close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Falta de apoyos y baja en el precio de la goma de opio tienen en crisis a campesinos de Guerrero

Los pobladores aseguran que viven una pesadilla y que más de la mitad de la población ya se fue a buscar trabajo en los campos agrícolas de la frontera norte.
Cuartoscuro
19 de julio, 2019
Comparte

Hace tres años, la vida empezó a complicarse más para los pobladores de la Montaña de Guerrero. En esta zona donde de acuerdo con el Coneval se ubican dos de los municipios más pobres del país, como Cochoapa El Grande, 80% de los campesinos tenía como única forma de subsistencia el cultivo de la amapola, de acuerdo a datos que dan los mismos pobladores.

En el clima frío del lugar no se dan cosechas abundantes de granos como el maíz. Lo que se da bien es el café, pero las administraciones federales pasadas dejaron de apoyar la producción, que cayó en el estado 88% entre 2003 y 2016, de acuerdo a datos de la entonces Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa). Los campesinos optaron por la amapola.

En el país, se cultivan cerca de 26 mil 100 hectáreas, según el Reporte Mundial sobre Drogas 2017 de la Oficina de Naciones Unidas sobre Droga y Crimen (UNODC). Guerrero se posicionó como líder en la producción nacional, con alrededor de 60% del total. En cada uno de sus 81 municipios había plantíos.

Lee: Chautla, el pueblo de Guerrero en el que niños entrenan para defenderse de grupos criminales

Un campesino podía ganar unos 35 mil pesos por siembra. El kilo de goma de opio, materia que se extrae de esta planta, se pagaba entre 25 mil y 20 mil pesos, como mínimo. Algunos sembraban dos veces al año. “La amapola era nuestra salvación, aunque apenas nos daba para sobrevivir, tampoco es que ganáramos mucho, pero nos ayudaba”, dice un comisario del municipio de Acatepec y representante del Consejo de las Comunidades Indígenas de la Montaña de Guerrero, a quien llamaremos Guillermo, para atender su petición de no usar su nombre real. 

Pero los precios se fueron a la baja por el auge del fentanilo, un opioide sintético que China produce a bajo costo y con efectos más potentes que la heroína. El kilo de goma de opio se fue a pique hasta los 2 mil pesos por kilo. “Bajó mucho y nos quedamos en cero porque de eso nos sosteníamos”, dice Guillermo. 

Lee: Cae el precio de la amapola

Los pobladores de la Montaña de Guerrero tienen otro problema. Aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo el pasado miércoles 17 de julio que “en esos municipios pobres (los de Guerrero), los niños, las niñas con discapacidad están recibiendo su pensión. Están recibiendo becas estudiantes pobres de nivel básico, los que están en la preparatoria. Y ya les llegó su apoyo del programa Producción para el Bienestar”, los campesinos aseguran que no es así. 

“El apoyo de Prospera que les llegaba a las señoras por las becas de los niños no ha llegado desde enero y nadie les dice para cuándo. Ya va a empezar otro ciclo escolar y nadie informa de eso. ¿Con qué se les van a comprar los uniformes, los útiles? Otros programas como ProCampo desaparecieron y no llegan los recursos para los campesinos”, dice por separado Martín Sierra, habitante del municipio de Tlacoapa. 

Guillermo refrenda lo anterior. Dice que en Acatepec, las señoras esperan lo de Prospera y no hay información clara de para cuándo les va a llegar. El programa está parado. Lo de Producción para el Bienestar no llega tampoco. “Llega solo la pensión para los adultos mayores y algunas becas para los estudiantes, pero no para la mayoría”. 

Moisés Solano, presidente del Comisariado de Bienes Comunales de Tepecocatlán, municipio de Atlamajalcingo del Monte, dice que allá solo les llegó un apoyo de 1,500 pesos a las señoras. “El resto de los nuevos programas del gobierno federal no los conocemos. De apoyo para el campo no nos llega nada, salvo el fertilizante, que acá sí ya tienen casi todos, faltarán solo unos 60 productores”.

Entrega con retraso 

Durante 24 años fue el gobierno de Guerrero el encargado de dar el fertilizante a los campesinos. Pero la administración de Andrés Manuel López Obrador decidió que a partir de 2019, la encomienda y el gasto lo haría el gobierno federal. 

El 5 de enero, el titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), Víctor Villalobos, presentó los programas prioritarios de la dependencia, entre ellos el de fertilizantes. Aunque, como el resto de los nuevos del gobierno federal, salió sin reglas de operación, que permitan hacer una evaluación más rigurosa de su población objetivo, metas y resultados. Lo único que se publicó al respecto en el Diario Oficial de la Federación (DOF) fueron una serie de lineamientos. 

En estos se asienta que el programa está dirigido a productores de maíz, frijol y arroz que vivan en zonas de alta y muy alta marginación en el estado de Guerrero. De acuerdo a información difundida por el gobierno federal, la iniciativa es un programa piloto que después se llevará a todo el país. 

Los beneficiarios del fertilizante lo usan en granos que cosechan para el auto consumo. El apoyo para tener fertilizantes es necesario en esta zona de la montaña porque el clima frío no permite que se den, sin esos productos, las cosechas, “y a nosotros no nos alcanza para comprarlos. El maíz, el frijol que sembramos es para comer, de eso casi no vendemos nada. Si no hay fertilizante, no tendremos ni comida”, afirma Guillermo. 

Lee: Te puede interesar: Desplazados de Guerrero denuncian avance de grupo armado por incumplimiento del gobierno

Los campesinos necesitan colocar el fertilizante a principios de junio, para que las plantas se desarrollen bien. En años anteriores, llegaba en abril o mayo. “Ahora llevamos un mes de retraso, porque mucha gente no lo ha recibido y la milpa ya está grande. Si lo empezamos a poner hasta estos días, ya no se va a dar la cosecha”, dice Solano. 

Y es que la entrega de fertilizante este 2019 empezó hasta el 3 de junio. Para el 24, el gobernador del estado, Héctor Astudillo señaló que Sader había entregado a los productores de la entidad apenas 12% del fertilizante que para estas fechas se había ya repartido en 2018.

Con el tiempo ya encima, López Obrador salió a declarar que para el 15 de julio todo el fertilizante estaría entregado. No fue así. Ese día, Víctor Villalobos presentó el avance del programa, durante la conferencia mañanera del presidente. 

Tuvo que admitir que si bien 98.5% de los productores beneficiarios (233 mil 235) ya tenía sus vales (el comprobante que los acredita como dueños del insumo), de este universo solo el 75%, es decir: 175 mil 948, ya lo había logrado canjear por el fertilizante. 

Riesgo de hambruna 

Abel Barrera, director del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, tiene otras cifras. El activista asegura que desde el inicio de la distribución hay poco flujo de camiones de carga con el producto hacia la montaña. 

Dice que solo Zapotitlán Tablas ha logrado tener todo el Insumo. “Pero no por iniciativa del gobierno, sino porque durante 22 días bloquearon la carretera de Chilapa-Tlapa. Estuvieron ahí en el crucero de Tlatlauquitepec esperando la llegada de los tráilers y por eso es el único de los 19 municipios de la montaña que tiene todo el fertilizante. En el resto, solo 30% o menos lo ha recibido.

El comisario de Acatepec concuerda con eso. “Acá menos de 30% de las personas que deben recibirlo, lo tienen ya. Villalobos se comprometió a que el 15 de julio ya estaría repartido. Pablo Sandoval Almicar (el delegado federal) dice que tienen la capacidad de distribuir pero las bodegas, al menos las cinco de Segalmex que hay aquí, están vacías”, dice Guillermo. 

El comisario denuncia que, además, en ese municipio, el presidente municipal, Ramiro Salvador Hernández, le está dando el fertilizante que ya llegó a “su gente, a los de su línea, a los que votan por su partido, el PRD. Y lo mismo el diputado federal del mismo partido, Raymundo García Gutiérrez. Los líderes hasta engañan a la gente, les dicen que él es el que manda el  producto”. 

En la comunidad de Totomixtlahuaca, cuenta el director de Tlachinollan, la gente decidió retener al presidente municipal de Tlacoapa y todo su cabildo, cuando iban a dar el banderazo para iniciar la entrega, porque se dieron cuenta que de un padrón de 1,200 beneficiarios, solo había vales para unos 600. 

“Los tuvieron cuatro días retenidos. Eso hizo que llegaran a una negociación con Jorge Gage (coordinador federal del programa). Se acordó que a partir del día 11 de julio llegarían seis trailers al día con fertilizante al municipio, pero no han cumplido”. 

Martin Sierra, habitante del municipio de Tlacoapa, dice que solo se ha entregado lo equivalente a dos días. “No hay en las bodegas ni la mitad del fertilizante que se requiere. Hasta ahora no hemos empezado la entrega a la gente, pero ya hemos decidido que surtiremos a los de las poblaciones más alejadas y esperaremos que el gobierno cumpla su palabra de enviar el resto, para mandarlo lo más rápido posible a las más cercanas donde falte”.

Barrera dice que así como están las cosas, se acabará julio y no va a llegar el fertilizante a los productores. El activista reclama que los retrasos e inconvenientes son porque los funcionarios están operando el programa desde el escritorio. 

“En Tlapa, por ejemplo, no hay un interlocutor que atienda las demandas. Lo hacen por teléfono desde Chipalcingo. No hay tampoco una calendarización de las entregas ni coordinación entre los servidores de la nación, los de Sader y los de Segalmex”.

Aunque Jorge Gage, coordinador federal del Programa de Fertilizantes, dice que los retrasos se deben a las particularidades de los municipios. En Acatepec señala que las dificultades en la entrega son por un enfrentamiento entre comisarios de grupos rivales. 

“Eso lo está complicando todo. Hoy uno de los grupos tomó por la fuerza dos camiones y se los llevaron a la bodega de Laguna Seca, cuando iban para otra. Eso violenta los acuerdos del calendario de entregas”, señala. 

Mientras que en Tlacoapa, “sí hubo un tema con el padrón. Había una demanda mayor de beneficiarios. Acordamos con ellos un número mayor y empezó a fluir la entrega. Pero ahora no quieren que esté involucrada ninguna autoridad, no quieren ni al servidor de la nación”. 

Los cobros son otra queja. Los entrevistados coinciden en que los campesinos tienen que pagar una cantidad para que les lleven el fertilizante a sus comunidades. El gobierno federal lo entrega solo hasta las bodegas de Segalmex, ubicadas en cada zona. De ahí, se supone que los presidentes municipales se encargan de trasladarlo a los pueblos, pero lo cierto es que les exigen un pago por esto a los productores.

“Eso pasa todos los años. Los tráilers solo pueden llegar hasta cierto punto, porque no pueden entrar por los caminos de terracería. Hay que llevar el fertilizante en Torton. Los pobladores deben pagar el traslado. Les cobran desde 100 hasta 20 pesos y la gente no tiene dinero. Aunque en años pasados les cobraban más, 350 pesos por hectárea”, denuncia Guillermo. 

Gage señala que esos cobros salen del control del gobierno federal. “Nosotros llevamos el producto a las bodegas de Segalmex, nada más, del traslados a las comunidades, se supone que deben ocuparse los presidentes municipales, pero algunos no quieren o no pueden”. 

El director de Tlachinollah también reprocha que los programas se diseñan sin tomar en cuenta a las personas. Dice que para lo de fertilizante no hubo reuniones con los productores ni con los comisarios. “Hay mejoras, sí, antes el padrón de beneficiarios lo diseñaban entre el gobernador y los presidentes municipales para asegurar votos. Ahora los beneficiarios se tienen que inscribir en una plataforma digital, pero acá no hay internet y muchos no hablan español”. 

Los entrevistados dicen que sin fertilizante la milpa no se va a desarrollar. En la montaña, la gente no tendrá granos ni para el autoconsumo. “En Acatepec, 50% de la gente ya se fue a buscar trabajo a Sinaloa, a la frontera, en los campos agrícolas, como jornaleros, familias enteras han salido. Las personas han vendido ya sus animales, todo lo que pueden para subsistir. Vivimos una pesadilla en la montaña”. 

Aunque Gage asegura que no hay una fecha fatal para que se ponga el fertilizante en las milpas. “El secretario dijo que llegará a más tardar el 6 de agosto. Lo más probable es que terminemos días antes. Aún así, el fertilizante en el momento que se aplique va a tener efecto”. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Emma Coronel, la esposa de Joaquín 'El Chapo' Guzmán que acompañó al capo durante su juicio en Nueva York

Emma Coronel Aispuro asistió religiosamente a las sesiones del juicio contra Joaquín "El Chapo" Guzmán, quien no dejó pasar la oportunidad para mirarla de lejos. La joven de 30 años es su esposa, madre de dos hijas y, como muchos aseguran, "el amor de su vida".
17 de julio, 2019
Comparte
Emma Coronel

Getty Images
Emma Coronel se casó con Joaquín Guzmán en julio de 2007.

Cuando Joaquín “El Chapo” Guzmán entraba al salón del tribunal de Nueva York en el que le juzgaron y en el que acabó siendo condenado a cadena perpetua, su mirada casi siempre se dirigía hacia la zona del público.

Guzmán parecía no perder ninguna oportunidad para saludar a Emma Coronel Aispuro, su esposa de 30 años de edad.

“A mi esposa hasta el día de hoy no se le ha permitido que me visite. No se me ha permitido abrazar a mis hijas. Ha sido una tortura las 24 horas emocional, psicológica y mental. Es lo más inhumano que he pasado en mi vida”, protestó el narco en la audiencia donde se conoció su condena este miércoles.

Como comenta el periodista Gerardo Lissardy, que siguió el juicio desde el tribunal para BBC Mundo, Coronel estuvo presente en la mayor parte del juicio, pasando numerosas jornadas “desde el comienzo hasta el final del día” entre el público.

“Cuando El Chapo entraba, lo primero que solía hacer era saludarla a la distancia, a veces con su mano y otras con un gesto. Y ella le ha retribuido el saludo algunas veces. Incluso durante el transcurso del juicio, en medio de algún testimonio, Guzmán la ha buscado con la mirada desde la silla de acusados“, relató el periodista.

Joaquín "El Chapo" Guzmán

ICE
Guzmán fue extraditado de México a EE.UU. en enero de 2017, donde enfrentó un juicio que le llevó a ser condenado a cadena perpetua.

Coronel conoció a Guzmán cuando apenas tenía 17 años.

Investigadores del narcotráfico mexicano, como el periodista y escritor José Reveles, coinciden en que Coronel es “el amor de la vida” del capo de 61 años.

Su relación se ha prolongado por más de una década, a pesar de que Guzmán ha vivido esos años siendo prófugo de la justicia y encarcelado casi 4 años tanto en México como EE.UU.

Los orígenes de Emma Coronel

Coronel tiene 30 años, nació en Santa Clara, California, pero creció en la ranchería de La Angostura, un lugar con apenas unas decenas de habitantes en la región del norte de México conocida como “el Triángulo Dorado” del narcotráfico.

“Ahí no se ve nada de cosas extravagantes, de cosas que se ven en la ciudad que son tan estresantes. Es una vida muy tranquila”, le contó Coronel a la periodista Anabel Hernández en una entrevista publicada en el semanario Proceso en 2016.

Emma Coronel

Getty Images
Coronel tiene la doble nacionalidad mexicano-estadounidense.

A pesar de que ella asegura que su familia se dedicó a la agricultura, tanto su padre, Inés Coronel Barrera, como su hermano mayor, Inés Omar, hoy están sentenciados a prisión por estar vinculados a actividades del cartel de El Chapo.

Tanto José Reveles como la propia Anabel Hernández aseguran que el fallecido capo Ignacio “Nacho” Coronel Barrera -uno de los más altos líderes del Cartel de Sinaloa junto con “El Chapo” e Ismael “el Mayo” Zambada- era tío de la joven.

Pero Emma Coronel asegura que ni siquiera lo conocía.

La esposa de Guzmán, Emma Coronel.

Reuters
La esposa de Guzmán acudió a la corte para escuchar la sentencia.

¿Cómo conoció a”El Chapo”?

A la edad de 17 años, Coronel estaba en una celebración en las inmediaciones de La Angostura cuando vio por primera vez a Joaquín Guzmán, según le contó a Hernández.

Yo digo que lo que me conquistó de él fue su plática, su forma de tratarme… no me llevó grandes regalos ni grandes cosas, sino que él se gana a las personas por su forma de ser”, dijo tras ser preguntada por la diferencia de edad entre ellos.

Se casaron por la iglesia el día en que Coronel llegó a la mayoría de edad, en su 18º cumpleaños, el 2 de julio de 2007. Hicieron una fiesta solo con la familia cercana, según relató.

Emma Coronel

Getty Images
Coronel aseguró que su vida junto a uno de los hombres más buscados del mundo era “muy normal”.

Niega que hubiera políticos de la región presentes o que la unión haya tenido un círculo de protección del Ejército mexicano, como reportes de prensa señalaron en su momento.

“¿En ese momento tú ya entendías quién era Joaquín Guzmán Loera?”, le cuestionó Hernández. “Creo que no”, respondió.

Su relación con Guzmán

Su matrimonio con uno de los más poderosos jefes del narcotráfico en México la llevó a Culiacán, Sinaloa, uno de los bastiones del cartel que dirigió su esposo durante dos décadas, según determinó la Justicia estadounidense.

Estudió periodismo en la Universidad Autónoma de Sinaloa, una época que Coronel define como “bastante normal”.

En 2011 tuvo a las mellizas María Joaquina y Emaly Guadalupe, pero confiesa que solo veía a su esposo cuando “todo estaba medio normal” en las actividades que realizaba.

Emma Coronel con sus hijas

Getty Images
Coronel y Guzmán tienen dos hijas mellizas de 7 años.

Aseguró que nunca vio armas ni drogas cuando estaba con él: “De hecho a mí no me consta que él trafique drogas”, dijo.

“Puedo decir que hemos tenido muy buena relación, siempre nos hemos llevado muy bien. Es un hombre muy atento, muy cariñoso, muy respetuoso, muy alegre, que hace que se te olviden los problemas. Cuando lo ves a él y sabes que tiene muchísimos problemas, está como si nada”.

Incomunicados

Coronel no ha podido convivir con Guzmán desde que fue extraditado a Estados Unidos en enero de 2017.

A diferencia de lo que le permitían en la prisión en México, en este último país las autoridades aplicaron un aislamiento estricto al capo que se fugó dos veces de prisiones de máxima seguridad mexicanas.

Emma Coronel

Getty Images
El juez no concedió a “El Chapo” que abrazara a su esposa durante el juicio.

El juez Brian Cogan rechazó su petición de tener unos segundos para abrazar a su mujer precisamente por cuestiones de seguridad, una circunstancia que Guzmán criticó duramente en la audiencia en la que se conoció su sentencia.

Aun así, Coronel asistió fielmente a las sesiones y correspondió a sus saludos hasta el final.


*Esta nota fue originalmente publicada el 20 de noviembre de 2018 y actualizada el 17 de julio de 2019 con la sentencia de “El Chapo”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=HgJYOwiWtec

https://www.youtube.com/watch?v=8CSZJ19jYrc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.