close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Enrique Gomez @Enrique39356091

Óscar y Valeria, el sueño migrante que se convirtió en pesadilla al cruzar el Río Bravo

Las víctimas, que huían de la pobreza en El Salvador, tenían papeles para estar en México, pero trataron de cruzar el río para llegar a Estados Unidos.
Enrique Gomez @Enrique39356091
Comparte

Wendy Martínez Ramírez, de 28 años, es hermana de Óscar Alberto y tía de Angie Valeria, los dos migrantes salvadoreños que murieron este 23 de junio cuando trataron de cruzar el Río Bravo a la altura de Matamoros, Tamaulipas. 

La última vez que habló con su hermano fue el domingo.

“Tenía dos meses de estar en México. Estaba contento porque había recibido papeles. La idea era permanecer allí, pero luego cambió de opinión”, dijo en conversación telefónica desde San Martín, un municipio aledaño de San Salvador. 

Óscar Alberto Martínez Ramírez, de 25 años, y su hija Angie Valeria, que estaba por cumplir dos, se ahogaron al intentar alcanzar Estados Unidos. Con ellos se encontraba Tania Vanessa Ávalos, de 21 años, esposa y madre de los fallecidos. 

Leer: Quiénes son Óscar y Valeria, padre e hija que murieron en Río Bravo

Los tres habían obtenido una visa humanitaria para estar en México. Sin embargo, su objetivo era pedir asilo en el norte. Nunca llegaron a presentar los papeles. La frontera está colapsada y los funcionarios estadounidenses reciben a los solicitantes a cuentagotas. Por eso, familias como la de Óscar, Tania y Valeria se ven obligadas a pasar meses en los albergues de los estados norteños como Tamaulipas.

Según relató la sobreviviente a sus familiares, perdieron la paciencia y trataron de cruzar un río que, en los últimos días, viene especialmente caudaloso a causa de las lluvias. 

Óscar cruzó primero a su hija y regresó a por su esposa. Cuando se alejó vio que la pequeña se había lanzado al agua. Regresó para salvarla y la corriente los arrastró a los dos. Los encontraron boca abajo, ahogados, con Valeria abrazada a la espalda de su padre. 

“Iba en busca del sueño americano, como tanta gente”, dice Wendy, la hermana, todavía en shock desde que su cuñada Tania le llamó con el terrible mensaje: “Óscar está muerto. Se ha ahogado”. 

La noticia fue un durísimo golpe en la casa de San Martín donde residen Wendy y su madre, Rosa María. 

La imagen de Óscar y Angie Valeria en el agua, boca abajo, flotando inertes, se ha convertido en símbolo del horror en la migración hacia Estados Unidos. En septiembre de 2015, el cuerpo sin vida del pequeño Aylan Kurdi, encontrado en las costas de Turquía, representó a los cientos de personas que se dejaron la vida al tratar de cruzar el Mediterráneo. Ahora Óscar y Angie Valeria, abrazados en el agua, son la imagen de la Centroamérica que muere buscando una vida mejor. 

Óscar y Valeria son un símbolo de políticas crueles e inhumanas, pero para Wendy, son su hermano y su sobrina que no regresarán a casa.

“Él no tuvo nunca problemas de nada. Era una de esas personas a las que no les gusta meterse en problemas”, dice sobre su hermano.

Leer: 15 mil elementos de la Guardia Nacional impedirán el cruce de migrantes hacia EU

San Martín es un lugar de esos en los que, aunque intentes escapar de los problemas, los problemas pueden ir a buscarte a la puerta de tu casa. Se trata de un municipio cercano a San Salvador, a 25 kilómetros del centro de la capital. En sus calles operan tanto el Barrio 18 como la Mara Salvatrucha (MS-13), las dos grandes pandillas que están en el origen de muchas de las migraciones hacia Estados Unidos. 

Óscar, sin embargo, escapaba de la pobreza, que también es una terrible amenaza en El Salvador, Honduras o Guatemala. 

No tenía a nadie en Estados Unidos. No tenía ni los 8 mil dólares que cuesta un coyote. Difícil para un extrabajador de una pizzería reunir tanto dinero. 

A la espera de la repatriación de los cuerpos

Por el momento, los cuerpos de Óscar y Valeria se encuentran en la morgue de Matamoros, Tamaulipas. Tienen que esperar a que los gobiernos salvadoreño y mexicano arreglen los papeles de la repatriación.

Enrique Gómez, primo del fallecido, denunció en su cuenta de Twitter que les estaban exigiendo entre 7 mil y 8 mil dólares para devolver los cuerpos a El Salvador. Finalmente, el gobierno de Nayib Bukele será quien abone el traslado de los cuerpos y un pasaje para que Tania Vanessa Ávalos, la viuda, les acompañe. “El gobierno nos ha estado apoyando”, confirma Wendy, la hermana de la víctima. 

Leer: migrante salvadoreño y su hija mueren ahogados en Río Bravo

Tania se encuentra, junto a un primo, en la Casa del Migrante de Matamoros. Su responsable, el padre Francisco Gallardo, explica que “trae secuelas fuertes”. “Para gestionar esto necesita acompañamiento, ayuda humanitaria. Está física y psicológicamente muy mal, aunque también está mostrando la valentía de gestionar todo lo que rodea a la tragedia”, dice el religioso, una de las pocas personas que mantiene contacto con ella.

Tania Vanessa Ávalos tiene 21 años. Vio cómo el agua se llevaba a su marido y su hija. A sus dos décadas de existencia ya ha sido testigo de una de las cosas más horribles que puede ver el ser humano: observar cómo el agua se traga a tu familia. 

Al margen del apoyo psicológico del que habla el padre Gallardo, la mujer tiene que gestionar papeles. Quiere tener la garantía de que podrá acompañar a los féretros con los cuerpos de su marido y su hija y, en caso de desearlo, regresar a México para pedir asilo en Estados Unidos.

Ese era el plan de toda la familia. Pero todo se torció y el agua se llevó por delante a Óscar y Valeria. 

“Iban a pedir asilo pero, como les pasa a muchos, hay que esperar mucho tiempo, hay momentos de angustia y desesperación”, dice el padre Gallardo. 

El sacerdote explica que ha sido testigo de muchos casos como el de la familia Martínez. Gente que se desespera y que trata de pasar al otro lado del río “incluso sin saber nadar”. 

“Ese es el famoso sueño americano, la pesadilla para tantos hermanos migrantes”, dice Gallardo.

El religioso advierte que las lluvias han incrementado el peligro para quienes intentan cruzar Río Bravo. La propia Casa del Migrante, en la que actualmente están albergadas más de 200 personas, sufrió una inundación a causa de las fuertes precipitaciones.

A las adversidades climatológicas se suma la presión de la Guardia Nacional, desplegada después del acuerdo entre México y Estados Unidos para impedir que los migrantes alcancen el norte. Gallardo cree que las últimas medidas implementadas provocan inseguridad entre un colectivo especialmente vulnerable. 

Por el momento no hay fecha para la repatriación de los cuerpos. Se hizo cargo del caso la secretaría de Asuntos Exteriores, la que dirige Marcelo Ebrard, el responsable de la negociación con Estados Unidos para incrementar el número de policías en la frontera y frenar a los migrantes.  

Óscar quiso una vida mejor para él y para su hija Valeria y ambos terminaron ahogados en Río Bravo antes de alcanzar Estados Unidos. Su familia, en El Salvador, espera la llegada de los féretros para darles sepultura.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Procter & Gamble

Vicks VapoRub: la historia del "ungüento mágico" que lleva más de un siglo en el mercado

Creado en el laboratorio de un farmacéutico para combatir los síntomas del catarro y la neumonía en el siglo XIX, el producto alcanzó fama internacional y hoy se vende en 71 países. Si hay algo que lo sigue haciendo inconfundible es su intenso olor.
Procter & Gamble
7 de octubre, 2019
Comparte

Su olor es inigualable. Así lo odies o lo ames, cuando alguien abre un envase, te das cuenta inmediatamente.

Es el Vicks VapoRub, el ungüento que nació hace 129 años y aún la gente lo sigue comprando por sus “poderes curativos”.

En muchos países de América Latina, la abuelas o bisabuelas siguen utilizándolo para una amplia variedad de dolencias: desde el catarro común y las alergias, hasta las picaduras de insectos, los hongos, la caspa, los labios resecos, y hasta “la pena”.

La historia se remonta a fines del siglo XIX, cuando el farmacéutico estadounidense Lunsford Richardson, un prolífico inventor en su época, tuvo una idea genial.

Un prolífico inventor

Nacido en Carolina del Norte en 1854, Richardson estudió latín en el Davidson College, graduándose con honores. Fue profesor durante algunos años, pero no pasó mucho tiempo antes que su devoción por la química terminara cambiando su destino.

En 1880 se fue a trabajar con su cuñado, el doctor Vick. Como él estaba muy ocupado atendiendo pacientes, Richardson se encargó de la preparación de remedios para aliviar los males de la gente.

Frasco de Vicks VapoRub

Procter & Gamble
El origen del producto se remonta a 1890, aunque inicialmente tenía otro nombre.

Fue en aquel entonces cuando el joven Richardson se puso a experimentar distintas recetas para crear el producto que más tarde se convertiría en el famoso Vicks VapoRub.

Una década más tarde, fabricó en su laboratorio una serie de medicinas que vendía bajo el nombre de Remedios Familiares Vick.

Richardson terminó patentando 21 medicamentos, incluyendo pastillas, cremas, aceites y pomadas, para aliviar los síntomas de la gripe, las dolencias del hígado o del estreñimiento.

El “ungüento mágico”

Algunos de los productos se vendieron mejor que otros, pero el más exitoso fue el Vick’s Magic Croup Salvepara la tos, cuyo origen se remonta a 1890.

“Él tenía un bebé con una tos severa y congestión”, le dijo el bisnieto de Richardson, Britt Preyer, al escritor y columnista Jimmy Tomlin.

“Entonces como farmacéutico, comenzó a experimentar con productos mentolados provenientes de Japón y otros ingredientes. Así fue como se le ocurrió este ungüento que realmente funcionaba”, un “ungüento mágico”.

Frasco de Vicks VapoRub

Greensboro History Museum
En 1911 el ungüento fue renombrado como Vicks VapoRub.

Los clientes estaban impactados con las bondades de este remedio, que les permitía aliviar las molestias en el pecho y la cabeza, además de la tos. Era parecido a lo que hoy se conoce como antigripales.

Había que frotar el ungüento en el pecho del paciente para que, al respirar los vapores emanados del bálsamo, estos se fueran directo a los pulmones.

La pandemia que disparó las ventas

Una combinación de mentol, alcanfor, aceite de eucalipto —y varios otros aceites— mezclados en una base de vaselina (jalea de petróleo).

No fue hasta 1911 que el ungüento fue renombrado como Vicks VapoRub, el nombre definitivo que permanece hasta el día de hoy.

Sus beneficios comenzaron a hacerse conocidos —luego que implementara extensas campañas de publicidad— hasta que un terrible evento hizo que las ventas del producto se dispararan: el brote de gripe española que devastó el país en 1918 y 1919, matando a cientos de miles de estadounidenses.

Aviso comercial de Vicks VapoRub

Procter & Gamble
Las ventas de Vicks VapoRub se dispararon con un brote de gripe española en 1918.

Tal fue la demanda por el ungüento que la fábrica que lo producía tuvo que trabajar día y noche para responder a la demanda.

En medio del caos provocado por la pandemia, Richardson se enfermó de neumonía y murió en 1919.

La familia siguió expandiendo el negocio hasta que en la década de los 80, lo compró el gigante Procter & Gamble, quien sigue siendo el dueño del ungüento.

Hoy es comercializado en 71 países bajo distintas marcas comerciales. Solo en Europa, según datos de la empresa, se venden 23 millones de frascos al año.

¿De dónde viene el nombre?

Es un misterio. Una de las historias que se cuentan es que —como el nombre pensado originalmente era muy largo (Richardson’s Group and Pneumonia Cure Salve)— el farmacéutico lo cambió en honor a su cuñado, el doctor Joshua Vick.

VapoRub actual

Procter & Gamble
En la década de los 80 el producto fue comprado por la multinacional Procter & Gamble.

Otra historia señala que lo sacó de un catálogo de semillas que incluía el nombre Vick Seed Co. Sin embargo, el verdadero origen del nombre seguirá siendo desconocido.

Pero lo que nunca ha dejado de ser popular, a pesar que existen en el mercado medicamentos desarrollados con tecnología de punta, es la fama del ungüento mágico que puede ser encontrado los rincones más insólitos del mundo.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=r-a-BXQAkJY

https://www.youtube.com/watch?v=o6uE-XS3O4w

https://www.youtube.com/watch?v=0imLxAHjGjA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.