Presos indígenas de Chiapas cumplen 85 días en huelga de hambre, su salud se deteriora
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Presos indígenas de Chiapas cumplen 85 días en huelga de hambre, su salud se deteriora

Aunque ha habido mesas de diálogo con las autoridades del estado, los familiares acusan que solo los han hecho dar vueltas, sin que exista un compromiso de atender las demandas de revisión de expedientes y libertad; la salud de los presos se está deteriorando.
Cuartoscuro
7 de junio, 2019
Comparte

El 16 de mayo, la voz de Juan de la Cruz sonaba animada, vigorosa. Fluido y fuerte explicaba que el director del penal no dejó pasar varias cosas, como lonas y una extensión para conectar una parrilla que sus familiares habían llevado a los cuatro presos que están en huelga de hambre en el Centro de Readaptación Social Para Sentenciados del Estado de Chiapas (CERSS) número 5 de San Cristóbal de las Casas.

25 días después, su voz suena apagada. Juan ya no se escucha animado. Arrastra las palabras y tarda en terminar las frases. “Estamos muy cansados, con mucho sueño. Cuando me levanto, siento como mi corazón empieza a latir rápido. Solo de ponerme de pie ya me estoy agitando, me canso; por eso tratamos de estar acostados”, explica en entrevista telefónica desde el penal.

Presos de Chiapas en huelga de hambre desde marzo pasado empiezan a enfermar

Juan reanudó el 13 de mayo, junto con cinco compañeros, una huelga de hambre que iniciaron el 15 de marzo y que trasformaron solo en ayuno el 15 de abril, ante la promesa del gobierno del estado de revisar sus expedientes jurídicos y darles una respuesta clara a su exigencia de libertad.

Los presos indígenas –Abraham López Montejo, Germán López Montejo, Adrián Gómez Jiménez y Juan de la Cruz Ruiz, quienes se encuentran en el CERSS nº5 de San Cristóbal de las Casas, y Marcelino Ruiz Gómez, en el penal numero 10 de Comitán– iniciaron las protestas el 15 de marzo, apoyados por varios colectivos.

Todos denuncian que los detuvieron sin una orden de aprensión y que los hicieron confesar bajo tortura delitos que no cometieron, en una práctica que se conoce como fabricación de culpables y que varios activistas y colectivos han dicho que se hace para llegar a la cuota de detenidos o encubrir a los verdaderos culpables.

El Grupo de Trabajo No Estamos Todos, organización que acompaña a los presos y sus familias, afirma que los casos de estos reclusos en huelga de hambre son un ejemplo de cómo se incrimina y se castiga a indígenas para simular que se hace justicia.

“En todos los casos de ellos, explican, la única prueba que presentaron las autoridades fue la confesión autoincriminatoria de los acusados, no hubo ninguna investigación. A pesar de eso los declararon culpables y han pasado hasta 15 años en la cárcel”.

Como el gobierno del estado de Chiapas les prometió revisar sus casos, los presos levantaron la primera huelga, en la que duraron 31 días. “Mientras esperábamos que nos cumplieran, estuvimos 20 días en ayuno, comiendo solo unos días y a agua y miel otros, pero el 13 de mayo terminó el plazo acordado para la revisión de los expedientes y no vimos resultados”, dice Juan de la Cruz.

Su hermana Susana cuenta que tuvieron varias mesas de reunión con las autoridades. En la primera estuvo el secretario de Gobierno, Ismael Brito. “Nos prometió que se revisarían los casos a profundidad, con un sentido humano. Pidió que los muchachos levantaran la huelga de hambre. Ellos lo hicieron. Pero el gobierno solo nos trajo vuelta y vuelta en reuniones, a las que Brito ya no se presentó, por eso los presos decidieron, después de 20 días de ayuno, volver a la huelga”.

Además del agotamiento, los cinco presos tienen dolores constantes en el estómago, sobre todo en las mañanas. “Cuando tomamos las primeras cucharadas de miel, que es lo único que consumimos, ya nos duele mucho, es como si nuestro estómago empezara a rechazarla”, cuenta Juan.

Trece indígenas presos en Chiapas suman 26 días en huelga de hambre

Otros dos de sus compañeros han parado en el hospital. El 23 de mayo, alrededor de las 2 de la tarde, Adrián Gómez ingresó al Hospital de Las Culturas, por una infección severa en las vías urinarias. Llevaba desde las 3 de la mañana con un dolor agudo, por la mañana orinó sangre, pero fue hasta la tarde cuando lo llevaron al centro hospitalario.

“Me tuvieron ahí solo como dos horas. Me dijeron que como yo estaba preso no me podía quedar, y me mandaron de regreso al penal, con los custodios que me acompañaron y una receta de antibiótico inyectable”.

A Marcelino Ruiz le pasó algo similar. El 29 de mayo le vino un dolor fuerte en el abdomen, en la parte derecha, por la zona de la costilla. “Lo llevaron a un hospital en Comitán, pero lo tuvieron ahí solo un rato, le hicieron un ultrasonido de estómago nada más y lo regresaron al penal. Le dijeron que no tiene nada. Pero no le han querido mostrar los resultados del estudio y él sigue con el dolor. Solo le están dando Naproxeno para que se le calme”, denuncia su hermano Facundo Ruiz, en entrevista con Animal Político.

Dice que la familia está preocupada por la salud de Marcelino. “Afirman que él y los otros no tienen nada, pero lo hacen para no evidenciar que la salud de los compañeros ya se está deteriorando. Tenemos miedo de que actúen hasta que uno de ellos fallezca o ni así. Los familiares estamos muy preocupados por la salud de los presos y la indiferencia de las autoridades”.

El Grupo de Trabajo No Estamos Todos asegura que no ha habido una respuesta clara de las autoridades desde que se reanudó la huelga de hambre. “Fernando Pérez Robles, director de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobierno, prometió que tendríamos una reunión. Nos dijo que nos avisaría cuándo y ya no supimos más”, aseguran los activistas.

Lo que ha habido como respuesta de las autoridades hacia a esta segunda fase de lucha de los presos, agrega el grupo, es el silencio. “Nos preocupa porque la salud de los compañeros se está deteriorando y la atención médica que les dan no es la adecuada. En el CERSS nº5 de San Cristóbal de las Casas no hay médico en las noches. Donde está Marcelino, el médico lo ha amenazado, lo intentó desnudar para hacerle un chequeo, y lo ha sometido a otros tratos denigrantes”.

Los activistas cuentan que integrantes de Médicos del Mundo han visitado a los presos y han corroborado la mala atención médica que se les da. “Nos dicen que la báscula donde los pesan está mal calibrada. Ellos están perdiendo peso, pero no podemos ya saber ni cuánto. Lo único que les checan diario es la presión, cuando es necesario hacerles análisis de sangre y de orina para conocer su estado general de salud”.

El miércoles 6 de junio, las familias de los presos hicieron un ayuno de 12 horas y un plantón afuera del CERSS en apoyo a la huelga de hambre de sus familiares.

“Responsabilizamos al gobierno de lo que pueda pasarles –señala Susana, la hermana de Juan–, los vemos agotados, con su salud deteriorada, pero dispuestos a seguir su lucha hasta el final, porque ellos saben que son inocentes. Han denunciado múltiples veces que los torturaron, que los incriminaron por ser indígenas y pobres, y están dispuestos a luchar por su libertad hasta donde tope”.

Sobre los señalamientos de la inacción de la administración estatal, Julio César Rincón, vocero del gobierno de Chiapas, asegura que es el Poder Judicial del estado quien debe atender las demandas de los presos, en cuanto a la revisión de sus expedientes y su exigencia de libertad.

“El gobierno estatal ha participado en las mesas de diálogo con los familiares pero sólo como un actor vinculante con el Poder Judicial. Nosotros no podemos ordenarle a un poder autónomo que libere a los presos”.

La secretaria de Gobierno se comprometió, agrega, “solo a ser parte conciliadora y coadyuvante, y la mesa de diálogo no la hemos levantado. La puerta de este lado está abierta para seguirlos escuchando. Pero Pérez Robles está esperando un avance más concreto en el análisis de cada carpeta de investigación por parte del poder judicial, y él solo les dirá (a los familiares de los presos), el Poder Judicial analizó el caso y dijo lo siguiente”.

Respecto a los señalamientos de que los reclusos están enfermos y no se les está dando la atención adecuada, el vocero aseguró que están en su derecho de interponer una denuncia ante la autoridad competente, en este caso ante la Secretaría de Salud.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Afganistán: al menos 60 muertos en ataques con explosivos y tiroteos en las afueras del aeropuerto de Kabul

El atentado ocurrió cerca de una de las entradas del aeropuerto. Más temprano, tanto Estados Unidos como Reino Unido habían advertido de la posibilidad de un ataque.
26 de agosto, 2021
Comparte

Decenas de personas, entre ellas mujeres y niños, murieron este jueves en un ataque suicida con explosivos en las afueras del aeropuerto Hamid Karzai de Kabul.

Se habla de personas heridas que están siendo evacuadas del lugar hasta en carretillas. También se reportaron tiroteos y otra explosión en un hotel cercano al aeropuerto.

Un funcionario de Salud le confirmó a la BBC que el balance de muertos es de al menos 60 personas y que hay 140 heridos.

“El Emirato Islámico condena de forma contundente los ataques que tienen como objetivo a civiles en el aeropuerto de Kabul”, dijo en un tuit Zabihullah Mujahid, portavoz del Talibán, que ya está en control del país, pero no del aeropuerto, aún bajo el mando de Estados Unidos durante la desesperada misión de evacuación de los últimos días.

Las explosiones “tuvieron lugar en un área donde las fuerzas de Estados Unidos son responsables de la seguridad”, precisó Mujahid.

El Pentágono estadounidense confirmó los ataques y los definió como una operación “compleja”.

Corresponsales de la BBC indicaron que el atentado ocurrió cerca de la entrada Abbey Gate, la cual es resguardada por fuerzas estadounidenses y británicas.

“Podemos confirmar que la explosión en esa puerta fue el resultado de un ataque complejo que provocó víctimas civiles y de soldados estadounidenses”, dijo el portavoz del Pentágono, John Kirby. Medios estadounidenses hablan de 10 militares muertos.

“También podemos confirmar al menos otra explosión cerca o en el mismo Hotel Baron, a poca distancia de la puerta Abbey”, agregó.

Miles de personas se han agolpado en los últimos días cerca del aeropuerto buscando salir del país antes del 31 de agosto, fecha en la que vence el plazo de retirada definitiva de tropas de Estados Unidos tras 20 años de presencia en el país que coincide con la recuperación de poder por parte del Talibán, el enemigo que regresa al poder y al que derrotó hace dos décadas.

Aunque el lugar es controlado por fuerzas estadounidenses, el perímetro del aeropuerto está bajo control de los talibanes.

Afganos muestran credenciales en el aeropuerto para tratar de salir del país.

Este jueves tanto Estados Unidos como Reino Unido habían elevado el nivel de alerta en el lugar diciendo que habían recibido informes sobre un posible ataque asociado a Estado Islámico, otro grupo islamista radical pero rival del Talibán.

“Videos compartidos en internet muestran pilas de cuerpos, por lo que podemos anticipar que la cifra de víctimas sea alta”, dijo el corresponsal de la BBC en Kabul, Secunder Kermani.

Mapa

Demasiado desesperados como para acatar los avisos

Por Secunder Kermani, corresponsal de la BBC en Kabul

A pesar de los avisos de un inminente ataque, había muchas personas en el lugar del ataque, a las afueras del aeropuerto.

La gente está en una situación de desesperación tal que no va a prestar atención a este tipo de alertas. Escucha muchos rumores y sólo se enfocan en salir el país.

Y ya han sufrido mucho para llegar a este punto. Muchos ha acampado durante días en condiciones precarias. Lo que para ellos parecía una amenaza vaga o hipotética al inicio del día no fue suficiente para alejarlos del aeropuerto.


“Cuerpos arrojados a un canal”

Un testigo en el lugar de la explosión le dijo a un periodista que la explosión fue “realmente potente”.

“Donde estábamos hubo de repente una explosión”, dijo el hombre en un video compartido por la agencia Reuters.

Dijo que vio “al menos de 400 a 500 personas” en el área y que observó “fuerzas extranjeras” entre las víctimas.

“Llevamos a los heridos en camillas. Mis ropas están completamente cubiertas de sangre”.

“Hay cuerpos que han sido arrojados a un canal cercano”, dijo Milad, también presente en el lugar del ataque, a la agencia AFP.

“Cuando la gente escuchó la explosión hubo un pánico total. El Talibán entonces empezó a disparar al aire para dispersar a la gente presente en la puerta”, añadió.

“Vi a un hombre correr con un bebé herido en sus brazos”


Un ataque previsto

Por Frank Gardner, Corresponsal de Seguridad de la BBC

El ataque fue una combinación de tiroteos y de explosivos, lo que es una clásica táctica de insurgencia.

Así han sido muchos de los ataques en zonas urbanas que han ocurrido en Afganistán en los meses y años recientes, generalmente con un atacante suicida detonando la explosión.

Esto es exactamente lo que los servicios de inteligencia estaban avisando que iba a suceder.


Mapa de Kabul

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6X6MQcydovo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.