El arte te cambia la vida, dice maestro de danza que viaja por el mundo con sus alumnos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cortesía

El arte te cambia la vida, dice maestro de danza que viaja por el mundo con sus alumnos

La siguiente meta de Alfredo Soní Perusquía es tener la posibilidad de ofrecer el espacio en la compañía a niños y jóvenes en situación de calle.
Cortesía
28 de julio, 2019
Comparte

A los 14 años, Alfredo Soní Perusquía, tenía “malas amistades” y “vicios”, una situación difícil en plena adolescencia, recuerda. Al entrar a la preparatoria de la UNAM debía tomar alguna actividad extra, pero por su desinterés sólo alcanzó lugar en el taller de danza. La maestra le vio facilidad para los bailes regionales y entre más tiempo le dedicaba a la práctica, más se alejaba de sus antiguos amigos. Así “encontré lo que me hacía falta. Enderecé el camino”, dice.

Al terminar la prepa estudió Derecho, pero también dos carreras más en la Escuela Nacional de Danza folklórica del INBA. Encontró una ventana de posibilidades en las compañías profesionales a las que se integró con giras en México y en el extranjero. Y aún cuando estaba realizando su sueño y se subía a los escenarios para mostrar la riqueza cultural de este país a través de la danza que él tanto aprecia, sentía que no era suficiente.

Lee: Un documental busca sacar del olvido la aportación histórica de la Escuela Nacional de Danza

Cuanto tenía 25 años, en 2006, él, con otros tres artistas, comenzó la aventura de crear un grupo independiente. Luego ganaron un concurso para constituirla como sociedad civil y al siguiente año consiguieron integrarse al Consejo Internacional de Organizaciones de Festivales de Floklore y de las Artes Tradicionales (CIOFF, por sus siglas en inglés), perteneciente a la UNESCO.

Así formaron la Compañía Mexicana de Danza Folklórica integrada por bailarines con formación profesional, luego una compañía para jóvenes de entre 16 y 20 años y recién empezaron una de niños de 9 a 15 años, donde participan sobre todo estudiantes.

Ensayan donde les prestan o alquilan un espacio, gimnasios, auditorios o a veces les dan oportunidad en escuelas de danza. Los jóvenes no pagan por las clases, las producciones se financian con las temporadas de presentaciones que ellos mismos organizan.

En estos años han logrado subir el nivel tanto para la compañía profesional como para los jóvenes. Incluso ahora las audiciones para ambos son cada vez más exigentes porque “buscamos posicionarnos como una de las compañías más importantes, ser dignos representantes del folklor y patrimonio inmaterial de México, porque tenemos mucho para estar orgullosos”, dice Alfredo, “Soni”, como le llaman en el grupo.

Los viajes, los planes y la danza

Gracias a su pertenencia al Consejo Internacional de Organizaciones de Festivales de Floklore y de las Artes Tradicionales, en un inicio se postulaban a las convocatorias para participar en las muestras fuera del país. Ahora los invitan gracias al nivel de profesionalización que han conseguido.

Apenas el mes pasado la compañía de jóvenes participó en festivales en Eslovenia, Eslovaquia y Croacia durante un mes. Significó la posibilidad de salir de México para algunos y, sobre todo, la primera vez en exponer su arte en otros países.

danza

“Soni” no duda en asegurar que el arte restablece el tejido social. Foto: Cortesía

Aunque los jóvenes no pagan por las clases ni la renta de espacios, en este tipo de actividades cada uno debe solventar sus boletos de avión, que esta vez fueron 27 mil pesos, cantidad que para algunas familias significó ahorrar durante un año y los festivales se hacen cargo del hospedaje, comidas y trasportación interna.

Esto se vuelve un gran incentivo porque cuando ven la exhibición de grupos de otros países con niveles altísimos como los rusos o chinos, “los jóvenes llegan con más hambre de aprender, de mejorar y de mostrar nuestra cultura en más países”.

Viajar les abre el panorama y la danza les genera disciplina y pertenencia. Por eso “Soni” no duda en asegurar que el arte restablece el tejido social, “puede hacer que las cosas cambien”.

Justamente por eso es que la siguiente meta del maestro es tener la posibilidad de ofrecer el espacio en la compañía a niños y jóvenes en situación de calle. “Llevarlos a la música y la danza para que encuentren otra posibilidad”, y se salven, como el arte lo salvó a él, dice.

Confía en que poder conseguir al fin los permisos de construcción para el terreno que pudieron adquirir en la delegación Venustiano Carranza y después de 13 años concretar un espacio fijo para la compañía. Eso podría ser el primer paso para integrar a más jóvenes en situación vulnerable.

Te puede interesar: Artistas mexicanos y extranjeros toman un antiguo edificio de la CDMX para llenarlo de arte

Aunque sabe que el esfuerzo seguirá siendo individual porque no el grupo no tiene ningún apoyo gubernamental. Lo único que consiguieron en los últimos dos años fue un apoyo para el programa de movilidad del FONCA, pero este año no hubo convocatoria.

Metían solicitud al programa para conseguir algo de financiamiento para los viajes. El apoyo consistía e 200 mil pesos por cada convocatoria al año, pero esta vez ni siquiera hubo convocatoria. Eso significó que el capital de la compañía lo tuvieron que gastar en los boletos de avión de los músicos profesionales que acompañó a los jóvenes en las presentaciones.

danza

Esto a su vez implicará que se quedaron sin dinero y no podrán renovar los vestuarios y la producción para su siguiente temporada y que tampoco puedan pagar la renta de espacio para los ensayos, por lo que deberán conseguir lugares gratuitos donde se pueda.

Aún así, dice Soni, vale la pena el esfuerzo. Él tiene dos empleos en gobierno como coordinador de artes en escuelas y a sus 38 años tiene suficiente energía y planes para hacer crecer la compañía y al mismo tiempo, incluir a más jóvenes que como él, encuentren en la danza una puerta de entrada a otra vida.

“Es retribuirle a la danza la oportunidad que me dio a mí. Esto se convirtió en un modo de vida y por eso me sigo empeñando en sacar adelante esto y vale la pena”, afirma.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Birmania: decenas de miles se manifiestan contra el golpe de Estado en las mayores protestas en décadas

Este sábado la ciudad más grande del país asiático vivió las protestas más multitudinarias hasta la fecha contra el nuevo régimen militar, que se impuso en el poder con un golpe el pasado 1 de febrero.
Por BBC News Mundo
7 de febrero, 2021
Comparte

Birmania vive días convulsos.

Los gobernantes militares, que tomaron el poder el lunes con un golpe de Estado que atajó abruptamente la frágil democracia birmana, han bloqueado la internet en el país mientras miles de personas salen a la calle a protestar.

A la multitudinaria manifestación del sábado en Yangón, la antigua capital, le siguió otra este domingo que no solo es la más grande hasta la fecha contra el nuevo régimen militar, sino la mayor en décadas.

“No queremos una dictadura militar. Queremos democracia “, coreó la multitud, ataviada con camisas rojas y sostenía globos del mismo color, que es el del partido de la depuesta Aung Suu Kyi.

Los automóviles y autobuses reducían la velocidad para hacer sonar sus bocinas en apoyo, con muchos haciendo el saludo de tres dedos, un símbolo de desafío contra el autoritarismo en la región.

También se re realizaron manifestaciones en más de una docena de otras ciudades.

“Tenemos que acabar con esto ahora”

Los manifestantes son trabajadores de fábricas y estudiantes, pidieron la liberación de los detenidos por el ejército, incluida la líder electa Aung San Suu Kyi.

“Estamos aquí para luchar por nuestra próxima generación, para liberarlos de una dictadura militar“, dijo una manifestante a la agencia AFP. “Tenemos que acabar con esto ahora”.

Hasta ahora Birmania, se había mantenido mayoritariamente en calma después del golpe, aunque se produjeron algunas manifestaciones en diferentes partes del país.

Las autoridades militares están atrincheradas en la capital, Naypyidaw, y hasta ahora han evitado entablar contacto directo con los manifestantes.

Policía bloqueando las calles en Yangón.

EPA
La policía bloqueó las calles en Yangón, la ciudad más grande del país.

Nyein Chan, corresponsal de la BBC en Yangon, dice que los birmanos conocen muy bien la violencia de las que son capaces los militares, pero ahora que la gente tuvo tiempo de digerir lo que está sucediendo están encontrando diferentes formas de hacer oír su voz.

El país fue gobernado por un gobierno militar opresivo desde 1962 hasta 2011.

Pero según Chan, aunque la atmósfera estaba cargada, los manifestantes se mostraron desafiantes.

“Están enojados pero también silenciosamente asustados. Saben que los militares son capaces de utilizar la violencia para reprimir la disidencia, pero sienten que no tienen otra opción”, explicó.

“Cuando un grupo de manifestantes se encontró con una fila de soldados, les gritaron: ‘Están entrenados para ser soldados profesionales, no maten a civiles‘”, relató.

Regresó internet

Por lo demás, el servicio de internet, que había sido interrumpido, ya fue restablecido.

El apagón de internet hizo que la conectividad cayera a un 16% de los niveles normales, dijo NetBlocks Internet Observatory, un organismo que monitorea las redes.

Pero el tráfico ya había aumentado a un 50% a las 14:00 hora local (07:30 GMT) de este domingo, aunque el acceso a las redes sociales, incluídas Facebook y Twitter, permanecía bloqueado.

Muchos usuarios evadieron las restricciones en las redes sociales mediante el uso de redes privadas virtuales (VPN), pero el apagón más general interrumpió gravemente su actividad.

mujer protestando en Yangón

AFP
El miércoles hubo protestas, pero no fueron tan multitudianrias como las de este sábado.

El grupo de derechos humanos Amnistía Internacional calificó el cierre como “atroz e irresponsable.

Organizaciones de la sociedad civil instaron a los proveedores de internet y redes móviles a desafiar la orden del apagón.

Mientras tanto, Suu Kyi está bajo arresto domiciliario, según su abogado. Documentos policiales muestran que está acusada de importar y utilizar ilegalmente equipos de comunicaciones (walkie-talkies) en su casa de la capital.

Además, Sean Turnell, un académico australiano exasesor económico de Suu Kyi, fue detenido en Yangón.

Turnell le dijo a la BBC que lo han confinado en su hotel y que no sabe de qué pueden acusarlo.

El golpe tuvo lugar cuando se inauguró una nueva sesión del parlamento, tras la aplastante victoria electoral de noviembre del partido Liga Nacional para la Democracia (NLD) de Suu Kyi.

Aung San Suu Kyi en 2020.

Getty Images
Aung San Suu Kyi en 2020.

Muchos birmanos vieron cómo se desarrollaban los eventos a través de Facebook, la principal fuente de información y noticias en el país.

Tres días después, se ordenó el bloqueo de plataforma por “razones de estabilidad”.

Una vocera de Twitter dijo que la prohibición socava “la conversación pública y los derechos de las personas a hacer oír su voz”. Facebook, propietaria de Instagram, pidió a las autoridades que “restablezcan la conectividad”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.