El arte te cambia la vida, dice maestro de danza que viaja por el mundo con sus alumnos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cortesía

El arte te cambia la vida, dice maestro de danza que viaja por el mundo con sus alumnos

La siguiente meta de Alfredo Soní Perusquía es tener la posibilidad de ofrecer el espacio en la compañía a niños y jóvenes en situación de calle.
Cortesía
28 de julio, 2019
Comparte

A los 14 años, Alfredo Soní Perusquía, tenía “malas amistades” y “vicios”, una situación difícil en plena adolescencia, recuerda. Al entrar a la preparatoria de la UNAM debía tomar alguna actividad extra, pero por su desinterés sólo alcanzó lugar en el taller de danza. La maestra le vio facilidad para los bailes regionales y entre más tiempo le dedicaba a la práctica, más se alejaba de sus antiguos amigos. Así “encontré lo que me hacía falta. Enderecé el camino”, dice.

Al terminar la prepa estudió Derecho, pero también dos carreras más en la Escuela Nacional de Danza folklórica del INBA. Encontró una ventana de posibilidades en las compañías profesionales a las que se integró con giras en México y en el extranjero. Y aún cuando estaba realizando su sueño y se subía a los escenarios para mostrar la riqueza cultural de este país a través de la danza que él tanto aprecia, sentía que no era suficiente.

Lee: Un documental busca sacar del olvido la aportación histórica de la Escuela Nacional de Danza

Cuanto tenía 25 años, en 2006, él, con otros tres artistas, comenzó la aventura de crear un grupo independiente. Luego ganaron un concurso para constituirla como sociedad civil y al siguiente año consiguieron integrarse al Consejo Internacional de Organizaciones de Festivales de Floklore y de las Artes Tradicionales (CIOFF, por sus siglas en inglés), perteneciente a la UNESCO.

Así formaron la Compañía Mexicana de Danza Folklórica integrada por bailarines con formación profesional, luego una compañía para jóvenes de entre 16 y 20 años y recién empezaron una de niños de 9 a 15 años, donde participan sobre todo estudiantes.

Ensayan donde les prestan o alquilan un espacio, gimnasios, auditorios o a veces les dan oportunidad en escuelas de danza. Los jóvenes no pagan por las clases, las producciones se financian con las temporadas de presentaciones que ellos mismos organizan.

En estos años han logrado subir el nivel tanto para la compañía profesional como para los jóvenes. Incluso ahora las audiciones para ambos son cada vez más exigentes porque “buscamos posicionarnos como una de las compañías más importantes, ser dignos representantes del folklor y patrimonio inmaterial de México, porque tenemos mucho para estar orgullosos”, dice Alfredo, “Soni”, como le llaman en el grupo.

Los viajes, los planes y la danza

Gracias a su pertenencia al Consejo Internacional de Organizaciones de Festivales de Floklore y de las Artes Tradicionales, en un inicio se postulaban a las convocatorias para participar en las muestras fuera del país. Ahora los invitan gracias al nivel de profesionalización que han conseguido.

Apenas el mes pasado la compañía de jóvenes participó en festivales en Eslovenia, Eslovaquia y Croacia durante un mes. Significó la posibilidad de salir de México para algunos y, sobre todo, la primera vez en exponer su arte en otros países.

danza

“Soni” no duda en asegurar que el arte restablece el tejido social. Foto: Cortesía

Aunque los jóvenes no pagan por las clases ni la renta de espacios, en este tipo de actividades cada uno debe solventar sus boletos de avión, que esta vez fueron 27 mil pesos, cantidad que para algunas familias significó ahorrar durante un año y los festivales se hacen cargo del hospedaje, comidas y trasportación interna.

Esto se vuelve un gran incentivo porque cuando ven la exhibición de grupos de otros países con niveles altísimos como los rusos o chinos, “los jóvenes llegan con más hambre de aprender, de mejorar y de mostrar nuestra cultura en más países”.

Viajar les abre el panorama y la danza les genera disciplina y pertenencia. Por eso “Soni” no duda en asegurar que el arte restablece el tejido social, “puede hacer que las cosas cambien”.

Justamente por eso es que la siguiente meta del maestro es tener la posibilidad de ofrecer el espacio en la compañía a niños y jóvenes en situación de calle. “Llevarlos a la música y la danza para que encuentren otra posibilidad”, y se salven, como el arte lo salvó a él, dice.

Confía en que poder conseguir al fin los permisos de construcción para el terreno que pudieron adquirir en la delegación Venustiano Carranza y después de 13 años concretar un espacio fijo para la compañía. Eso podría ser el primer paso para integrar a más jóvenes en situación vulnerable.

Te puede interesar: Artistas mexicanos y extranjeros toman un antiguo edificio de la CDMX para llenarlo de arte

Aunque sabe que el esfuerzo seguirá siendo individual porque no el grupo no tiene ningún apoyo gubernamental. Lo único que consiguieron en los últimos dos años fue un apoyo para el programa de movilidad del FONCA, pero este año no hubo convocatoria.

Metían solicitud al programa para conseguir algo de financiamiento para los viajes. El apoyo consistía e 200 mil pesos por cada convocatoria al año, pero esta vez ni siquiera hubo convocatoria. Eso significó que el capital de la compañía lo tuvieron que gastar en los boletos de avión de los músicos profesionales que acompañó a los jóvenes en las presentaciones.

danza

Esto a su vez implicará que se quedaron sin dinero y no podrán renovar los vestuarios y la producción para su siguiente temporada y que tampoco puedan pagar la renta de espacio para los ensayos, por lo que deberán conseguir lugares gratuitos donde se pueda.

Aún así, dice Soni, vale la pena el esfuerzo. Él tiene dos empleos en gobierno como coordinador de artes en escuelas y a sus 38 años tiene suficiente energía y planes para hacer crecer la compañía y al mismo tiempo, incluir a más jóvenes que como él, encuentren en la danza una puerta de entrada a otra vida.

“Es retribuirle a la danza la oportunidad que me dio a mí. Esto se convirtió en un modo de vida y por eso me sigo empeñando en sacar adelante esto y vale la pena”, afirma.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Semana Santa: ¿por qué las fechas cambian cada año? (y en qué se diferencian la Pascua cristiana y la judía)

¿Qué es la Pascua? ¿Por qué cristianos y judíos la celebran? ¿Cuáles son las diferencias y similitudes? ¿Por qué cada año cambia de fecha? Si te has hecho alguna de estas preguntas, te invitamos a que leas este artículo.
2 de abril, 2021
Comparte
Cruces judía y cristiana.

Getty Images
Las religiones cristiana y judía celebran la Pascua, aunque las fiestas tienen diferencias.

Existe una festividad religiosa muy importante tanto para los cristianos como para los judíos: la Pascua.

Cada año, los fieles de ambas religiones se reúnen para conmemorar y recordar diferentes hechos que marcaron acontecimientos en la historia de cada una de sus religiones.

¿Qué significa la palabra Pascua?

La palabra Pascua aparece en latín como “pascha”, en el griego πάσχα “páscha” y en el hebreo (pesáh) Pésaj en español, eseñala la Real Academia Española.

Y Pascua significa básicamente “paso” o “salto”.

La Pascua judía

Fieles rezan frente al Muro de los Lamentos

EPA
El Muro de los Lamentos es un sitio clave para los judíos durante el Pésaj.

En la antigüedad, la Pascua era una fiesta de pastores en la que se sacrificaba un cordero como ofrenda para pedir fecundidad.

Celebraran el paso del invierno a la primavera, y lo hacían luego de la primera Luna llena de la estación de primavera (en el hemisferio norte).

Luego pasó a ser una celebración de la liberación del pueblo judío de la esclavitud de Egipto.

Y en la actualidad, los judíos conmemoran la Pascua (Pésaj) como una de sus principales fiestas en la que recuerdan el paso que dio el pueblo hebreo junto con Moisés a través el Mar Rojo.

Celebran una cena familiar llamada Séder (órden en español) repleta de simbolismos además de rezos.

La Pascua cristiana

Hombre que interpreta a Jesús carga la cruz.

AFP
Las representaciones del calvario de Cristo cargando la cruz se repiten en varios puntos del planeta. Esta recreación es del jueves santo en Medellín, Colombia.

Para los cristianos, la Pascua también es la fiesta más importante de todo el año ya que en ella se celebra el paso de Jesús de la muerte a la vida.

La Pascua es la celebración de la resurrección de Jesús el domingo tras pasar tres días muerto para salvar a su pueblo.

Si bien no hay una tradición estricta sobre la comida, las familias cristianas se suelen reunir el domingo y concurrir a Misa para conmemorar que Jesús resucitó para salvar al pueblo.

¿En qué coinciden las Pascuas judías con las cristianas?

Existe una relación histórica y religiosa entre la Pascua judía y la cristiana.

Cristo murió el primer día de la fiesta judía que celebra la liberación por parte de Dios del pueblo judío de la esclavitud de Egipto, explica la Agencia Católica de Informaciones Aciprensa.

“La muerte de Jesús cumple la antigua ley hebrea en lo referente al cordero pascual que los judíos comen la noche víspera del 15 de Nisan (el primer mes del calendario hebreo bíblico, que comienza con la conmemoración de la salida de los judíos de la esclavitud en Egipto)”, añade.

Cena Séder.

Getty Images
La cena durante el Pésaj es clave en la celebración de los judíos.

Cristo muere el mismo día de la Pascua judía en el que se matan a los corderos.

En ambos casos se produce un sacrificio y una liberación.

¿Por qué las fechas de la Semana Santa cambia cada año?

Las fechas de las Pascuas cambian todos los años para judíos y para cristianos.

Si bien muchos años coinciden, no es una regla estricta ya que las festividades se rigen por diferentes calendarios.

Los judíos comen el cordero pascual la víspera del 15 de Nisan.

Jesús celebró la Última Cena durante la Pascua judía, es decir, el 14 de Nisan, murió en la cruz el 15 de Nisan y resucitó el domingo siguiente, que ese año fue el 17 de Nisan.

Pero es muy difícil pasar una fiesta antigua del calendario judío al cristiano, dice Aciprensa.

Los judíos tienen un calendario lunar de 354 días y los cristianos uno solar de 365.

Hombre lleva corona de espinas.

AFP
Un hombre en México representa a Jesús con la corona de espinas en Ciudad de México

En el Imperio Romano se decretó entonces que la Pascua sería un domingo porque Jesús resucitó ese día de la semana.

Por eso se optó por celebrar la Pascua el primer domingo después de la primera luna llena, posterior a la llegada de la primavera en el hemisferio norte.

Sin embargo, cabe destacar que no todos los cristianos celebran la Pascua el mismo día. Los ortodoxos, por ejemplo celebran la Pascua en otra fecha porque siguen el calendario Juliano.

La fecha para celebrar la Pascua tanto para cristianos como para judíos varía entre fines de marzo y fines de abril cada año.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=jB3B1F3jWRw

https://www.youtube.com/watch?v=Pk1evajOLYg

https://www.youtube.com/watch?v=gtJTaryyFE4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.