor Jim Smith levantando cuidadosamente un vodka Atomik.

Hecho con centeno y agua de la zona de exclusión de Chernóbil, es el primer producto de consumo que nace del área abandonada en los alrededores de la planta nuclear.

Un equipo de científicos comenzó a trabajar en el proyecto de crear un vodka cultivando el cereal en una granja cercana.

“Nuestra idea entonces era usar los granos de centeno para crear una bebida alcohólica”, explica Smith.

Planta nuclear de Chernóbil

BBC
La tierra que rodea la planta nuclear de Chernóbil lleva abandonada desde que ocurrió el accidente, en 1986.

Además de Smith, quien trabaja en la Universidad de Portsmouth, del sureste de Londres, el equipo detrás de la fabricación de la bebida está compuesto por investigadores que llevan años trabajando en la zona de exclusión, estudiando cómo la tierra se fue recuperando desde el catastrófico accidente en1986.

Esperan usar las ganancias de las ventas para ayudar a comunidades en Ucrania que todavía siguen afectadas por el impacto del desastre.

¿Una bebida radioactiva?

Haciendo cócteles con vodka de Chernóbil en un bar de Londres.

BBC
En Swift, un bar del Soho londinense, un equipo de la BBC probó un cóctel hecho con Atomik,

“No es más radioactivo que cualquier otro vodka”, dice Smith.

“Cualquier químico te diría que cuando destilas algo las impurezas se quedan en el producto que se desecha“.

“Así que nosotros usamos granos centeno ligeramente contaminados y agua del acuífero de Chernóbil… y los destilamos”.

“Les pedimos a nuestros amigos de la Universidad de Southampton, en el sur de Inglaterra, que tienen un laboratorio radioanalítico impresionante, que comprobaran si tenía algún rastro de radioactividad”.

“No pudieron encontrar nada: todo estaba bajo su límite de radiación“.

Granos de centeno cultivados en la zona de exclusión de Chernóbil

BBC
Para el vodka usaron los granos de centeno cultivados en la zona de exclusión de Chernóbil, que están “ligeramente contaminados”, dice Smith.

Gennady Laptev es un científico que trabaja en el Instituto Hidrometeorológico de Ucrania, en Kiev, y es también miembro fundador de la recientemente creadaChernobyl Spirit Company, la empresa encargada de fabricar el vodka.

Durante un viaje a la zona de exclusión en el que seguimos al equipo mientras hacían su investigación medioambiental y sus estudios sobre el centeno, me contó que los granos y la bebida alcohólica resultante demuestran que parte de esa tierra podría usarse de manera productiva.

“No tenemos que abandonar la tierra”, dice. “Podemos usarla de diversas formas y producir algo que esté totalmente limpio de radioactividad”.

¿Por qué los científicos decidieron hacer un vodka?

En parte, porque es un producto limpio y destilado que puede fabricarse a partir de granos contaminados.

Pero, según Smith, este proyecto pretende ir más allá de hacer alcohol con un discurso de venta único. Él espera que la venta del vodka pueda proporcionar apoyo a comunidades cercanas a la zona de exclusión.

Niños jugando en la ciudad de Narodichi

BBC
Las comunidades que rodean la zona de exclusión, como la de la ciudad de Narodichi, todavía tienen problemas económicos que surgieron a raíz del accidente.

De su trabajo en Chernóbil desde la década de 1990, Smith dice que le sorprende cómo las condiciones económicas de la gente en Ucrania siguen siendo tremendamente difíciles, aunque el paisaje se haya recuperado levemente.

“Hay puntos calientes de radiación , pero en su mayor parte la contaminación es menor que la que puedas encontrar en otras partes del mundo con una radiación de fondo relativamente alta”, explica.

“El problema para la mayoría de la gente allí es que no tienen una dieta adecuada, buenos servicios médicos, trabajos o ingresos”.

El objetivo de vender vodka artesanal de Chernóbil y generar beneficios, dice, distribuir la mayor parte del dinero a las comunidades locales. El resto será reinvertido en el negocio, aunque Smith espera proporcionar a su equipo ingresos para trabajar en su “empresa de espíritu social” a tiempo parcial.

“Porque ahora”, añade el profesor, “después de 30 años, creo que lo más importante en la zona es el desarrollo económico, no la radioactividad“.

Granja experimental en la zona de exclusión de Chernóbil

BBC
El equipo comenzó a cultivar centeno en la zona de exclusión de Chernóbil para ver cuál era su grado de contaminación.

¿Qué sabor tiene?

Con ayuda de un equipo de expertos en una coctelería en Londres, comparé el sabor de Atomik con el de un vodka “de la casa”.

“Es más un alcohol de grano que un vodka, así que tiene muchas más notas afrutadas, pues todavía puedes saborear el centeno”, dice Sam Armeye, del Swift, un bar del soho londinense.

¿Qué cóctel haría Sam con el vodka de Chernóbil? “Sin duda, un martini clásico, pero también lo mezclaría con champaña”, responde.

Con solo una botella producida hasta el momento, se necesitará tiempo para que haya más martinis de Atomik a la venta.

Pero el profesor Smith y su equipo esperan producir 500 botellas este año y vendérselas a los cada vez más numerosos grupos de turistas que visitan la zona de exclusión.

Botella de Atomik

BBC
¿Te atreverías a probar este vodka?

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívala para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=GFJ_N84JzUI

https://www.youtube.com/watch?v=GpyJ8GP7PWg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.