close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Chiapas: 66 niñas y niños cumplen un mes en desplazamiento forzado

132 habitantes de la región tsotsil han sido desplazadas por la disputa de hectáreas entre comunidades, entre los desplazados hay 64 menores de edad, incluyendo bebés en etapa de lactancia.
Cuartoscuro
Por Rodrigo Soberanes
27 de julio, 2019
Comparte

Seis hombres armados entraron en una camioneta a la comunidad tsotsil de San Pedro Hidalgo el pasado 25 de junio y perpetraron el primer ataque del día que dejó una persona herida y pánico entre la población, que es principalmente de niños. La segunda y definitiva incursión fue más intensa y los pobladores salieron huyendo en busca de refugio.

La agresión alcanzó también a la comunidad vecina de San Pedro La Grandeza, pero sus habitantes quedaron “encerrados” puesto que tomar el único camino de salida suponía un riesgo inminente de emboscada. Por eso decidieron huir hacia el monte y esperar el siguiente amanecer para buscar un refugio con techo y comida.

Leer más: Desplazados de Chenalhó exigen a AMLO justicia y seguridad para volver a casa

En las comunidades quedaron abandonadas las cosas, terrenos y todas las pertenencias de las familias. También estaban regados por las calles los casquillos percutidos de municiones de alto poder que fueron usados en el ataque.

Al próximo día encontraron refugio en Jotolch’en, la tercer comunidad del ejido que lleva el mismo nombre donde ya se encontraban los demás pobladores que habían logrado escapar más temprano. El recuento de personas desplazadas fue de 132, de las cuales 64 son menores de edad, incluyendo bebés en etapa de lactancia.

Mientras los últimos desplazados encontraban refugio ese 26 de junio, las dos comunidades desplazadas eran tomadas. De acuerdo con información obtenida por el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (Frayba), la mayoría de las casas fueron saqueadas y quemadas.

Quedaron destruidos los sembradíos donde se cosechaban productos para comercializar y también las huertas que cada familia tenía para su auto consumo. Los animales de granja y los caballos ya no están. Cuando las familias regresen a sus comunidades no encontrarán ninguna de sus posesiones.

Te puede interesar: Desplazados de Guerrero denuncian que gobierno los obligó a rentar casas 

Este conflicto se originó desde 1980 por la disputa de 338 hectáreas entre los municipios de San Andrés Duraznal y Pueblo Nuevo Solistahuacán. Es un territorio cuya situación legal no está no está definida puesto que el Registro Agrario Nacional (RAN) sólo le dio un acta de posesión a las tres comunidades del ejido de Jotolch’en pero nunca un título agrario.

Con el pasar de los años “varias personas han sido asesinadas” pero no ha habido una sistematización de los casos en relación con el conflicto actual. El precedente más inmediato y claro fue el crimen del campesino Agustín Gómez, quien fue baleado fuera de su casa frente a sus hijos en la comunidad de San Pedro Hidalgo, el pasado 28 de abril.

Este jueves se cumple un mes de que sucedieron esos hechos en el ejido Jotolch’en, del municipio San Andrés Duraznal, en Los Altos de Chiapas, donde se han escrito cinco historias de violencia armada y desplazamiento forzado causado por conflictos territoriales.

Las personas siguen desplazadas y las más vulnerables -menores y adultos mayores- padecen enfermedades con frecuencia. Son tres comunidades sobreviviendo con las provisiones de una. En las casas donde cabe una persona ahora hay tres.  

Leer más: Indígenas presos en Chiapas cumplen 130 días en huelga de hambre; ya están en fase crítica

De acuerdo con el Frayba, durante el año pasado ambas partes negociaron y la parte de San Andrés Duraznal había accedido a que se repartieran por igual las tierras ejidales con pobladores de la comunidad de Emiliano Zapata, del municipio de Pueblo Nuevo Solistahuacán.

Personas allegadas al conflicto creen que la no intervención de las autoridades municipales y estatales permitió que estallara el conflicto y que ahora, con la herida abierta, será más difícil solucionarlo, como ocurre en Aldama y Chenalhó, otros municipios de Los Altos donde hay un conflicto armado con cientos de personas desplazadas y que no se ha podido solucionar a pesar de la incursión del Ejército y la policía.

El lugar más próximo donde Las comunidades desplazadas en Jotolch´em pueden acceder a alimentos y medicinas es la cabecera municipal de Simojovel pero hay un solo camino y está vigilado por el grupo armado que les agredió. Consideran que están “sitiados”.

Tampoco hay acceso vía telefónica porque es un lugar sin señal, lo cual agrava su condición de aislamiento, según el testimonio que la persona encargada de reportar la situación al Frayba dio a Animal Político.

“El día del ataque se comunicaron con la comandancia regional de Simojovel, y respondieron que iban a entrar a controlar la situación pero no lo hicieron. Ahora el tema es la seguridad porque están sitiados”, dijo la fuente.

Te puede interesar: Chamulas musulmanes: la historia de cómo el islam llegó a Chiapas (y se quedó)

Frayba solicitó medidas cautelares a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Por los antecedentes de soluciones fallecidas en otros casos de desplazamiento, creen que esa puede ser la salida más efectiva.

Este conflicto está precedido de un contexto generalizado de violencia. Durante 2010 el Ejército desmanteló en Pueblo Nuevo Solistahuacán una red delictiva conformada por funcionarios públicos, incluyendo a Ciro Díaz Sánchez, quien era el alcalde en funciones, y a Pedro Bautista, alcalde electo en esos momentos. El Ejército los buscó el 25 de noviembre en sus casas pero habían escapado.

El párroco de Simojovel, Marcelo Pérez, ha denunciado durante años la presencia de grupos delictivos que actúan con la ayuda de autoridades en esa región tsotsil. Incluso, él ha sido víctima de numerosas amenazas

San Andrés Duraznal es uno de los 10 municipios donde fueron anuladas las elecciones municipales el pasado 1 de julio.

La persona entrevistada por Animal Político contó que el ejido de Jotolch´en se negó a participar en actividades políticas y se cree que es una de las razones de la no intervención del municipio.

“El municipio no ha respaldado la situación. Ya se ha solicitado al gobierno del Estado y al municipio que se atienda la situación humanitaria y las enfermedades que hay entre los niños”, dijo.

Las fuentes consultadas dijeron que la región tiene plenamente identificado al grupo armado que perpetró los ataques. Animal Político consultó a la Fiscalía General del Estado de Chiapas si está investigando los hechos y si hay personas detenidas. Hasta el momento no han respondido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
BBC

Vaginismo: "Mi cuerpo no me deja tener sexo"

Dos mujeres cuentan a la BBC sus experiencias sobre el vaginismo, una respuesta automática de los músculos vaginales que impide a quien la padece tener relaciones sexuales y disfrutar de ellas.
BBC
16 de septiembre, 2019
Comparte

“Cuando tengo sexo, siento como si alguien me apuñalara”, dice Hannah Van de Peer.

“Se ha apoderado de mi matrimonio, de mi capacidad para decidir cuándo tener hijos”, explica una mujer que prefiere mantenerse en el anonimato.

Son dos testimonios distintos, pero con una condición común: vaginismo.

La afección se caracteriza por un espasmo involuntario de los músculos que rodean la vagina.

Un trauma o abuso sexual en el pasado o una respuesta al dolor físico lo puede originar, pero en ocasiones puede suceder sin causa aparente, según la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

Incógnita.

Getty Images
Suele explicarse con un trauma del pasado, pero también puede aparecer sin razón aparente.

“Suele ser común en las primeras veces en las que se mantienen relaciones sexuales, y quizás todos lo hemos experimentado, pero las mujeres con vaginismo pueden vivir con ello toda la vida“, comenta la ginecóloga Leila Frodsham.

“Para muchas mujeres es una condición que les cambia la vida. Muchas de ellas describen lo que sienten como si les cortaran o como si agujas punzaran la piel”, continúa Frodsham.

“Yo fui a una escuela religiosa y me enseñaron que las mujeres no podían sentir placer durante el sexo en absoluto, ya que podía resultar en un doloroso y sangriento desorden, embarazo o enfermedades de transmisión sexual”, cuenta Van de Peer.

Y agrega: “Siempre me enseñaron que perder la virginidad me dolería. Y de hecho se siente como una barrera, como un cuchillo que se inserta y se gira en la vagina. Es realmente doloroso”.

Vaginismo.

BBC
“Siempre me enseñaron que perder la virginidad dolería. Y de hecho se siente como una barrera, como un cuchillo y que se inserta y se gira en la vagina. Es realmente doloroso”.

Van de Peer comenta, además, cómo se avergonzaba de su dolencia, sintiendo que era “infantil” y que se sentía como si no hubiera realizado aún la “transición de niña a mujer”.

“Creo que la gente debe madurar y conocer que esto le puede causar a cualquiera“, continúa Van de Peer.

El vaginismo, de acuerdo a la doctora Frodsham, forma parte de los trastornos del dolor sexual, que afectan aproximadamente al “7% de la población, y en mujeres que están iniciando su vida sexual puede ascender hasta el 20%”.

“El sexo es complicado, no solo es físico. Cómo nos criamos, en qué creemos y nuestras experiencias sexuales forman parte de cómo nos sentimos con respecto al sexo”, explica la doctora.

Reconoce, además, que muchos le preguntan si la educación religiosa tiene algo que ver en el vaginismo.

Religiones.

Getty Images
Haber sido criado en un entorno religioso puede influir en el vaginismo.

“Sin ninguna duda influye. Hay personas que crecen en ese tipo de contexto y no tienen ningún problema. Otros, sin embargo, son como esponjas y absorben todas esas señales y comentarios”, sigue Frodsham.

Y señala, por ejemplo, que la presión de sangrar en la noche de bodas para demostrar la virginidad condiciona a muchas mujeres.

“Esa fue una de las cosas que me asustaba sobre el sexo. Vengo de un entorno musulmán, y aunque realmente no tenía que mostrar mi sangrado en la noche de bodas, siempre estuvo en mi mente“, relata también la entrevistada anónima, a quien le pondremos el nombre de Amina.

“En mi noche de bodas, sentí cómo mi cuerpo se apagaba y ni siquiera podía abrir las piernas“, dice.

Ella lo sintió como un dolor que quemaba, con los músculos estrechándose.

“Es difícil hablar sobre ello porque la gente no lo entiende. Se creen que estoy sobreactuando o inventándolo“, lamenta Amina.

Soga.

Getty Images
El vaginismo dificulta las relaciones sexuales de las parejas.

El vaginismo se puede curar, y para ello la doctora Frodsham recomienda masajear con el dedo la zona pélvica sin intentar introducir nada.

“Entonces, el suelo pélvico empieza a relajarse porque se siente más cómodo y las pacientes se dan cuenta de que la vagina es lo suficientemente espaciosa como para tener sexo.

“Llevo casada más de cinco años y creo que estoy mejorando”, reconoce Amina.

“A través de la terapia he podido usar los entrenadores, a los que se les llama dilatadores y tienen distintos tamaños. No es fácil usarlos, porque no son cómodos”.

“Creo que he progresado significativamente, aunque sigo encontrando difícil tener sexo con penetración, muy difícil. Así que uso tampones y pequeños juguetes sexuales para ayudarme con la inserción”, cuenta Van de Peer.

“Por el momento solo quiero ser capaz de superarlo y dejarlo atrás, olvidarlo y sentirme normal. Ser capaz de decidir cuando tener hijos y que el dolor deje de impedírmelo en el corto plazo”, desea Amina.

Hannah Van de Peer, por su parte, quiere tener el “sexo con penetración y disfrutarlo”, y también ser capaz de caminar con un tampón mientras tiene su período.

“Como cualquier otra persona”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kqy0djYMMr4&t=27s

https://www.youtube.com/watch?v=0erzbX0Kg3k

https://www.youtube.com/watch?v=XbMJbyJCHmU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.