close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Odebrecht

Gobierno de AMLO asciende a funcionario de Pemex que validó contratos a Odebrecht

Samuel Sánchez Reyes, quien fuera supervisor jurídico en el anterior sexenio, fue promovido en la nueva administración pese a que validó cuestionados contratos para la empresa brasileña Odebrecht.
Odebrecht
Por Raúl Olmos/Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad
18 de junio, 2019
Comparte

Un convenio a favor de Odebrecht, que hasta ahora no había sido revelado, fue validado a finales de 2016 por el actual Subdirector jurídico de Pemex, Samuel Sánchez Reyes, según consta en nuevos documentos obtenidos por Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

Mediante ese convenio, Pemex renovó a Odebrecht un contrato por 1,939 millones de pesos en Tula, pese a que en ese momento ejecutivos de la constructora brasileña ya habían confesado que obtuvieron la obra mediante sobornos.

El jefe de la oficina de sobornos de Odebrecht, Hilberto Mascarenhas, confesó el 22 de noviembre de 2016 ante las autoridades de Brasil que había obtenido la obra en Tula con pagos ilegales y a las dos semanas Petróleos Mexicanos firmó un convenio para refrendarle el contrato, con el aval de Sánchez Reyes como el responsable de la revisión jurídica del acuerdo.

Lee: Caso Odebrecht: Autoridades investigan casa adquirida por Lozoya en Las Lomas

De hecho, en expedientes que fueron desclasificados a petición de MCCI, y que formaban parte del caso Odebrecht que había sido declarado bajo reserva por 5 años por Pemex y por la Fiscalía General de la República, aparece la firma del actual funcionario federal como aval en casi todos los contratos y ampliaciones asignados directamente a Odebrecht en el anterior sexenio.

El 15 de febrero de 2014, por ejemplo, Sánchez Reyes firmó como supervisor jurídico un contrato por 1,436 millones de pesos para que Odebrecht hiciera obras de acondicionamiento para la modernización de la refinería de Tula.

contratos

El 15 de febrero de 2014, Pemex firmó un contrato por 1,436 millones de pesos a favor de Odebrecht. El aval jurídico lo realizó Samuel Sánchez, actual funcionario federal.

Ocho meses después, el 20 de noviembre de 2014, el mismo funcionario firmó como supervisor jurídico una ampliación del contrato por 339 millones 531 mil pesos.

El 29 de mayo de 2015, Sánchez Reyes volvió a firmar una segunda ampliación a Odebrecht, ahora por 521 millones 53 mil pesos, con lo que el contrato original se elevó a 2,315 millones de pesos, 61% más que lo asignado.

Dos investigaciones realizadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y por la Secretaría de la Función Pública detectaron actos de corrupción en la ejecución de esa obra, como sobrecostos y pagos en exceso.

La ASF determinó que el daño al erario fue por 1,191 millones de pesos. De ese monto, 936.8 millones de pesos corresponden a costos de obra fuera de mercado; 240.8 millones a sobreprecios en materiales e insumos y 13.6 millones por pagos indebidos en la adquisición de herramienta y equipo de seguridad.

Te puede interesar: Pemex otorgó contratos a Odebrecht pese a irregularidades como sobrecostos y pagos ilegales

De acuerdo con las confesiones de los ex ejecutivos de Odebrecht realizadas en Brasil, el pago de sobornos en México fue a cambio de obras en Tula.

A pesar de todo lo anterior, en la nueva administración Sánchez Reyes fue ascendido a subdirector de Pemex.

Blindan obra de Tula

MCCI obtuvo copias, además, de otro expediente que también estaba bajo reserva en la Secretaría de la Función Pública (SFP), el cual revela que en las semanas previas a que Odebrecht fuera intervenida en Brasil y en EU, directivos de la constructora realizaron una serie de maniobras para “blindar” la obra de Tula.

Por ejemplo, crearon exprofeso una filial en México a la que la constructora brasileña le transfirió –con la anuencia de Pemex– el contrato en la refinería de aquella población.

La investigación de la SFP concluyó que este traspaso resultó una simulación, pues la empresa filial carecía de capacidad técnica y financiera para ejecutar la obra. Además, se simuló la entrega de una fianza corporativa.

Con lo anterior, Odebrecht incurrió en la violación del artículo 8 de la Ley Federal Anticorrupción, que sanciona a quien simule el cumplimiento de reglas.

Lee también: Titular de Odebrecht se reunió con Peña días antes de dar sobornos a funcionarios mexicanos

Por esa falta, y no por los sobornos, la SFP castigó al exdirector de Odebrecht en México, Luis Weyll, con una multa por 1 millón 262 mil pesos.

Desde 2014, las autoridades brasileñas investigaban a Odebrecht por haber participado en el cártel Lava Jato, una red de contratistas que obtenía obras en aquel país mediante sobornos y financiamiento de campañas electorales. Por alentar esa trama de corrupción, el 19 de junio de 2015 fue arrestado el Presidente de la compañía, Marcelo Odebrecht.

Pese a estos antecedentes, Pemex siguió firmando contratos y ampliaciones con la constructora brasileña. En 2014 le asignó directamente tres contratos en las refinerías de Tula y Salamanca, así como en el gasoducto Los Ramones, por alrededor de 1,150 millones de dólares; en 2015 le otorgó nuevos contratos y ampliaciones por otros 2,460 millones de pesos (alrededor de 150 millones de dólares al tipo de cambio promedio de ese año).

El último convenio –del que no se conocían detalles hasta hoy– fue firmado por Pemex el 5 de diciembre de 2016, quince días antes de que estallara el escándalo de corrupción, cuando Odebrecht se declaró culpable ante una corte de Estados Unidos de haber pagado 788 millones de dólares en sobornos en 12 países, incluido México.

modificatorio

Mediante dos ampliaciones presupuestales, del 20 de noviembre de 2014 y del 29 de mayo de 2015, Pemex incrementó en 500 millones el contrato original en Tula. Ambos convenios fueron avalados, una vez más por Samuel Sánchez.

Convenio después de confesiones

El 22 de noviembre de 2016, el director de la oficina de sobornos de Odebrecht, Hilberto Mascarenhas, firmó una confesión por escrito ante las autoridades de justicia de Brasil en la que detalló los pagos ilegales que había negociado en México con Emilio Lozoya, exdirector de Pemex.

En el escrito mencionó que a pedido de Luis Alberto de Meneses Weyll, ex director de Odebrecht en México, se reunió en noviembre de 2014 con Lozoya en su casa, con quien supuestamente acordó el pago de cinco millones de dólares con el apoyo de un intermediario. Lozoya ha negado esas afirmaciones.

Dos semanas después de esta confesión, Pemex firmó un convenio para renovarle a Odebrecht un contrato por 1,939 millones de pesos que le había asignado por adjudicación directa un año antes para la obra “Construcción de accesos y obras externas para el proyecto de aprovechamiento de residuales para la refinería Miguel Hidalgo”.

En el convenio, que fue suscrito el 5 de diciembre de 2016, la constructora Norberto Odebrecht SA transfirió los derechos y obligaciones del contrato a su filial Odebrecht Ingeniería y Construcción Internacional de México, SA de CV, para lo cual contó con la anuencia de Pemex.

convenio

El 5 de diciembre de 2016, Pemex firmó un convenio con Odebrecht en el que autorizó ceder a una filial de reciente creación un contrato en Tula por 1,939 millones de pesos. La firma se efectuó cuando ejecutivos de la constructora brasileña ya habían confesado que habían obtenido la obra en esa refinería mediante sobornos. El convenio lo avaló Samuel Sánchez, actual Subdirector Jurídico de Pemex.

La cesión de derechos –que en la práctica fue una renovación del contrato- fue por 1,811 millones 628 mil pesos, sin incluir el IVA, más un monto de 128 millones por concepto de costos reembolsables, con un plazo de ejecución de la obra al 29 de abril de 2017.

Más sobre el tema: Gobierno de AMLO inhabilita tres años a Odebrecht

Por la empresa Norberto Odebrecth SA firmó como apoderado Weyll, quien actualmente está sujeto a proceso en Brasil, tras confesar que fue parte de la red de sobornos. También suscribió el documento Gleiber José de Faria, director de finanzas de Odebrecht en México, quien fue inhabilitado y sancionado por la Secretaría de la Función Pública por su presunta responsabilidad en actos de corrupción.

Por Pemex firmaron Armando Hiram Hinojosa González, subgerente de contrataciones; Ignacio Bravo Betancourt Larrañaga, superintendente del área de licitaciones; André Arthur Glorieux González; gerente de proyectos, y José Samuel Sánchez Reyes, quien fue el responsable de la revisión jurídica.

Este último funcionario se desempeñaba como gerente jurídico de contratos de la petrolera mexicana, y fue recontratado por la nueva administración federal con un puesto superior al que tenía.

Sánchez Reyes fue ascendido a Subdirector jurídico de operación regional de Pemex en el actual gobierno; su nombramiento se dio el pasado 16 de diciembre de 2018, según consta en su declaración patrimonial.

Cuando este convenio se firmó, el director de Pemex era José Antonio González Anaya, quien sustituyó a Lozoya en febrero de 2016.

Lee: Asociación presidida por Lozoya recibió donaciones de empresa vinculada a caso de corrupción

Las contradicciones

En el punto 2.10 del convenio –del que MCCI tiene copia–, los representantes de Odebrecht declararon, “bajo protesta de decir verdad”, que ni ellos, ni sus empleados habían cometido cohecho o tráfico de influencias en perjuicio de Petróleos Mexicanos o sus empresas filiales.

Además, asentaron por escrito que no habían estado en contacto ni negociado con ningún funcionario, director, consejero, empleado o representante de Pemex, ni habían dado ningún tipo de dádiva, regalo o compensación en relación con el contrato.

Pero a los 11 días de suscribirse este convenio, Luis Alberto de Meneses Weyll –uno de los firmantes– compareció ante las autoridades brasileñas para confesar que él había sido el negociador del pago de 10 millones de dólares en sobornos para obtener obras en Pemex.

En su testimonio, rendido el 16 de diciembre de 2016 en la sede de la Procuraduría brasileña en Sao Paulo, Weyll detalló los encuentros que tuvo con Lozoya y el mecanismo que siguió para transferir el dinero a través de empresas ‘de papel’ en paraísos fiscales, de acuerdo con los videos de su declaración obtenidos por la organización El Quinto Elemento Lab.

Un día antes ya había confesado ante la misma Procuraduría de Brasil Hilberto Mascarenhas, director de la oficina de sobornos, quien coincidió en su relato con Weyll sobre el pago de sobornos en México y sus encuentros con Lozoya.

Casi a la par, Odebrecht estaba en tratos con autoridades de Estados Unidos para declararse culpable de haber impulsado una red internacional de sobornos.

Lee también: Los negocios con Odebrecht y Pemex, las razones por las que detuvieron al dueño de Altos Hornos

El 15 de diciembre de 2016, Odebrecht emitió un poder a uno de sus abogados para dar seguimiento al acuerdo de culpabilidad entre la empresa y el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Como parte de ese acuerdo, los directivos de Odebrecht confesaron ante las autoridades de justicia de Estados Unidos que el monto pagado a cambio de obras en México, había alcanzado los 10.5 millones de dólares.

El 21 de diciembre de 2016 se formalizó ante una corte en Nueva York el acuerdo en el que el Departamento de Justicia se comprometió a no presentar cargos penales adicionales a Odebrecht, a cambio de que la empresa se declarara culpable de haber pagado 788 millones de dólares en sobornos en 12 países, incluido México.

Esa confesión fue la que derivó en el escándalo de corrupción internacional.

Fue hasta el 17 de enero de 2017 que representantes de Pemex acudieron ante la entonces Procuraduría General de la República a solicitar que se investigaran los actos de corrupción en que había incurrido la empresa brasileña en México.

Si quieres leer más sobre este tema lee aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ataques al corazón: por qué los humanos somos casi la única especie que sufre esta condición

Un nuevo estudio brinda pistas para explicar la predisposición de los seres humanos a las enfermedades cardiovasculares. Además de estilos de vida que pueden ser factores de riesgos, las causas también podrían incluir una mutación genética.
25 de julio, 2019
Comparte
ataque al corazón

Getty
Las enfermedades del corazón son muy comunes en los humanos pero poco frecuentes en los animales.

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte prematura (personas menores de 70 años) en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud.

Representan casi un tercio de las muertes cada año (17,9 millones), y se espera que esa cifra alcance los 23 millones para 2030.

En la mayoría de los casos, la causa es la aterosclerosis, la obstrucción de las arterias con depósitos de grasa que reducen el flujo sanguíneo a los órganos vitales.

Pero mientras que esta condición es común en los humanos, es “prácticamente inexistente” en otros mamíferos, incluidos los chimpancés con estilos de vida sedentarios.

También hay muy poca evidencia de que esto ocurra en las ballenas y los delfines.

Entonces, ¿por qué los humanos son más propensos a sufrir ataques al corazón?

Un rasgo humano

En algún momento entre hace dos millones y tres millones de años, nuestros antepasados “perdieron” un gen.

corazón

Getty
Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte prematura.

Una mutación genética les desactivó un gen llamado CMAH, y esta característica se transmitió a través de la cadena evolutiva hasta llegar al Homo sapiens, que apareció hace unos 200,000 años.

Según un nuevo estudio de la Universidad de California, como resultado de esta mutación, los humanos se han vuelto particularmente vulnerables a los ataques cardíacos.

En estudios anteriores, Ajit Varki, uno de los autores de la investigación, ya había observado que la aterosclerosis es prácticamente inexistente en animales que no sean humanos.

En un experimento realizado hace diez años, se analizaron chimpancés y otros mamíferos en cautiverio para ver si los factores de riesgo comunes a los humanos, como un estilo de vida sedentario, una dieta alta en grasas y colesterol y la presión arterial alta, podrían provocar ataques cardíacos en estos animales.

Pero no se registró nada significativo. Entre los chimpancés, los ataques cardíacos fueron poco frecuentes y no fueron causados por aterosclerosis.

chimpancés

Getty
Los chimpancés no desarrollan enfermedades cardiovasculares de manera natural.

Esto llevó a los investigadores a enfatizar que los animales solo sufren de la enfermedad cardiovascular si han sido modificados genéticamente para funcionar de manera similar a los humanos, o alimentados con cantidades no naturales de colesterol con fines científicos.

En la investigación actual, Varki y su equipo utilizaron ratones modificados genéticamente en los que el gen CMAH estaba inactivo, al igual que en los humanos. En otro grupo de ratones, el gen no fue modificado.

Aunque ambos grupos fueron alimentados de la misma manera y sometidos a la misma rutina, el grupo de ratones modificados genéticamente tenía al menos el doble de acumulación de grasa en su sangre.

“La pérdida de CMAH en ratones aumenta claramente la predisposición al desarrollo de la aterosclerosis sin cambios en el peso corporal o los perfiles de lípidos”, señala el estudio.

“Estos datos indican que la pérdida evolutiva de CMAH puede haber contribuido al aumento de la predisposición a enfermedad cardiovascular en los humanos”.

Gen

Getty
La pérdida del gen CMAH hizo que los humanos tuvieran más predisposición a los ataques cardíacos.

Riesgos ligados a la carne roja

Los investigadores señalan que hay varios factores de riesgo que aumentan las posibilidades enfermedades cardiovasculares en los seres humanos.

Incluyen la falta de actividad física, colesterol alto, la edad, diabetes, obesidad, tabaquismo y consumo de carnes rojas.

Sin embargo, en aproximadamente el 15% de los casos que ocurren por primera vez, estos factores no están presentes, dice Varki.

“Esto puede ayudar a explicar por qué incluso los vegetarianos sin ningún factor de riesgo cardiovascular obvio son aún muy propensos a sufrir ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares”, dice.

Pero el estudio incluye otras conclusiones que puede que no le resulten agradables a los consumidores de carnes rojas.

carne

Getty
El estudio da luces sobre las posibles relaciones entre el consumo de carnes rojas y el cáncer.

El gen CMAH produce un tipo de ácido siálico llamado Neu5Gc, que está presente en la carne roja.

Después de que el gen CMAH fue desactivado en nuestros antepasados, los humanos tuvieron deficiencia de Neu5Gc, así que el cuerpo comenzó a tratar esta sustancia como si viniera del exterior.

Cuando consumimos altas cantidades de Neu5Gc presente en la carne roja, desencadenamos una respuesta inmune de los anticuerpos, que puede conducir a una inflamación crónica llamada xenosialitis.

Los investigadores asociaron esa inflamación con un mayor riesgo de cáncer y de enfermedad cardiovascular.

En el estudio, los ratones alimentados con una dieta rica en Neu5Gc sufrieron un aumento de 2.4 veces en la aterosclerosis.

hombre

Getty
El sedentarismo y una dieta alta en grasas aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

En busca de nuevas conexiones

Los investigadores dicen que esta reacción inmunológica podría arrojar luz sobre los vínculos entre el alto consumo de carne roja y algunos tipos de cáncer, pero esta es un área que debe ser estudiada más a fondo.

Exactamente cuándo y cómo nuestros ancestros homínidos perdieron el gen CMAH que sintetiza Neu5Gc, sigue siendo un enigma.

Existen algunas hipótesis basadas en la selección natural, pero los investigadores dicen que no podemos descartar la posibilidad de un fenómeno aleatorio que se transmitió hasta que llegó al Homo sapiens.

Sin embargo, los científicos saben que la pérdida del gen CMAH le dio a Homo sapiens al menos dos características útiles: la capacidad de caminar largas distancias y la reducción de la fertilidad.

Varki cree que los nuevos descubrimientos sobre la pérdida del gen abrirán la puerta a nuevas terapias para tratar enfermedades cardiovasculares.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0erzbX0Kg3k&t=15s

https://www.youtube.com/watch?v=pVg29BThB0s

https://www.youtube.com/watch?v=1n31Ogeuvvw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.