Familias priistas saquean ríos de Costa Chica para extracción de grava y arena
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Amapola Periodismo

Familias priistas saquean ríos de Costa Chica para extracción de grava y arena

La razón de la sequía en el Río Santa Catarina es la explotación de grava y arena, una práctica autorizada desde las oficinas del gobierno federal a empresarios gavilleros.
Amapola Periodismo
10 de junio, 2019
Comparte

Marco Hernández López, un indígena Nn’anncue Ñomndaa’ (amuzgo), mira la arena a su alrededor. Parece un valle de dunas en el desierto. Entre las elevaciones una delgada línea de agua corre. Es lo que queda del cauce del río Santa Catarina, en el municipio de Ometepec, en la Costa Chica de Guerrero.

Desde ahí recuerda como hace 25 años corría entre las milpas, se enredaba en las guías de las siembras de frijol, sandía y pepino y se refrescaba a la orilla de este río que divide a Guerrero de Oaxaca.

El río Santa Catarina era una de las 12 cuencas que concentraban 69 por ciento de los escurrimientos naturales de México, de acuerdo a un estudio de la Comisión Nacional del Derechos Humanos (CNDH). Ahora es un diminuto arroyo de agua que ni siquiera garantiza la humedad en las tierras de siembra de los 10 pueblos que hay a su alrededor, donde viven unos 6 mil habitantes, según los censos oficiales. Paso Tabaco, habitado por unas 80 personas, es el pueblo más cercano al río, los separan 400 metros.

Lee: Extracción de agua y minería: preocupaciones ambientales de habitantes de Santa Lucía por aeropuerto

La razón de esta sequía en su caudal es la explotación de grava y arena, que en el ámbito industrial se conoce como material pétreo. Su extracción de los ríos es una práctica autorizada desde las oficinas del gobierno federal a empresarios gavilleros que, en el caso de Guerrero y Costa Chica, está ligada a familias de políticos de la región.

“Recuerdo que el río estaba con más agua, con más humedad, ya horita la humedad se está yendo porque el río está más bajito. Antes el agua corría a lo ancho, todo estaba verde, lleno de arbolitos, ni los cerros estaban secos”, dice Marco.

Hace 25 años, siguiendo los recuerdos de Marco, fue una de las mejores épocas para el río y las familias que vivían a su alrededor, porque al año lograban hasta tres cosechas de maíz, frijol, sandía y pepino sin tener que regar los sembradíos.

En Paso Tabaco poco a poco la tierra se secó y enterró no sólo la comida de 25 familias, también la única forma de obtener dinero. Las siembras servían para comer y mantenerse.

Te puede interesar: Mina de Grupo México contamina río en Zacatecas usado para sembradíos y consumo humano

En la actualidad el río es una tercera parte de lo que era hace 20 años (300 metros de anchura), sólo en épocas de lluvia mejora su apariencia escuálida.

Para desgracia de los habitantes, las lluvias anteriores agudizaron el problema de los humedales. El sedimento que conocen como arenilla, excavado por las máquinas que saqueaban el material pétreo, fue expulsado por las corrientes a orillas del río y sepultó a más de un metro la tierra fértil, la tierra de siembra. Lo peor quizá esté por venir.

Paso Tabaco está ubicado a 15 minutos en automóvil de Ometepec, ciudad situada a cuatro horas de distancia de Acapulco. Aun con su cercanía de la zona urbana, carece de casi todo. Para llegar hasta ahí hay que bañarse de polvo.

Lee también: Pemex se niega a limpiar 4,500 lugares contaminados por fugas de sus ductos; dice que no le toca

Ya la pobreza es visible. Las casas están construidas de lodo de barro, ligeras varas, lámina y de cartón. Pero lo más notorio es la unidad de sus habitantes, quienes hicieron saber que aun con su condición actual, ocasionada por la sequía del río, nadie se queda sin comer, porque comparten los beneficios de alguna cosecha.

Si al río Santa Catarina no lo hubieran saqueado, es muy probable que las familias a su alrededor no tuvieran problemas de autosuficiencia.  

Ahora las tierras de siembra, donde hay principalmente maíz, están cercados con alambres puntiagudos y cortantes. Deben cuidar con esmero cada planta, porque la tierra está seca.

Lee el reportaje completo en el sitio de Amapola Periodismo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El estafador que inyectó con una vacuna falsa de COVID-19 a una mujer de 92 años en Inglaterra

El hombre le cobró a la mujer 217 dólares por una vacuna falsa y posteriormente regresó a su casa pidiéndole otros 135 dólares.
9 de enero, 2021
Comparte
sospechoso

Policía de Londres
La policía publicó imágenes de CCTV de un inidividio con quien quieren hablar en relación con el incidente.

Un hombre que se hizo pasar por trabajador del Servicio Nacional de Salud (NHS) de Reino Unido inyectó una falsa vacuna contra la covid-19 a una mujer de 92 años.

La policía de Londres informó que están buscando al individuo que le pidió a la mujer US$217 para supuestamente vacunarla.

Indicó que era “crucial” que lo capturaran lo antes posible, ya que “podría poner en peligro la vida de las personas”.

El detective Kevin Ives describió el hecho como un “asalto repugnante y totalmente inaceptable”.

Se produce después de que el NHS advirtiera a la gente que nadie debe aparecer en la puerta de sus casas ofreciendo una vacuna, después de que se enviaran una serie de mensajes de texto falsos.

Según los planes actuales de implementación de la vacuna contra el coronavirus en Reino Unido, es el médico general o el proveedor de atención médica el que invitará a las personas a recibir la vacuna.

“Un instrumento similar a un dardo”

La policía dijo que la víctima permitió que el hombre entrara a su casa en la tarde del 30 de diciembre después de que le dijera que era del NHS y que estaba allí para administrar la vacuna de covid-19.

La mujer señaló que la pincharon en el brazo con un “instrumento parecido a un dardo” antes de cobrarle US$217, que el hombre dijo le serían reembolsados por el NHS.

sospechoso

Policía de Londres
El hombre fue visto en el área de Kingston-upon-Thames en el suroeste de Londres el 4 de enero.

La policía indicó que no se sabía qué sustancia, si alguna, se administró, pero la mujer había sido revisada en su hospital local y no mostró efectos nocivos.

El detective Ives solicitó información para ayudar a identificar al sospechoso.

“Es crucial que lo atrapemos lo antes posible, ya que no solo está defraudando a personas con dinero, sino que puede poner en peligro la vida de las personas“, añadió.

El hombre hizo una segunda visita a la casa de la mujer el 4 de enero, cuando pidió otras £100 (US$135), dijo la policía.

La policía publicó imágenes de CCTV el viernes de un hombre vestido con un traje deportivo azul marino con rayas blancas en el costado, con quien quieren hablar en relación con el incidente.

Un portavoz del Departamento de Salud de Reino Unido dijo: “El NHS en Inglaterra nunca le pedirá datos bancarios, números PIN o contraseñas cuando se comunique con usted sobre una vacuna”.

“Cualquier comunicación que diga ser del NHS pero solicite un pago, o datos bancarios, es fraudulenta y debe ser ignorada y denunciada a la policía“.

“Nunca se le cobrará por la vacuna”, agregó el portavoz.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=47SKOh4G_Nc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.