close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Notarios públicos, empresarios y profesionistas, vinculados a la red de Collado

Cuatro de las personas en la red denunciaron el robo de su identidad, en tanto uno de los notarios fue denunciado penalmente.
Cuartoscuro Archivo
Comparte

Las operaciones del abogado Juan Ramón Collado, con las que presuntamente hizo la compra ilegal de un edificio comercial valuado en 700 millones de pesos en Querétaro, contaron con la presunta participación de al menos 50 personas, entre ellas 9 notarios públicos de tres diferentes estados de la República Mexicana, de acuerdo con una investigación hecha por Animal Político.

Cuatro de estas personas denunciaron el robo de su identidad, en tanto uno de los notarios fue denunciado penalmente por emitir ilegalmente una carta poder, con la que se concretó la venta del bien.

De acuerdo con documentos del Registro Público del Comercio de los estados de Querétaro, Nuevo León y Estado de México, los integrantes de esta red realizaron (por lo menos en el papel) una serie de movimientos mercantiles conectados entre sí y los principales socios de 4 empresas que, a su vez, están relacionados directamente con la compra-venta del bien.

Por la forma de operar se observa un sofisticado mecanismo donde, con un día o dos de diferencia, se convocaba a asambleas que permitían cambiar de dueños o representantes legales de las empresas involucradas, y aumentar sus ganancias.

En una de esas operaciones, por ejemplo, se inyectó 57 millones de pesos a una de las compañías.

Los 50 nombres de socios, apoderados, comisarios y notarios aparecen en las actas constitutivas y asambleas de las 4 empresas que desde el pasado 7 de junio son investigadas por la Fiscalía General de la República (FGR), a solicitud del empresario queretano Sergio Hugo Bustamante quien denunció el robo de su identidad, con el fin de vender la millonaria propiedad a la empresa Libertad Servicios Financieros S. A. de C. V. (Libertad), que dirige Juan Collado.

Las empresas investigadas por esta operación son: Operadora de Inmuebles del Centro S. A. de C. V.; Administradora Cimatario S. A. de C. V.; Administradora Ario S. A. de C. V. y Despacho Integral de Inmuebles S. A. de C. V.

Un poco de contexto

En su denuncia, Bustamante acusó a su exsocio José Antonio Rico y al abogado Collado, de haberse confabulado con José Antonio Vargas Hernández, Roberto Isaac Rodríguez Gálvez y Tania Pattricia García Ortega -esta última pieza clave en la red-, para pactar la compra-venta de un inmueble del cual él era dueño del 50%. El otro 50% pertenecía a José Antonio Rico.

Bustamante dijo que estas cinco personas pactaron la compra-venta del bien por 156 millones de pesos, más de 17 millones 222 mil pesos en impuestos, a la empresa de Collado, aun cuando la propiedad tiene un valor de 700 millones de pesos. Por esta operación él no recibió ninguna ganancia.

No sólo eso. Bustamante dijo que por esta operación Collado habría solicitado a José Antonio Rico un soborno de 24 millones de pesos para concretar la compra. Y que para pagarle esa cantidad utilizaron las cuentas bancarias de 3 de las 4 empresas investigadas (Administradora Cimatario; Administradora Ario y Despacho Integral de Inmuebles).

Además, comentó que los expresidentes Carlos Salinas de Gortari y Enrique Peña Nieto, entre otros, serían los supuestos propietarios de las empresas implicadas en la millonaria operación.

“Me dijeron que atrás de Collado estaba gente muy pesada que en realidad eran los verdaderos propietarios de Libertad Servicios Financieros, refiriéndose en particular a Enrique Peña Nieto, Carlos Salinas de Gortari, Francisco Domínguez Servien y Mauricio Kuri. Toda la información anterior me fue corroborada por amigos personales dentro de la organización financiera y en particular por el Director General de Libertad Servicios Financieros”, dijo Bustamante.

Lee más: Peña Nieto y Salinas, supuestos dueños de empresa de Collado ligada a desvíos, según denuncia

Los notarios

De acuerdo con los documentos del RPC, hay 9 notarios que participaron en las operaciones de la red. De estos hay 3 cuyos nombres son recurrentes entre una empresa y otra.

Es el caso de Antonio Pérez de la Peña, de la Notaría Pública número 2; Álvaro Guerrero Alcocer, de la Notaria Pública número 3, y Juan Pablo Olivares, de la Notaría Pública número 11. Los tres de Querétaro.

Antonio Pérez de la Peña, por ejemplo, avaló movimientos en 3 de las 4 empresas involucradas; en tanto Álvaro Guerrero participó en la creación de 2 de las empresas, mientras su hermana María Zamantha Guerrero Alcocer, adjunta de la notaría número 3, fue la que acreditó la creación de la compañía Operadora de Inmuebles del Centro S. A. de C. V., que vendió el predio en disputa.

Otros de los notarios es Héctor César Jiménez Arreola, de la Notaría Pública número 2 de Querétaro, quien de acuerdo con la denuncia es el notario “de cabecera de José Antonio Rico”, y quien de manera “dolosa” avaló la venta ilegal del edificio.

Alida Enriqueta del Carmen Bonifaz Sánchez, de la Notaría Público número 24 de Monterrey, Nuevo León, es otra de las involucradas en la red. Ella protocolizó una acta “ilegal” de asamblea donde presuntamente se despojó a Sergio Hugo Bustamante de las acciones de la empresa Operadora de Inmuebles del Centro S. A. de C. V.”.

Además, la notaria otorgó un poder a José Antonio Vargas Hernández por parte de José de Jesús Cárdenas Rico, “a fin de poder concretar la venta del edificio”.

José de Jesús Cárdenas Rico es otra de las personas que denunció el robo de identidad.

Por la emisión de esta carta poder, la notaria Bonifaz Sánchez fue denunciada penalmente por Cárdenas.

Socios y apoderados

De las 41 personas que participan en la red, además del caso de los notarios, entre las que se encuentran socios, apoderados, profesionistas y comisarios (personas que vigilan las empresas), hay 7 cuyos nombres se repiten en varias de las empresas investigadas.

De estas 7 personas, sólo Patricia García Ortega es una de las denunciadas penalmente, por lo que existe una orden de aprehensión en su contra.

Contra las otras 6 personas y el resto de los participantes de la red no existen, hasta el momento, ordenes de aprehensión.

De acuerdo con la denuncia penal, Patricia García es la persona que presuntamente operó la entrada y salida de los recursos a la empresa que vendió el edificio, pero también la que autorizó el pago del presunto soborno al abogado Juan Ramón Collado.

De acuerdo con los movimientos del RPC consultados por Animal Político, Patricia García es apoderada de las empresas Operadora de Inmuebles del Centro S. A. de C. V., y Despacho Integral de Inmuebles de S. A. de C. V.

Myriam Bonilla Saturnino, es otro de los personajes que aparece de manera recurrente en 3 de las 4 empresas denunciadas e investigadas por la FGR.

Myriam Bonilla aparece como apoderada y representante legal de Operadora de Inmuebles del Centro S. A. de C. V.; Administradora Cimatario S. A. de C. V., y Administradora Ario S. A. de C. V.

Otro personaje cuyo nombre aparece en dos de las empresas investigadas es José David Aguilar Vega, quien aparece como socio de las empresas Operadora de Inmuebles del Centro y Administradora Cimatario.

Aguilar Vega es otra de las personas que denunció el robo de identidad. En su declaración ante el Ministerio Público dijo desconocer la existencia de la empresa Operadora de Inmuebles del Centro.

Esperanza Córdova Hernández; Liliana María Paulin Urbiola; Juana Guadalupe Ventura Gutiérrez y José Alberto Hernández Rivera, son otros 4 personajes cuyos nombres se encuentran vinculados a por los menos 2 de las diferentes empresas de la red, con las que presuntamente el abogado Juan Ramón Collado, así como los expresidentes Carlos Salinas y Enrique Peña operaron la compra ilegal de un edificio valuado en 700 millones de pesos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El estudio que afirma que los incas construyeron Machu Picchu sobre fallas geológicas a propósito

Machu Picchu, la gran obra maestra de la arquitectura construida por los incas en Perú, aún guarda muchos secretos. A los científicos les sigue intrigando por qué fue erigida en un lugar casi inaccesible, pero un nuevo estudio revela pistas que ayudarían a encontrar una explicación.
25 de septiembre, 2019
Comparte

La imponencia de Machu Picchu sigue intacta casi seis siglos después de su construcción, una hazaña arquitectónica que podría ser aún mayor, según los resultados de una nueva investigación geológica.

El sentido común diría que el lugar indicado para levantar una ciudad sagrada, símbolo del poderío de un imperio, sería un terreno plano y estable que ofreciera cimientos firmes.

Un nuevo estudio publicado por la Sociedad Geológica de Estados Unidos, sin embargo, sugiere que los incas decidieron construir este santuario justo en un lugar donde se encuentran varias fallas geológicas.

“La ubicación de Machu Picchu no es una coincidencia“, dijo en un comunicado Rualdo Menegat, geólogo de la Universidad Federal Rio Grande do Sul de Brasil y autor de la investigación.

¿Cómo llegó Menegat a esta conclusión y por qué cree que explica la grandeza de Machu Picchu?

Machu Picchu

Getty
Machu Picchu fue declarada Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad por la Unesco.

Una red de fallas

En medio del Valle Sagrado de los Incas, Machu Picchu se alza entre los Andes a una altura de 2.430 metros sobre el nivel del mar.

Y esa es una pregunta que siempre ha intrigado a los investigadores: ¿por qué los incas construyeron esta joya arquitectónica en un lugar casi inaccesible?

Para buscar pistas, Menegat utilizó imágenes satelitales y mediciones en campo, con las cuales mapeó un densa red de fallas y fracturas en el terreno sobre el cual se levantó la ciudad.

Los datos de Menegat muestran que estas fallas varían desde grietas en algunas piedras, hasta líneas de 175 km de largo que demarcan algunos de los valles de los ríos que rodena la zona.

Machu Picchu

Getty
Según la investigación de Menegat, Machu Picchu está construida sobre una matriz de fallas y fracturas geológicas.

Varias de estas fracturas coinciden con las principales fallas que dieron origen a las montañas de los Andes centrales durante los pasados 8 millones de años.

Algunas de las fallas van en sentido noreste-suroeste y otras tienden a ir de noroeste a sureste, formando una X en cuyo centro está Machu Picchu.

Los análisis de Menegat muestran que varios edificios, escaleras y sectores urbanos de Machu Picchu, así como los campos de agricultura que la rodean, se construyeron siguiendo la orientación de estas fallas en X.

“El diseño claramente refleja la matriz de fracturas que subyace la ciudad”, dice Menegat. Este patrón también se ha observado en otras antiguas ciudades incas como Ollantaytambo, Pisac y Cusco.

Machu Picchu

Rualdo Menegat
Las piedras que están integradas a las construcciones de Machu Picchu son muestras de las fallas que rodean el lugar.

Rocas fracturadas

Debido a las fallas, el terreno ofrecía a los incas grandes cantidades de rocas fracturadas que se desplazaban luego de un terremoto.

Eso, según Menegat, les facilitó el trabajo, pues las piedras ya estaban debilitadas y era más fácil tallarlas.

Hoy en Machu Picchu se pueden apreciar piedras que están encajadas de manera tan precisa que es imposible insertar una tarjeta de crédito entre ellas.

Pero esa no fue la única ventaja que las fallas y las fracturas le trajeron a los incas.

Según Menegat, la red de fisuras también sirvió como un suministro de agua.

“Las fallas tectónicas del área canalizaron agua de deshielo y agua de lluvia directamente hacia la ciudadela”, dice el geólogo.

Machu Picchu

Getty
“La civilización inca era un imperio de rocas fracturadas”, dice Menegat.

En tiempos de lluvia, las fracturas servían para drenar el lugar.

Menegat explica que las fracturas preexistentes ahorraron esfuerzos en la construcción de canales .

Otros expertos en la cultura Inca sostienen que la ubicación de Machu Picchu está relacionada con sus creencias religiosas, así como la necesidad de ubicarse en una zona alta que los protegiera de enemigos guerreros.

El gran centro administrativo, político y espiritual de los incas aún guarda muchos misterios, pero para Menegat por lo menos hay uno que ya está resuelto.

“Machu Picchu nos muestra claramente que la civilización inca era un imperio de rocas fracturadas“, concluye el geólogo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=KD1_rWvZnzg

https://www.youtube.com/watch?v=hBN2H-E3KAc

https://www.youtube.com/watch?v=-NSjnc3NL2k

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.