close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Farmacéuticas cuestionan licitación por precios "irreales" e incertidumbre sobre pagos

También hay reclamos porque solo puedan participar los dueños de los registros sanitarios, por las fechas de entrega, y por la poca información sobre el proceso de pago.
Cuartoscuro
19 de junio, 2019
Comparte

Este 17 de junio terminó la fase de aclaraciones para la compra consolidada de medicamentos e insumos para la salud del segundo semestre del año fiscal 2019, pero las empresas farmacéuticas interesadas en participar se quedaron con dudas y reclamos no atendidos.

Los posibles licitantes tienen derecho a solicitar precisiones sobre los puntos publicados en la convocatoria. Para esta compra consolidada, las autoridades (la Secretaría de Salud y la de Hacienda) recibieron más de 6 mil cuestionamientos. La industria farmacéutica dijo que esa acumulación se debía a lo impreciso de las bases del proceso.

¿Cómo planea el gobierno distribuir medicamentos? Estos son los costos y los riesgos

La Secretaría de Salud y Hacienda respondieron a esas 6 mil preguntas, pero las empresas farmacéuticas se quejaron que lo hicieron de forma ambigua. Así fue: en muchas de las respuestas, publicadas en las actas de la junta de aclaraciones de Compranet, solo se remite a los interesados a que lean los anexos de la licitación sin dar una contestación precisa.

Eso generó que hubiera otros 1,300 cuestionamientos sobre las respuestas de la autoridad. Ante las nuevas peticiones de aclaración, los posibles licitantes se han quedado igual, y ya sin posibilidad de volver a preguntar, así tendrán que decidir si presentan su propuesta para entrar a la licitación o simplemente se abstienen de participar.   

Una de las dudas y quejas más recurrentes fue sobre los precios máximos de referencia impuestos a diversos productos.

En una de las solicitudes de aclaración, por ejemplo, está relacionada con el costo de jeringas. En esta se puede leer: “entendemos que existe un error en el precio máximo de referencia al estar establecido por pieza y no conforme a la presentación del envase de 100, por lo que la cantidad correcta sería 98 pesos por envase y no 0.98. De confirmarse el precio señalado en el Anexo 1 de la convocatoria se generará que esta clave quede desierta”.

Proceso de licitación de medicamentos continúa entre retrasos, dudas y reclamos

A este señalamiento, la Secretaría de Salud respondió tajante que se ratifica el precio máximo de referencia indicado en las bases de la licitación, es decir: 0.98 por caja de 100 piezas. 

Diversos precios resultan tan bajos para los fabricantes que, en otra de las solicitudes de aclaración sobre la cantidad a pagar se pide especificar si el precio máximo de referencia establecido “es simbólico o se trata de una donación para esos insumos”.  La respuesta registrada es que la solicitud de aclaración no está vinculada con algún punto específico de la convocatoria. 

En las actas de las juntas de aclaraciones, se puede leer también que los posibles licitantes le piden a la autoridad hacer público el estudio de mercado en el que se basaron para fijar los precios de referencia. La contestación de la autoridad es que esa solicitud no está vinculada con los puntos contenidos en la licitación. 

“La de los precios es una queja general porque sí son bajos y aunque los parámetros para fijarlos se reservan siempre, sería conveniente, ante las quejas, saber cuáles se usaron para determinarlos, porque hay mucha disparidad, en algunos casos son superiores, pero en la mayoría de los casos están por debajo de lo estipulado en otras licitaciones, en las que se habían fijado de acuerdo a los obtenidos en procesos similares”, explica Rafael Gual, director general de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma). 

Gual refrenda que hay casos en los que los “precios son irreales”, como en el de los .98 por caja de 100 piezas de jeringas. Sin embargo, asegura que no sabe si esto realmente puede ocasionar que se queden claves desiertas. “Eso lo veremos hasta que suceda. No creo que haya empresas que puedan dar esos precios. Pero habrá que ver, también está en función del volumen que se licite para una clave en específico”.

Cuestionado sobre si esto podría provocar que se compre material de baja calidad para atender a los pacientes, Gual responde que los productos deben tener el registro de COFEPRIS y cumplir con la normatividad que existe en México. “No se pueden arriesgar a comprar un producto de mala calidad o que no haya cumplido con todo lo que exige la normativa”. 

Leer: AMLO veta a farmacéuticas que acapararon la venta de medicinas durante gobierno de Peña

Otras de las quejas es que la licitación sea internacional abierta y que no se restrinja solo a los países con los que México tiene firmados tratados de libre comercio.

También se leen discrepancias porque solo se permita la participación de los titulares del registro sanitario y hay muchas solicitudes de aclaración respecto a si pueden participar la empresa dedicada a la comercialización de un grupo farmacéutico titular del registro, a lo que la respuesta de la Secretaría de Salud es: “no se acepta”. 

En este sentido hay propuestas para aclarar si los dueños de los registros pueden participar en la licitación junto con un distribuidor autorizado, a lo que la autoridad refrenda su decisión de excluir a los distribuidores de este proceso de licitación al responder: “que podrán agruparse dos o más empresas para participar pero todas deberán ser titulares de registro”.

Dadas las cantidades de producto y lo cercano de las fechas de entrega, también se reiteran las peticiones para aclarar si se puede participar para abastecer solo una parte de lo requerido, a lo que se responde que no, que solo se podrá participar por el 100 % de la demanda.

Las dudas sobre los pagos también salieron a relucir. Varias de las preguntas se refieren a cómo se efectuarán los pagos a los proveedores, en qué plazo y cubriendo qué requisitos, ya que solo se habla de la facturación validada. La respuesta es escueta: “los pagos, sanciones, facturación y demás relativos serán plasmados dentro del contrato respectivo que se formalice con cada dependencia”.

Por supuesto preocupa también la fecha de entrega. Se ha entendido que quienes ganen la licitación tendrán solo cinco días para entregar el producto; así que se leen diversos señalamientos sobre lo apretado de los tiempos para cumplir con la demanda de los fármacos.

Al respecto, la autoridad responde que el plazo de cinco días se refiere al periodo otorgado para que los administradores del contrato soliciten los bienes en el documento y señalen la fecha de entrega, que en algunos casos se estipulará para 15 días después.

¿No surtieron tu medicina en IMSS o ISSSTE?, ya puedes denunciar el desabasto en una plataforma

Juan de Villafranca, director de la Asociación Mexicana de Laboratorios Farmacéuticos (Amelaf), dice que por supuesto que se quedarán claves desiertas, “los fabricantes pueden decir para qué le entro, si no hay garantías de pago bien establecidas, al menos hasta ahora, los precios de referencia están muy bajos y las fechas de entrega muy apretadas, si no tienen el inventario listo no les va a dar tiempo de surtir, pues para qué”.

En ese escenario, el directivo señala que el gobierno tiene la opción de utilizar lo que se licitó a fines del año pasado, “eso no ha quedado cancelado, hay contratos vigentes con los que podría seguir adelante”. Esto en referencia a los que se firmaron para todo 2019 pero de los que solo se surtió un 40 % de la demanda y con los que el gobierno decidió no seguir adelante para concretar el restante 60 % del pedido.

Si no se opta por reactivar eso y hay muchas claves desiertas, de Villafranca dice que no se sabe cuál sería la situación real de desabasto, “porque solo ellos (las instituciones) saben exactamente cómo están sus inventarios”.   

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

3 efectos en México del T-MEC, el tratado que remplaza al TLCAN

El tema que queda pendiente es el conflicto por los aranceles que impuso EU a las importaciones de acero y aluminio.
23 de junio, 2019
Comparte

Después de tensas negociaciones que se extendieron por más de un año, Canadá, Estados Unidos y México firmaron el T-MEC, el acuerdo de libre comercio que reemplaza al TLCAN.

Tras la firma por los líderes, el siguiente paso antes de su entrada en vigor es la ratificación por parte del poder legislativo de los tres países.

El de México ya hizo su parte. El acuerdo queda pendiente de los de Canadá y Estados Unidos.

El siguiente paso es que el tratado sea aprobado por los congresos de México, Estados Unidos y Canadá.

BBC Mundo te cuenta cuáles son algunos de los posibles efectos en México de este nuevo tratado.

1. Industria automotriz

El acuerdo incluye cambios en las reglas de origen de la industria automotriz.

Con el TLCAN, se exigía que un 62,5% de la producción de un automóvil ligero fuera hecha en alguno de los tres países para tener acceso a aranceles preferenciales. Pero con el T-MEC se elevó al 75%.

Fábrica de automóviles en Estados Unidos.

Getty Images
El nuevo acuerdo exige que el 75% de un vehículo debe ser fabricado en uno de los tres países para no pagar aranceles.

“El golpe no es para México”, le dice a BBC Mundo sobre este punto Pablo Ruiz Nápoles, profesor de la Facultad de Economía de la La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Las empresas estadounidenses establecidas en México compran actualmente autopartes a fabricantes de China y Corea. Bajo los nuevos términos, tendrían que comprar mayor cantidad de insumos a alguno de los tres países que integran el acuerdo.

Por otro lado, EE.UU. logró que entre un 40% y 45% del automóvil fabricado dentro de los tres países deba ser producido por trabajadores que ganen al menos US$16 por hora.

Esta cláusula pretende incentivar a las empresas estadounidenses para que se instalen en EE.UU.

Si eso ocurre, podría afectar a la creación de empleo en México en este sector. Sin embargo, es un factor aún incierto.

2. Farmacéuticas

En el sector farmacéutico se aumentaron las barreras de acceso a los medicamentos genéricos y biocomparables.

En la práctica, las farmacéuticas mexicanas quedan más protegidas en relación a la competencia que supone el ingreso de medicamentos genéricos.

De este modo, se mantiene (o incluso podría encarecerse) el precio final para los consumidores, puesto que los genéricos suelen ser más baratos que los medicamentos de marca.

3. Derechos laborales

El nuevo tratado contempla un anexo en el que los tres países se comprometen a adoptar y cumplir normas y prácticas laborales conforme a lo establecido por la Organización Internacional del Trabajo.

Sin embargo, no está claro cómo ese compromiso se va a traducir en acciones concretas.

Hay ciertas disposiciones que México deberá cumplir antes del 1 de enero de 2019, como establecer en sus leyes laborales el derecho de los trabajadores a participar en actividades de negociación colectiva y crear organismos independientes para el registro de elecciones sindicales.

Trabajadores en México

Getty Images
El pacto incluye algunas modificaciones a la legislación laboral en México.

¿Novedades?

Mientras el gobierno saliente de Enrique Peña Nieto expresó su satisfacción con las condiciones acordadas entre los tres países, voces críticas aseguran que en realidad el nuevo pacto no contiene muchas novedades.

“No veo aspectos nuevos que sean beneficiosos para los mexicanos. Algo positivo es que salvamos cosas que en el TLCAN nos beneficiaban y que Trump quería eliminar”, afirma el economista Ruiz Nápoles.

En el sector energético, “no hay mayores cambios en telecomunicaciones o la industria petrolera”, afirma.

Lo mismo ocurre con la agricultura, explica, dado que “Estados Unidos podrá seguir vendiendo el maíz a un precio más bajo porque está subsidiado”.

Plantación de maíz

Getty Images
El maíz ha sido históricamente fuente de controversia entre México y Estados Unidos.

En otra área, el tratado incorpora una cláusula que establece que los integrantes del pacto deben informar a los otros miembros sobre sus intenciones de iniciar un tratado de libre comercio con algún país que no opere bajo condiciones de libre mercado.

El acuerdo contempla que cualquiera de las tres partes implicadas puederescindir el tratado en caso de que uno de los integrantes no cumpla con esta cláusula.

Analistas apuntan a que esta condición podría haber sido impulsada por EE.UU. para restringir acuerdos con países como China, si bien no fue reconocido oficialmente por ninguno de los países firmantes.

*Esta nota fue publicada inicialmente en noviembre de 2018 y actualizada con motivo de la ratificación del tratado por parte del Senado de México.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívala para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=itBuHehfea0&t=62s

https://www.youtube.com/watch?v=0purUYIfql8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.